Por Eduardo
Respuesta a un artículo de María Argelia Vizcaíno, supuesta Consultora Independiente, sobre temas de Cuba (la categoría de independiente la recibe todo el que ataca a la Revolución), donde alaba la educación y otros temas en Cuba durante el Gobierno de Batista y critica su situación en la actualidad. El artículo aparece en el sitio web www.mariaargeliavizcaino.com
Estimada señora María Argelia:s

Mi amigo Osmany me trasladó un correo que él le envió como respuesta a un artículo publicado por usted en un sitio de la red, que no me aclaró en su misiva, y que evidentemente manifiesta una cantidad de errores históricos tal, que pareciera que se está refiriendo a la historia de un país situado en algún planeta de alguna lejana galaxia, fuera de la Vía Láctea, y que evidentemente, por aquello de los mundos paralelos se llama Cuba, pero es a la Cuba real, como la materia a la antimateria. Es una Cuba Descartiana, que existe, porque algunas personas como usted, detrás de intereses muy mezquinos insisten en imaginarla. Para ahorrar mi precioso tiempo como decimos ahora en el verde Caimán, me montaré sobre su mensaje para desarmarlo en piezas. Osmany es veinte años más joven que yo, que tengo 46, que nací con nuestra Revolución, y conoce el capitalismo solo por referencias familiares, pero yo, que trabajé un año en África y algún tiempo en Alemania y otros países, lo conozco en sus dos variantes, la de los países explotados, expoliados y saqueados de nuestros países, ayer colonias, y hoy presa de las transnacionales, y el capitalismo del eufemísticamente llamado “Primer Mundo”, que no es otro que el de los países saqueadores de nuestros pueblos, contaminadores del medio en que viven, y asesinos de pueblos en nombre de su democracia. Los más de un millón de iraquíes muertos para que usted tenga gasolina en el tanque su auto claman justicia. Así que cargo como la caballería camagüeyana. Las citas suyas las enmarco en puntos suspensivos.


Tomado de Cambios en Cuba
Foto:Cambios en Cuba

Por: Baro

Desde hace ya unas semanas (orquestada desde la unión europea, tras la muerte de un reo cubano con antecedentes penales innumerables), se ha articulado todo una campaña para una vez más intentar abrumar de titulares la prensa internacional en términos de las supuestas violaciones  de los derechos humanos que se cometen en Cuba.

Creo importante recordar que no se trata meramente de un interés surgido a raíz de que la contrarrevolución cubana, lograra “captar” dentro de determinados grupos con patologías o vulnerabilidades psíquicas (capaces de entregar su vida por reclamos que van desde un televisor hasta cualquier otra mejoría en el confort de las áreas en que deben permanecer los reclusos ) supuestos “disidentes” con características de héroes que la comunidad internacional debe admirar por su actitud de inmolarse ante la muerte. Por fortuna la inmensa mayoría del mundo que puede disponer de información fiel, conoce que los grupos contrarios a la Revolución Cubana, radicados en Cuba, poseen como benefactores a individuos cuyo historial en la temática de violaciones de los derechos humanos es lamentablemente intenso en contra del pueblo cubano, tales como Orlando Bosch, autor confeso del Sabotaje al avión de Cubana en el año 1976  (individuo del que se recuerda haber declarado que en el crimen de Barbados solo perdieron la vida “cuatro o cinco negritas”); Santiago Álvarez Magriñá, sentenciado recientemente por poseer un alijo de armas inmenso para utilizar en acciones contra Cuba (como el mismo reconoció) y luego liberado por el gobierno norteamericano; Luis Posada Carriles, autor confeso de una buena cantidad de acciones terroristas contra Cuba, narcotraficante durante la Operación Cóndor, traficante de armas como miembro de la “contra” nicaragüense y torturador de la DISIP venezolana, bajo el seudónimo del comisario “Basilio”. Sin embargo aunque creí necesario extenderme en el preámbulo  no es  a ellos precisamente a quien quiero dedicar este comentario, quiero hablar en este artículo de la reina de los medios internacionales cuando de difamar  del gobierno cubano se trata; de la doncella que posee la voz autorizada y más escuchada sobre Cuba en el mundo según la revista Time.


Foto: marcosdoegal.wordpress.com
Cárcel norteamericana en Guantánamo Foto: marcosdoegal.wordpress.com

Por: Tatu

El 24 de agosto de 2009 fue puesto en libertad Mohamed Jalad, que había sido detenido en Afganistán en el 2002 por presuntamente lanzarle una granada a unos soldados estadounidenses. En el momento de su detención Jalab tenía 12 años, no obstante a eso fue sometido a torturas en la Base Naval de Guantánamo durante 7 años, hasta que la jueza Ellen Huvelle ordenó su puesta en libertad ante la falta de pruebas para justificar su encarcelamiento.
A Omar Khadr, que nació en Canadá y fue criado entre ese país y Pakistán, lo acusan de haber matado a un soldado norteamericano, también con una granada. Fue capturado en Afganistán en julio de 2002. Gravemente herido, y con apenas 15 años, fue trasladado a la base de Bagram. En octubre de ese mismo año llegó a Guantánamo, donde fue sometido a torturas y vejaciones.
La clasificación para estos dos prisioneros (menores de edad) según el gobierno de los Estados Unidos es la de “combatientes enemigos”, lo que les impide acogerse a las convenciones internacionales que protegen a los prisioneros de guerra.
Este hecho demuestra la falta de moral del este gobierno para evaluar el tema de los derechos humanos y el trato a los prisioneros en los demás países. Sin embargo en el guión trazado desde la Casa Blanca y seguido obedientemente por los “demócratas” europeos, en cuba hay más de 200 prisioneros políticos, como aparece registrado por la “Coordinadora Nacional de Presos y ex Presos Políticos”.