Caricatura de Gerardo Hernández Nordelo

Por Sayli Sosa Barceló

La frase siempre me produjo cierto sentimiento de orfandad, de indefensión, aun cuando mis padres gozaban, y gozan, de buena salud. No sé si a ellos les dejaba ese sabor raro, como de inexistencia o nulidad, pues, si se viene al caso, también eran ellos mamás y papás.

Aprendí pronto, sin embargo, que no era cuestión de afectos, ni de maternidad o paternidad responsable.

Había, y hay, en ese enunciado, una carga semántica que alude a otros asuntos, más relacionados con el poder y el uso que se hace de él, que con los vínculos familiares.

Por tanto, en el preuniversitario, que fue el momento en que comencé a tener mayor claridad sobre el tema, hijos de mamá y papá eran unos pocos, a contrapelo del montón de “huérfanos” que llenábamos los pasillos y las aulas.

Resultaba sencillo reconocerlos. Por azar compartían el mismo grupo, que podía ser el A o el B. Allí estaban los vástagos de reconocidos doctores


Por: Harold Cárdenas Lema

¿Cómo sería un cambio de sistema político en el país? ¿Cómo sería la entrada del modelo capitalista a nuestra realidad? ¿Cuántos beneficios y perjuicios podría esto representar a los cubanos? ¿Hasta qué punto resulta conveniente el camino que nos hemos trazado y los numerosos sacrificios que hacemos día a día?

En el caso de un cambio radical de sistema, habrían muchos factores a considerar, solo voy a mencionar algunos. Seguramente ganaríamos en desarrollo tecnológico, tendríamos grandes obras arquitectónicas de las que sentirnos orgullosos, Internet en los aeropuertos y eventos deportivos internacionales de mayor talla. Aun así, los rascacielos serían privilegio de unos pocos y ni hablar de los aeropuertos, sería irónico ver a Eliecer Ávila contemplar satisfecho los numerosos vuelos internacionales, pero como todo guajiro de Puerto Padre antes de la Revolución, no poder subirse nunca a un avión. Quisiera preguntarle un día al muchacho de la UCI, si está defendiendo los privilegios de las élites o nuestro derecho a salir y regresar del país libremente, algo con lo que si me identifico plenamente.

Contaríamos con un ejército de profesionales formados dentro de la Revolución, pero como la instrucción no tiene ideología, servirían igualmente en una sociedad capitalista. Otra curiosa ironía que no podemos desconocer, en todo caso, este es un elemento que nos da cierta ventaja respecto a otras naciones del área. Pero tenemos que estar claros, de ahí en adelante la universidad no sería para todos, y un “hijo de papá” no estudiaría en la misma escuela que un guajiro de Las Tunas.


Paradiso Por Yasel Toledo Garnache (Universidad de Holguín)

No me gusta el trabajo por encargo. Tengo que cambiar. Eso lo sé. La profesión periodística me exigirá cumplir con las políticas editoriales y el interés de los medios. Prefiero pensar que siempre escogeré los temas de las redacciones. Mis crónicas se inspirarán en el señor que me empujó cuando subí a la guagua, o en la rubia bellísima que me dijo “no”, porque tengo un nombre pobre: Yasel Luis Toledo Garnache.

Quizá nunca me llame Gabriel García Márquez o Eduardo Galeano, aunque ya sé… podría unir algunas palabras ilustres, y hacer cambios en el carnet. No me molestaría, por ejemplo, que mi documento de identidad dijera que Gabriel Galeano Lezama nació el 8 de mayo, en Media Luna, Granma. Eso sería bueno. Jamás pasaría desapercibido. Tal vez, el director del medio de prensa o el profesor de la universidad lo pensaría más para pedirme un artículo específico. Él sólo me diría: escribe de lo que quieras, pero trata que sea excelente.

Claro, con ese nombre, todos pensarían que merezco libertad de creación, y que resultaría descabellado encerrar mis redacciones periodísticas en el diarismo de la radio o en la actividad independiente de una clase. Aunque hasta los más grandes reporteros y literatos han escrito por encargo. Eso lo sé.

Yo sólo me llamo Yasel Luis. Ni soñar con lo otro. Garabateo sobre papel y aprieto teclas, pero todo muy lejos de Cien Años de Soledad, Las venas abiertas de América Latina o Paradiso. Tengo que hacer las tareas de la universidad. Eso no lo dice el Abagnano, ni Mauro Wolf, sin embargo lo aprendí ante la posibilidad de coger la primera evaluación de dos.

Ahora me dijeron que escribiera sobre un área de conflicto en el periodismo cubano. Hablar de una es muy difícil. Son tantas… Sin embargo, no me extenderé. Prefiero enfocarme en la necesidad de cierta metamorfosis, sin renunciar a la ética y a los valores revolucionarios, también a la necesidad de que los estudiantes tengamos más protagonismo en los medios, y participemos en la toma de decisiones


marino-murillo-3-580x369

Marino Murillo durante su conferencia de prensa en el Hotel Nacional.

Por: Osmany Sánchez

La semana pasada leía la buena noticia de que al fin se producirían cambios en la programación de la televisión cubana. Aparecen algunos programas nuevos, otros cambian de horarios o de canal o sea lo que desde hace tiempo el pueblo estaba pidiendo a gritos.

No quiero parecer escéptico ni inconforme pero hay algunos cambios que no dependen de horario ni de canal sino de mentalidad y no los veo incluidos en esta propuesta.

En cualquier esquina de Cuba los cubanos hablan de política, de economía o de deportes, no importa su nivel cultural, lo mismo te pueden contar lo que sucede con en la Central nuclear de Fukushima que en las calles de Damasco en Siria.

Lo que es lamentable es que a pesar de conocer tan bien el mundo, muchos de ellos no puedan hablar de lo que sucede dentro de Cuba.

Durante la visita del Papa, el Vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, ofreció una conferencia de prensa en el Hotel Nacional, sede de los periodistas acreditados a la visita del Papa Benedicto XVI en la Isla, donde informó sobre las transformaciones que se realizan en la economía cubana.

Leí la noticia en el periódico Juventud Rebelde y


url

Etiquetas de Technorati: ,,,,

Millones de niños sufren en el mundo sin que las “Democracias” se preocupen por ellos.

Por: Jesús López

En el extenso informe de UNICEF del año 2012 “Niños y niñas en un mundo urbanos”, se expresan cosas como las que abajo aparecen:

Más de un tercio de los nacimientos en el mundo dejan de inscribirse y eso posibilita que sean explotados y víctimas de reclutamiento por grupos armados, verse forzados a contraer matrimonio a temprana edad o trabajar en condiciones peligrosas, porque legalmente no existen.

Ocho millones de niños murieron en 2010 sin llegar al quinto año de vida a causa de neumonía, diarrea y complicaciones en el parto.

Hasta en países de altos ingresos se observaron disparidades con respecto a la supervivencia infantil. En ciudades grandes de Estados Unidos el nivel de ingresos y el origen étnico inciden considerablemente en este aspecto.

Tasa de mortalidad hasta 5 años(%) Honduras India R. Dominicana
20 % más pobre 50 83 48
20 % más rico 20 23 25

Póster oficial del encuentro

Por: La Joven Cuba

Motivados por la necesidad de salir de las redes y el mundo de los bits, los blogueros cubanos soñábamos con desarrollar un encuentro de carácter nacional y que fuera lo más inclusivo posible. Nos percatamos de la urgencia de crear un espacio de debate y socialización útil para los protagonistas de nuestra blogosfera, y desde ese momento, un encuentro que aglutinara la mayor cantidad de blogueros posible, se convirtió en nuestra obsesión.

Desde hace un año le planteamos la idea al rector de la Universidad de Matanzas y contamos rápidamente con su apoyo, pero un evento de tal magnitud llevaba muchos recursos y esta fue nuestra principal limitación y preocupación. Estábamos buscando con este encuentro, aprovechar las individualidades de los presentes y a partir de las experiencias, oportunidades y diferencias, encontrar las maneras de complementarnos unos a otros, sin pretender una línea única o esquemas a seguir por parte de sus participantes.

Con la premisa de que las nuevas tecnologías pueden ser portadoras de métodos revolucionarios de participación social, los blogueros cubanos debemos sentar las bases que aseguren la inserción de los cubanos en las redes sociales, algo que ocurrirá inevitablemente. Y un país que busque actualizar su modelo, difícilmente podrá hacerlo al margen o en contra de las nuevas tecnologías.


Por: Harold Cárdenas Lema

(Esta es la cuarta y última parte de la entrevista realizada a Leonardo Padura, les sugiero leer antes la primera, segunda y tercera parte)

Un tema que nos preocupa mucho es el cambio de mentalidad en Cuba, consciente de que siempre existe el peligro de que algunos sectores dogmáticos secuestren el discurso del cambio de mentalidad y lo adulteren. ¿Qué significa el cambio de mentalidad al que convocó Raúl?

“Ese es uno de los temas más complicados que existen en este proceso que se está viviendo en Cuba: los cambios de mentalidades y la necesidad de que se produzcan esos cambios. Muchos de los que sustentaron la otra mentalidad son los que están promoviendo el cambio ahora y eso es muy difícil.

Ese proceso tan complejo tiene que ver con el subconsciente del individuo, con sus principios, con lo que ha creído durante mucho tiempo, con la forma en la que ha actuado, por lo cual no estoy seguro de que muchas de esas personas puedan cambiar. No estoy seguro porque están acostumbradas a formas de dirección, de relación con los otros individuos, típicas de un modelo que se está tratando de modificar, y creo que es la parte más complicada de esta historia.

Aceptar que no todos los que piensan de manera diferente a ti no son el enemigo, sino al contrario, que pueden ser aliados  y protagonistas de una renovación de la sociedad cubana, es algo complicado.