Por: Harold Cárdenas Lema (Guiteras)

No hace mucho, conversando con un joven de mi universidad, este se cuestionaba por qué se maneja el término Patriotismo indisolublemente ligado al de Revolución. Era una pregunta válida, mi primera reacción fue un cuestionamiento a la superioridad de un proyecto político (Revolución Cubana) sobre la identidad de una nación, cosa seria. Es un hecho que lo más importante para todos nosotros es nuestra identidad, lo que nos hace cubanos y nos motiva a defender lo nuestro. Ahora, ¿es un pedazo de suelo lo que defendemos? ¿Es un concepto de país por lo que luchamos? Después de mucho darle vueltas al asunto alcancé mi verdad al respecto (que no tiene que ser la de otros), mi conquista personal sobre un asunto cardinal en lo que a política se refiere: el orden de prioridades.

Colaboración con La Joven Cuba

Por Carlos Tena

Una de las virtudes más ilustrativas del carácter del ciudadano/a cubano/a, es su enorme capacidad para inventar aquello que resulte de utilidad a sus compatriotas, aunque algunos (a pesar de la propaganda, siguen siendo una minoría) no merezcan disfrutar de cualquiera de esos hallazgos técnicos, mecánicos o culinarios, que les han convertido en los Reyes del Reciclaje a todos los niveles. Más increíble aún resulta que en el sector médico y farmacológico, los investigadores y expertos continúan descubriendo, ensayando y fabricando medicamentos para enfermedades tan mortales como el cáncer, que circulan ya en algunas naciones dotadas de gobiernos sin complejos.

En los medios llamados “democráticos”, jamás se habla de las enormes virtudes de la ciencia cubana, excepto cuando se tratase del caso de un experto que decidiera emigrar al exterior. Para Falsimedia, en aquella sociedad no existirá nada digno de alabanza, hasta que los grandes monopolios y empresarios al estilo del desvergonzado Diaz Ferrán, no gocen de libertad para contratar, explotar y despedir a un trabajador; de libertad para robar, estafar, expoliar las arcas del estado, evadir capitales a las Islas Caimán, Palau, Panamá o Suiza; de libertad para controlar todos los medios de información y a los dos partidos (en realidad, el mismo) que habitualmente se alternan en el poder, a sus jueces, ejército y policía, con total impunidad. Esos son los primordiales derechos humanos del primer mundo.

Francisco López Segrera
Historiador cubano. Profesor Adjunto del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), La Habana. Asesor académico de la Red Universitaria Global para la Innovación (GUNI), Barcelona. fsegrera@telefonica.net

Debilidades de la democracia consensuada
Es previsible que en los próximos años, el sistema político cubano se mueva hacia la descentralización y hacia un mayor pluralismo. Se fortalecerá la participación popular en él, gracias al desarrollo de medidas organizativas y normativas de carácter institucional y jurídico. Se elevará el perfil de la sociedad civil y de sus expresiones orgánicas, ante un Estado más regulador y menos total y abarcador. El nuevo modelo debe implicar el perfeccionamiento del modelo de democracia consensuada, vigente desde los 60 como han argumentado algunos autores (Juan Valdés Paz, Carlos Alzugaray, Fernando Martínez, Aurelio Alonso, Julio César Guanche, Mayra Espina, entre otros).
El nuevo sistema político, en proceso de conformación como resultado de la reforma política que se inició en 1992, y a partir de lo enunciado por Raúl Castro en varios discursos desde el 2007, tendría, entre otros, los siguientes rasgos:
1. El sistema político deberá descontaminarse de los rasgos incorporados de la experiencia soviética y reforzar en cambio su condición de poder popular dirigido por un partido de vanguardia; con un Estado basado en la autonomía de poderes, sin una definición ideológica del mismo de carácter excluyente y donde la descentralización suplante la burocratización de las decisiones y su carácter meramente administrativo.

Francisco López Segrera
Historiador cubano. Profesor Adjunto del Instituto Superior de Relaciones Internacionales (ISRI), La Habana. Asesor académico de la Red Universitaria Global para la Innovación (GUNI), Barcelona. fsegrera@telefonica.net

Los temas centrales y recurrentes de los discursos de Raúl Castro desde que asumió el poder —primero interinamente el 31 de julio de 2006 y luego como presidente el 24 de febrero de 2008— han sido los siguientes:

1. Hacer un llamado al pueblo para la formulación de propuestas con el fin de cambiar lo que haya que cambiar en el socialismo y perfeccionarlo.2. Insistir en la necesidad de mejorar el nivel de vida del pueblo cubano mediante el aumento de la producción y los servicios, destacando que “el país tendrá como prioridad satisfacer las necesidades básicas de la población, tanto materiales como espirituales”.3. Alcanzar el objetivo estratégico de “lograr que el salario recupere su papel y el nivel de vida de cada cual esté en relación directa con los ingresos que recibe legalmente”4. Enfatizar la urgencia de hacer más productiva la agricultura y anunciar la distribución en usufructo de tierras ociosas, con el fin de que “la tierra y los recursos estén en manos de quienes sean capaces de producir con eficiencia” y que por tanto “reciban la retribución material que merecen”.5. Plantear la necesidad de reducir el Estado mediante la fusión de algunos organismos, de la reducción del personal innecesario, de “hacer más eficiente la gestión de nuestro gobierno” y de “trabajar en el constante perfeccionamiento” de la institucionalidad.6. No temer a las discrepancias en el seno de la Revolución.7. No “aspirar a la unanimidad que suele resultar ficticia, en este o en cualquier otro tema”.8. La idea de que si existe un único partido, “este tiene que ser más democrático que ningún otro”.9. La necesidad de que los cuadros dirigentes en lo político y administrativo “informen de manera sistemática sobre lo que les compete con realismo, de forma diáfana, crítica y autocrítica”.

Agradezco la participación de todos en este intercambio  de opiniones, aún de aquellos con los cuales no comparto sus puntos de vista, pero los respeto.

No pretendo responder a cada una de todas las preguntas formuladas (creo que van por 70 y no para) en primer lugar porque no soy especialista  en todas y no deseo especular, aún cuando tengo mis criterios sobre cada una de ellas. Existen en el país organismos especializados donde pudieran evacuarse muchas de las dudas.

Deseo puntualizar que todos los criterios aquí expresados los hago a título personal y las  respuestas, en aras del tiempo y del espacio no tengan toda la profundidad requerida y los matices necesarios para comprenderlas en su integralidad. Otras podemos verla en el propio debate.

Pasemos a las preguntas.

Comandante Camilo Cienfuegos

Por José Julián (fotos Juan Seguí)

Hay una tradición en Cuba. Cada 28 de octubre desde las aguas se ve resurgir al Titán de la Eterna Sonrisa. Y no es que sólo ese día se recuerde la impronta y el paradigma que es hoy el comandante Camilo Cienfuegos porque “en el pueblo hay muchos Camilo”, pero este día regresan las tristezas y las añoranzas. Camilo es el modelo de joven revolucionario, jodedor, alegre, fidelista pero sobre todo cubano.

Al igual que toda Cuba hoy, los universitarios matanceros rendimos homenaje al héroe que regresa del mar cada octubre. Recordamos su antimperialismo y su decoro, sus chistes y su arraigo, su espíritu y su ejemplo.

¡Viva por siempre Camilo en el alma de todos los cubanos!

Estas fueron las palabras centrales del acto realizado en la Universidad de Matanzas Camilo Cienfuegos, pronunciadas por Harold García, uno de los recién graduados de la UMCC: