1386448366345comercio-cubano-detalle
El periódico digital español, Público.es se hizo eco de un texto del corresponsal de la BBC en La Habana sobre un importante operativo anticorrupción en el Centro Comercial Carlos III de la capital cubana. Diciembre 2013

Por Esteban Morales, UNEAC.

Cuando entre abril y junio del 2010, escribí mis dos artículos sobre la corrupción, “Corrupción: la verdadera contrarrevolución” y “El misterio de la santísima Trinidad: corrupción, burocratismo contrarrevolución”, no faltaron quienes me dijeran que por qué me metía en ese tema, que le daba armas al enemigo y que el partido quería mantener bajo la más completa discreción.

Para entonces, nuestra prensa, llamémosla oficial, no reflejaba el tema. Ahora, casi tres años después, tampoco lo hace. Apenas salen algunas pequeñas referencias de cosas que no les queda más remedio que publicar. De todas maneras, la gente está enterada, porque como decían siempre mis abuelas, “Entre cielo y tierra no hay nada culto”. Mucho menos en el mundo de la fibra óptica y de los satélites de información. Una prensa alternativa, que se apoya en los blogs, los correos electrónicos e internet, informa sistemáticamente sobre todo lo que la prensa oficial no publica.

Pero porque nuestra prensa, a pesar de lo avanzada que esta la atención que presta el gobierno al tema de la corrupción, dentro de nuestra realidad, no refleja apenas nada sobre la misma? Solo en una ocasión, hace ya algún tiempo, se dieron a conocer causas seguidas, condenas y nombres de los juzgados.

Ahora se conoce que hay cientos de procesados, por múltiples causas de corrupción, qué han llegado incluso a cambiar la composición racial de los implicados, pero no existen detalles que nos permitan conocer como van los proceso y mucho menos los nombres de los que se encuentran bajo esa condición.

¿Por qué se insiste en mantener bajo un “manto de discreción informativa” los procesos que tienen lugar? ¿Quiénes se benefician con eso?