Por: Randol Peresalas

A un año de su muerte, todavía Rufo Caballero sigue viendo películas. Quienes compartimos con él tantas horas de metraje necesitamos recurrir a esa ilusión. No hay modo de acostumbrarnos a la idea de que el crítico de cine más completo de su generación se pierda lo último de Lars Von Trier o de Almodóvar. En lo personal, prefiero engañarme así. Todavía no me siento preparado para determinar quién es mejor, si Glenn Close o Meryl Streep.

Hijo natural de Cárdenas, trasladó su imaginario a las estrechas calles de Centro Habana. Entre perros callejeros, mulatas insolentes y guapos de esquina, aprendió a hallar la belleza en los rincones más improbables. Su andar pausado y mirada socarrona lo convirtió en una suerte de Lezama Lima, aunque definitivamente más alegre. Como contraste, poseía una agilidad para entenderlo todo que pasmaba al más avisado. Lo digo con conocimiento de causa. Desde la platea de un cine o teatro era capaz de dilucidar, a la velocidad de un relámpago, esas sutilezas que comportan los procesos más complejos: los del arte y los de la vida.

Tal era su espíritu inquieto, su laboriosidad desmedida, que en sus últimos días y probablemente sin ánimos, dedicó unas páginas a la Cuba que tanto veneró. Por todos lados se anunciaban cambios, los rumores dejaban los pasillos y vagaban sueltos, por las esquinas, en las guaguas. Su inteligencia, en cambio, le permitió advertir lo esencial: ningún cambio


Por: Osmany Sánchez

En el año 2011 alrededor de 400 000 cubanos residentes en los Estados Unidos visitaron Cuba y de esa forma votaron con los pies en contra de los que desde allá pretenden poner restricciones a la posibilidad de encontrarse con su familia e incluso decidir quiénes son su familia.

Aunque los promotores de estas iniciativas son de origen cubano, estos no hacen más que poner en práctica la misma política hostil que desde hace más de cincuenta años lleva a cabo las distintas administraciones norteamericanas contra Cuba.

Para mantener y justificar esta política contra Cuba se han basado en todo este tiempo en tres elementos básicos:

  1. La nacionalización por parte del gobierno revolucionario de propiedades norteamericanas a inicios de la Revolución.
  2. La alianza de Cuba con la URSS y el apoyo a movimientos revolucionarios en países del tercer mundo.
  3. La supuesta falta de democracia y de respeto a los derechos humanos en la isla.

Pudiera pensarse que el punto número 2


Carlos Rangel Irola: Presidente Nacional de la Federación Estudiantil Universitaria

Por: Harold Cárdenas Lema

La Federación Estudiantil Universitaria (FEU) fue fundada en 1922  por Julio Antonio Mella, el mismo que pedía una universidad que formara “seres pensantes, no seres conducidos”, en su espíritu se fundó esta organización, que jugó un papel fundamental en la lucha contra las dictaduras en la etapa republicana. Hoy LJC entrevista a su actual presidente.

A Carlos Rangel Irola le ha tocado dirigir la organización en un momento clave en la historia cubana, los jóvenes particularmente tenemos muchísimos desafíos que afrontar y en un contexto sociopolítico bastante hostil. Veamos ahora quién es la persona que dirige a la juventud universitaria cubana, Carlos nos confiesa que nació en Camagüey, aunque nunca vivió allí.

“Vivo en la Capital desde los 8 meses de edad, por lo que si fuera a definirme, sin dudas diría habanero y furibundo “industrialista”. Estudié la carrera de Economía en la Universidad de La Habana, lo que me convierte, aún más, en alguien que defiende la identidad de la Capital de todos los cubanos. Aunque hay que reconocer que después de caminar el país me siento, por encima de todo, cubano 100%.”


Por Roberto G. Peralo

El discurso de Raúl Castro el 23 de diciembre en la Asamblea Nacional ha sido interesante. Entre los temas variados que tocó el más importante, a mi entender, fue los párrafos que le dedicó a la corrupción. Comparto con el la idea de ver a la corrupción como el problema más grave que enfrentamos y el más difícil para solucionar.  Voy a discrepar con Raúl en un tema y lo desarrollo a continuación:

corrupción en historia

El administrador del centro recreativo “Cuba Libre” presta el local para la fiesta de cumpleaños del hijo de Bolaños director de la “Empresa Integral”. En el servicio le incluye algunos productos gastronómicos y el audio. En esta prestación de servicios no intervino ninguna relación monetaria. Bastaron las relaciones de trabajo de algunos años, donde se crearon vínculos personales de una amistad incumbida.

Meses  antes el administrador Contreras del centro recreativo “Cuba Libre” se encontraba en la difícil tarea de reparar su vivienda. Consiguió a través de su “amigo” Bolaños algunos sacos de cementos y par de cajas de lozas que le eran prohibitivos para el salario que percibía.

Estas historias se repiten a diario en todos los escenarios de la vida socioeconómica de Cuba. Resuélveme: unos


Por: David Pérez Guerra

No podían pasarlo por alto. Las transformaciones en la economía cubana, inscritas en lo que se ha llamado “actualización del modelo económico”, también han sido objeto de las tergiversaciones que gusta difundir la prensa internacional.

Entonces, no faltaron quienes dijeron  que en Cuba se estaban adoptando medidas neoliberales.

Pero, los que adoptaron tales posturas en sus análisis, cometieron un error básico: el neoliberalismo es funcional al Capital. Llegó como modelo de acumulación para salvaguardar la tasa de ganancia capitalista, y no se ha ido, aunque ya muchos saben que ha sido la base de la gigantesca crisis económica que vive el mundo.

Valorar la situación que atraviesa nuestro país, catalogándolo dentro del modelo neoliberal, es como decir que las reformas financieras o en materia de salud que ha pretendido llevar adelante el Presidente Obama, conducen a los Estados Unidos hacia el socialismo. Un gran error, aunque no pocos han disfrutado cometiéndolo.

Pero tenían que buscarle un nombre desacreditado a las necesarias transformaciones que ocurren en la economía cubana.

El “cambio de modelo”, con la cuota de protagonismo que tiene el sector privado, es precisamente el esfuerzo nacional por hacer más eficiente el funcionamiento del sistema socialista cubano. Es, en síntesis, un esfuerzo por alcanzar las cuotas de consumo y bienestar a las que aspira la población.

Para implementar este cambio -a diferencia de lo que vemos diariamente en las noticias que nos hablen de una Europa estremecida por los recortes del gasto fiscal y las protestas de “indignados”- se ha buscado


Por: Manuel García Díaz

Hace un año mi hijo tuvo un accidente del tránsito y escribí en LJC sobre lo ocurrido. En aquellos momentos muchas personas hicieron comentarios lamentando lo sucedido y deseándole una pronta recuperación, otros se dedicaron a hablar de las cucarachas y lo mal que funcionan los hospitales cubanos. A todos les comunico que ya mi hijo se encuentra incorporado a su trabajo.

 Tuvieron que realizarle dos intervenciones quirúrgicas-inicialmente los médicos estimaban que fueran tres o cuatro-, pero no ocurrió así. Los resultados de su tratamiento resultaron  tan favorables que se presentaron en varios eventos científicos, tanto en Cuba como en el extranjero.

 Durante todo ese año, como ocurre con todos los cubanos, fue atendido gratuitamente, recibió el 60 por ciento de su salario y  múltiples muestras de solidaridad.


Alberto Manuel León Pacheco (estudiante de periodismo camaguey)

En estos días se habló muchísimo en los medios sobre la inclusión de Fidel Castro en el libro de récords Guinnes por la cantidad de atentados contra su persona. Desde que conocí el internet siempre he buscado la famosa información “de afuera”, o sea de los medios no cubanos para ver como es la información en el otro bando.

Cual sería mi sorpresa al leer el Nuevo Herald, El País, Univisión y otros, y ver que lo que estaba leyendo no era lo que estoy viviendo. Detenciones en las calles, represión, falta de libertad de expresión, derechos humanos violados y la hecatombe en esta isla es lo que leí( y leo) a diario.

Otro de los términos usados constantemente es el de”dictadura de los castros”. Una dictadura que lleva 50 años. Pero ¿Quiénes lo llaman así? Primero fueron todos los que perdieron sus propiedades por las nacionalizaciones y en revancha lo llaman de esa manera, luego están