La burocracia socialista favorece una crítica complaciente con límites predefinidos

Para ser revolucionario hay que tener criterios propios. Tener criterios propios no puede ser visto como un defecto, […]