Lázaro Fariñas

digital@juventudrebelde.cu
28 de Junio del 2010 21:34:37 CDT

Tomado de Juventud Rebelde.

Hay quien lo piensa y además lo quiere. Hay quien lo quiere y además trabaja para que suceda. Hay quien lo niega, pero en realidad lo quiere. Hay quien no lo piensa, no lo quiere y además hace todo lo posible para que no suceda. Es una adivinanza, que también es una verdad que siempre ha existido entre los cubanos de Miami. Estoy hablando de la eventualidad de una invasión del Gobierno de los Estados Unidos a Cuba. ¿Cómo se le puede llamar a alguien que nació en un país y viviendo en otro, pide abiertamente que su país de origen sea invadido por el de su adopción? ¿Y, cómo, al que viviendo en su país, lo desea? ¿Traidor? ¿Apátrida? ¿Miserable?

Anuncios

www.radiobaragua.cuPor: Gillermo

Apuesto por comentar en este blog sobre las vivencias de los estudiantes universitarios cubanos, sus realidades, los retos que poco a poco va imponiendo la vida. Hoy es un día feliz. Culminan a través de un Examen estatal los cinco años de la carrera. En la quietud de la noche aprovecho para escribir y reflexionar un poco sobre lo acaecido. Hoy más que nunca es un día para pensar.

En la alegría del momento se diluyen las historias de jóvenes que sin más esfuerzos que el de levantarse de la cama todos los días, o alguna que otra trifulca amorosa fueron sorteando los estudios universitarios. De ellos tendría muchas cosas que contar, porque cada vida, bien escrita da para un buen libro, pero prefiero colocar mi atención sobre un personaje singular que un día llegó al aula para arrebatarnos el sosiego y brindarnos a  todos su sincera amistad.

¿Su nombre? No importa, muchos de quienes han compartido más de una conversación con él no lo conocen. Preferimos llamarlo El Guajiro, lo que nos recuerda cada vez que la dirigimos la palabra su origen campesino.

¿Es la corrupción ajena al Socialismo?
¿Es la corrupción ajena al Socialismo o a Cuba?

Tomado de: Revista Temas, 05-05-2010.
Fernando Barral
Psiquiatra. Jubilado.
cusido@infomed.sld.cu

La prensa y la literatura accesible sobre corrupción en nuestro país se refiere, casi exclusivamente, a la que existe en el capitalismo y a la que surgió en los países ex socialistas al desmoronarse el sistema. Es cierto que en el capitalismo es donde florece el fenómeno, hasta el punto de que su interrelación con el sistema económico-financiero y político es tan estrecha, que se hace difícil delimitar donde empieza uno y donde empieza el otro. Es en el capitalismo donde se ha desarrollado más la corrupción. Sobre todo esto hay abundante información, pero sobre la situación en Cuba se guarda absoluto silencio.
Como excepción, cabe citar las Causas 1 y 2 de 1989, (Caso Ochoa-de la Guardia) por corrupción y narcotráfico, cuyo juicio fue trasmitido íntegramente por la televisión, y acerca del cual Fidel pronunció un exhaustivo discurso en el Consejo de Estado, que fue reproducido por la prensa, y anteriormente, los casos de Diocles Torralba y Luis Orlando Domínguez, también divulgados públicamente.

Pero la divulgación de los casos de corrupción se aboca a una disyuntiva difícil. Por un lado, da armas y argumentos al enemigo, fuera y dentro del país. Por el otro, no divulgarlos afecta la relación del pueblo con los dirigentes; crea sensación de impunidad en otros individuos corruptos; y debilita tanto o más el prestigio y la credibilidad de las autoridades, que informarlos, junto con las sanciones adoptadas.

emba.cubaminrex.cu

Por Tatu

Desde hace cincuenta años los enemigos de la Revolución utilizan las mismas razones para justificar su animosidad con el sistema socialista que existe en la isla.

La Revolución se ha encargado de ir eliminando paulatinamente estas razones, ya los cubanos (que puedan) pueden alojarse en hoteles, comprar computadoras o tener celular, por lo tanto la carta que juegan ahora es la de la libre circulación de los cubanos, o sea su derecho a viajar. Yo opino que en la medida en que los cubanos puedan viajar y conocer la realidad del capitalismo, aprenderán a valorar más las bondades de nuestro sistema.

Esto sería lo ideal sin embargo el tema no es tan sencillo, como en todos los casos, antes de tomar una decisión se debe analizar cómo el enemigo se puede aprovechar de ello. ¿Paranoia?. No, no se trata de eso, veamos algunos ejemplos de los escenarios que se pueden presentar si mañana se toma la decisión de que los cubanos viajen libremente.

cubasi.cu

Por Eduardo

Estimados lectores de La Joven Cuba. En el día de hoy, viernes 25 de junio de 2010, mi Universidad se cubrió de Gloria. Recibimos la visita de dos héroes de la epopeya revolucionaria que permitió a Cuba romper con la ignominia del pasado capitalista. Sus nombres no son de los más conocidos; Manuel Echevarría Ramírez, expedicionario del Yate Granma, el primero, y Ramón Montes Cuba, asaltante al Cuartel Moncada, el segundo.

Hombres como ellos constituyen un tesoro vivo de la Patria. Verlos compartir con nuestros jóvenes, con una vitalidad que desmiente sus respectivos 82 y 85 años, fue un regalo para el espíritu. La historia leída nunca tiene el encanto que representa escuchar el hecho histórico de boca de sus protagonistas. Los cubanos nunca cometeremos el error de destruir la historia de la Patria, porque equivaldría al suicidio de Cuba como nación libre y soberana.

cubasi.cu

Por Baro

Denota como algo absolutamente normal que las televisoras europeas y estadounidenses, hipercríticas del gobierno cubano, cuestionen una vez más el tema de los derechos humanos en nuestra isla. Es harto conocido, además, que la prensa occidental anticomunista se caracteriza por su elevado sentido de la “democracia” y el respeto por los “derechos humanos”, cosa  de la que se congratulan; sin embargo, yo resaltaría (después de haber tenido la oportunidad de escucharles) además la “imparcialidad” con que manejan estos temas en cada uno de los espacios.

cubasi.cu

Por El necio

La vigencia y claridad del pensamiento del Che es abrumadora. Discursos y ensayos pronunciados y escritos hace casi medio siglo, parecen hechos con la intención expresa de guiarnos, a nosotros los jóvenes, hacia una sociedad futura más justa, más humana. De aconsejarnos e indicarnos el camino que nos llevará a tomar las riendas de nuestro futuro en nuestras manos, lo cual es nuestro deber y nuestro derecho.

El 14 de junio pasado se cumplieron 82 años del nacimiento de este gran hombre, escucharlo, atender a su mensaje es el homenaje más grande que la juventud cubana le puede hacer y es, por demás, un acto de extrema lucidez.

El Che dijo,… la arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud, en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera.