Ileana Sorolla Fernández-2-
Doctora Ileana Sorolla Fernández Universidad de la Habana

 

LJC recoge un interesante texto publicado hace tiempo, pero que sigue siendo de total actualidad. Su autor, Pavel López Guerra, entrevistó para Alma Mater, a la Doctora Ileana Sorolla Fernández, Profesora Titular, Investigadora Titular y directora del Centro de Estudios de las Migraciones Internacionales de la Universidad de La Habana (CEMI). (1)

 

«Por lógica los jóvenes preparados se movilizarán más. Son los más ambiciosos, quienes buscan nuevos escenarios, posibilidades de avanzar. Es una tendencia tan vieja como la historia humana. ¿Dónde empieza el tema a complicarse? Cuando esas condiciones no son espontáneas, cuando esa movilidad es estimulada desde afuera con programas de atracción que tienen un componente político orientado, como en el caso de Cuba, o responde a estrategias de desarrollo de los países receptores.»

 

Tan añeja como la existencia humana, al extremo de que eso que ahora mismo llamamos “migración”, tuvo para muchos su motor propulsor en la célebre cópula de Eva y Adán. Su bíblico destierro del genésico Edén dejó sentado que la movilidad espacial representa acto inherente a nuestra especie, aunque hoy día la multicausalidad y prominencia de sus efectos al centro de cualquier sociedad garantizan enfoques que viajan sin recato, de la perspectiva exclusivamente apologética, a la abiertamente apocalíptica.

Si por un lado, en tiempos de globalización, con inéditas redes de intercambio entre naciones, de bienes, personas e información, emigrar muta en andamiaje perfecto para aquello que los especialistas bautizan como “comunidades transnacionales”; asimismo, los desplazamientos temporales o definitivos de fuerza de trabajo calificada se erige en conflicto no exento de contradicciones dadas las consecuencias demográficas para los países emisores (por lo general, insertos en la mal nombrada “periferia tercermundista”), y la incidencia en sus precarios planes de desarrollo.

La Mayor de las Antillas no escapa a tamañas paradojas: Estudios recientes(1) develan que apenas entre 1995 y 2003 emigraron 34 202 cubanos con nivel superior, aproximadamente el 20% del potencial profesional universitario de dicho periodo.

Entretanto, la parafernalia cuantitativa ilustra apenas la complejidad de un fenómeno condicionado por peliagudas variables de subjetiva naturaleza en un contexto, sospechamos, donde comienzan a germinar discordancias en el dibujo de la realidad localizable entre los imaginarios populares, el discurso artístico, académico y en los medios de comunicación.

A fin de cuentas, ¿acto punitivo o meta irrevocable; alternativa legítima o asociada para siempre con el estigma?

Por: Roberto G. Peralo
De las muchas veces que el tema de la democracia ha sido tratado en el Blog de La Joven Cuba, (LJC) y muy en especial lo relacionado con el funcionamiento de la Asamblea Nacional (AA). Tuve el placer y la oportunidad de intercambiar criterios y opiniones con Yoerky Sánchez Cuellar (Y.S.C) en el III Encuentro Internacional por la Libertad de los Cinco.

Y.S.C Periodista. Director de la Revista Alma Mater de la Casa Editora Abril. Es diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba y miembro de su Comisión de Atención a la Niñez, la Juventud y la Igualdad de Derechos de la Mujer. De las casi dos horas de debate y sin tan siquiera proponérnoslo se tocaron temas interesantes que con el consentimiento de Y.S.C compartimos con los lectores del Blog. Por la extensión de la entrevista y por la variedad de temas tratados decidimos publicarla en tres partes.

R. G. P.: Uno de los temas que se han cuestionado en el Blog La Joven Cuba, es que el 50% de los Diputados no son seleccionados en sus barrios, sino son propuestas que realiza la comisión de candidatura. ¿Por qué tienen que ser propuestos la mitad de la Asamblea por la Comisión de Candidatura? Usted no consideraría que un 25% sería suficiente, para dejar un 75 %, mayoría absoluta, que sean propuestos y elegido en sus barrios.

Y.S.C: Después de un amplio proceso de intercambio con estudiantes, cederistas, trabajadores, federadas, todas las propuestas de diputados, el 100%, la realiza la Comisión de Candidatura creada con ese fin y la aprueban los delgados a la Asamblea Municipal por donde resultaron propuestos esos candidatos. De lo que seguramente me hablas es de que hasta un 50 % del parlamento está integrado por delegados de base, que sí fueron previamente electos en los barrios en los comicios parciales. ¿Por qué no ampliar esa cifra? Pudiera ser tema de análisis, estudio y discusión.

Pero lo que sí está claro es que este sistema nos ha permitido contar con un parlamento diverso, donde en ese otro 50% están estudiantes, intelectuales, artistas, deportistas, científicos…que representan al país, muchos de los cuales, por sus funciones de trabajo o estudio, no pueden ser delegados de circunscripción, pero sí diputados al parlamento. No hacerlo también privaría a la Asamblea Nacional de contar con un grupo de ciudadanos de altos méritos y capacidad para hacer aportes importantes en los debates del máximo órgano legislativo, independientemente de que desempeñen funciones de dirección y de trabajo en niveles provinciales o nacionales.
También se busca con ello evitar que al momento de la elección primen exclusivamente sentimientos o intereses locales. No obstante ser electos por un municipio, los diputados ejercemos nuestras funciones con carácter nacional y representamos a todos el pueblo cubano, en nombre del cual tomamos las decisiones.

Tampoco puede olvidarse, que la propuesta de la Comisión de Candidatura, antes de ser llevada a la Asamblea Municipal, fue consultada ampliamente en los barrios, centros de trabajo e instituciones, incluyendo la consulta a los delegados electos en cada circunscripción. Finalmente, el pueblo tiene la absoluta facultad y libertad de decidir en voto libre, directo y secreto si vota por uno, por varios o por todos los candidatos.

Por:  Edu

Para que no existan discrepancias ni confusiones al respecto, quien firma los comentarios de las discusiones como Edu, es el mismo que escribe los artículos con el nickname de Eduardo, es decir, yo. Alguien preguntó por la Universidad desde donde escribimos, y aunque en realidad su intención era burlarse de nuestra Alma Mater, le contesto que aunque los que empezamos pertenecemos a la misma entidad, el hecho de haber abierto el Blog para “los jóvenes universitarios cubanos” nos hizo tomar la decisión de no imponer la identidad de la universidad cabecera. De hecho ya se han incorporado como colaboradores algunos compañeros externos al Centro.

Si se fijan los comentarios iniciales fueron escritos por Tatu, Baro, el Poeta, Sócrates, El Discípulo y por “mi mismo” como diría un personaje humorístico de la televisión cubana, y que representa a un administrador corrupto denominado Lindoro Incapaz (ese personaje nada tiene que ver conmigo). Sin embargo la lista de colaboradores se ha incrementado al punto, y el blog se está volviendo tan popular por estos predios, que ya algunos profesores nuestros, nos han pedido como decimos en buen cubano, meter la cuchareta.