israelrojasbuenafe_thumb.jpgPor: Ida Garberi

 “Hay quien tiene enemigos que derrotar, 
Puentes que levantar, cuerpos que curar,
Pues yo tengo, yo tengo el papel en blanco.
Donde me invento, me borro, me vuelvo tachar
Me compongo, desarmo y me vuelvo a armar
Mi amuleto, mi credo, mi reto, mi asecho
Papel en blanco”.     
Israel Rojas

Esperé meses para lograr contactar directamente a Israel Rojas, vocalista líder del Dúo Buena Fe, uno de los grupos musicales que más público moviliza en Cuba, pero valió la pena. Me encanta su música y más las letras de las canciones: para la fuerza, la belleza, la sencillez y la profundidad que tienen adentro, me atrevo a considerarlo «los Silvio Rodríguez del siglo XXI». No quiero aburrir más con mis palabras, los dejos con las preguntas y las respuestas…..que las disfruten.

– En el último disco “Dial” el tema que más me gusta es “La culpa”: admiro mucho el coraje de enfrentar este tema, tabú en Cuba. “Huérfana culpa vuela sin dueños donde se pose nunca crecerán los sueños”. ¿Qué sueños tiene Israel Rojas sobre los cambios en el país? ¿Qué Cuba revolucionaria quieres dejar a tus hijos? ¿Cómo revolucionario y vanguardia que eres, crees que la cárcel sea el destino de los corruptos…los culpables?

Mis sueños sobre Cuba son muchos. Desde la inmensa tarea de preservar lo logrado en materia de solidaridad humana, la titánica labor de evitar la continua erosión de sectores como la educación, la salud y la seguridad pública, hasta descifrar las claves cubanas para llegar a una economía capaz de sostener lo que te expuse antes y ampliar nuevas conquistas. Sueño una Cuba actualizada tecnológicamente y cada día menos desigual. Sin bloqueo económico, no por haberse rendido a la irracionalidad impositiva, sino por haber demostrado mayor capacidad e inteligencia que los verdugos.

Pero sobre todas las cosas sueño con una Cuba debidamente institucionalizada. Donde el imperio de la ley tenga mucho más peso para garantizar los deberes, derecho y obligaciones de las personas jurídicas y naturales que el voluntarismo circunstancial o la opinión de algún apoderado de turno. Tengo mucha fe en los cambios que se están produciendo y en los que vendrán. Pero tengo más fe en nosotros, los buenos cubanos, porque ningún cambio en sí traerá lo que se espera, si no andamos atentos en la evolución de sus resultados, para perfeccionarlo constantemente.

2.bp.blogspot.com/

Por Inaoy

La nación cubana, esta gran isla del Caribe, ha vivido durante los últimos 50 años, en un proceso complejo y difícil; la construcción del socialismo ha sido una meta invariable a la que los cubanos le hemos apostado todo, por lo que no hay habitante de este país que no haya dicho en más de una ocasión la consigna de “Socialismo o Muerte”. Este proceso ha permitido la liberación definitiva del yugo colonial y neocolonial al que fuimos sometidos durante cuatro siglos, lo cual nos ha transformado en un faro guía para muchos estados en el mundo, teniendo en cuenta los logros alcanzados en materia de salud, educación, deporte, seguridad social, derechos humanos, etc.

Desde el triunfo de la Revolución en el año 1959, potencias imperialistas como Estados Unidos han trabajado de sol a sol para asfixiar la revolución cubana, se puede decir que de todo han hecho en pos de este objetivo, debido precisamente a que hemos hecho una revolución socialista en sus narices.

El interés por Cuba tiene numerosos antecedentes en la historia de Estados Unidos, la Doctrina Monroe es ejemplo de ello, aunque un poco general, expresa claramente los deseos del entonces naciente imperio. Le acompañan las declaraciones de presidentes y personalidades políticas norteamericanas en las cuales expresan con claridad lo beneficioso, desde puntos de vista estratégicos, que sería la adhesión de Cuba la Norteamérica, así lo hizo saber Jefferson en 1823 y John Quincy Adams en el mismo año, con la ofensiva política de la Fruta Madura y su estúpida teoría de la gravitación política. Intentos de compra, no reconocimiento de procesos independentistas e intervenciones oportunistas en estas, injerencia y control económico han sido ejemplos de lo anteriormente expuestos a lo largo del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.