Por qué no acabamos de escuchar a Raúl

Por: Yusdel Meriño Almaguer

“El Presidente no dijo “es quizás la última oportunidad”, sino “ésta es la última oportunidad”. Cuando lo dijo hizo una apelación a muchos, a millones, pero particularmente a quienes nosotros representamos. Creo que nuestro deber más profundo y más grande es hacer el último esfuerzo para que nuestro tiempo no se pierda.”

Fueron las palabras de Eusebio Leal Historiador de la Ciudad de La Habana, en el encuentro con intelectuales y artistas el pasado 29 de diciembre de 2010 refiriéndose al histórico discurso del General Presidente, como él mismo le llama al compañero Raúl, el pasado 18 de diciembre ante el Parlamento Cubano.

Reiteradamente y en los últimos meses con más frecuencia a la redacción de los principales periódicos nacionales y en particular a las secciones que reflejan las quejas e inquietudes de la población como Acuse de recibo y Cartas a la Dirección, de Juventud Rebelde y Granma, respectivamente, llegan cientos de cartas que reflejan preocupaciones, indignación y horror de cubanos y cubanas víctimas del maltrato institucional, la burocracia, la ineficiencia y otros males atacados fuertemente por Raúl, en reiteradas ocasiones.

Cuando leo y veo tanto derroche de irresponsabilidad y falta de compromiso, y siento que la representación vanguardia de la generación histórica de la Revolución poco a poco y como parte de la ley natural de la vida, tienen que ir dando paso al relevo, no puedo evitar la frustración y el dolor que me causa ver cuantos oídos sordos dirigen importantes escenarios de la vida económica, política y social de nuestro país, y no hablo de los ministros o de aquellos que ocupan altos cargos en el Partido o el gobierno, para los cuales Raúl fue más que claro al afirmar que no habría ni la más mínima tolerancia, me refiero aquellos que ocupan responsabilidades en la base, desde un jefe de una UBPC, un director de acueducto, como el de  Manzanillo, como el caso que hace un tiempo vimos en el noticiero, un funcionario de la dirección de vivienda o un inversionista irresponsable.

Ante todo esto me pregunto entonces: ¿para quién habló Raúl en la Asamblea y luego en el VI Congreso del Partido? ¿Tan brillantes y enérgicos discursos fueron discutidos a camisa quitada con dirigentes y dirigidos,  o solamente fue reproducido formalmente como pasa muchas veces en nuestros colectivos?
La sordera política, es hoy a mi consideración una de las principales patologías que afecta a dirigentes y ciudadanos cubanos en general.

Realmente es triste ver como el compañero Raúl con ocho décadas de toda una vida de servicio intachable a esta nación, siga en la primera línea de combate apostando por la dignidad de los cubanos, y por otro lado haya cientos y cientos de cuadros cuadrados y no cuadros , rebosantes de vida y salud, viendo pasar el tiempo con la desidia como bandera.

No digo más, el tema tiene tela suficiente para  cortar y ponerle vestido a todo aquel que le caiga, pero de nada vale seguir emborronando cuartillas.

A pesar de todo, continuo siendo optimista, creo que un país mejor con el concurso de todos es posible.

Textos relacionados

Aunque naciera en la luna

¿De dónde son los miembros de la Comisión Nacional de Beisbol?

El Colimador y el dinosario

187 comentarios

William 13 marzo 2012 - 7:19 AM
Me parece que una cosa buena que nos ha enseñado Fidel es vivir con Dignidad, ser dignos es lo menos que podemos hacer. Hay que reconocer errores, cualquiera que sea. Estos se pagan caros. Lo otro bueno que nos enseñó es defender nuestra Soberanía, nuestra Bandera y el Amor Patrio. Cierto es que tenemos la Cubanía metida en el tuetano de los huesos. Pensamos que lo podemos arreglar todo y nada se arregla, unos de una forma y otros de otra forma. También aparecen aquellos que sin ser cubanos, se meten en los asuntos que solo le deben incumbir a los cubanos y son capaces de hasta decirnos lo que debemos hacer y como debemos comportarnos, nos dan lección de todos pero no son capaces de arreglar los problemas que tienen en su país. A estos los denominamos Solidarios con Cuba pero se alejan de la Solidaridad con el Pueblo Cubano. A estas personas les gusta el enfrentamiento entre cubanos e incluso son capaces de insultar. Esto verdaderamente no lo soporto. Pienso que el Post está bien redactado para buscar la polémica pero con esto no se arregla nada. A las cosas hay que llamarlas por su nombre y no estar siempre en el Hit Parade y repitiendo consignas ni mensajes. Tampoco es para decir que en el Granma salen publicadas miles de cartas de lectores, pidiendo que se arreglen algunas cosas. La relidad es que salen algunas pero solo los viernes y muy medidas y siempre con una respuesta lógica y muy institucional. No se abren polémicas y las respuestas son tardías, burocráticas y muy institucionales. Debemos escuchar a Raúl, pero con profundidad y no a medias tintas, hay que decirlo todo. Pienso que los integrantes de LJC deben estar preparando sus cartas a la redacción de Granma, acusando a todos aquellos violadores de las leyes cubanas, los corruptos y Burocratas, todos por sus nombres y apellidos, incluyendo dirección exacta e instituciones a las que pertenecen, hay tela para cortar porque podemos decir que todas las instituciones están involucradas. Es bueno que sepan como decirlo para que no les llamen Contrarevolucionarios.
Lic. Alexis Mario Cánovas Fabelo. 13 marzo 2012 - 7:24 PM
Queridos jóvenes: Respondí un trabajo sobre los "Camajanes" que me enviaron, aquí se lo pego: SOBRE LOS CAMAJANES. Querido Pedro González Munne, leí tu trabajo de los Camajanes que bien viven a costa de azuzar roces entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, porque eso es solo lo que logran, las acciones de las personas dignas de uno y otro país cada día más se acercan y se solidarizan, lo que demuestra que esas acciones de intrigas palciegas es todo un negocio, y en grande. Si los 20 millones que se plantea se asignó por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, “para subvertir el orden interno en Cuba”, lo hubieran repartido entre los 11 millones 200 mil cubanos que vivimos dentro de Cuba, hubieramos invertido el millón 785 mil dólares que nos tocaba a cada uno en hacer cooperativas y microempresas, para producir ¡de todo!, para comerciar con los propios Estados Unidos y los demás países del mundo. ¡Que beneficios les hubieran reportado esos negocios a los contribuyentes norteamericanos! Y como hubieran niños cubano-americanos. Un abrazo, Alexis Mario Cánovas Fabelo.
Reinaldo 13 marzo 2012 - 7:41 PM
Si los 20 millones que se plantea se asignó por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, “para subvertir el orden interno en Cuba”, lo hubieran repartido entre los 11 millones 200 mil cubanos que vivimos dentro de Cuba, hubieramos invertido el millón 785 mil dólares que nos tocaba a cada uno en hacer cooperativas y microempresas, para producir ¡de todo!, ---------------------------- Este en Matemáticas tuvo siempre un cero más grande que el sol. 20 millones entre 11,200,000 cubanos no toca ni a dos dólares por persona. $1.79 redondeado, que es algo más de un CUC. Vaya, que siempre hay un espacio más para hacer un papelón.
Raudelis 16 marzo 2012 - 9:24 AM
Y tampoco toma en cuanta que parte de esos 20 millones se gastarian en papeleos, se robarian y se "desviarian" hacia otros fines. Es como en el dia de hoy que en realidad llega muy poco a mano de los disidentes y todo lo demas se queda por el camino
Cubanorevolucionario 15 marzo 2012 - 5:24 PM
Es todo un reto para el país y para su dirección, a todos los niveles, encauzar de nuevo la economía de Cuba, así como cambiar la mentalidad de ciertos cuadros que se han enquistado en sus asientos y culpan al bloqueo de todos los problemas, sin una percepción clara de la realidad, que les impide ver que aunque el bloqueo afecte, la ineficiencia que existe en el manejo de nustros recursos materiales y humanos, unido al desvío de éstos, son la principal causa del desbarajuste económico que sufre el país. Ya es hora de mirar atrás, ver los errores que se han cometido, y tratar de solucionarlos, y eso es lo que quiere la dirección del país, y lo que le pide a esta joven generación a la cual pertenezco. No podemos dejar para mañana la batalla por actualizar el Socialismo, por formar cuadros jóvenes comprometidos con el partido, que le puedan dar continuidad a la revolución que tanto sacrifio costó lograrla y que tanto ha costado mantenerla, es hora de mirar los problemas de los vecinos, y tratar de solucionar los nuestros.
Joel 18 marzo 2012 - 9:43 AM
Es así, no pierdas la fé, mientras más cubanos te lean más te apoyarán, dudar de liderazgo de Fidel y Raúl es no conocer la historia de CUBA, es no ver la realidad, casi siempre quienes nos atacan la forma de hacer es porque carecen de la habilidad de reconocer y prefieren odiar que argumentar. Viva Fidel y Raúl! Viva la Cuba!
1 2

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario