Feliz San Valentín a todos. En especial a la comunidad LGBTI, que este año el matrimonio igualitario tenga avances en Cuba

Él escribía sobre temas «importantes» y ella registraba la historia de ayer

Hay gente que se planta con facilidad y otros que son semillas viajeras

Si tu nobia perjudica tu estudio, deja el estudio y perjudica a tu novia.

Por: Katerine Subiaut Azcanio (katherine.subiaut@gmail.com) (1) . Aclaro de antemano que estas líneas no van dirigidas a quienes […]

Hoy 14 de febrero publicamos una caricatura del Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo. Solo […]

Obviamente...esta no es una beca universitaria

Por: Harold Cárdenas Lema

El amor es la respuesta, pero mientras usted la espera,
el sexo le plantea unas cuantas preguntas.

Woody Allen

Escribo brevemente porque me sorprende que en más de año y medio en un blog de jóvenes universitarios nunca se haya hablado de sexo, siempre tan deseosos de opinar sobre política y nuestras visiones ideológicas hemos descuidado imperdonablemente las cosas que nos hacen definen al respecto: la juventud y la universidad.

Inevitablemente hay que hablar de sexo porque es una realidad en nuestro medio, la mayoría llegamos provenientes de escuelas internas y vemos en la educación superior un grado de libertad inédito en nuestras vidas. Habría muchas historias graciosas que contar de la vida universitaria, pero francamente son tan buenas como impublicables, así que me las reservo para no arriesgarme a que me censuren en LJC.

Las universidades cubanas tienen estudiantes internos y externos, estos últimos son los que viven a largas distancias y no pueden viajar a diario, se alojan en becas que a menudo están muy cerca o dentro del campus universitario. Yo vivía relativamente cerca de la universidad pero gustaba de quedarme por la noche en la beca y participar en una vida nocturna que ahora recuerdo con nostalgia, cuando tenía novia prácticamente vivía allí.

Recuerdo que por las mañanas esperábamos a ver qué muchacha

Cada persona mide sus amistades y pareja de maner distinta, esta es mi regla...

Por: Harold Cárdenas Lema

“What’s Love Got to Do with It?”

Tina Turner

A menudo nos encontramos en Internet personas con una imagen prefabricada sobre nosotros, gente que nos imagina de rodillas en una trinchera y con tapones en los oídos para todo aquello que suene diferente. Es recurrente también la idea de que tenemos un filtro ideológico a la hora de analizar cualquier argumento, como si desestimáramos automáticamente cualquier idea ajena sin analizarla previamente.

Este fenómeno se extiende también a la selección de las personas que nos rodean, ya se trate de amigos o de nuestras medias naranjas, pero si algo nos ha enseñado la vida es que en las relaciones interpersonales las variables que median son otras y muchas no las podemos controlar, otras sí. Por ejemplo, la familia no se escoge, pero los amigos sí, y en esta selección buscamos personas preferentemente decentes, honestas y con otros valores básicos. Esto no significa que no podamos tener un amigo que no profese nuestro credo político, sería una barbaridad, algo así como no tener un amigo creyente sólo porque uno mismo no lo es. Curiosamente, mi mejor amigo  hace un par de años en la universidad era un devoto bautista y esto nunca fue obstáculo, también estoy seguro que en mi haber tengo más de una novia apolítica o con intereses separados de la Revolución.