Palabras descontextualizadas

(Foto: Estudios Revolución)

La línea previa

Exactamente sesenta años atrás, en un salón de la Biblioteca Nacional, el líder del gobierno revolucionario, Fidel Castro, concluyó una serie de reuniones con figuras de las artes y las letras. Su intervención final, bajo el nombre Palabras a los intelectuales, es presentada como la base de la política cultural revolucionaria. Sin embargo, fue mucho más que eso.

Apenas dos meses antes, en abril de 1961, había sido declarado el carácter socialista del proceso. La Revolución cubana no fue concebida y dirigida por un Partido —como ocurriera con la soviética—, pero, desde muy temprano, dirigentes del Partido Socialista Popular (PSP) se convirtieron en funcionarios clave en áreas donde se decidía sobre la producción cultural y simbólica.

Y si algo sabían bien los dirigentes comunistas era recabar disciplina y posicionamientos incondicionales ante lo que denominaban la línea del Partido. Palabras a los intelectuales se adelantó en cuatro años a la refundación, sobre nuevas bases y dirección pero también sobre antiguos dogmas, del Partido Comunista de Cuba (PCC) en 1965. Pero con ellas, desde junio del 61, quedó establecida la futura línea ideológica partidista en sus relaciones con el sector, que ha permanecido con pocos cambios hasta hoy.

Un Partido único —que no tiene siquiera facciones—, requiere mantener controlada la opinión de la ciudadanía. Es condición sine qua non para una existencia prolongada y sin disturbios. La intelectualidad es, por lo general, la avanzada díscola de aquella, de ahí que las relaciones de subordinación de los intelectuales a esa disciplina sean esenciales.

Las consecuencias posibles de esa relación no eran desconocidas entre nosotros. En fecha tan temprana como 1930, el joven Juan Marinello publicó su ensayo Sobre la inquietud cubana. La intelectualidad insular se hallaba entonces en el centro de una encrucijada histórica, pues al combatir la tiranía machadista tenía tres caminos ante sí: subordinación al imperialismo, fascismo o socialismo.

Juan Marinello

Su perspectiva sobre la experiencia soviética —que sopesada con interés en los inicios fue criticada en la medida que el estalinismo se entronizó—, sometió a debate el tema de la libertad de creación en el socialismo. Esto generó las siguientes interrogantes de Marinello:

«Y, llegados a ese falansterio de nuevas proporciones y de nuevo tipo, ¿tendremos la libertad esencial, la que nos movió desde su encierro a echar abajo las dominaciones dolorosas? ¿No habremos entrado, queriendo salir de ella, en una cárcel de hierros invencibles porque todos seremos hierros en nosotros mismos?».

Dudas muy razonables estas, que tendrían respuesta en 1934, con la celebración en la URSS del Primer Congreso de Escritores Soviéticos. Dicho cónclave impuso límites estrictos a la creación artística e intelectual, condenó al ostracismo a destacadas figuras de la literatura y el arte, como Mijaíl Bulgakov, Serguei Eisenstein y Yuri Olesha, entre otros; creó una Comisión de Arte y Literatura presidida por Stalin y un premio con su nombre.

Cuatro años más tarde, en 1938, el primer Partido Comunista de Cuba fue legalizado. Con los nombres de Unión Revolucionaria Comunista (1939-1944) y PSP (1944-1953), se mantuvo durante quince años, hasta su prohibición por Batista. En esos tres lustros participó en el sistema parlamentario, con representantes en la Cámara y el Senado, órganos oficiales de prensa y una política cultural muy activa aunque poco estudiada.[1]

Sus transformaciones, derivadas de cambios políticos y alianzas coyunturales —que se explican por el comienzo de la II Guerra Mundial, la entrada de la URSS en ella, la postguerra y la Guerra Fría—, provocaron que tanto su política cultural como la crítica artística, funcionaran cual escenario de negociación.

Su vínculo con los intelectuales se subordinó más a consideraciones políticas, estratégicas y tácticas que a percepciones estéticas; de ahí sus abruptos cambios y el modo que osciló, entre actitudes plurales y dogmáticas, a lo largo de esos años.

Cuba fue el único país capitalista del hemisferio occidental en que un partido comunista llegó a ser parte actuante de su sistema parlamentario, incluso durante el período de Guerra Fría. No obstante, el PSP era uno más dentro de un sistema político en el que coexistían otros, algunos con bases populares más amplias, de ahí que los comunistas aprendieran a ejercer la negociación política. Eso cambiaría después de 1959.

¿Qué se dirimía en junio de 1961?

Si se analizan las Palabras a los intelectuales vinculadas a su contexto —el de una revolución recién nacida, con apoyo mayoritario no solo por las medidas tomadas en beneficio de las mayorías, sino por las promesas futuras; en una nación amenazada y atacada por una potencia vecina mucho más poderosa— se entiende la necesidad de garantizar, por parte del gobierno, el apoyo de un sector como el intelectual, que es, por su naturaleza, rueda de trasmisión entre él y la ciudadanía.

Vistas en perspectiva, el famoso fragmento de la intervención de Fidel, citado hasta el infinito —«dentro de la Revolución, todo; contra la Revolución, nada, porque la Revolución tiene también sus derechos y el primer derecho de la Revolución es el derecho a existir y frente al derecho de Ia Revolución de ser y de existir, nadie»—, camuflaba, lo hace aún, que lo que se dirimía allí en realidad era el derecho del gobierno a tomar decisiones sin ser abiertamente confrontado por parte de la intelectualidad.  

Se olvida, sin embargo, que a continuación de esa frase seguía esta: «Por cuanto la Revolución comprende los intereses del pueblo, por cuanto la Revolución significa los intereses de la Nación entera, nadie puede alegar con razón un derecho contra ella».

Entonces, no era un posicionamiento a elegir entre la política y la creación artística. Tampoco un cheque en blanco el que se entregaba y en el cual se cedían de por vida el pensamiento crítico y la capacidad de interpelación de los intelectuales y de los ciudadanos al poder, como parecen creer algunos.

De acuerdo a la frase completa, la Revolución exigía esa incondicionalidad porque también reconocía obligaciones y compromisos: comprender los intereses del pueblo y los intereses de la Nación.

A tenor con ello, más importante que determinar el significado de los conceptos dentro y fuera, como posturas de los intelectuales respecto a la Revolución, sería pertinente analizar si la Revolución, tras seis décadas de pronunciado este compromiso, lo ha cumplido cabalmente.

Las revoluciones son procesos coyunturales que se caracterizan por su corta duración, que implican la toma del poder y la creación de nuevos mecanismos de gobierno. El breve período de una revolución se distingue por la desarticulación de las estructuras económicas, sociales, políticas y culturales; muchas decisiones son espontáneas, carecen de tiempo para el análisis antes de su aplicación, y por ello pueden ser desorganizadas y experimentales. No puede haber, por tanto, una revolución que dure sesenta y dos años, mucho menos sesenta y dos mil milenios.

¿Qué se dirime en junio de 2021?

El 28 de junio, hace apenas dos días, se organizó un homenaje que recordaba la intervención de Fidel. Fue en el mismo salón de actos de la Biblioteca Nacional, pero seis décadas después y en un contexto diferente.

Ahora no se trata de una revolución recién nacida, con inmenso apoyo popular y con promesas al futuro. Se trata de una revolución que fue ahogada por un modelo de socialismo burocratizado. De un proceso en crisis dirigido por un grupo de poder que ha sido reacio a reformas que él mismo diseñara y anunciara desde hace trece años. De un anunciado Estado socialista de derecho que solo existe en la letra de una Constitución inviable.

El azote de la pandemia y la hostilidad desmedida del gobierno norteamericano, agravan hasta lo dramático antiguos errores y determinaciones jamás corregidos.

La intervención de Miguel Díaz-Canel, presidente y desde hace poco primer secretario del Partido, es ejemplo de tal crisis. Un discurso correcto en su forma pero absolutamente inconveniente en su contenido. Un político debe saber trascender ideas ajenas y épocas pasadas.

En 2017, cuando se valoró la posibilidad de un cambio generacional, antes de que se produjera su nombramiento, escribí:

«El posible reemplazo de la primera figura en la dirección del país, prometido para el próximo año, pudiera utilizarse como ícono de cambios, cuando en realidad una simple sustitución de la dirigencia no echa por tierra una filosofía del inmovilismo.

Hay que detectar lo real detrás de lo aparente, y a mi juicio lo aparente es el cambio político, pero manteniendo todo lo demás que sería lo real; es decir, la carencia de un método científico en la planeación de las transformaciones económicas y la existencia de una filosofía escolástica sobre la historia y su devenir, que apela a la pasividad, el conformismo y la incapacidad de reacción para convertir a Cuba en todo lo que los conceptos anuncian: una nación “soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible”».

Hacía votos por equivocarme en aquel momento, desgraciadamente no ocurrió así. Según el presidente/primer secretario: «Hoy estamos como hace sesenta años, hablando de arte y de cultura, de creadores y artistas, de obras y de públicos, mientras el mundo arde afuera».

Si por el mundo entiende el ámbito que existe fuera de ese salón de reuniones, está bien. Si cree que Cuba no es parte de ese mundo que bulle de insatisfacciones y necesidades, está equivocado.

Su insistencia en la secuencia inalterable del proceso se evidencia en la aseveración de que: «La reunión de la biblioteca nacional tuvo una continuidad en el tiempo que llega hasta nuestros días». Ello hace contradictoria esta otra afirmación: «Luchamos todos los días contra el inmovilismo, la parálisis y los posibles retrocesos».

Dice el máximo dirigente: «Para empujar un país hay que leer muchos números»; sin embargo, también apunta:

«Leo todos los días algún post o análisis pidiéndonos liberar las fuerzas productivas, ¿en serio creen que nos interesa atarlas, contenerlas o frenarlas? ¿Cuál es la fórmula mágica por la que creen que podemos, con un decreto presidencial, hacer que todo funcione y broten bienes y productos del cuerno de la abundancia?».

Quizás si el mandatario no creyera que «La Cultura es lo primero que hay que salvar», y se percatara de que sin resultados económicos no se puede salvar la cultura ni ninguna otra cosa en este país, y atendiera a los excelentes economistas que llevan décadas alertando y proponiendo cambios concretos, tendría una fórmula, no mágica pero sí científica.

A su afirmación de que: «Hemos apostado a la innovación, a la ciencia, al talento y a la disposición del pueblo para enfrentar los múltiples desafíos que entraña avanzar rompiendo monte en cueros, como los cimarrones, como los mambises, como los rebeldes»; se le pueden objetar dos aspectos:

1) Los informes sobre inversiones en Cuba demuestran la escasa proporción de ellas en el ámbito científico, y 2) no todos avanzamos rompiendo monte en cueros, quizás a esto se deba la poca prisa y las muchas pausas en cambiar todo lo que debe ser cambiado.  

Considera el presidente/secretario que se honra con estas palabras:

 «“Dentro de la Revolución” sigue existiendo espacio para todo y para todos, excepto para quienes pretenden destruir el proyecto colectivo. Así como Martí excluyó de la Cuba con todos y para el bien de todos a los anexionistas y en sus Palabras en 1961 Fidel separó a los incorregiblemente revolucionarios, en la Cuba de 2021 no hay cabida para los anexionistas de siempre ni para los mercenarios del momento».

¿Cómo puede manipularse el pensamiento martiano y sentir honra? ¿Cómo puede una persona con su responsabilidad política regodearse con ligereza en clasificaciones que estarían bien para Humberto López pero que en él son imperdonables? ¿Cómo referirse a un proyecto colectivo desde el elitismo que no da cabida a la participación política en él?

Sesenta años después, es posible constatar que aquella negociación de 1961 no fue cumplida. La Revolución, entiéndase el Gobierno, no ha logrado, en el largo plazo, representar los intereses del pueblo, ni los de la Nación. De modo que podemos alegar con razón nuestro derecho a recuperar, ya lo estamos haciendo, la capacidad de interpelación de los intelectuales y de la ciudadanía frente al poder. Eso es lo que se dirime hoy en Cuba.

***

[1] Lo más completo sobre el tema: Yinela Castillo: «La Política Cultural del Partido Comunista de Cuba reflejada en el periódico Noticias de Hoy entre 1938–1948», y Liset Hevia: «La crítica artística en las páginas del periódico Noticias de Hoy entre 1938–1948», Tesis presentadas en opción al título académico de Máster en Estudios Históricos y Antropología Sociocultural, Universidad de Cienfuegos, 2017.

Textos relacionados

Constitución vs Constitución

Cuba: poder, sistema, modelo y Constitución

De la lógica totalitaria a la ética democrática

52 comentarios

Miguel Ángel mesa 30 junio 2021 - 8:01 AM
Esta claro que el Ministerio de cultura de Cuba es un departamento más del Departamento de Orientación Revolucionaria (DOR) que pertenece al PCC. Siempre el Ministerio de cultura ha pretendido dar la idea de que los intelectuales gozan de entera libertad para su creación sin embargo la realidad es totalmente diferente, recordemos aquellas acalorada discusiones de los creadores con Aldana, allá por los años 80 del pasado siglo, más reciente tenemos el caso de Padura, ha sido ampliamente publicado en el mundo entero, en varios idiomas, ha recibido varios homenajes fuera de Cuba, en fin ha sido reconocido como uno de los escritores contemporáneos de Cuba y sin embargo, aquí tiene muy poca divulgación, y ¿por qué? Si el PCC no da la "orientacion" , Padura, hay pero no te toca.
nel 30 junio 2021 - 2:31 PM
Estimada doctora: Admiro y celebro otra vez su sabiduría, integridad intelectual, la tan necesaria memoria, su ejemplo personal de decoro y valor cívic; su acertado punto de vista e irrebatible argumentación por la verdad. Algo me hizo recordar al Mayor cuando le preguntaron, en un momento adverso del Camagüey, con qué pretendía seguir luchando y cómo continuaría la pelea por Cuba contra un enemigo tan poderoso. Y respondió el Mayor, rápido como un disparo: -"Con la vergüenza.-" Salud y bienestar para usted.
Hortensia Montero 1 julio 2021 - 5:57 AM
Exacto y contundente. Te felicito.
Alejandro 4 julio 2021 - 11:07 AM
Sin desperdicio
Miguel Ángel mesa 30 junio 2021 - 8:54 AM
El Ministerio de cultura es una herramienta del Departamento de Orientación Revolucionaria, como mismo es la prensa escrita y el ICRT. ¿por qué a Padura, reconocido a nivel internacional como uno de los escritores contemporáneos más importantes de Cuba no res publicado aquí, en su país, para su pueblo? ¿por qué Pablito Milanés apenas se oye en nuestras emisoras radiales y apenas se habla de el?
Manuel Figueredo 30 junio 2021 - 9:11 AM
Muy bueno el análisis de la Dra Alina. Espero que pese a la múltiple agenda del soberano mandatario y principal dirigente partidista,sepa tener un tiempito para que se empape de la realidad cubana. ? Debería de hacer, el presidente, presencia en este foro,para que nos explique hasta donde piensa llevar al pueblo cubano.. ? Continuidad ?
Gladys Marel Garcia 30 junio 2021 - 10:44 AM
Buen analisis Alina. Escuche el discurso y comente que era correcto en su forma "pero no habia tal continuidad". Cuando Fidel pronuncia Palabras a los Intelectuales, en la primera quincena de abril, el Gobierno Revolucionario mantenia el modelo cubano Semanas despues Fidel declaro a Cuba, Socialista, adoptando progresivamente, con los viejos comunistas del PSP, el modelo socialista sovietico sjeno a nuestra sociedad Este modelo urge ser cambiado por un sistema socialista cubano, que responda a las necesidades de la ciudadania, la Sociedad, y el cambio de la mentalidsd de la burocracia en el poder Los revolucionarios cubanos tenemos que unirnos para luchar contra el restablecimiento en el pais, del modelo anexionista, dependiente del imperialismo estadounidense y ningun imperialismo de nuevo tipo
Orl 30 junio 2021 - 10:45 AM
Triste. Murió un cubanito de dos años de Covid-19
Gladys Marel Garcia 30 junio 2021 - 11:19 AM
RECTIFICO LAS FECHAS Cuando Fidel pronuncia en junio su discurso Palabras a los Intelectuales, ya en la segunda quincena de abril habia declarado a Cuba Socialista, adoptando progresivamente, con los viejos comunistas vubanos del PSP, el modelo sicialista sovietico
maria teresa 30 junio 2021 - 11:20 AM
Tengo (1964) Cuando me veo y toco, yo, Juan sin Nada no más ayer, y hoy Juan con Todo, y hoy con todo, vuelvo los ojos, miro, me veo y toco y me pregunto cómo ha podido ser. Tengo, vamos a ver, tengo el gusto de andar por mi país, dueño de cuanto hay en él, mirando bien de cerca lo que antes no tuve ni podía tener. Zafra puedo decir, monte puedo decir, ciudad puedo decir, ejército decir, ya míos para siempre y tuyos, nuestros, y un ancho resplandor de rayo, estrella, flor. Tengo, vamos a ver, tengo el gusto de ir yo, campesino, obrero, gente simple, tengo el gusto de ir (es un ejemplo) a un banco y hablar con el administrador, no en inglés, no en señor, sino decirle compañero como se dice en español. Tengo, vamos a ver, que siendo un negro nadie me puede detener a la puerta de un dancing o de un bar. O bien en la carpeta de un hotel gritarme que no hay pieza, una mínima pieza y no una pieza colosal, una pequeña pieza donde yo pueda descansar. Tengo, vamos a ver, que no hay guardia rural que me agarre y me encierre en un cuartel, ni me arranque y me arroje de mi tierra al medio del camino real. Tengo que como tengo la tierra tengo el mar, no country, no jailáif, no tenis y no yacht, sino de playa en playa y ola en ola, gigante azul abierto democrático: en fin, el mar. Tengo, vamos a ver, que ya aprendí a leer, a contar, tengo que ya aprendí a escribir y a pensar y a reír. Tengo que ya tengo donde trabajar y ganar lo que me tengo que comer. Tengo, vamos a ver, tengo lo que tenía que tener. Nicolas Guilen
Luis Enrique 1 julio 2021 - 7:04 AM
Si Guillén estuviera vivo seguro rescribía el poema. Porque puede andar por su país mientras no ande La Habana, puede decir zafra, monte y ciudad pero nuinguno en forma orgullosa ni elogiosa (a no ser que se quedara en algún barrio acomodado). Puede ir al banco a conversar con el administrador... si lo consigue, si no está reunido o si vendrá ese día. ¿Qué dancing y de qué bar dice? ¿Discoteca y paladar? ¿Hotel dice? Sería vanguardia nacional o con familia en en extranjero. No hay guardia rural ni desalojos (por suerte), siempre que no se te ocurra protestar políticamente ni plantar una casucha en la periferia o invadir una construcción en desuso o detenida hace 10 o 20 años. Efectivamente, no country, no jailáif, no tenis (ni zapato alguno) y no yacht, solo marabú, baches, casi cero entretenimiento, ni ropa ni tenis (A menos que los compres por la izquierda) y puras lanchitas de motor de no más de 21 pies y 25 caballos de fuerza que son los límites legales. El mar, ese gigante azul, democrático... que es tuyo y mío y de todos, excepto que quieras pescar o asistir a alguna atracción turística que requiera viajar en yate(del mintur) o participar en alguna atracción de submarinismo... ya sabes leer y contar y pensar, pero debes pensar contar y leer lo que diga la prensa y el PCC. Cualqueir resultado variante es un evidente error ideológico, gramatical o de cálculo tuyo. Y sí... tienes dónde trabajar y ganar, pero ¿Te alcanza par comer qué? ¿Y vestir? ¿Y para pasear el país? ¿Y para ir al bar y al dancing? ¿Y para descansar en una simple pieza? Si de veras tengo lo que tenía que tener ¿Quién decidió lo que tenía que tener?
Manuel Figueredo 30 junio 2021 - 11:36 AM
...Y me doy cuenta que el problema de Cuba no es cambiar a Diaz-Canel,ni a uana ni su hermana, sinó toda la idiologia comunista que no deja avanzar y corroe la sociedad.Nos unimos a los rusos y miren lo que pasó,casi pusimos al mundo al borde de una guerra nuclear.A engañar a los recién nacidos o es que todavía no se acuerdan cuando los comunistas ayudaron a Fulgencio Batista a escalar el poder. Pregunte usted quienes mataron a Julio A. Mella,el cual había sido expulsado del partido.Y para el que no se acuerdo o mal lo leyó nuestro Antonio Guitarras,fue antimperialista pero también un anticomunista convencido.Hoy estamos con los chinos y mañana con los vietnamitas,en fin que todavía no aprendemos la lección.
Manuel Figueredo 30 junio 2021 - 12:41 PM
Fe de erratas: Antonio Guiteras Holmes,al cual le tengo un profundo respeto.
Comunista hasta la Muerte 1 julio 2021 - 11:38 PM
MANUEL FIGUEREDO: Y el ciudadano cubano tiene que cambiar su mentalidad de que es un soldado de la revolucion. Muchos cubanos sienten la obligación de apoyar lo que les pidan. Unos por miedo a la represión y otros porque se han acostumbrado.
Camilo 30 junio 2021 - 11:52 AM
Me ha gustado el artículo de Alina, muy interesante. Pienso que, o bien la Revolución es el gobierno directamente, y como tal, sometido a la voluntad popular sin restricciones; o es un concepto abstracto, que al no ser persona jurídica, no puede tener derechos. Y tu comentario, Gladys. No veo como pueda ser viable el socialismo sin democracia, y sin evitar la participación del dinero privado en la política.
Luis Enrique 30 junio 2021 - 12:40 PM
Muy buen análisis, Alina nunca defrauda y siempre enseña. Lástima que algunos influyentes lo verán como un ataque a Miguel y una tergiversación peligrosa de su arma más efectiva(heredada), el discurso y la moral ajenas
Shyri 30 junio 2021 - 12:46 PM
¿De cuál Revolución hablan unos y otros?
Manuel. Am 30 junio 2021 - 1:20 PM
Muy buen artículo y su análisis. El problema es que quiénes dirigen el país, no han cambiado su forma de pensar y actuar. De ahí el inmovilismo. Una cosa se dice y otra bien distinta es lo que se hace. Y no me refiero al Presidente y su equipo. Estos no deciden, y no creo que pueda haber tanta gente equivocada y ajena a la realidad cubana de hoy, y al reclamo de miles y miles de compatriotas que abogan por un cambio real para el bien de la nación. Por cierto, Y dónde está nuestro Parlamento.???
dario45666 30 junio 2021 - 1:13 PM
cuando uno de los intelectuales presentes en el famoso discuros.oyendo los planteamientos y viendo la forma de expresarlo.como siempre lo hizo el Infalible,como "dueno de la escena total " profirio una frase que,resulto ser como un resumen de la tragedia que se avisoraba para su Cuba "tengo miedo"...solamente un artiista,puede condensar tanto en tan poco...es casi como el equivalente al famoso cuadro "el grito" ....con my poco,se expresa mucho.Como si no,traducir lo que se dijo ahi como un total endiosamiento de un Magnifico en el altar del Dogma y que en lo adelante trazara las pautas de lo permitido.Quien designo a Fidel Castro,primero y a Diaz -Canel despues como Supremos ??Por que un coro de papagayos hablan de la soberania cubana ?? Saben de que hablan cuando apelan a la soberania de cuba,contrapuesta a las ideas anexionistas ??Que orgullo pede tener un pueblo que tiene que aceptar que una persona,o un grupo de personas,,le robe la soberania al Pueblo cubano y se las traspase a una persona ?Como un individuo va a marcar las pautas de lo que se diga o no ?? Solamente un ser muy bien centrado pudo,en medio de tanta borrachera popilsta advertir con un grito,la Hecatombe.Pagina infame,como la "proclamacion del caracter socialista " por el Hombre de la Medalla de la Caridad........!!!! Y todavia hay quien juzga la Enmienda Platt...........
irra velázquez 1 julio 2021 - 2:45 PM
Acertado comentario. Genial el símil entre el grito y las palabras de Virgilio Piñera que le costaron el ostracismo de por vida.
Norma Normand Cabrera 30 junio 2021 - 2:26 PM
Me sorprendió oír al presidente-secretario comparar la gloriosa frase de Martí con aquella a la que tanto se ha aludido últimamente, en ocasión de sus sesenta años, que hizo levantar la mano a Virgilio Piñera para decir: "Yo tengo miedo". Y con razón lo tenía, la vida se lo demostró. Enseguida lo comenté con mi esposo y más tarde con mi hija. Coincido, entonces, totalmente contigo. Una vez más admiro en ti tu lucidez y tu valentía. Muchas gracias, Alina. Un abrazo.
Norma Normand Cabrera 30 junio 2021 - 2:30 PM
"Con todos y para el bien de todos" fue la frase con la que cerró Martí su discurso ante la emigración, el 26 de noviembre de 1891. Curiosamente, había comenzado así: "Para Cuba que sufre, la primera palabra".
Livio Delgado 30 junio 2021 - 2:39 PM
Muy buen escrito profesora Alina, desgraciadamente creo la suerte esta echada, con esta celebración están simplemente retomando como valida la misma idea que después fue transformándose en toda una política de concentrar el poder y eliminar posibles interpretaciones equivocadas de la idea única del partido en el poder, todo esto trajo muy poco tiempo después, la ofensiva revolucionaria, la brigadas de ayuda a la producción las famosas UMAP y aquello que se terminó llamando el quinquenio gris sobre los intelectuales, y que finalizo con la institucionalización en gobierno-estado-partido único que dura hasta nuestro días. Pero que podríamos esperar hoy porque lejos de ser una joven revolución naciente que ofrecía futuro y confianza, con un muy carismático y atrevido líder, hoy se muestra mas como el final de un largo fracasado, con muy poco de esperanza y mucho menos de futuro, atada por demás a un impuesto líder muy poco carismático y mucho menos atrevido, que desde el lema de un gobierno colectivo hace meses no dan pie con bola en la gran mayoría de las políticas económicas que han echado a rodar, y con una población cubana extenuada de la sobreviviencia diaria que va dejando de creer ciegamente en los que los dirigen.
Jose Antonio 30 junio 2021 - 3:44 PM
excelente comentario amigo Livio
Arturo 30 junio 2021 - 2:43 PM
Usted ha ascendido hoy 62000 escalones en la escala de mis respetos.
Ramón Izquierdo Delgado 30 junio 2021 - 2:49 PM
Sra Alina En realidad creo que las palabras del Comandante Castro son como titula usted el post "Palabras descontextualizadas". Para atacar la Revolución cubana como "hecho histórico" universal las han descontextualizado. El mejor ejemplo de ello es que la mayoría de la intelectualidad y el sector artístico de Cuba durante 60 años las han aprobado y han seguido la Revolución (insisto como hecho histórico). No creo que todos los apoyantes hayan sido unos COBARDES, unos SIMULADORES, que también los habrá , no lo pongo en duda. Y también hay muchos, aunque minoría, que no las han apoyado y lo han manifestado abiertamente, les honra también ese proceder. Y sobre todo, la gran mayoría de los artistas cubanos, y Cuba tiene arte de "sobra" para "dar y tomar", nacidos después de 1959 han logrado desarrollar la plenitud de sus facultades artísticas e intelectuales gracias (si quiere) NO al Comandante Castro, sino al propio hecho histórico llamado Revolución Cubana. Porque Sra Alina lo primero que muchas veces necesita alguien para poder desplegar todas sus potencialidades (y no solo artísticas e intelectuales) es tener un medio social propicio para ello, y no creo que ni usted, que es una adversaria liberal del gobierno cubano (que es también liberal, aunque con características diferentes, como he dicho otras veces) pueda negar que hoy algunos portavoces artísticos en las redes sociales no serían lo que son si ese hecho histórico que se llama Revolución Cubana no hubiese existido, y no cito nombres, porque usted los conoce mejor que yo. Como siempre un gusto leerla, aunque discrepemos de usted, y mi deseo que tenga un buen día. Cuídese mucho que aprecio que en la zona donde vive se concentra ahora la mayor incidencia del Covid-19 en Cuba, aunque por fortuna ya tienen una de las mejores vacunas del mundo, la Abdala, con 92 %de eficacia en tres dosis, en la también que los desposeídos del planeta cifran muchas esperanzas para poder liberarse del virus. Cuba y ese hecho histórico que se llama Revolución cubana tampoco los dejará abandonados esta vez, NUNCA lo han hecho. Saludos y feliz día para usted.
Luis Enrique 1 julio 2021 - 7:25 AM
Me parece que comete un gran error de apreciación. Eso, o desarrolló un hombre de paja haciendo cherrypicking de ideas y contexto que nada tienen que ver con el artículo de Alina. Por si no ha leido, le indico que el texto del artículo analiza con bastante claridad, diferentes interpretaciones que puede tener "palabras a los intelectuales". Alina muestra cómo, a pesar de la interpretación unívoca que se esfuerza en mostrar el oficialismo, se pueden analizar los discursos con un enfoque más abierto e inclusivo, verdaderamente revolucionario y enfocado en los intereses ciudadanos en vez de los intereses de personas concretas en el poder. Y va más allá y muestra la falta de coherencia histórica de "la continuidad". Usted sin embargo, no hace más que hablar de escribir lo evidente: en todos lados y para todo hay gente mierdera y gente que vale, que las personas son resultado de su entorno, y que Abdala está muy buena. ¿Qué tienen que ver tales cuestiones con lo que refiere Alina en el artículo? ¿Acaso intenta decir que porque muchos cubanos con talento han expresado su arte desde 1959 a la fecha no hay derecho a criticar al gobierno por aquellos otros talentososos que han desterrado e invisibilizado? ¿Acaso está implicado que porque se hagan vacunas, se envíen profesionales al entranjero, se obtengan títulos olímpicos, se liberen países en guerra y se disponga de planes sociales no hay derecho a reclamar al gobierno por el cepo económico y creativo que ha impuesto por más de medio siglo sin otra justificación que la ideología de los gobernantes de turno? Usted debería considerar con más calma sus observaciones. Puede que no le guste lo que lee, pero le recomiendo despegarse un poco de lo emocional y observar más los hechos. Y siempre tenga presente que sus preferencias personales pueden o no ser compartidas, eso no las hace ni mejores ni peores, solo parte del montón en que estamos todos.
Elena Buyo. 1 julio 2021 - 10:51 AM
Ante tanta corrupción, incapacidad,incultura y falta de humanismo del gobierno,que no es más que una junta militar disfrazada de civiles,de un partido único excluyente de toda otra parte,no veo otra vía, que volver a andar el camino que Marti anduvo y será más tarde o más temprano pero será.
Manuel Figueredo 30 junio 2021 - 4:01 PM
Así le dijeron a mi tío Venancio un día: Si no es por la revolución usted no sería doctor y mi tío le contestó: Yo me gradué en el año 57.Sinceramente cuando oigo esas cosas, hasta me parece que nací en Babilonia.
Ivette 30 junio 2021 - 4:37 PM
Magistral Alina. Quiero rescatar para comentar al foro dos cosas a partir de tus ideas. Los espacios que dieron diferentes gobiernos en Cuba al Partido Comunista antes de 1959, contrastan con la política seguida durante todas estas décadas, con ese propio partido aderezado con muchos nuevos miembros. Eso también desmonta la idea expresada hace poco por Karima Oliva y oros oficialistas, respecto a que abrirse al pluralismo es abrir espacio a la derecha, cuando el pluralismo siempre generó en Cuba exactamente lo contrario. Es increíble cómo cuentan y hablan a un pueblo creyendo que es ignorante, todo con la intención de manipular e identificar unidad con subordinación al poder, confundiendo conceptos pluralismo y pluralidad, y también el de Revolución, que ha sido el más manipulado y hoy es el que más provoca el inmovilismo. La Revolución sabemos que es lo que dices, lo que ha quedado y sí es un hilo de continuidad en nuestra historia, es el ideal de la Revolución y con ese también han estado barriendo el piso todos estos años, todo para perpetuarse en el poder. ,
Esteban 30 junio 2021 - 4:39 PM
Cuando los comunistas no están en el poder son muy democráticos. Les encanta estar representados en el parlamento y que sus actividades se puedan realizar sin represión. Adoran y defienden la prensa plana libre y los programas de radio y TV en los que puedan expresar sus ideas libremente. Eso mientras no están en el poder. Pero cuando toman el poder es que empieza la magia: te dicen que "a favor de ellos todo y en su contra nada". Deberíamos entenderlos porque para desbaratar un país sin distracciones es mejor que los opositores cierren el pico, emigren o vayan a la cárcel, pues eso de estarles criticando su gestión va en contra de los más altos ideales "del pueblo".
Esteban 30 junio 2021 - 5:06 PM
En cuanto a Díaz Canel la verdad es que cada día decepciona más. Es tan continuista que en cualquier momento se deja crecer la barba. Carece de originalidad y por lo que se ha visto su gestión ha quedado reducida a repetir viejas consignas y lemas.
Eva 1 julio 2021 - 3:14 AM
Continuidad de la ignorancia y no solo en lo político, da pena escucharlo leer, no puede improvisar una oratoria porque se le puede escapar una limonada, o quien sabe que!i siquiera pronuncia bien nuestro idioma.Estamos cada día peor y la gente sigue detrás de un pollo>Me da lastima y pena mi país
maria teresa 30 junio 2021 - 5:14 PM
Leer los temas de LJC es aprender Historia de Cuba, en este blog los autores expresan su particular interpretación de forma clara de hechos actuales y pasados, la Dra. Alina cada vez que publica convence, expone desde la altura de sus conocimientos académicos y con el corazón. A todos los que publican les doy las gracias por la visión que brindan sobre diversos temas. También agradezco a los comentaristas que amplían mis conocimientos con sus escritos, bueno, en realidad no me refiero a todos los comentaristas. Leo otros blogs, pero no, no me convencen casi nada, encuentro en sus textos falsedad y oportunismo, coincidir con las ideas oficiales sé que es garantía de bienestar físico y espiritual, diferir es casi caer en desgracia y posiblemente buscarse un problema. La Mesa Redonda no me aclara nada ni me instruye ni me convence, mucha cifras y porcientos, los invitados leen, miran a la cámara y hablan en nombre de Fidel, de Raúl y la revolución, mi desencanto y descreimiento no es lo que dicen sino como lo dicen, comparecen en un tema que a mi parecer ni a veces comprenden a cabalidad, si expresaran lo mismo pero con sus propias ideas fueran más creíbles, cuando dicen que lo que hacen es para el bienestar del pueblo me pregunto en que categoría se auto incluyen ¿extranjeros o extraterrestres? Sea el tema que sea despierte o no interés en la población Randy como es habitual asiente feliz y también como es habitual no mejoramos. Tantas personas chupando de la teta de la vaca en el aparato administrativo-gubernamental-partidista que aunque sea un pasito pequeño hacia adelante deberíamos dar. Pero no, aquí estamos, clavaos.
Andrés 30 junio 2021 - 5:32 PM
De acuerdo Alina.
Ale 30 junio 2021 - 6:30 PM
Creo que usted está encajando las palabras ajenas en límites de su propia visión del asunto y en las dimensiones de sus preocupaciones. Es lo mismo que hace la línea dura del Partido. Me encantaría leer algo más en estás páginas que sus ganas de decirle a DC que se equivoca y que carga con los problemas de la Revolución al no mencionarlos de las maneras que usted los concibe. Uno podría pensar que es un ejercicio de pensamiento crítico, pero es un soliloquio inmobilista, tanto como el de seguir dándole vueltas al discurso de antaño. Que pena que tanta sabiduría no sirva para crear y transformar tanto como para acusar. Ojalá nos hagamos más dueños de las ganas de cambiar y menos las de parecer más dueños de la verdad, como acusamos a otros.
Alina Lopez 1 julio 2021 - 12:19 AM
Ale, si quiere usted leer otros artículos, no solo de mi autoría, sino de otros articulistas, con análisis y propuestas, puede tomarle tiempo, llevamos años haciéndolo. El presidente y secretario del Partido no es el responsable de los problemas actuales, muchos generados cuando él era un niño, pero al aceptar las responsabilidades de gobierno le corresponde asumir la responsabilidad de resolver esos problemas históricos, o de justificarlos. No me siento dueña de la verdad. Ejerzo el derecho de crítica que tengo como intelectual y ciudadana que desea un mejor país. Usted también podría hacerlo y no solo limitarse a manifestar su molestia. Saludos.
Observador 2021 30 junio 2021 - 6:47 PM
Muy buen artículo, como es habitual en su autora. Ese discurso y su frase trascendente y lapidaria fijó nitidamente las pautas para ejercer el permanente comisariado político e ideológico en la cultura, como mismo se fue estableciendo en el resto de las esferas del pais, digase economia, finanzas, deportes, educación, salud, etc. El absoluto poder de la dirección de la revolución (in extremis, el de Fidel) en todo. Lo que en la cultura se requería de una más fina y elaborada estrategia dado el diverso e intangible escenario del arte y más aun del universo variopinto e imprevisible de los artistas e intelectuales. Aunque mayoritariamente y por esencia esos intelectuales fueran contestatarios, renovadores y progresistas, cualidades que encajarían muy bien en un proceso revolucionario, de lo que se trataba era de imponer disciplina y obediencia al poder, que ya eran otros veinte pesos y para eso se hizo imprescindible ese histórico discurso. Siempre se ha comentado el desinterés de Fidel por ese gremio, demasiado conflictivo y voluble para su gusto, mostrandose en cambio más atraido por el deporte y la ciencia, por lo que delegó su atención en burócratas y cuadros del PSP, algunos entrenados en atender esos menesteres, otros destacados en sociedades culturales afines a aquel partido y ayudados por el entusiasmo e ingenuidad de muchos artistas. Los conflictos no tardaron en aparecer y el desencanto de buena parte de la intelectualidad progresista internacional a fines de los 60’ fue evidente, unido al quinquenio (decenio, quindenio, etc...) gris o pespunteado en negro, y los posteriores encontronazos con cineastas, escritores, la inagotable salida al exilio de artistas e intelectuales, definen la incongruencia del discurso oficial con la inveterada realidad. Aunque las periodicas y acostumbradas catarsis ejercidas en congresos y plenos de la UNEAC, con la correspondiente intervención de la máxima dirigencia del Partido-Estado para escuchar las lamentaciones y peticiones de sus miembros y hacerles creer que son atendidos y considerados al margen de aprobarles prebendas y privilegios, pretendan mostrar, de cara a la galería que todo funciona bien. Lo que tristemente es que funciona bien para el poder, que mantiene el control que le conviene y necesita, aunque sepa que es a la fuerza y contracorriente y gracias a la colaboración de sumisos y trepadores, si con talento y prestigio mucho mejor. Por demás, ya ni siquiera hacen falta intelectuales de prestigio para controlar el gremio, los cargos los ocupan personeros de segunda y tercera categoría intelectual y hasta comisarios del intelecto de Victor Gaute se ocuparon por años del asunto. Quizas algun refuerzo haga falta, pero la bota en el cuello del arte sigue firme. Y la desverguenza de celebrar con soberbia el 60 aniversario de la hipotetica reunion con la pistola sobre el buro -metaforica quizas, pero real en su esencia - es una muestra de ello, con el entusiasmo y el gozo de la corte. Ojala que la decencia y honestidad de nuestros jovenes artistas y de aquellos prestigiosos intelectuales que tacita o abiertamente los apoyan devuelvan a Cuba el honor y la etica en ese campo.
Pastor Recio 30 junio 2021 - 7:23 PM
Profesora Alina excelente artículo, preciso, claro como se dice en el argot popular me llegó "fuerte y claro". Que ceguera la d nuestros gobernantes, que mediocridad d quienes nos dirigen en los momentos más álgidos del país. Son incapaces de enfrentar la realidad y como ud. dice que cultura van a salvar sin encaminar la economía del país. Seria remcomendable desempolvar La Historia me Absolverá y confrontar lo planteado en ese publicitado alegato con la realidad d hace más d 60 años. Qué diferencia entre lo dicho y lo hecho.
C 30 junio 2021 - 10:14 PM
Fidel fue claro: "cada cubano es un soldado de la revolucion". De su revolución. Un soldado obedece aunque le cueste la vida. Por eso no se permiten protestas y se trata al ciudadano que proteste como traidor. Tenemos un sistema asi porque en el 2019 el 85% de los votantes ratifico a la mornaquia feudalista militar cubana como la unica con derecho a gobernar. No podemos quejarnos porque tenemos el gobierno que elegimos.
Felicia 30 junio 2021 - 11:41 PM
Exactamente como afirma “C” “Tenemos un sistema asi porque en el 2019 el 85% de los votantes ratifico a la mornaquia feudalista militar cubana como la unica con derecho a gobernar. No podemos quejarnos porque tenemos el gobierno que elegimos.” Marcaron con una simple cruz el SI a la Reforma Constitucional liderada por Raúl.
Eva 1 julio 2021 - 4:05 AM
Loable es, y deseable, en la fundación de las Repúblicas el empleo del talento crítico, —más de la crítica bondadosa. Se debe, aun cuando se destruye, tener la mira puesta en la manera de fundar...que la justicia no ha menester de ser violenta. Como está segura de sí, es sabia. …sino una nación sencilla, cuerda y trabajadora. Luchará, más por defender su suelo, no por adquirir el ajeno. Ni ha de defender la extrema libertad propia, para ir a oprimir con extrema opresión, la libertad ajena. … Historiar es juzgar, y es fuerza para historiar estar por encima de los hombres, y no soldadear de un lado de la batalla. El que puede ser reo, no ha de ser juez. El que es falible, no ha de dar fallo. El que milita ardientemente en un bando político, o en un bando filosófico, escribirá su libro de historia con la tinta del bando. Más la verdad, como el sol, ilumina la tierra a través de las nubes. Y con las mismas manos que escribe el error, va escribiendo, la verdad. La pluma, arrebatada por un poder que no conoce, va rompiendo las nubes que alza. Y a despecho de sí mismo y de sus pasiones, la verdad quedará dicha, porque reposa en el fondo de los actos humanos como la felicidad en el fondo de la muerte; y el escritor glorioso, buen hijo de la brava Lombardía, habrá hecho un servicio a los hombres. José Martí, Obras Completas Edición Crítica, tomo 11 GRACIAS A LJC, gracias a los autores, en particular a Alina, Mario, Ivette, Alexis, y por supuesto los comentarios de personas que han vivido o estamos viviendo en el monstruo y le conocemos las entrañas. La buena letra, respetuosa, sincera, con los conocimientos hilvanados al presente nos permiten sentir y reconocer que somos muchos muchísimos los cubanos que estamos cansados de que pretenda obligársenos a creer en una dictadura representada por gente inculta, ineficiente hasta para vender un jabón detrás de una computadora, pero peor inhumana y sin ética, que como afirmo siempre ni es comunista, ni es revolucionaria, ni es socialista. Tampoco son ejemplo de virtudes patrióticas ni de consagración a la honradez y a la verdad. Lo que peor veo es que no hay lideres ni en una parte ni en la otra es un caos anárquico que me hace pensar en lo difícil que será (nunca más que con los que están) retomar la ruta martiana de respeto y libertad en una Patria libre de corruptos y represores.
El hombre nuevo 1 julio 2021 - 4:54 AM
Gracias Dra Alina. Pienso que será difícil retomar el camino del pensamiento Martiano luego de ratificada la vigencia de Palabras a los intelectuales por Díaz Canel, y su ya conocida resultante para el que objete la línea ideológica de Partido Único. Sin embargo felizmente son mayoría los intelectuales que reconocen la necesidad de cambio. En cuanto al discurso de continuidad que tanto cacarea DC, lo poco que quedaba de humanista en el sistema se ha ido desmontando progresivamente, ya no les importa recibir la aprobación de las mayorías como al principio, se saben con el poder y los nacionales en realidad somos una carga, un lastre que mantener para ellos, les somos más útiles afuera para mandarles remesas. El PCC perdió el rumbo hace rato, se impone una nueva vanguardia partidista que lleve a este agotado país por nuevos derroteros. Por ello me gustó mucho el cierre del artículo "Sesenta años después, es posible constatar que aquella negociación de 1961 no fue cumplida. La Revolución, entiéndase el Gobierno, no ha logrado, en el largo plazo, representar los intereses del pueblo, ni los de la Nación. De modo que podemos alegar con razón nuestro derecho a recuperar, ya lo estamos haciendo, la capacidad de interpelación de los intelectuales y de la ciudadanía frente al poder. Eso es lo que se dirime hoy en Cuba"
CUBA: Palabras descontextualizadas - CódigoAbierto360° | CódigoAbierto360° 1 julio 2021 - 1:08 PM
[…] Cuatro años más tarde, en 1938, el primer Partido Comunista de Cuba fue legalizado. Con los nombres de Unión Revolucionaria Comunista (1939-1944) y PSP (1944-1953), se mantuvo durante quince años, hasta su prohibición por Batista. En esos tres lustros participó en el sistema parlamentario, con representantes en la Cámara y el Senado, órganos oficiales de prensa y una política cultural muy activa aunque poco estudiada.[1] […]
Armando Perez 1 julio 2021 - 6:20 PM
Algo interesante en las palabras analizadas en el artículo es como el signiifcado de lo que está "dentro" o "fuera" de la Revolución ha ido cambiando a conveniencia de las necesidades políticas de la dirigencia: Los chinos son malos... los chinos son buenos,.. los rusos son buenos, nos dan petróleo.. Nikita mariquita..te llevaste los cohetes,...pongamos la URSS en la Constitución, los gays son malos, los gays son buenos, ¡Como te escribas con los gusanos... ya tu sabes! ... "¡que se vayan!... que vengan de visita.... bueno manden dólares por favor,... mejor que manden euros... El turismo extranjero es una penetración cultural, no vamos a ser el burdel que fuimos.... por favor, vengan a Cuba todos, tenemos las prostituitas mas educadas del mundo,...los negocios particulares son explotadores, hay que despaparecerlos a todos .. bueno, que los campesinos privados vendan algo, no, que no vendan nada, explotadores,... bueno los paladares están bien.... pero no tanto... hay que nacionalizar toda la inversión extranjera,,, vamos a abrir Mariel para la inversión extranjera, ¡Coño inviertan aqui extranjeros! etc. etc. Y en cada uno de esos bandazos, los intelectuales (y todo el pueblo) tenía que reajustar que decían, como se portaban, como se vestían, con quien y de que hablaban, se acostaban, escribían o filmaban.... Y todo era para defender a ese "socialismo"... que nadie ha podido definir que cosa es realmente, pero que nos llevará a un futuro luminoso aunque a la vez no funciona ni para nosotros mismos...
Sanson 2 julio 2021 - 7:48 AM
Toda esa represion que ocurrio desde el principio que obligo a los intelectuales a bajar la cabeza y al resto a gritar consignas y hacerse "incondicionales" convencidos o no a castro se pago con lo que habia en Cuba cuando este individuo aparecio quedandose con todo Como quien dice "para comer y para llevar" .Fue muy comodo lograr el apoyo cuando ademas de haber lidereado la huida del dictador Batista, se aduenno de todo y pudo disponer de todo, para repartir a su antojo prebendas a los que se le adhirieron. A los que no ..palos Por un lado casas en barrios exclusivos, con todo adentro, inclusive en dependencia del receptor de la prebenda, carros y hasta los juguetes de los pequennos que emigraban. . Quien podia resistirse a la tentacion de verse beneficiado, sin haber sudado la camisa,con lo que otros dejaron?. Sobre todo cuando de lo contrario solo existian los palos. Paso lo mismo en todas las etapas a medida aquellos que iban emigrando eran obligados a dejar lo que tenian Ya no en un barrio de la elite burguesa pero en algun lugar cerca . La otra opcion siempre se mantuvo invariable. Palos Eso sumado con la ayuda foranea ayudo a Castro a mantener adictos y aunque ya cada vez eran menos, la variante de los palos seguia ahi latente. Ahora, no les quedan ni la ayuda foranea ni nada con que repartir prebendas. Solo los palos. En eso radica la continuidad de que hoy tanto se habla.. Quiero decir la de los palos.
Alfredo 2 julio 2021 - 9:22 AM
Me llama la atencion como los intelectuales cubanos de la isla dan vueltas y vueltas y vueltas para no llamar las cosas por su nombre. Cuba no ha sido mas que un sistema totalitario y sangriento contra su propio pueblo lidereado por un loco megalomano que desde la universidad aplastaba a todo el que se pusiera en su camino. Su plan siempre fue adueñarse de Cuba al precio que fuese necesario. Tomo la ideologia comunista porque se adaptaba muy bien a sus intereses. Y eso es lo que siempre ha sido esa ideologia. Como lo ha sido la religion para quienes crean un culto religioso con el unico fin de controlar a un grupo de seguidores y tener sexo con las hijas de sus fieles.
MARLENE AZOR HERNÁNDEZ 4 julio 2021 - 5:02 AM
Me parece muy irresponsable, seguir analizando el verbo y no la estructura institucional y sus procedimientos. La agenda de discusión no la puede seguir poniendo el PCC, sino los ciudadanos. ABAJO "PALABRAS A LOS INTELECTUALES": LA JUNGLA TOTALITARIA. El amasijo de tonterías que dijo el dictador en ese momento, hay que acompañarlo con el dictador vestido de militar y según leí alguna vez en algún testimonio, el dictador se quitó la pistola que llevaba en el cinto y la colocó en la mesa que encabezaba la reunión. Si un tipo dirige un país sin control público alguno, resulta que el amasijo de tonterías que dijo se convierte en carta blanca para interpretarlo por el resto de las autoridades en función de mantener sus puestos, y como éstos tampoco tienen control público, pues se instala el desmadre nacional que vivimos. Lo mismo sucede con todas las leyes del país, sin precisiones, sin señalar qué son los delitos de manera concreta, ni cuales son las atribuciones concretas de las autoridades. Por eso se da el hecho insólito que la policía política encause a los ciudadanos violándoles su derecho constitucional a la libertad de expresión. Por eso cada Fiscal, instructor policial y tribunal en Cuba, hace su interpretación libérrima de la ley y aplica sanciones arbitrarias ilegales, las fabrica y toma del menú de cualquier infracción imprecisa, la que más le gusta y le conviene para castigar los derechos civiles de los ciudadanos. Sí, en Cuba están criminalizados los derechos civiles, horror. Ese es el desmadre hoy: la imprecisión de la ley, la ausencia de derechos ciudadanos todos, y unas autoridades que se rigen por un grupo de analfabetos funcionales y que en provecho propio reprimen y castigan a la ciudadanía como les da su gana, en fin, la jungla totalitaria, o el bayú de Bartolo que es lo que rige hoy en el gobierno cubano designado. Todo eso con la prensa secuestrada por el MININT y el PCC. Hamlet Lavastida hoy, está preso sin abogado defensor(9 días) y la Fiscalía apoya una causa fabricada por la policía política imponiéndole prisión provisional frente a la cual no tiene límite la fiscalía, que además es, en el sistema jurídico cubano, la garante del respeto a la legalidad: la jungla totalitaria.
Rafaela castellanos Rúa. 4 julio 2021 - 8:50 AM
Aplaudo su análisis, cuanta razón, basta de usar como chantaje el concepto, de que los revolucionarios tenemos que acatar todas las decisiones de los altos funcionarios que dirigen este país de lo contrario entonces nos convertimos en enemigos, es hora de que tengan el valor de escuchar al pueblo frente a frente y rendir cuentas de sus gestiones, que cuando se equivoquen pagen por eso, basta que sea el pueblo que siga pagando una y otra ves.
Ernesto Tintore Brioso 5 julio 2021 - 1:00 PM
Estimado Ramón mis respetos por su comentario, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que usted le refiere a esa Sra Alina Lopez, aunque no acostumbro a responder, coincido en que nadie pueda negar que hoy algunos portavoces artísticos en las redes sociales no serían lo que son sin ese hecho histórico que se llama Revolución Cubana. Pero lo que mas me maravilla es como esa Sra en sus argumentos desconoce totalmente el cruel e inhumano bloqueo impuesto a Cuba y nuestra revolución por mas de seis décadas por el País mas poderoso del mundo o es que acaso ella no vive en Cuba?, solamente se aferra a criticar y tergiversar la realidad objetiva. pero como usted dice a pesar de los pesares esta Revolución nunca a dejado desamparado a nadie. Saludos y en mi tiene un hermano revolucionario de Patria o Muerte Venceremos
“Por La Unidad Latinoamericana”: crítica y actualización. La lista de lo que nos separó | El Hombre de Cuba Nuestra 9 julio 2021 - 2:22 PM
[…] Los editores sólo tenían que atenerse a lo que Castro había estipulado para los intelectuales de su país: “Con la revolución todo contra la revolución nada”. Así se expresaba “el comandante” en un discurso pronunciado como conclusión de las reuniones que mantuvo con una representación de la intelectualidad cubana, en la Biblioteca Nacional, durante los días16, 23 y 30 de junio de 1961. Un evento, del que, con motivo de su aniversario, se ha estado escribiendo mucho en estos días en la isla; tanto en la prensa oficialista, como en medios opositores, o en sitios más o menos independientes pero no ,extremadamente disidentes como La Joven Cuba. […]

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario