Por Osmany Sánchez.

 

 

 

Los medios de prensa internacionales se  refieren a Cuba como un país gobernado por un grupo de “octogenarios”, o sea por un grupo de “viejitos” que ocupan los principales cargos dentro del gobierno. ¿Es cierto eso?

La dirección histórica de la Revolución se mantiene activa, conscientes de su compromiso histórico sin embargo no constituyen la mayoría de las personas que dirigen el proceso revolucionario.

Anuncios

Mayor General Antonio Maceo

Por Eduardo

Alguien me ha acusado de pertenecer a las mismas fuerzas que en Mangos de Mejía le dispararon 8 tiros de Remington del 44 al Mayor General Antonio Maceo y Grajales. Un patriota no debe dejar sin respuesta un insulto de esa naturaleza. No voy a entrar a rebatir las afirmaciones sin sentido que acusan al gobierno de mi país de tirano y antidemocrático, porque ese discurso está tan gastado como ilegítimo, que no voy a dedicar una sola neurona a desmentirlo.

Solo mencionar, que aún los más humildes hombres de esta tierra, en su gran mayoría, y a pesar de todas las dificultades apoyan en las urnas con más del 90% de participación popular, un proyecto que basa su capacidad de resistencia, en la amplia participación popular en la decisión de las principales líneas estratégicas de desarrollo del país. El enfrentamiento real de los revolucionarios cubanos, con el sector de la población que no apoya la Revolución, tiene su razón principal en la afiliación de estas personas, en un 95%, para no ser absolutos , a las políticas conque el estado norteamericano trata de someter la voluntad soberana de un pueblo de ser libre e independiente.

Tomado de http://api.ning.com/

Por Josep Calvet

El contendido de este artículo no es nuevo, porque hace algo más de un mes, lo fui dando a conocer a través de varios comentarios en el blog Tomar la Palabra con ocasión de una bronca que tuve con una persona. Dado que fui aportando comentarios, alguna persona llegó a decir que por qué no expresaba mis quejas y mi mala experiencia en otros blogs escribiendo un post. No lo hice porque imagino que hay cientos de temas mucho más interesantes, pero hoy parece que ha llegado el momento de decir algo.

El tema principal del artículo es cómo se debate en los blogs, qué normas escritas o no escritas existen y qué grado de cumplimiento tienen esas reglas del juego.

Por Eduardo

A todo hombre se le enseña en la vida a no hablar de si mismo más de lo que sea necesario. Sin embargo todo hombre tiene el derecho de hacer valer su verdad en descargo de su honor y sus principios. Es evidente que algunos del bando contrarrevolucionario que visita La Joven Cuba me perciben como el enemigo a derrotar. Un comunista de línea dura me llaman, otros me tildan de demagogo, otros insisten en mi supuesto inmovilismo, y casi ninguno entiende porque a pesar de mis supuestas desventajas en el orden material, insisto en defender tanto el sistema social en el que nací y al cual le debo todo lo que soy. Acabo de leer un comentario que me invita a leer historia de Cuba, y no me ha quedado más remedio que esbozar una sonrisa.

Por Osmany Sánchez

En abril de 1959 Fidel visitó los Estados Unidos y se entrevistó con Richard Nixon y este dijo después del encuentro que  “…independientemente de los que pensemos de él, será un gran factor en el desarrollo de Cuba y muy posiblemente en los asuntos de América Latina en general”. Al parecer después cambió de opinión pues se refiere a Fidel como un comunista y un peligro para la estabilidad de los gobiernos del continente.

Las recomendaciones de Nixon llevaron a que solo siete meses después de la entrevista, en un famoso memorando fechada el 11 de diciembre de 1959, el jefe de lo que poco después se tituló División del Hemisferio Occidental de la CIA, J.C. King, exhortase a: “Analizar minuciosamente la posibilidad de eliminar a castro…muchas personas bien informadas consideran que la desaparición de Fidel aceleraría grandemente la caída del gobierno”

Estos planes no cayeron en el olvido pues el próximo presidente, John F, Kennedy (JFK), continuaría con ellos y lo llevaría a la práctica con varios hechos terroristas que se realizarían dentro y fuera de la isla.

Por Eduardo

Hay un tema recurrente en estos días, en que casi no he tenido tiempo de escribir algo en serio para La Joven Cuba, el tema de la leche. Parafraseando a Marx, un fantasma recorre el mundo de La Joven Cuba, ese fantasma es un vaso de leche.

Es costumbre por parte de mis habituales contendientes, referirse a este servidor como un bolchevique furibundo, incapaz de hilvanar un pensamiento crítico hacia la realidad cubana, y nada más alejado de la verdad. Yo en lo personal soy muy crítico de algunas, o corrigiendo, de casi todas nuestras debilidades. Lo que pasa es, como ya he dicho otras veces, que la única condición que puse al unirme al equipo de La Joven Cuba, es que nunca bajaría bandera de la Revolución Cubana en Internet. Mis críticas en este blog serán siempre dirigidas hacia las políticas yanquis, y a quienes desde afuera, o desde adentro, las apoyan, ya que estas son la principal causa de los sufrimientos de mi pueblo.