Pon tu pensamiento en mí

 

La Marina es ese barrio sucio, feo y de mala fama, pobrísimo y de población mayoritariamente negra, que encontrarás en cualquier ciudad de la Isla. La diferencia, tal vez, es la mucha rumba, el guaguancó y la santería afrocubana. Lo otro: no es un barrio de la periferia. Está en el mismo centro de Matanzas.

Los turistas se quedan en el centro histórico. Sin embargo, a unas cuadras, con sus cámaras de fotos, muestran sus pocos deseos de establecer un contacto de primer tipo, “pueblo a pueblo”, como le llaman. No entran ni para llevarse una postal más o menos cercana a la realidad que se vive en buena parte de Cuba. No los critico. Son sus vacaciones. La semana libre es para llenarse de belleza y recargar los deseos de seguir viviendo en el primer mundo.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Yo que soy cubano, y matancero, confieso haber sentido también una especie de temor/repulsión parecida a la que pudieran sentir los turistas, si supieran al menos que ese barrio existe. Voy allá, en primer lugar, a comprar comida, porque allí revenden de todo. Te atienden superbién, siempre que pagues sin regatear tanto.

El otro motivo importante por el que voy con frecuencia a La Marina es porque me atrae mucho la gente que vive allí. Siento que para entender los modos diversos en que la humanidad se manifiesta hay que conocer un poco más a esa gente de abajo. Después que juegan dominó, que trabajan, que cocinan o ven televisión… ¿qué piensan? ¿Cuáles son sus ilusiones? ¿Qué los mantiene con vida? ¿En qué consiste la felicidad de sus días?

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Una tarde de esas en que lo filosófico existencial me asalta, porque no estoy en mi semana de vacaciones, veo a unos niños en La Marina entrenando boxeo, justo en medio de la calle. Me acerco, por supuesto, y conozco al profe. Juan Esquerré Oña es su nombre. Tiene 78 años y los últimos 25 se ha dedicado a esta faena, de modo totalmente voluntario. En la sala de su casa construyó unos aditamentos artesanales para que sus pupilos aprendieran a tirar ganchos y golpes rectos. Los guantes son reciclados: algunos de la academia provincial de boxeo; otros, traídos por los padres o hechos a mano. Así con todo.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Le pregunto por qué lo hace y responde lo obvio: porque le gusta ese deporte. Allá en los años ochenta, mientras cumplía misión internacionalista en Angola, fue campeón en una competencia entre los ejércitos amigos. Luego regresó a Cuba y no pudo avanzar en el alto rendimiento. Menciona nombres de boxeadores famosos con los que topó en esa época, busca entre papeles y fotos, me muestra un libro impreso a color. “Ese soy yo”, dice orgulloso. Ahí estaba trabajando en la imprenta de la Universidad de Matanzas.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Los niños se impacientan, quieren tirar golpes. Esquerré cambia el entrenamiento previsto. Les dice que se pongan las cabeceras, improvisa una demostración para la cámara. Mientras hago las fotos me pregunto si él me ve como un turista que pudiera dejarle donaciones para su desmejorada academia. Hacia el año 2000 el gobierno le dio un lugar donde entrenar a sus muchachos, pero duró muy poco. Estaba en peligro de derrumbe y lo demolieron. También llegaron alemanes y franceses de buena voluntad y algo ofrecieron. Ahora queda una guantilla como único recuerdo de esos tiempos.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Más que ser visto como canalizador de donaciones, me preocupa no lograr responder las preguntas aquellas. Ante la adversidad tremenda que es vivir en un barrio así con un salario de jubilado, me cuestiono: ¿por qué Juan Esquerre hace esto? Me dice que varios de sus atletas han sido campeones provinciales y otros llegaron a la Marcelo Salado, la escuela de La Habana. Méritos justos a su dedicación y entrega.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Pasa un auto pitando, un panadero, otro que vende leche en polvo a 1 500 pesos el kilogramo. Juan pregunta a los discípulos cuál es la combinación que se le tira a un oponente zurdo.

— Dos rectas y un gancho — dice uno.

— ¿A otro que tire golpes rectos?

— Cuatro ganchos y un swing.

Entonces pienso que quizás las repuestas que busco las tengan ellos, los niños. ¿Qué es lo que más les gusta de esto? ¿Qué estarían haciendo si no estuvieran aquí? “Mataperreando”, comenta uno. “Viendo televisión”, suelta otro”. “Vengo porque aquí hago muchos amigos”, agrega un tercero.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Los turistas andarán sentados a la sombra de los bonitos bares de Narváez, consumiendo sus tragos. O haciéndose selfies con el antiguo edificio del Palacio de Justicia como fondo. A veces me pregunto qué estarían haciendo si no estuvieran aquí, qué es lo que más les gusta de esto… ¿Cuáles son sus ilusiones? ¿Qué los mantiene con vida? ¿En qué consiste la felicidad de sus días?

El hombre de la leche en polvo vuelve a pasar. Mil quinientos pesos el kilogramo. El yogurt, doscientos cincuenta: un litro y medio. Duró muy poco el edificio que el gobierno le prestó a Esquerré para academia. Terminó demolido. Desde entonces él está en la calle, con sus niños, haciendo lo mismo.

Regreso a mi casa con más preguntas que respuestas, como casi siempre.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Textos relacionados

La Habana: híbrida y enchufable

La hora del abrazo

De gente, un mar, más ChatGPT

6 comentarios

mepiamo 4 marzo 2023 - 7:29 AM
"Pon tu pensamiento en mí / Y sobre el radio un serrucho/ Que si los tarros son muchos / Te los corto desde aquí," Clavelito.
Shyri 4 marzo 2023 - 7:59 AM
"Pon tu pensamiento en mí... y la mano sobre el radio y ya tú verás Olegario, cómo te crece el pipí". Parodiando a "Clavelito", aquél artista y superchero nacido en Horqueta, como él mismo refería, entre Esperanza y Ranchuelo, hace ya muchísimos años, nos trae al recuerdo el modernizado mensaje de fé "revolucionario" de: "¡Confía!" y es que, para los que lo olvidaron, al pobre Olegario la mujer lo sorprendió siéndole infiel y no se le ocurrió otra forma de venganza, que aprovechando las horas de sueño, le cercenó el miembro viril. ¡Confía Olegario!
Manuel Figueredo 4 marzo 2023 - 9:00 AM
Así es estimado Nester, desde el Cabo de San Antonio hasta la punta de Maisi incluyendo los cayos adyacentes hay muchas preguntas, pero, una sola respuesta: continuidad. " Espero que su fuerza de pensamiento ejerza el bien sobre el pueblo Cubano " AMÉN 🙏.
Shyri 4 marzo 2023 - 1:52 PM
Parece que no gustó a los "otros censores" los versos de Clavelito, en que en su momento (cuando dicen que había libre expresión), fueron radiodifundidos por una de las principales radioemisoras cubanas de aquel pasado republicano.
Eva 4 marzo 2023 - 11:49 PM
Que lindo! A pesar de los pesares sin esperanzas para qué? Gracias 🙏
Andrés 7 marzo 2023 - 2:12 AM
Nester, es un lindo recordatorio. Sin embargo, como cubano, me daría verguenza entrar en un barrio de mi propio país y tratar a la gente con ánimo antropológico. Eso hay que dejárselo a los turistas ( a los que se animen a entrar); a menos que tu no seas cubano: si ese es el caso, entonces ignora este comentario. Evidentemente tu procedes de un estrato social distinto al de los habitantes del barrio, pero ese barrio es Cuba a pulso. La distancia (cálida pero distante al fin) con que a veces te refieres a él es dolorosa viniendo de un cubano (en caso de que lo seas). Esto no es un reproche, sólo una observación respetuosa. Tus buenas intenciones se dejan ver claramente.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario