Manuel Alberto Ramy

Por Manuel Alberto Ramy

Corresponsal de Progreso Semanal en Cuba

El PCC en función de la economía

Diseño es político: un nuevo modelo de socialismo

Este año las medidas de mayor calado

Rejuvenecimiento paulatino del 20% del CC

Desde que concluyó la conferencia del Partido Comunista de Cuba (PCC), tenía pendiente una conversación acerca del tema con Francisco Aruca, director de Radio Progreso Alternativa (RPA).

Como estaba sobre aviso, me dediqué a buscar en los medios nacionales (prensa escrita y TV) toda la información publicada (discursos y fragmentos de intervenciones). Primero la dejé reposar, y luego medité serenamente para mantener en el análisis con Aruca el hilo conductor inicial de lo que está ocurriendo en Cuba desde hace unos cinco años.  Me interesaba dejar en claro que la Conferencia no fue un hecho aislado, sino la continuación del proceso político-económico-humano que está desarrollándose en el país y que, a mi juicio, será profundo. El ritmo y la velocidad de los cambios son factores del mismo, más no limitan la hondura que puede vislumbrarse. Se puede lograr profundidad gradualmente. Paciencia y alcance no son excluyentes.

Este es el resultado de la conversación con Aruca.

Francisco Aruca (FA): ¿Qué es lo más importante de lo sucedido en la Conferencia?

Manuel Alberto Ramy (MAR): Raúl Castro, en su condición de primer secretario, logró algo esencial: poner la estructura partidista en función de los cambios económicos. La primacía de lo económico se impone sobre la  política, que había disfrutado de la primacía durante muchísimos años.

FA: ¿A qué se debe este giro?

MAR: A la realidad. Ya fue dicho en su momento con otras palabras: o se producen cambios de fondo o

Primera Conferencia del Partido Comunista de Cuba

Por: Harold Cárdenas Lema

No puedo comentar mucho sobre una reunión a la que no asistí ni tengo mucha información al respecto precisamente por no pertenecer al Partido, aunque lo allí discutido no incumbe solo a sus militantes, sino al pueblo en general. Puedo decir las muchas expectativas que tengo con ella, puedo comentar mi optimismo con el rumbo que toma el país y puedo expresar mi recelo con el hecho de ver a muchas personas dogmáticas, apropiarse del discurso del cambio de mentalidad, o que difícilmente aquellos que fueron formados bajos los cánones del fracasado Socialismo del siglo XX, puedan crear el modelo verdaderamente socialista que necesita el país y nos merecemos los cubanos.

Me hubiera gustado ver las sesiones de trabajo, escuchar de primera mano a las personas que representan al pueblo cubano dar sus opiniones sobre cómo mejorar el funcionamiento y la mentalidad de un partido que al igual que la nación, necesita actualizarse. Pero no me extraña que no haya podido observar la Conferencia íntegramente, cuando ya estoy resignado a que me represente una Asamblea Nacional de la que sólo puedo observar “momentos”, cuidadosamente seleccionados por alguna persona que aparentemente sabe qué puedo saber y qué no, cuando pasan estas cosas de repente no me siento en el país más culto del mundo, ni siento que se confíe en la formación que se me ha dado, quizás el presupuesto de la Universidad para Todos sea demasiado alto o inútil.

Por Roberto G.  Peralo

A partir de ahora se comienza a escribir una nueva etapa de la historia de la revolución cubana. La primera conferencia del Partido va a darle conclusión al proceso de diseño y estrategia del nuevo sistema político, económico y social. Proceso que a mi entender comenzó el 17 de noviembre del 2005 en el discurso de Fidel Castro en el Aula Magna dela Universidad dela Habana.

Haciendo un recuento de estos 7 años, de transformaciones. Como ciudadano de este país he participado en más de 12 asambleas. Tuve la posibilidad de emitir criterio, discrepar y oponerme a cada una de las estrategias aprobadas, junto al resto de los cubanos. Creo que lo más importante no fue que tuve el espacio de dar mi opinión sino que fui escuchado y tenido en cuenta, así lo creo. Eso es realmente democracia participativa.

Aprovechando ahora que tengo otra tribuna para emitir mis opiniones y compartirla con el resto del mundo. Me gustaría que cada objetivo de trabajo aprobados en la primera conferencia del Partido asegure que:

Versión de la conferencia de Alfredo Guevara en la Facultad de Comunicación UH
(5 de mayo de 2010)
“Transcripción de los alumnos asistentes al conversatorio”.

Alfredo Guevara:
Me hubiera gustado tanto ver una película para empezar porque aunque soy un cineasta parcialmente de vacaciones me sigue interesando el cine y descubro en algunos cineastas grandes lecciones del periodismo. Del periodismo que debía ser. Me refiero a la película que sirvió para finalizar el 31 Festival de Cine, la película sobre Chávez que hizo Oliver Stone, creo que son de las últimas películas-reportajes una gran lección de periodismo.

Tengo muchos años pero he pasado la vida entera militando a favor de una causa u otra. Muy joven era anarquista, después devine marxista, he sido siempre un libertario y lo voy a seguir siendo. Lo primero que quiero decir a partir de mi propia experiencia es que un periodista que no milite en lo que quiera no podrá ser jamás buen periodista. Puede ser un periodista a la usanza occidental de la cual formamos parte, de Occidente, de este mundo iniciado por los griegos y que ha llegado hasta nuestros días con algunas marcas desde entonces. Aunque evolucionando hasta los conceptos, y naturalmente para expresar los conceptos revolucionando la palabra entre ellas la palabra democracia.