La puntilla

(Imagen: Wimar Verdecia)

Delegados que me acompañan:

He pedido la palabra para explicar la importancia del número 8 que preside este Congreso de los comunistas cubanos, de cómo una puntilla puede variar el sentido de todo lo discutido aquí. Pensar en estos días en el futuro de la patria ha hecho rompernos la cabeza y poner en tensión los ocho huesos del cráneo.

El número ocho significa el comienzo de algo grande que estamos empezando a construir desde este cónclave. Es considerado el número de una equidad que cada día nos es más esquiva. Habla de la organización, la perseverancia, el control de la energía para producir logros materiales y espirituales. Es cierto que se nos hacen un número ocho los logros materiales, y que a veces nos dormimos en otros significados de esa cifra: la autosuficiencia, el éxito y la firmeza de planteamientos, así como el acoso de ese pulpo imperialista de ocho tentáculos que no ha podido impedir que Goliat se estrelle contra David, octavo hijo de Isaías, por cierto.

Así como el cubo tiene ocho vértices y subir un cubo ocho pisos da vértigo, una puntilla, repito, puede echar por tierra nuestro mensaje de pretender un país próspero y sostenible. Si este número hace presencia en nuestras vidas es porque la prosperidad y la abundancia están en camino, todo dependerá de cómo funcione el transporte. En culturas más antiguas que la nuestra ―sabida es ya la importancia que ha recobrado Cultura en los últimos tiempos―, el ocho es considerado el lazo de unión que relaciona nuestro mundo con otro mundo mejor que es posible, más grande y desarrollado. La estrella octogonal y la figura del octaedro simbolizan la unión de esos dos mundos.

Para lograrlo, tendremos que laborar como los arácnidos, esos animalitos de ocho patas capaces de sobrevivir a las guerras economizando el oxígeno, elemento con número atómico ocho en la tabla periódica. En este inmenso tablero de ajedrez de ocho por ocho escaques en que se ha convertido la economía, habrá que poner los ocho huesos del oído en función de oír a los que piensan, y los ocho de la mano para trabajar en jornadas de ocho horas como se debe.

Aprendamos de los chinos, en supersticiones no les gana nadie. Ellos dicen que el número que preside este Congreso del Partido es por excelencia el número de la suerte, tanto, que se menciona ochenta veces en la Biblia. ¡Y qué clase de suerte tenemos los cubanos…!

Para Pitágoras, el sabio que un día dijo: «Más le vale a un hombre tener la boca cerrada, y que los demás le crean tonto, que abrirla y que los demás se convenzan de que lo es» ―no aludo a nadie en específico―, el ocho significaba el número de la justicia, porque siempre puede dividirse en dos partes iguales.

Ojalá y, como el ocho, este congreso signifique el comienzo de algo nuevo, y que también, como ese número, traiga renovación más que continuidad en esa secuencia de ADN que, cual espiral en eterno número ocho, guía a los revolucionarios cubanos. «Cae siete veces, levántate ocho» es frase inspiradora que eleva las virtudes de la perseverancia, y como esto no se cae, pero nadie lo levanta, clamemos por las ocho bienaventuranzas: la de los mansos, la de los que lloran, la de los que tienen hambre y sed de justicia, la de los misericordiosos, la de los pacíficos, la de los perseguidos por causa de la justicia y la de los limpios de corazón.

Se preguntarán ustedes qué puntilla ni que ocho cuartos he mencionado, y es que el número ocho pudiera además significar, si nos descuidamos, la posible transición futura entre el… cielo y la tierra. Ahí entra a jugar su rol ese objeto de acero con punta redonda que sostiene el gigantesco ocho que preside este magno evento. Si no lo reforzamos con otra puntilla y ese logo se viene al piso, visto horizontalmente ya no representará el dígito tan celosamente alabado en esta arenga mía, sino lo que nadie desea del Octavo Congreso: que las esperanzas y los sueños acaben de perderse en un ocho acostado que derive al infinito.

Textos relacionados

Terminando la semana

Fecalismo al vacío

Ellos y nosotros, sus hijos y los nuestros…

16 comentarios

tony crespo 18 abril 2021 - 7:19 AM
En 1958, según el anuario azucarero de ese año, Cuba producía el 72% de todo lo que se consumía en el país e importaba el otro 28%. Para mejorar esos índices, en 1959 Fidel Castro dijo que se aumentaría notablemente la producción agrícola, se duplicaría la capacidad de consumo de la población campesina y Cuba borraría su pavorosa cifra de desempleo crónico, logrando para el pueblo un nivel de vida superior al de cualquier otra nación. 62 años después, ante una economía empobrecida que obliga a importar el 80% de lo que se consume, con una insolvencia financiera que ha generado un desabastecimiento generalizado, en el Informe al VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), Raúl Castro ha dicho cosas como: hay límites que no podemos rebasar porque llevarían a la destrucción del socialismo; ante la irrupción de las redes sociales clamó por la "seguridad informática"; reactivó la consigna "las calles, los parques y las plazas serán de los revolucionarios"; reafirmó el artículo 5 de la Constitución, que refrenda la existencia de un Partido único; e insistió en no permitir la concentración de la propiedad y la riqueza material y financiera en personas naturales o jurídicas no estatales.
Orl 18 abril 2021 - 8:48 AM
Agradable lectura. La palabrería infecunda del Congreso real es peor
Observador 2021 18 abril 2021 - 8:51 AM
Asi parece ser, por lo hecho hasta ahora y por lo que se ha visto del congreso, hasta el infinito durará el calvario. La charada le asigna al ocho nada mas y nada menos que la muerte, la que parece signar al partido y a la ideología que representa, pero sus delegados persisten muy embullados en ignorar su macabra gestión. Miguelito proponiendo la “producción” de masters y doctores a granel, demasiado ocupado en sus diarias reuniones con cualquier grupo de científicos que le impide incluso leer su correspondencia, el del pie en el estribo sugiriendo que las mujeres pasen el servicio militar previo la entrada a la universidad (!!con el deficit de natalidad!!! o es que las preñarán obligatoriamente en las unidades militares?) y metiendo miedo con los artículos constitucionales que santifican la humbertizacion del enfrentamiento a los opositores y desencantados. Nada, que siguen obstinados en seguir haciendonos un numero ocho a nuestras vidas. Con su infinita capacidad para equivocarse y su inagotable facilidad para echarle la culpa al otro
Orl 18 abril 2021 - 8:53 AM
Ahora sí que la han sacado de jonrón y partieron el bate Gobierno cubano planea imponer servicio militar obligatorio a jóvenes de ambos sexos para realizar estudios universitarios
Gladys Marel Garcia 18 abril 2021 - 9:39 AM
Fernandex Era, significa mucho su cierta explivacion del 8. Con tristeza y con los pies sobre el suelo, me gusto
Sanson 18 abril 2021 - 10:08 AM
A principio de los noventa, cuando en muchos paises se respiraban aires de cambio, como muchos pense que todo iba a cambiar para bien en Cuba. Hubo un Sabado que algo paso y no me recuerdo ahora que pense que eso colmaria la copa y que ese dia habria una protesta masiva en la Habana. La cosa estaba malisima y lo poco que habiamos creido que teniamos se estaba desmerengando a diario, asi que sali para el Vedado a ver si habia alguna protesta o algo asi para involucrarme como uno mas, o sea como un soldado de fila. Cuando llegue vi que habia un concierto o algo asi cerca de la Universidad y en ese momento se escuchaba al grupo Moncada. Puede haber sido Mayohuacan o alguno del mismo corte. Al menos eso me parecio ya que no llegue hasta el lugar ya que me ma percate de que la cosa seguia igual y la gente que se movia por el lugar, jovenes en su mayoria, muchos con una muchacha a la que al llegar cargarian sobre los hombros para entonar la misma cosa de siempre solo para quitarse el aburrimiento y olvidarse de los problemas existentes que todavia no los afectaban a ellos del mismo modo que a los que ya teniamos obligaciones mas definidas. No tengo alma de lider pero me hubiera incorporado a cualquier protesta como uno mas si esta hubiera dado pero al no haberla regrese a mi casa y me acostte a dormir. Al otro dia decidi marcharme de Cuba y utilizando una variante exclusiva que poseia por linea familiar lo hice. En menos de dos annos junto con mi esposa y mis dos hijos pequennos abandone aquello en medio de la crisis que se dio a conocer como "Periodo Especial" En estos dias se repite la misma oportunidad y una protesta masiva se impone pero sin embargo continua la misma mansedumbre de entonces aun cuando la gente sabe que esta vez esta al borde del precipicio. Si se hubiera organizado una manifestacion popular a la vuelta del Congreso del Partido no se estuvieran riendo de nosotros como lo hacen hablando del deber cumplido unos y otros por dinastia repartiendose la propiedad de todo.. Despues de haber visto Manifestaciones populares que han revolucionado paises enteros en todos los rincones del planeta y sabiendo que los jovenes que acudian a aquel concierto en la Universidad han escapado por las selvas y por sl mar durante todos estos annos hasta el punto que el numero de habitantes de la Isla casi no ha variado a 25 annos de aquello me surge eso de: Cada cual tiene lo que merece.........
Orl 18 abril 2021 - 10:57 AM
Espero que la opinión en contra del pueblo la tengan que tomar en cuenta. El horno no está para que los oficiales se coman esas rosquitas
tony crespo 18 abril 2021 - 10:57 AM
LOS MUERTOS GRANDES o el 88 En Alemania las estadísticas del corona virus son espaciadas y, por lo que parece que sus estadísticas se aproximan bastante al número real. Se ha informado además que Bélgica optó por una certificación general, para precisar después de superado el pico pandémico. En otros países el conteo se ha tratado con laxitud y hasta con tendenciosidad. En España se mantiene un enconado debate político respecto a este asunto. Lo de Cuba con las estadísticas siempre ha sido una joda. Hasta el Dr. Gaspar Jorge García Galló, un intelectual marxista del gusto del oficialismo, quien dirigió el Departamento de Filosofía del CENIC (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas), se burlaba de los números oficiales del gobierno cubano con este conocido quite: "Bueno... las estadísticas son como las tanguitas, lo enseñan todo menos lo más importante". En el caso cubano las tergiversaciones estadísticas no son errores sino otra de las aberraciones substanciales a que se vería precisada la revolución para defenderse de sus enemigos. Si algo quedaba sin legitimar por este rasero, lo acotejó recientemente en derecho La Gaceta Oficial de Cuba al publicar unas normas que entregan la soberanía sobre la documentación e información al Primer Ministro (Manuel Marrero, por el momento). El 6 de abril, después de sumirse en la histeria corononavírica, el Ministerio de Salud Pública de Cuba tuvo que reconocer que "de las diez primeras causas de muerte, nueve son por enfermedades crónicas no transmisibles (10 % de la población cubana padece diabetes; el 30,9 % es hipertensa y el 23,7 % sufre de asma", esto equivale a decir que muchas de las muertes declaradas como "por coronavirus" no lo eran en verdad. Se trataba de un sesgo informativo para intimidar a la gente; miedo infundido mediante la excusa de "el bien del otro" o "del bien colectivo". Pero lo más indignante de toda esta temporada es dejar en evidencia el patrón de que los muertos ilustres del oficialismo cubano no morían por coronavirus; la causa de la muerte era otra, o era desconocida o censurada en la prensa. Como si de pronto, por las altas cifras que se empezaron a manejar, el coronavirus se les convirtiera en algo
Robert 18 abril 2021 - 11:14 AM
Solo con escuchar el informe del señor Feudal, ya sabemos que no hay esperanzas de salir del circuito cerrado que representa el número 8...El está "entregando el cargo" y "sugiriendo" entre muchas cosas servico militar para las féminas que opten por una carrera universitaria...Es su absurda visión de como ayudar a franquear el deficit de natalidad del país que impide reclutar cada año a más jóvenes al Servicio Militar... Sería bueno preguntarse si Sandro Castro y demás vástagos de la familia (con la excepción de Alejandro Castro y de Raúl Guillermo que sabemos son militares) , cumplieron con el honrroso deber...Eso traerá como consecuencia deserción escolar en las jóvenes que quieran optar por una carrera universitaria...Es que para él Cuba es una gran Unidad Militar.
mepiamo 18 abril 2021 - 2:25 PM
Si Raúl es un mambí, debe ser una regeneración del " General Candela, " Federico Fdez Cavada.
Eva 18 abril 2021 - 5:36 PM
Quien tuvo la paciencia de oír al Sr. Castro hablar se da cuenta que es la misma demagogia nada nuevo. Al contrario quita a uno y deja un triángulo represivo en lo económico y lo militar que. se arrodillará ante el y seguirá aplastando la vida de los cubanos Lo peor fue oír aplaudir por tantos hipócritas que se subordinan al abuso Cuando leo la constitución Y veo las leyes que imponen me alegro Haber votado NO! Esa constitución partidista e inmoral no me representa
Rolopez 69 18 abril 2021 - 7:47 PM
Yo, en lo personal, me quedé dormido 8 veces durante el informe central, más de lo mismo. ¡Creo que todo va a terminar en la página 8! Me pregunto cuándo tendremos gobernantes al estilo de Mujica o Mandela? ¡Era, brillante como siempre! Gracias a LJC.
Ivette García 18 abril 2021 - 7:56 PM
Excelente Era, ya espero con ansiedad tu inteligentísima sátira política de fin de semana....!!
Nilda Bouzo 19 abril 2021 - 10:14 AM
Muy buen artículo, como siempre!!! Gracias, Era
Big Point 22 abril 2021 - 12:46 PM
Yo pensaba que la mano posee 27 huesos
«El Partido es el camino» - La Joven Cuba 25 abril 2021 - 7:34 AM
[…] La puntilla […]

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario