http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2009/10/12/boca-sama-pueblo-pescadores-cubanos-atacado-cia-alpha66/
Nacy Pavón muestra uno de sus pies amputado. Provocado por el ataque terrorista ordenado por la CIA y ejecutado por ALPHA 66 al poblado de pescadores de Boca de Samá, en el municipio de Banes, Holguín.
Por: Osmany Sánchez
Hace pocas fue recibida como una heroína en Miami Reina Luisa Tamayo. Las organizaciones del “exilio” se disputaban un lugar ante las cámaras y las promesas llovían. Durante los próximos días aparecerá en todos los programas de televisión y será tema principal en los medios de prensa que tienen como objetivo principal el ataque frontal contra el gobierno cubano, pero ¿qué pasará después?

En sus primeras declaraciones Reina Luisa dio las gracias “al pueblo de los Estados Unidos, al gobierno y a todas las personas que han luchado para que hoy, nosotros, nuestra familia, se encuentre en un país libre” y afirmó que “Esta madre, esta familia, va a continuar su lucha porque los Castro tienen que desaparecer…”

El colmo del oportunismo llegó cuando la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos Brigada 2506, anunció que los restos de Orlando Zapata descansarán en uno de los nichos del Mausoleo de los “Héroes de Bahía de Cochinos”.

El General Enrique Carreras en los días de Girón

Por: Eduardo

En los días venideros los medios de prensa nacionales y extranjeros rememorarán los sucesos acaecidos en la Ciénaga de Zapata, el mayor humedal del Caribe, entre los días 17 y 19 de abril de 1961. Algunos se referirán a ellos como los sucesos de Bahía de Cochinos. Los revolucionarios cubanos, nombraremos a los mismos como Victoria de Playa Girón, la Primera del Imperialismo en América Latina, etc. En lo personal, a veces medito en la posibilidad real de no haber nacido, debido a que mi padre constituía por esos días parte de las tropas del segundo escalón. El Batallón de mi viejo no llegó a entrar en combate después de que sus fuerzas fueran movilizadas, para el caso de que de ser necesario, se incorporaran a la zona de conflicto. El hecho concreto de que mi progenitor, hubiese podido engrosar las filas del martirologio revolucionario, siempre me ha puesto en el dilema, de que el privilegio de la existencia, me hubiese podido ser negado.

También pude no haber nacido, en el caso de que la isla hubiese sido bombardeada con el arma nuclear en octubre de 1962. Pero el caso es que pude nacer en 1963, y gozar no solo del placer de sentirme vivo, sino que además crecí con el orgullo de saberme ciudadano libre de un pueblo invicto. Y porque la Batalla de Girón demostró que era posible derrotar al imperialismo yanqui en el campo militar, el devenir de los años ha traído como consecuencia que las pasiones sobre todo en el campo de la contrarrevolución van dirigidas a minimizar su efecto político ideológico, y sobre todo a cuestionar su valor como victoria militar. Entre los argumentos más repetidos se encuentran el hecho de que la tristemente célebre Brigada 2506 no contaba con el suficiente apoyo aéreo. Se alega asimismo una supuesta superioridad de las tropas cubanas en hombres y armamentos con respecto a las tropas mercenarias, en fin muchas justificaciones, y ningún análisis profundo que llegue a justificar lo injustificable; la derrota estrepitosa de un plan perfectamente elaborado por la CIA y su principal halcón de aquellos años, Allen Dulles.