Levantamiento popular de los jovenes matancerosPor: Roberto G. Peralo

Antes que la paz prefiero la Libertad de mi Patria
Juan G. Gómez

Una vez más las agresiones hacia nuestra Patria se convierten en eje central de la política del imperialismo hacia Cuba. Se puede ver en todos los medios de comunicación del mundo cómo se tergiversa la realidad cubana. Desde hace un mes las redes sociales se han convertido en un nuevo campo de batalla, los enemigos de la Revolución están utilizando este espacio para provocar el desorden social, la violencia y la inestabilidad política, con la esperanza de que en Cuba ocurra lo mismo que en los países árabes e incluso las protestas que están sucediendo en los Estados Unidos. Utilizando siempre a los mismos mercenarios contrarrevolucionarios, que no tienen otro sueño que ver a Cuba anexada a los EEUU, su ideología es la pronorteamericana y su estrategia de lucha es la que se elabora y planifica desde su sede en la Casa Blanca, y los medios les crean además una imagen de oposición.

Pero escogieron mal el día para convocar un levantamiento popular en Cuba, muchas razones tenemos los cubanos para defender nuestra Patria y más en esta Fecha histórica del 24 de febrero de 1895. Cuando el ilustre cubano Juan Gualberto Gómez, cumpliendo órdenes de José Martí, dirigió en el sitio histórico de Ibarra el levantamiento que marcó el reinicio de nuestra gesta de independencia, cerca de la Universidad de Matanzas.

 

Foto Tomada de Cubadebate

Por: Roberto Peralo

Fotos Roberto Peralo

Eran las 11:30 a.m. se asoma en la puerta una cienagera, es el gentilicio que se utiliza para identificar a los pobladores de la Ciénaga de Zapata, el municipio más extenso de Cuba en cuanto a territorio y el menos poblado por lo adverso de su geografía. La señora de muy baja estatura con un andar lento, apoya su brazo de una vecina que la acompaña. Le pide permiso a la Doctora para entrar a la consulta, consultorio número 2 del Consejo Popular de Playa Larga, un pueblito costero. Se sienta al costado de un pequeño buró donde la Doctora hacía sus anotaciones.

– ¿Qué le pasa mi abuelita? Le pregunta la Doctora.

– Ay mi hija me siento muy mal, a penas puedo caminar, tengo mucho mareo, estoy muy decaída.

La angustia y preocupación de la anciana se refleja claramente en sus ojos. La Doctora le realiza un grupo de preguntas indagando sobre su estilo de vida, después le hace un reconocimiento completo. Se aparece la enfermera con la Historia Clínica de la paciente y en aquella dinámica de trabajo sucede algo mágico, mi hermana logra, discúlpenme es que no me acostumbro a la idea, la Doctora logra sacarle una sonrisa de los labios a aquella mujer.

Colaboración con La Joven Cuba

Por Carlos Tena

Una de las virtudes más ilustrativas del carácter del ciudadano/a cubano/a, es su enorme capacidad para inventar aquello que resulte de utilidad a sus compatriotas, aunque algunos (a pesar de la propaganda, siguen siendo una minoría) no merezcan disfrutar de cualquiera de esos hallazgos técnicos, mecánicos o culinarios, que les han convertido en los Reyes del Reciclaje a todos los niveles. Más increíble aún resulta que en el sector médico y farmacológico, los investigadores y expertos continúan descubriendo, ensayando y fabricando medicamentos para enfermedades tan mortales como el cáncer, que circulan ya en algunas naciones dotadas de gobiernos sin complejos.

En los medios llamados “democráticos”, jamás se habla de las enormes virtudes de la ciencia cubana, excepto cuando se tratase del caso de un experto que decidiera emigrar al exterior. Para Falsimedia, en aquella sociedad no existirá nada digno de alabanza, hasta que los grandes monopolios y empresarios al estilo del desvergonzado Diaz Ferrán, no gocen de libertad para contratar, explotar y despedir a un trabajador; de libertad para robar, estafar, expoliar las arcas del estado, evadir capitales a las Islas Caimán, Palau, Panamá o Suiza; de libertad para controlar todos los medios de información y a los dos partidos (en realidad, el mismo) que habitualmente se alternan en el poder, a sus jueces, ejército y policía, con total impunidad. Esos son los primordiales derechos humanos del primer mundo.

El Discípulo

Nadando por la red de redes y los sitios de información. Me tropiezo con una noticia realmente perturbadora, no porque era algo nuevo que no se conocía, sino por la confirmación y las pruebas que muestra al nivel de detalles. Me refiero a los 90 000 documentos secretos sobre la guerra en Afganistán que publicó el sitio Wikileaks, realmente he tratado de acceder al sitio y no he podido entrar, me baso solo en otros sitios que han comentado esta noticia.

Quiero comenzar hablando de una noticia que me llamó la atención sobre la libertad de expresión que tanto nuestros asiduos lectores proclaman y ponen como ejemplo a los Estados Unidos como paradigma de libertad de Expresión y  es que el sitio Wikileaks ha sido combatido por el sistema judicial estadounidense y actualmente funciona gracias a una oportuna mudanza a Islandia. Además este año han debido sortear diversos contratiempos como el congelamiento de la cuenta Paypal donde reciben donaciones y el subsecuente cierre temporal por falta de recursos.

El objetivo de este sitio Wikileaks es exponer al escrutinio público todo el material que los gobiernos y las grandes corporaciones quisieran mantener oculto. En el pasado, publicaron por ejemplo miles de mensajes emitidos el 11 de Septiembre del 2001. Así como en abril del presente año, filtró un vídeo que muestra una masacre de civiles iraquíes desde un helicóptero Apache estadounidense.

REPLICA EN RADIO MIAMI
Max Lesnik

Por: Max Lesnik

Lo que los cubanos de la isla tienen garantizado desde hace casi medio siglo, un sistema de salud gratuito proveído por el Estado a cada uno de sus ciudadanos- aún siendo Cuba un país del Tercer Mundo- es lo que en Estados Unidos, la nación más rica y poderosa del planeta no le ha podido suministrar a su pueblo por más que el Presidente Obama esté haciendo ahora los mayores esfuerzos por alcanzar ese encomiable objetivo, el más humano de todos los Derechos Humanos, que es el derecho a la vida.