A los comunistas se les puede acusar de muchas cosas, pero no de estar de espaldas al pueblo, en todo caso ese ha sido su gran pecado. Esa es la causa de su crucifixión histórica. Los comunistas tenemos que soportar que constantemente se nos compare o iguale con hechos que ocurrieron a miles de kilómetros de distancia y hace decenas de años,


Las actitudes farisaicas niegan la necesidad de la FE; y le niegan a los creyentes su deber de cambiar las realidades de donde les asignó Dios nacer… Y la posibilidad de ser a la vez CRISTIANO Y COMUNISTA.