Por: Harold Cárdenas Lema Hace unos días tuve el placer de ver a Carlos Alberto Cremata (Tin) a […]

Anuncios
"La responsabilidad de los padres no es la de allanar el camino de los hijos, sino de proporcionarles un mapa" Jackson Brown

Por: Osmany Sánchez

Desde que la doctora nos dijo aquella tarde de noviembre “es un varoncito” supe que mi hijo se llamaría Ernesto. No sabía en ese entonces que ese nombre es de origen germánico y que significa “águila, firme, tenaz”. La causa no era tampoco mantener una tradición pues nadie en mi familia lleva ese nombre. La motivación era única y exclusivamente mi admiración por el Che. El seudónimo con el que comento en el blog es Tatu que significa “Tres” en Swahili y era el nombre de guerra del Che en la guerrilla del Congo.

El gran reto de mi vida será hacer de Ernestico un hombre de bien, plenamente identificado con la Revolución y que se convierta en el hombre nuevo que pedía el Che y al que nunca hemos renunciado. Un hombre en el que el sentimiento de solidaridad y compromiso con la sociedad se imponga al interés y al egoísmo personal”

Mi hijo crecerá escuchando pasajes de la historia de Cuba y de sus héroes y mártires. Para ese entonces ya hará mucho tiempo que nuestros Cinco hermanos habrán regresado a casa y él tendrá la satisfacción de que su papá formó parte de esa inmensa ola de solidaridad que contribuyó al cese de la injusticia.

Criar un niño en Cuba en estos momentos no es tarea sencilla

Por Eduardo

Soy un cinéfilo desde que siendo un niño me quedaba despierto hasta altas horas de la noche, esperando con entusiasmo las muestras de la cinematografía mundial que pasaban por nuestra televisión. Por aquellos años, que ahora recuerdo con nostalgia, además de los ahora motivo de culto, “muñequitos rusos”, me deleitaba con viejas películas norteamericanas de todo tipo, interpretadas por estrellas de los años 30 a los 50, que no tenían, como ahora, la necesidad imperiosa de ser bellas, o bellos, para triunfar en Hollywood. Mis favoritos eran Bette Davis, Joan Crawford, Humphrey Bogart, Edward G. Robinson, James Cagney, y sobre todo Errol Flynt.

A las 6. 00 PM, tocaba su turno a un espacio de cine mexicano o argentino, con películas rancheras o de las estrellas del tango. Soy un afortunado que a los 9 años conocía, por haber visto todas las películas que filmó en vida el gran Carlos Gardel, las letras de todos sus tangos más famosos. Ah, y sin vergüenza digo que extraño enormemente las películas soviéticas, sobre todo aquellas relacionadas con la historia de sus luchas en defensa de la Patria y su Revolución.

Hace un año repusieron en una copia restaurada en Rusia, la epopéyica “Liberación”. Mi niño me acompañó en mi nostálgico reencuentro con uno de mis filmes favoritos. En el capítulo primero, cuando observó la recreación de la gran batalla de tanques del arco de Kursk me comentó – Papi, ¿Y ya los rusos generaban gráficos con computadoras? Mi respuesta cubana fue – No mijo, eso que tu ves en pantalla no son gráficos computarizados, son tanques de verdad, porque esos rusos eran unos locos de las películas de guerra, y recreaban la historia de tal manera, que en aquella época nadie les superaba haciendo filmes bélicos.

Pero una de mis nostalgias mayores es que crecí viendo filmes cubanos que realzaban nuestros valores nacionales, sobre todos aquellos que relataban los avatares de nuestros luchadores por la independencia en todas las épocas. Sufrí con el General José en su “Odisea”

La Colmenita es actualmente una escuela teatral para los niños cubanos, su significación ya trasciende fronteras.

Por: Harold Cárdenas Lema y Roberto G. Peralo

Protegedme de la sabiduría que no llora,
de la filosofía que no ríe
y de la grandeza que no se inclina ante los niños.

(Khalil Gibran)

En horas de la tarde-noche del 12 de junio del 2011, los delegados participantes al III Encuentro Juvenil Internacional de Solidaridad con Los Cinco asistieron a la presentación de la obra Abracadabra del destacado grupo teatral infantil La Colmenita. En esta obra se aborda el tema de la liberación de los Cinco mediante una representación que hacen los pequeños interpretando a distintos personajes como Tom Sawyer, El Principito, Peter Pan, Mafalda y Pipas Medias Largas, entre otros. Todos ellos se unen para lograr la liberación de los Cinco cubanos.

Las actuaciones de los pequeños fueron algo casi sobrenatural, muestran un talento inmenso y en su trabajo se ve el resultado del esfuerzo de los profesores de La Colmenita, comenzando por Carlos Alberto Cremata, su director. Los pequeños mostraban mucha naturalidad y algo muy importante, se notaba que estaban disfrutando sus actuaciones. Quizás Cremata podría prestarle un par de sus pequeños niños-actores a más de una novela nacional o aventura que fallan precisamente en las actuaciones infantiles.

El mensaje que Antonio Guerrero enviara a los participantes del III Encuentro Juvenil, fue leído por su hijo Antonio Guerrero (hijo)

Queridos participantes en el III Encuentro Juvenil Internacional de Solidaridad:
Cuando uno lee la prensa de este país o cuando uno mira algunos de sus canales de televisión, se pregunta, por qué nunca se ha hablado de nuestro caso. Por ejemplo, el The New York Times, siempre habla de procesos judiciales que tienen lugar dentro del área de esa gran ciudad y dentro del país, igual sucede con otros periódicos importantes. Medios televisivos dedican horas y horas a seguir noticias relacionadas con asuntos de las cortes y hasta se ven las imágenes de los juicios.
Si, de nuestro arresto y de algunas cosas que sucedieron en la Corte de Miami se habló en un medio de prensa, el Miami Herald, pero, qué hablaron, quiénes lo escribieron, por qué lo hicieron.
Yo me imagino que ustedes deben conocer sobre nuestro último recurso legal en el que hemos llevado ante la misma jueza que nos sentenció, la jueza Lenard, el resultado de un trabajo de investigación que hizo el Comité Nacional por nuestra liberación en los Estados Unidos, sobre esos periodistas que se dedicaban a escribir artículos inflamatorios en contra nuestra, para influir sobre la opinión pública y en consecuencia sobre el jurado. Todo ello violando no solo la ética periodística, sino las leyes de este país.