Por: Frank Carlos Vázquez Díaz

El discurso de Obama es una joya de la comunicación política, digno de ser archivado como una pieza histórica para el estudio de futuras generaciones. Obama se presenta a sí mismo como un Mesías, una persona que entiende perfectamente el sufrimiento de los cubanos y de algún modo lo comparte, hace alusión a su pasado pobre, hijo de madre soltera y padre inmigrante y explica como Él, a través de la autosuperación y el emprendimiento es capaz de cumplir el sueño americano y erigirse como presidente de los Estados Unidos de América.