A los comunistas se les puede acusar de muchas cosas, pero no de estar de espaldas al pueblo, en todo caso ese ha sido su gran pecado. Esa es la causa de su crucifixión histórica. Los comunistas tenemos que soportar que constantemente se nos compare o iguale con hechos que ocurrieron a miles de kilómetros de distancia y hace decenas de años,

la joven Cuba en el Encuentro de Blogueros cubanos
La Joven Cuba en el Encuentro de Blogueros cubanos

Por: Roberto G. Peralo

Cuando logramos el apoyo necesario en cuanto a recursos,  para poder realizar el encuentro de blogueros que hace rato veníamos soñando; no encontré un espacio de tiempo para poder reflexionar sobre todo lo que estaba pasando. Tanto ha sido mi frustración que ni en el encuentro tuve sosiego de dar mis puntos de vista sobre las diferentes temas que allí se discutieron.

Cuando concluyó el encuentro comenzaron a proliferar un ajiaco de sentimientos. El que predominó por encima de todos fue la insatisfacción. Nunca pensé que fuera a sentirme tan insatisfecho después de tanto esfuerzo. La mayoría de los participantes nos elogiaron por todo lo allí ocurrido. También existieron alguna que otra observación que siempre agradeceremos, pero en nada aquellos reconocimientos recibidos aliviaban mi descontento.

Releyendo las ponencias y las relatorías observando las fotos y los videos que son fáciles de encontrar en Youtube. Como me hubiera gustado haber visto en esa sala además de las presentes otras caras. Escuchar sus opiniones divergentes o no. La mayoría de los blogueros cubanos

Foto Raúl Ángel Pupo Olivares

Por: Harold Cárdenas Lema

Hace unos días leo un artículo del Granma sobre la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) que me da la impresión tenía como objetivo moverle el piso a un par de gente, pero se queda corto, y lo entiendo, hay cosas que no se dicen en la prensa, pero aun así es valiente y válido el intento. Veremos hoy qué le falta y qué le sobra a esta organización a la que pertenezco.

El Granma reconoce que “dejó de ser de vanguardia cuando empezó a ser masiva”, pero olvida cómo ocurrió esa masificación. Ese proceso premiaba años atrás a los centros que más jóvenes incorporara a sus filas, le exigía a los municipios y provincias cuotas de ingreso a sus filas, porque si no era así, no estaban trabajando bien. De la noche a la mañana la cantidad sustituyó la calidad, y nadie pudo detener ese fenómeno.

Fui uno de los muchos militantes que criticó esto, pero como venía “de arriba”, no nos prestaron atención alguna. Ahora reconocen que les salió mal la jugada pero ¿de quién fue la culpa? Habría que ver dónde están los que promovieron esas políticas y si aún continúan con nuevas ideas calenturientas en otros lugares.