"Existe una conciencia de la importancia de Internet, pero a la vez hay un desprecio extremo a la importancia de Internet para los ciudadanos"

Por: Harold Cárdenas Lema

(Esta es la segunda parte de la entrevista realizada a Leonardo Padura, les sugiero leer antes la primera parte)

El término revolución se refiere a procesos de cambio o transformación respecto al pasado, aun así, existe la noción de que durante años el país se cambió o transformó muy poco a sí mismo. Leonardo, ¿hasta qué punto seguimos siendo una revolución?

Esa es una pregunta muy difícil de responder porque es un término que se ha viciado con una retórica y con una realidad demasiado prolongada. Creo que la revolución es un momento en el que se producen grandes cambios y partir de estos se trata de generar un tipo de sociedad diferente y esta tiene que tener otro calificativo distinto al de revolución, porque incluso en términos marxistas cubanos, en este país no creemos en la “Revolución Permanente” de Trotsky.

El hecho de la revolución es importante en la medida en que haya actitudes revolucionarias, en el sentido en que las cosas sigan cambiando, se sigan perfeccionando y exista el espacio para poder darle la acepción principal de la palabra: darle vueltas a las cosas. Pero precisamente esa intención de mover las cosas, cuando no se hace desde arriba, en Cuba se ha considerado incluso como contrarrevolucionaria, porque a veces no corresponde con determinados cánones y maneras de pensar a las que hoy se les llama ortodoxias: y si no se corresponde con ciertas ortodoxias, es muy atacada.

Yo pienso que la sociedad cubana necesita seguir revolucionándose, y que los individuos revolucionarios son los que están a favor del cambio, no en el sentido de cambiar un sistema por otro, sino de mover la sociedad en el sentido del progreso. La imagen de la historia como una espiral en ascenso, en progreso, solo puede lograrse a través de una revolucionarización de la sociedad de manera general, en lo político, económico y social.

Hubo un punto en Cuba, después del primer impacto del Período Especial, en que se generó más el inmovilismo que la revolución. Por eso siempre he dicho que con independencia de lo profundo que sean los cambios y lo radicales o no que estos puedan ser, me siento mucho más identificado con una política de cambios que con una de inmovilidad, y aunque a veces me perjudiquen, tienen mi simpatía, porque siento que la sociedad cubana se ha vuelto a poner en movimiento, ha vuelto a poner en marcha sus revoluciones.”

Anuncios

Por June Fernandez

Os dejo con la segunda parte de la entrevista a La Joven Cuba, blogueros comunistas defensores del “debate franco y la polémica respetuosa” entre diferentes. En esta segunda parte hablan del papel de la sociedad civil, valoran la situación de la prensa e internet, y opinan sobre las reformas de Raúl Castro. Conviene leer primero la primera parte.

Sociedad civil

J.F. Se pone obstáculos para que la comunidad LGTB de organice, pero surge un colectivo, el Observatorio de los Derechos LGTB, que es claramente opositor. Dado que la disidencia siempre se va a organizar, ¿no sería mejor permitir movimientos autónomos?

H.C.: Sí, eso es absurdo.

O.S.: ¿En qué consistiría eso?

J.F.: Pues en que un grupo de lesbianas pueda reunirse para hacer lo que le parezca: tener un local, hacer debates, organizar jornadas, celebrar manifestaciones…

H.C.: Eso no es una decisión política, es un fenómeno social. Si la sociedad está de acuerdo, yo creo que tiene que ocurrir. Lo que sí es absurdo es dejar que los opositores lo hagan y lo tuyos no lo hagan, porque entonces creas la imagen de que todo el movimiento LGTB es opositor.

O.S.: Dicen que destinaron [desde EEUU] unos 350.000 dólares a una marcha gay en Prado. Pero es lo que tu dices: ¿por qué no aceptar una cosa cuando ocurre esta otra?

H.C.: Yo lo veo claro.

J.F.: Estaréis de acuerdo en que es sano que exista una sociedad civil fuerte, que se organice a su manera. En la actualidad se exige a las asociaciones que estén tuteladas por instituciones.

O.S.: Es verdad, pero hay experiencias de asociaciones, financiadas incluso por organismos internacionales. A veces es un problema de autocensura y autolimitación.

H.C.: Sí que hay limitaciones legales. Ese concepto de “sociedad civil” estuvo mal visto durante años porque se vinculaba con la disidencia. La disidencia a su vez secuestró ese término, y el Estado no supo dar pie para que se formara espontáneamente. Había demasiadas reservas. Para la mentalidad de muchos funcionarios, que existiera una sociedad civil al margen del aparato estatal era una idea subversiva. Ahora, no sé si sería una política

“Que existan jóvenes como ustedes, que puedan expresar un pensamiento no ortodoxo y no se conviertan o los quieran convertir inmediatamente en el enemigo... es una señal de lo mucho que ha cambiado esta sociedad”

Por: Harold Cárdenas Lema

El pasado mes de febrero tuve el placer de compartir durante más de tres horas con Leonardo Padura, uno de los escritores más reconocidos de Cuba y alguien muy comprometido con su país. Esta es una entrevista al Padura ciudadano, al escritor inmerso en una sociedad y que es ajeno a los elitismos que algunos desconocedores podrían achacarle.

Las preguntas que verán a continuación buscan examinar nuestra realidad a través de la singular mirada que nos brinda Leonardo, hablaremos mucho de política con un poco de literatura, espero les sirva para entender de alguna forma este presente que nos tocó vivir. Comienzo preguntando ¿quién es Leonardo Padura? y este me brinda una respuesta novelada:

“Sigo siendo, en mis maneras de pensar y actuar, el muchacho que nació en 1955 en esta casa, en un barrio que ya tenía una relación histórica bastante larga con mi familia por la parte de los Padura. Cuando yo tengo cuatro años triunfa la Revolución, en el 62-63 comienzan ya las escaseces y los problemas, y ya era difícil en aquella época comprar un guante en una tienda.

A pesar de ello tuve una niñez muy feliz porque era muy libre, y creo que la libertad es la medida de casi todas las felicidades. Andaba por este barrio “suelto y sin vacunar”, con unos tenis sin medias, con pantalón, sin camisa, jugando pelota, robando mangos, cazando lagartijas. La escuela ocupaba un espacio pequeñísimo en mi vida, pero era muy agradable.

Esto hizo que fuera una infancia feliz, muy gregaria, con muchos amigos. De esos amigos aquí en el barrio ya quedan muy pocos, algunos murieron, otros se fueron de Cuba o del barrio, y eso es algo que resiento mucho. En el barrio me llamo “Nardito” porque mi padre se llama Leonardo y todo el mundo le dice “Nardo”. En lo fundamental, trato de seguir siendo Nardito.”

Por: Roberto G. Peralo

Leyendo nuestro siempre criticado periódico Granma. Me encuentro una noticia que me llama la atención. Se trata sobre los servicios que presta la Empresa de Revisión Técnica Automotor del Ministerio de Transporte, conocida antes como FICAV (Fondo para la Inversión, Conservación y Administración de Vías).

Artículo de la periodista Maylin Guerrero Ocaña donde nos cuenta diversas irregularidades que denuncian los chóferes de la Habana sobre las inspecciones que son necesarias realizar a los vehículos para poder circular. Donde están obligados a pagar sumas de hasta  $ 40,00 c.u.c (pesos convertibles equivalente del dólar en pesos cubanos) en formas de soborno para que sus equipos pasen la inspección.

Esto es un hecho de corrupción muy peligroso. No solo tiene que ver con dinero mal habido sino que pone en riesgo la vida de muchas personas, como bien se explica en el artículo. Así que me dediqué a buscar más información de lo que ocurría con este servicio en la ciudad de Matanzas.

Me fue muy interesante conocer que ocurre lo mismo que denuncia Maylin en su artículo pero con características específicas de nuestro territorio. El costo del soborno es de $ 60.00 c.u.c. algunos chóferes me contaron que preferían ir a La Habana a pasar la inspección porque era más barato el soborno.

“Cuando llegas a la puerta del establecimiento, me cuenta un chofer, si no tienes el turno le pagas $ 10.00 c.u.c al custodio de la puerta este rápidamente sin más gestión te cuela en la lista. Esta es la forma

Por: Yusdel Meriño Almaguer

“El Presidente no dijo “es quizás la última oportunidad”, sino “ésta es la última oportunidad”. Cuando lo dijo hizo una apelación a muchos, a millones, pero particularmente a quienes nosotros representamos. Creo que nuestro deber más profundo y más grande es hacer el último esfuerzo para que nuestro tiempo no se pierda.”

Fueron las palabras de Eusebio Leal Historiador de la Ciudad de La Habana, en el encuentro con intelectuales y artistas el pasado 29 de diciembre de 2010 refiriéndose al histórico discurso del General Presidente, como él mismo le llama al compañero Raúl, el pasado 18 de diciembre ante el Parlamento Cubano.

Reiteradamente y en los últimos meses con más frecuencia a la redacción de los principales periódicos nacionales y en particular a las secciones que reflejan las quejas e inquietudes de la población como Acuse de recibo y Cartas a la Dirección, de Juventud Rebelde y Granma, respectivamente, llegan cientos de cartas que reflejan preocupaciones, indignación y

Traemos este texto hoy domingo porque creemos que se trata de un planteamiento justo. Nosotros los hombres de Cuba también tenemos derecho a tener nuestro día…

Tomado de Aquí

EL DIA INTERNACIONAL DEL HOMBRE
Exigimos que al igual que la mujer se nos honre con un día para ser venerados ya que constantemente somos parte de abusos, humillaciones, ataques físicos y sexuales. Porque nadie dejará de reconocer que…

Quién es el único que se atreve a comerse todo lo que le sirvan, sin chistar …?
El abnegado hombre.
Quién levanta los pies cuando están haciendo aseo… ?
El considerado hombre.
Quién es el que va vestido de negro al matrimonio… ?
El resignado hombre.
Quién es el que se expone a una laringitis aguda por estar
gritando…Amoor ya llegue, cada vez que llega a la casa… ?
El dulce hombre.
A quién le toca mirar para el colchón en vez de disfrutar la decoración del techo y aguantarse los gritos en plena oreja… ?
Al sacrificado hombre.

Obama

Obama no se ha leído “Las venas abiertas de América Latina”

Por: Osmany Sánchez

La noticia de que Cuba no estaría presente en la próxima Cumbre de las Américas me tomó por sorpresa, debo reconocerlo. Después de la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y tomando en cuenta la integración que se ha logrado en América Latina en los últimos años pensé que los tiempos en que Estado Unidos hacía lo que quería en esta región del mundo, habían quedado atrás.

No estoy de acuerdo con el ministro Bruno Rodríguez en que la culpa es del gobierno de los Estados Unidos. La responsabilidad de que se realice la cumbre sin estar presente Cuba es del resto de los países del continente.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, manifestó que Cuba no podía asistir a la cumbre porque no había “consenso”, esto quiere decir que no podía ir porque Estados Unidos no quería. Si ahora el presidente Rafael Correa por ejemplo dice que no asistirá porque el gobierno de los Estados Unidos va: ¿Iría el presidente Santos a la Casa Blanca a decirle a Obama que no puede ir porque no hay consenso?

En noviembre del 2005 gracias a la actitud algunos presidentes latinoamericanos encabezados por

Por: José Amesty colaboración para La Joven Cuba

Mujer… hermoso nombre, cargado de Esperanza… Camarada, hermana, amiga y compañera… 

Al igual que otros días festivos, la sociedad capitalista ha banalizado el día Internacional de la Mujer, así como también lo ha comercializado. Lo ha convertido en un simple día para regalar, convirtiendo esta fecha en  una jornada de estimulo al consumo masivo e irracional. No esta mal, regalar, reconocer y resaltar la virtudes de ciertas mujeres en estos días, lo malo es cosificar al ser humano; además, de desvirtuar el hecho histórico de este día.

Hay toda una discusión en torno al verdadero día, así como a los hechos verdaderos de un incendio y la muerte de determinado número de mujeres. No deseamos entrar en los detalles de esta discusión, sólo queremos destacar el sentido indiscutible en relación a la dignificación histórica de las mujeres.

El capitalismo siempre a colocado a la mujer en minusvalía, siempre la ha relegado a las tareas domesticas de la sociedad. Hay toda una historia