ciencia_cubana.jpgPor: Raul Felipe Sosa

En este escrito pretendemos analizar el ensayo del Dr. Agustín Lage publicado recientemente en La Joven Cuba. Este artículo es un capítulo de un libro recientemente publicado por el Dr. Lage  sin embargo el nombre de este libro no es especificado en la publicación.

Primero que todo, debemos decir, que según mi opinión este es un excelente ensayo, el cual se debe tomar como referente por su carácter original. Al leerlo el lector siente que tiene en sus manos la construcción de una idea revolucionaria y que brinda la visión de un camino plausible, consecuente con la idea de la sociedad que queremos construir. Una idea que deja de lado el camino del desarrollo y  el crecimiento de nuestra economía desde el punto de vista estrictamente aperturista a la iniciativa privada y cooperativista y del desarrollo de la política impositiva. Por primera vez desde la revolución de los lineamientos económicos pudimos encontrar un punto vista, dado por una personalidad de reconocido prestigio en los círculos científicos y académicos de nuestro país, donde se analice la construcción de un nuevo modelo económico socialista que tenga en cuenta la cultura, la educación y la ciencia en el debate económico.

En este artículo se introduce el concepto de Empresa Socialista de Alta Tecnología (EAT) y se reconoce este ente como elemento vital, entre otros actores, para el logro de una discontinuidad en la pendiente de crecimiento económico

Compartimos con los amigos del blog La Joven Cuba un artículo con una mirada muy particular sobre la vida de los campesinos cubanos. Enfoque realizado por una joven que ha vivido la mayor parte de su vida fuera de su patria.

IMG_3854  Por: Yadira Escobar

Hace solo unos días anduve por la zona rural del norte de Camagüey, aún mis ropas siguen teñidas de color naranja por el polvo rojo. He visto de cerca al campesino cubano, y no solo al que trabaja en cooperativas y vive en edificios con electricidad y aparatos electrodomésticos, sino al que vive aislado y en grupos familiares trabajando día a día la tierra de la que se alimenta, y de la cual extrae también el fruto que vende en las ciudades.

En la ciudad de Camagüey, muchísimas personas mayores y enfermas reciben un litro de leche tres veces por semana a 25 centavos cubanos, o sea, un centavo americano por litro. Los enfermos diabéticos, y los recién  operados, dos libras de carne de res de buena calidad al mes ( también a precios subsidiados), y las personas con alto colesterol reciben también cuotas de pescado a precios muy bajos. Los huevos los vende el estado de forma general a 33 pesos la caja de 30 huevos, o sea un dólar y pico por 30 huevos, cosa imposible de encontrar en el mercado capitalista. Aún así el cubano promedio destina casi todo su presupuesto a los alimentos, pues no tiene que separar dinero para pagar por un techo. La mayoría de los cubanos son propietarios de sus viviendas, es evidente que comparar la situación económica del cubano con el resto de los pueblos de América es imposible por las enormes diferencias en los patrones comparativos

bloguero cubanoPor: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

Soy un pecador, cometí el pecado original de no tener una formación como periodista o comunicador social y aún así pretender dar una mirada sobre mi realidad. Comprendí mi grave error cuando leí un artículo publicado el 26 de septiembre en el sitio oficial de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Yo que creía ser bloguero aprendí en ese texto que esa palabra no existe, no se menciona, soy solo un «escribidor de blogs» que no está afiliado al movimiento periodístico nacional.

Resulta difícil no sentirse aludido en un escrito tan ambiguo. En él se dice que los medios nacionales están mejorando en la lucha contra el secretismo, una opinión que comparto pero la considero un resultado multifactorial, un producto de la acción constante de los inconformes en nuestra sociedad, algo a lo que han contribuido también los blogueros cubanos y el autor desconoce.

Por: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)  “No quisiera que las cosas tomen rumbo equivocado, y sepulten mis creencias, mis raíces, […]

Por: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)  Me llama la atención un artículo de la sección “Cartas a la Dirección” […]

Para ser revolucionario hay que tener criterios propios. Tener criterios propios no puede ser visto como un defecto, […]

Por: Roberto G. Peralo

Desde hace un tiempo en el blog La Joven Cuba viene produciéndose una modalidad muy espontánea que son las réplicas a artículos y opiniones que surgen en el blog. Como parte de las renovaciones que estamos consensuando los administradores para la nueva etapa del blog, consideraremos convertir este tipo de artículos en una sección permanente.

Para ir poniéndole sazón al debate. En el periódico Granma del 20 de junio en la página 8 aparece el artículo “Una flota en apuros” escrito por Ronald Suárez Rivas. El periodista denuncia como una empresa de pesca con un nivel de exportaciones de 24 millones de dólares en el año, el 40% de los ingresos que percibe Cuba por exportaciones pesqueras, tiene a la mayoría de la flota encallada, incumpliendo con todos sus planes de producción. Los motivos del problema son que no cuentan con los recursos: cemento, malla metálica, barras de acero y madera para poder darle el mantenimiento necesario a las embarcaciones.

Leyendo el artículo me quedé con el deseo de conocer cuál es la causa del problema. En el escrito se menciona al director de la unidad encargada de la reparación de los barcos. Lo único que dice el CUADRUS es culpar

confusion sobre el fraude en cuba
«La mayor prueba de democracia no está en más información, sino en la confianza entre los revolucionarios»

Por: Jesús González López

(Respuesta al artículo El fraude: ese mal nuestro)

Las notas que he decidido sumar a modo de respuesta a este artículo no persiguen ganar en una discusión. El autor del mismo merece respeto, pero sus ideas requieren análisis. El artículo mezcla ejemplos de fraude, con ejemplos de incorrecto cumplimiento de funciones, posibles delitos y corrupción. Si bien en la base todos hay una degradación o falta de formación  ética,  no son la misma cosa.

Nos encontramos algo así, como una enumeración amorfa e incoherente de hechos tomados de la realidad, con la intención de satanizar el fraude y solicitar apertura de información para sepamos lo que pasa y nos pronunciemos. Democracia mal entendida, métodos pueriles, conceptos estratégicos omitidos, nada algo sí como una sopa de pollo con frutas para ser servida en el desayuno; a nada se le le coloca en su sitio, eso es tan peligroso como el fraude.

Los jóvenes tenemos que engrandecer la patria y para superar el punto hasta el que nos la están entregando hay que usar el arma que nos han puesto en las manos: la educación recibida, los conocimientos. Seguiré el método de escribir mis notas debajo de lo planteado en el artículo, las opiniones que he vertido sobre el autor no pretenden demeritarlo, deseo hacer que rectifique lo que yo considero que son conceptos erróneos.

El fraude: ese mal nuestro

El fraude es un fenómeno con muchas aristas y