Por Yasel Toledo Garnache. Estudiante de la Universidad de Holguín. Oscar Lucero Moya.

Sentí orgullo con mezcla de asombro cuando en el sitio digital del New York Times, periódico más importante de Estados Unidos, leí un trabajo del periodista Randal C. Archibold, publicado este 8 de noviembre, que resalta los esfuerzos y logros de los clínicos cubanos en Haití.

Publicaciones norteñas habían tenido el cinismo de asegurar que nuestra nación era una de las pocas del Caribe que no brindaba ayuda a las víctimas del terremoto. Sin embargo, el altruismo y la heroicidad no pueden ser ocultados y vencen la censura mediática.

Archibold reconoce la profesionalidad de nuestros especialistas cuando confiesa: “No hay duda de que la misión cubana ha sido vital. Fue uno de los contingentes más grandes de ayuda internacional en responder después del terremoto en enero de 2010”. También declara que  “mientras

Anuncios

Por: Ariel Dacar (profesor del Centro Memorial Martin Luter King Jr.)

La lección capital del fracasado intento socialista del siglo XX estuvo en no comprender que de lo que se trata no es de sustituir al capitalismo sino de superarlo. La adulteración del objetivo socialista estuvo en reducir la socialización del poder y la propiedad con la  estatalización, limitándose así la complejidad y profundidad de lo que Marx había entendido como superación del modo de producción capitalista (producción material y apropiación subjetiva)

   En materia política el modelo soviético no superó al capitalismo. No se dio paso a un mecanismo más eficiente de participación ciudadana en la toma de decisiones políticas en los distintos espacios de realización, ni tan siquiera en el debate respecto a la conformación de estas. La clase trabajadora se constituyó en objeto y no en sujeto de la actividad económica y política de la sociedad.

El modelo autoritario aplicado en el socialismo histórico y su expansión mimética a otras experiencias, obnubiló el intento de un verdadero poder de los trabajadores y del pueblo, no ya como fuerza motriz en la toma del poder sino como sujeto activo en su reproducción. La monopolización del poder por el partido-Estado negó los avances que, mediante sus luchas, los oprimidos habían logrado dentro del capitalismo en diferentes niveles y períodos, incluida de modo imprescindible la propia experiencia de los soviets que pasaron de órgano espontáneo de lucha de las masas a adquirir funciones de Estado.

La lenta muerte dela Revolución de Octubre comenzó cuando los soviets (órgano de poder del pueblo) pasaron a ser un espacio decorativo dentro del sistema político soviético. Con el advenimiento del stalinismo la oportunidad de lograr la participación política de las masas, incluyendo los mecanismos de movilización, real y autónoma, fue cercenada. En ese proceso, las organizaciones políticas de los trabajadores y ciudadanos sufrieron una considerable atrofia que generó un tipo específico de cultura política (pasiva, reproductiva) entre los ciudadanos en general y entre los trabajadores en particular.

Como elemento distintivo del modelo político del socialismo real el sistema requirió de una extrema supremacía del Partido Comunista, mediante la supresión de todas las fuerzas sociales que no estaban controladas y subordinadas a él, o al menos de sus posibilidades de acción autónoma, creativa, crítica y propositiva dentro de los diferentes sectores y espacios sociales. El partido fundió en su actividad práctica al aparato administrativo y sus instituciones, se hizo del gobierno y cumplió las funciones de éste (razón por la cual se le conoce como el partido-Estado). A esto se añade que la dinámica interna del partido se estructuró en estamentos jerárquicos verticalistas. Funcionaba como una pirámide de poder que generaba desde la cima las decisiones que se abrían al resto de la estructura partidista y social.

En la sociedad política y civil no hubo una instancia de carácter masivo que estuviera fuera del alcance del partido-Estado; todas eran reproductoras de los dictámenes políticos y seguían al pie de la letra las directrices de éste sin que hubiera el más mínimo asomo de presión o contraposición al régimen. Indiscutiblemente, fueron efectivos dispositivos de control político en lugar de funcionar como fuerzas autónomas de la sociedad civil. Se violentó de manera errática y costosa la función social del partido y el Estado dentro de la sociedad en edificación.

Por: Roberto G. Peralo

El 10 de enero del 2011 publiqué el artículo “Relaciones de propiedad en la nueva sociedad cubana. Yo y Ellos o Nosotros y Yo”, donde de una forma muy teórica argumentaba sobre este tema, abordando algunos conceptos.

 Tiempo después publiqué el artículo “¿Cómo deben de ser las relaciones de propiedad en el socialismo cubano?”, donde propuse desde mi punto de vista cómo se debieran interrelacionar las relaciones de propiedad en la economía cubana. Pero ¿a qué se debe mi marcado interés en tocar estos asuntos? Y la respuesta  está abordada en este artículo, dado que existe una estrecha relación entre Propiedad y Participación. Siendo la Participación Popular uno de los problemas más importante que está afectando nuestro sistema político.

Esta problemática está afectando también el sistema “democrático burgués”, pero en los momentos actuales de descrédito por el cual está atravesando el sistema, sus representantes y defensores son incapaces y no se atreverían a someterlo a una crítica, porque sería impredecible sus consecuencias. Mis energías y neuronas las voy a utilizar en cuestionarme y analizar esa problemática en el caso que me interesa y de la cual formo parte.

Una concepción integral de la participación debe contener, al menos, tres de los sentidos principales que connota el término participación: formar parte, tener parte y tomar parte. La toma de decisiones colectiva encarna la concreción de la participación real, y constituye la vía para el ejercicio del protagonismo ciudadano. A ella se alude una y otra vez en los proyectos sociales, me viene a la mente la consigna que he escuchado tantas veces desde que nací “El Poder del Pueblo”,  pero también se deja frecuentemente de lado en la práctica de la mayoría de dichos proyectos. La participación en sus modalidades de formar, tener y tomar parte en los asuntos de la cotidianidad, constituye una dimensión fundamental en la construcción del proyecto social cubano.

 

Por: Osmany Sánchez

El presente y el futuro de la Revolución cubana están en sus jóvenes, de ahí que la esperanza es que nosotros nos decepcionemos y optemos por la emigración o por la apatía que irremediablemente destruiría nuestro sistema social lo que constituye el sueño de algunos desde hace más de 50 años.

Yo pudiera hablar aquí de las muchas razones que tengo para continuar confiando y defendiendo la construcción del socialismo en Cuba pero me voy a limitar a una de ellas.

A algunos les llamará la atención pero sí, yo “cargo mis pilas” cada vez que leo lo que escriben los supuestos patriotas que bajo el manto de “disidentes” o “independientes” pretenden “liberar” a Cuba.

Hace poco uno de estos personajes

Ya lo decía el Guerrillero Heroico, algunos lo escucharon, otros no…

Por: Roberto Pérez

 (Anotaciones sobre algunos aspectos de la institucionalidad del país y de diversos temas de la economía cubana)

“…Marx descubrió la ley del desarrollo humano:
el hecho tan sencillo pero oculto hasta él bajo la maleza ideológica,
de que el hombre necesita, en primer lugar, comer, vestirse, tener un techo
antes de poder hacer política, ciencia, arte, religión..”
Federico Engels, 17 de marzo de 1883 ante la tumba de Carlos Marx

Socialismo es transformación dialéctica de la sociedad

El nivel educacional adquirido durante el proceso revolucionario y el espíritu emprendedor del cubano es capaz de generar una fuerte actividad creadora a pesar de las numerosas dificultades objetivas (bloqueo en primer plano) y subjetivas existentes en estos momentos. La cultura política adquirida en estos 52 años, la capacidad de discutir, discrepar, criticar, son fortalezas adquiridas por nuestra población que deben aprovecharse al máximo para alentar a una mayor participación de los colectivos y los ciudadanos individualmente en el desarrollo de la economía cubana y en la toma de decisiones a los diferentes niveles.

Teniendo esto en cuenta, son preocupantes las actuales dificultades para vincular los proyectos sociales con muchos de los proyectos personales de los integrantes de nuestra sociedad. Estas dificultades han generado una brecha en la misma medida en que la vida personal y familiar se contrapone (por las dificultades del día a día) con la generalización social de las virtudes y beneficios que hemos alcanzado con nuestro gran proyecto social-estratégico.

Este gran proyecto cuenta con un sólido consenso ciudadano en un amplio conjunto de temas de la política internacional y del bienestar de la sociedad cubana como posiblemente no lo haya alcanzado ningún otro pueblo en el mundo en lo referente al amor a la patria y el arraigo a la nacionalidad, la salud, la educación, la cultura …, pero estos elementos no cubren una buena parte de las necesidades materiales primarias y de los deseos de desarrollo individual de las personas, lo que hoy frustra en cierta medida la armonía que debe existir entre lo social y lo individual.

Tomado de: http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2011/11/tin-cremata-narra-en-un-correo-algunas.html

Publicar un mensaje personal es a veces una imperdonable indiscreción. A veces, es imperdonable dejar que el mensaje –cálido, espontáneo, puro si se quiere–, se pierda en el insondable vacío ciberespacial. Tuve mis dudas, cuando llegó a mi computadora, por azar o por destino, este recuento que hace Tin Cremata sobre sus vivencias de la reciente gira que La Colmenita realizara por los Estados Unidos. Comprendí entonces que si llegó a mí, habría llegado a miles de cibernautas, y que las vivencias de este creador inmenso pertenecían a todos los que día a día peléabamos por sostener esta Revolución hecha de sueños y realidades. Este es el creador que admiro. Disfruten el recuento. (E.U.G)
(Mensaje que remitiera el pasado viernes 4 de noviembre Carlos Alberto Cremata, Director de la Colmenita a la compañera Marta Palacios, integrante de la compañía quien brinda sus servicios como colaboradora de Mision Cultura Corazón Adentro en Venezuela)
Carlos Alberto Tin Cremata
Martucha
Te juro que trataré de responderte mañana lo que me pides, pero antes tengo que ponerlos al día… Házle esto extensivo al Yoqui, Dana, Indi, Lida, Chuli, Alejandro, Lily y todos los colmeneros por allá…

De la visita a E.U. les cuento que fue lo más grande que a mi me ha pasado en la vida, y estoy seguro que a La Colmenita también…Visitar Washington y conocer los Memoriales de Lincoln y Washington, el lugar donde Luther King dijo: “I have a dream”, los Museos extraordinarios que aparecen en la saga de “Una noche en el Museo” (de Ciencias Naturales y del Aire y del Espacio), la Casa Blanca, el Estado Mayor de la CIA en Virginia, el Pentágono…. en fin, pero sobre todo poder entrar al Capitolio y al Congreso de los E.U., reunirnos dentro con dos congresistas amigas como Bárbara Lee y Laura Richardson, estar casi media hora a dos metros de la Loba Feroz en la sala de Lobby del Congreso y observar su chusmería y forma escandalosa de hablar, y luego ver la mueca en el rostro cuando transformó su cara risueña en otra patética al ver nuestros pullovers de La Colmenita… Actuar con un teatro repleto en la famosa Escuela de Artes “Duke Ellington”, en una Escuela de Maryland y en la mismísima American University (donde días antes se había presentado Carlos Varela), y en todas partes haber

Buick Especial V8 modelo 1958 similar al de mi abuelo

Por Eduardo

Queridos niños míos:
Como ustedes conocen, el invento del automóvil ha constituido uno de los hitos tecnológicos más importantes en la historia de la humanidad. Como les relaté en otra carta, aunque entre los finales del siglo XVIII y mediados del XIX, se desarrollaron algunos ingenios movidos a vapor como la locomóvil, empleada fundamentalmente en las labores agrícolas, estos eran tan pesados, lentos, ruidosos y contaminantes, que muchos inventores se dieron a la tarea de desarrollar otra generación de vehículos que prescindieran de tan indeseables características.
Es así que en 1886, en la ciudad alemana de Mannheim, dos amigos, Karl Friedrich Benz y Gottlieb Daimler, construyeron un triciclo accionado con un motor de gasolina, el cual es considerado el primer automóvil de la historia de la humanidad. Se cuenta que diez años después, a finales del año 1998 desembarcó en la Habana el primer automóvil que comenzó a competir con los clásicos quitrines, volantas, y guaguas tiradas a caballo que circulaban en aquellos lejanos años por las calles de nuestra capital.
En un blog en el que se habla tanto de derechos y libertades...la liberación de los Cinco sería una muestra básica de justicia por parte de los Estados Unidos.

Osvaldo Manuel Álvarez Torres (Master en Filosofía del Derecho, Profesor Principal de Derecho Procesal  y de Historia General del Estado y el Derecho)

“Quiero escribir, pero me sale espuma”. Roque Dalton

El controvertido y amañado proceso judicial que se siguió en contra de cinco cubanos injusta y cruelmente sancionados y confinados en diseminadas cárceles norteamericanas, por obra y gracia de una mafia terrorista que destila veneno contra todo lo que defienda el proyecto social cubano, ha sido dado en llamar, por los manipuladores de la información, como el JUICIO DE LOS ESPÍAS.

 Parece que los plumíferos de la desinformación mediática han olvidado que en una obra tan sencilla y al alcance de todos, tal cual es el Diccionario Cervantes, Manual de la Lengua Española, se define con el concepto de espía, “El que se encarga de acechar y vigilar a otro, de descubrir los secretos de un Estado”.