corrupcion_cuba_thumb.jpg
Artículo de LJC en noviembre 2013: La corrupción en cuba enfermedad crónica por Roberto G. Peralo.

Durante los días del 9 al 21 de junio del presente año, se realizó por la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de La Habana, el juicio oral y público por los delitos de Cohecho, Actos en Perjuicio de la Actividad Eco­nómica o de la Contratación, Fal­sificación de Documentos Ban­carios y de Comercio, Es­tafa, Trá­fico de Divisas y Evasión Fiscal, contra los empresarios canadienses Vahe Cy Tok­makjian, Marco Vinicio Puche Rodríguez y Clau­dio Franco Vetere.

La Fiscalía General de la Re­pública acusó a Vahe Cy Tokmakjian de utilizar mecanismos fraudulentos y corruptores para obtener beneficios en las negociaciones con entidades cu­banas, provocando afectaciones considerables a nuestra economía; realizar sin la autorización correspondiente operaciones de intermediación financiera; extraer del país ilícitamente cuantiosas sumas de dinero; alterar la información de registros contables y declaraciones juradas con el propósito de eludir sus obligaciones tributarias; así como efectuar retribuciones monetarias a varios trabajadores, quienes en realidad realizaban funciones distintas a las autorizadas legalmente o no estaban contratados por entidades nacionales.

Además, fueron acusados los exdirectivos cubanos pertenecientes al extinto Ministerio del Azúcar, Nelson Ricardo Labrada Fer­nán­dez (exviceministro); Ma­nuel Her­iberto Fer­nández San­tiesteban, Leonardo Fidel Delgado Dorta, Jorge Luis Machado Pérez y José René Rubio Escobar; del exMinisterio de In­dustria Básica, Alberto Cirilo Pantón Grahan (exdirector general de Cu­baníquel), Ernesto Gómez Cum­plido (exdirector de Ferroníquel Minera S.A.) y Fidel Penín Oliva; así como Jorge Luis Melo Reyes, exdirector de la Asociación Eco­nómica Internacional CISTUR del Ministerio de Turismo.

También se imputaron hechos delictivos contra Edmundo Javier Cabrera Díaz, An­tonio Gilí González, Boris Ernesto Barber Ve­lis, Armando Enrique Martínez Ganfo y Elsa Fer­nández Proenza, quienes ocupaban diferentes responsabilidades en