Deconstruir el 8 de Marzo, que no es un día de fiesta

Machismo y feminismo no son antónimos, las mujeres no buscan superioridad sobre los hombres

Por: La Joven Cuba Queremos desearle un feliz día a todas las mujeres. En especial las que mostramos […]

“En los andes puede estar el pedestal de nuestra libertad, pero el corazón de nuestra libertad está en nuestras mujeres" José Martí

Por: Josep Calvet

Pedí a los editores del blog, poder aportar este artículo para celebrar este 8 de marzo. En mi profesión docente, con alumnos de educación primaria, ha sido práctica desde hace muchos años, celebrar por parte del profesorado, en mayor o menor medida, varios días señalados. Días especiales por uno u otro motivo. Así, todos los cursos, se celebran días especiales como el Día de la Comunidad, una fecha distinta en cada Autonomía, el Día de la Paz, que suele adoptarse el 30 de enero, el 8 de marzo, Día de la Mujer Trabajadora, y unos pocos más. Naturalmente, esas celebraciones no son impuestas, sino que dependen de que el Claustro las valore, y las proponga y el Consejo Escolar las apruebe.

En España, el 8 de marzo, se celebra en muchísimos centros de educación infantil, primaria y secundaria. De una forma sencilla, se trata de hacer llegar al alumnado una serie de informaciones, y criterios, que destaquen valores aceptados por todo el mundo como el papel de la mujer en el mundo actual, su importante presencia en el mundo del trabajo, la igualdad de género, etc. Según las circunstancias y contextos, según las edades del alumnado, se hace hincapié  en unos u otros temas. Así, temas como el machismo, la violencia de género, las tareas compartidas en el ámbito familiar, la no discriminación de las niñas en el día a día escolar ya sea en juegos, en tareas cooperativas, en cargos de representación de sus compañeros, se van planteando en nuestras escuelas públicas.

España.

En la vida adulta, el papel de la mujer trabajadora es cada vez mayor, mejoran sus condiciones laborales, cada vez hay más presencia femenina en todos los sectores profesionales, pero sin embargo en España continúan varios puntos negros importantes, que suponen discriminación pura y dura.  Las retribuciones a mujeres siguen siendo un veinte por ciento menos que los salarios de los hombres es muchísimos casos. Hace apenas dos días, lo expresaban personas que participaban en un debate en la radio. Ciertos complementos, que pueden llegar a ser una parte importante del sueldo, los perciben sólo los hombres y no se los ofrecen a mujeres. Lo mismo ocurre con las prestaciones por desempleo que son mayores en hombres que en mujeres, lo mismo también en las prestaciones por jubilación. Otro punto negro está