Ocho intentos de interpretación de la realidad cubana

por Lecturas sugeridas
2951 vistas

Por: Florencia Lance, Diego Sztulwark, Mario Santucho

Fotografía: Kaloian Santos Cabrera

***

Aunque a la hora de hablar de Cuba siempre priman los estereotipos, la mítica isla enfrenta una situación inédita por su dramático dinamismo. Agobiada por la crisis económica y sus efectos sociales, pero capaz de gambetear la pandemia como casi ningún otro país del mundo, la emergencia de una nueva conflictividad política en la era de la redes digitales vuelve a poner en primer plano la necesidad de ampliar el debate e imaginar nuevos horizontes de democratización, sin echar por la borda las conquistas del poder revolucionario. ¿Hacia dónde Cuba va? 

***

La realidad cubana volvió a estar en boca de todos los medios de comunicación de «occidente» a fines del pasado año. El conflicto suscitado por el Movimiento San Isidro fue sonoramente amplificado por los principales portales informativos, escaló con fuerzas en las redes, e incluso las máximas autoridades de la principal potencia global manifestaron su exigencia de respeto a las libertades. Pero más allá de ciertas muestras de galopante cinismo, la disputa entre el grupo de artistas disidentes y el Estado cubano generó un intenso debate al interior del campo cultural de la Isla.

En este marco emergieron nuevos modos de afirmación pública que sostienen la necesidad de democratizar los esquemas tradicionales del poder revolucionario en la Isla. Tirando de ese hilo, es posible acercarse a la riqueza de discusiones domésticas con indudable interés para toda Latinoamérica. Aunque como era de esperar, algunos exponentes de la izquierda dogmática dentro y fuera de Cuba reaccionaron con la ya clásica acusación de agentes a sueldo del imperialismo para todo aquel que ose cuestionar al socialismo realmente existente, sea cuál sea el argumento y el sentido de la crítica.

En la conversación que aquí presentamos hablan ocho intelectuales y militantes cubanos, de diferentes procedencias y disciplinas, pero que tienen en común el señalar la necesidad de un horizonte distinto al agotado modelo de tipo soviético. ¿Cómo proyectar una democratización social efectiva, sin desconocer las bases históricas de la revolución del 59? ¿Y cómo hacerlo tomando muy en cuenta, sobre todo, el peso determinante de la agresividad norteamericana sobre la Isla? No hay respuestas fáciles ni unívocas, pero sí una apuesta por el pensamiento crítico y la elaboración colectiva.

  1. Sería útil explicar los trazos principales del conflicto generado por la protesta del Movimiento San Isidro. ¿Quiénes son, cuál es su relevancia, qué tensiones ha provocado y si expresan alguna novedad?

Alina López Hernández: No es posible explicar lo que ocurre en Cuba reduciéndolo al Movimiento San Isidro (MSI), o a los hechos inéditos del 27 de noviembre pasado cuando un grupo de artistas e intelectuales se manifestaron a las puertas del Ministerio de Cultura. Lo primero que hay que tener en cuenta es que en nuestro país coexisten hoy al menos los siguientes elementos: un modelo de socialismo burocrático agotado en sus posibilidades de sobrevivir sin transformaciones; un proceso de reformas estancado desde hace más de una década; recientes medidas que se distancian de las políticas consideradas en su momento como conquistas de la Revolución; las consecuencias económicas de la pandemia; el auge de la hostilidad norteamericana hacia Cuba que supuso el gobierno de Donald Trump; la posibilidad de que la ciudadanía se visibilice y exprese a través de los medios digitales alternativos y redes sociales. Ese sustrato da lugar a expresiones de inconformidad, cuyo rostro más renombrado –aunque ni remotamente el único o el más profundo– ha sido el MSI.

Creo que el MSI se empezó a hacer notar a raíz de las polémicas suscitadas por el controvertido decreto-ley 349. Esa norma, que está en moratoria debido al rechazo que ocasionó, significa una restricción a la libertad del arte que se produce fuera de las instituciones culturales del Estado y aumenta la censura. En respuesta, algunos artistas e intelectuales discrepantes utilizaron el performance callejero y realizaron convocatorias a exposiciones independientes. La represión de los órganos de Seguridad del Estado —a mi juicio, excesiva e inconstitucional— fue desencadenando una escalada y el grupo creció en integrantes. Se hicieron usuales los actos de repudio organizados por las autoridades, las detenciones y maltratos arbitrarios.

El MSI no es representativo de los muchos críticos que tiene la burocracia parti/estatal cubana. Algunos de sus integrantes, por ejemplo, han manifestado su apoyo al bloqueo norteamericano y simpatías con el presidente Trump. No percibo en ellos un programa, una estrategia política clara, una táctica definida, ni un análisis profundo de la realidad cubana. Algo sí hay que reconocerles: el valor personal de luchar abiertamente por sus derechos. En eso pueden haber motivado a muchos jóvenes condicionados por décadas de unanimismo y obediencia. Para mí, esa es la mayor novedad.

  1. En lo relacionado con el debate y la organización política en Cuba hoy: ¿cómo ven el panorama de la izquierda cubana y cuáles son los debates que se plantean?

Julio Antonio Fernández Estrada: Los debates públicos en Cuba son mayormente propiciados, organizados y desarrollados por orientación del Partido, del Estado o del gobierno. Por ejemplo, los espacios que el Partido creó antes de algunos de sus Congresos, o los coordinados en diversas ocasiones por la Unión de Jóvenes Comunistas o la Federación Estudiantil Universitaria. Desde la sociedad civil también se han mantenido espacios como los del Último Jueves, que la revista Temas organiza hace años y reúne cada mes a mucho público con paneles donde participan personas de la academia, el funcionariado estatal y organizaciones no gubernamentales. También se puede encontrar un ambiente de debate amparado en la legitimidad de instituciones de investigación como el Centro de Investigaciones Sociológicas y Psicológicas, el Instituto Juan Marinello o el Instituto de Filosofía.

Como sucede en otras partes del mundo, las redes sociales son el espacio de debate más amplio para una parte de la sociedad cubana, la que accede a los datos móviles y a la telefonía celular. La mayoría de la población sigue, sin embargo, fuera de los ambientes de discusión y diálogo y usan los que abre el sistema del Poder Popular, sobre todo a nivel local, en las Asambleas de Rendición de Cuenta de las circunscripciones electorales de los municipios. Estas reuniones, aunque deberían ser decisivas según el diseño democrático cubano, en la práctica se han develado como espacios para la catarsis colectiva sobre los problemas cotidianos de la población y donde el Delegado o Delegada del Poder Popular suele manifestar su incapacidad para resolver problemas concretos.

Las posibilidades de organización política son todavía más reducidas porque ni en la Constitución de la República ni en sus normas de desarrollo figura el derecho a crear organizaciones políticas. Incluso las organizaciones sociales y de masas que fueron fundadas en los primeros años de la Revolución se consideran únicas y no existen canales de creación de organizaciones semejantes para las nuevas generaciones. La organización política se da fuera del amparo de la Ley de Asociaciones, que sería la única disposición jurídica que podría proteger el derecho de asociación.

En cuanto a la izquierda cubana, existen posiciones de conservación y defensa del orden político imperante, así como de las instituciones establecidas por las leyes, que defienden el perfeccionamiento del modelo socialista cubano. Otras posturas y grupos son críticos de la burocratización del poder político cubano y su forma de administración, incapaz de sacar al país de la crisis económica en la que vive hace décadas. También existe una franja reformista de la izquierda cubana, más cercana al liberalismo político pero que defiende principios del estado social de derecho y se ubica más cercano a la socialdemocracia. Todas estas manifestaciones de la izquierda en Cuba se unen en la oposición al bloqueo norteamericano a nuestra isla y en la defensa de la soberanía nacional como puntos de partida para cualquier tipo de análisis de nuestra realidad.

El panorama de la izquierda cubana se ha complejizado desde que el 27 de noviembre de 2020 un grupo de artistas e intelectuales realizó una sentada frente al Ministerio de Cultura, para solicitar una entrevista con el ministro del ramo y así plantear un grupo de preocupaciones y reivindicaciones relacionadas con la libertad de creación, la mantención de espacios artísticos alternativos y la forma en que el gobierno había solucionado una crisis política en el barrio habanero de San Isidro. Estos hechos han abierto un intenso debate entre quienes cuestionan a ambos grupos por su posición crítica al gobierno y aquellos que los defienden como espacios que expresan la diversidad y pluralidad de la sociedad que conformamos.

Sin embargo, es interesante que una plataforma de diálogo que nació el mismo 27 de noviembre, creada por un pequeño de grupo de intelectuales cubanos con el nombre de Articulación Plebeya, con una propuesta claramente de izquierda y contra la injerencia extranjera en el Estado cubano, a favor del pluralismo político y la inclusión de grupos e ideas diversos, ha recibido una andanada de críticas que la acusa de intentar construir “centro” político, por demás estigmatizado en Cuba, donde son más aceptados los extremos ideológicos que las propuestas socialistas a la vez democráticas, republicanas y respetuosas de la diversidad ideológica en la cultura nacional.

  1. ¿Cuáles son las corrientes políticas e intelectuales que ustedes podrían identificar como protagonistas principales de esta polémica sobre la democratización en la Cuba contemporánea?

Ivette García González: Tres factores son claves para comprender el contexto en el que este debate tiene lugar: agotamiento del modelo socialista, con fractura del consenso y peligro para el ideal de la Revolución y el Socialismo; la peor crisis económica de las últimas décadas, agravada por la resistencia del poder a las reformas, la pandemia y el endurecimiento del bloqueo; y ampliación del sector crítico, en especial los intelectuales, con mayor capacidad de influencia desde la apertura de internet en 2018.

Todo está ocurriendo de manera convulsa y acelerada, por lo que no podemos hablar todavía de sistemas de ideas ni campos ideopolíticos consolidados o fácilmente distinguibles. En el debate se identifican corrientes de pensamiento con tendencias, paradigmas y posturas políticas diversas. En este breve espacio pueden agruparse como sigue:

– Un sector continuista del modelo socialista de base soviética estalinista, temerosa de las reformas, que acepta algunas modificaciones económicas imprescindibles para rebasar la crisis y mantener el modelo. Identifica la Revolución y el Socialismo con el gobierno y el Partido. Algunos apuestan por la asimilación del modelo chino o vietnamita. Otros aspiran a que los cambios económicos llevarán a los políticos. Y no pocos condicionan la democratización en Cuba al cambio de política de los Estados Unidos, por eso una parte rechaza el debate sobre el tema y otra opta por aplazarlo en aras de la “unidad”. Sus pronunciamientos sobre democracia casi siempre son reactivos, aferrándose a las deficiencias de la liberal frente a los logros cubanos en salud, educación y seguridad ciudadana.

– Hay otro sector en el que podríamos reunir a liberales y socialdemócratas. En el primer caso abogan por la opción capitalista de algunos países de Europa y Estados Unidos, o por el socioliberalismo, también la reforma china es una referencia. Los segundos se inclinan por la variante del capitalismo nórdico europeo, con influencia de la socialdemocracia de izquierda. Defienden el paradigma de amplias libertades individuales y derechos políticos, centrados en lo electoral y la representación. Los radicales ven la falta de democracia como principal problema y causa del resto. Descalifican lo que emana del gobierno, ven a la Revolución como accidente, fracaso, engaño del liderazgo histórico. Edulcoran el período republicano anterior a 1959. Algunos tienen posturas nacionalistas y otros hasta suscriben la política de los Estados Unidos hacia Cuba.  

– Al otro sector lo denomino como “socialista crítico de izquierda”, con influencias del marxismo no soviético (trotskismo, anarquismo, guevarismo) y otras opciones políticas derivadas: socialismo democrático participativo, libertario, del siglo veintiuno, etcétera. Parte de las críticas al “socialismo real” y confronta a esa matriz que sigue vigente en Cuba. Reivindica el ideal socialista, el Estado de derecho, la democracia popular y los principios fundadores del pensamiento revolucionario cubano. Sus diferencias giran en torno a las vías para el desarrollo democrático, el papel del Estado, el lugar del Partido Comunista, las formas de propiedad, los derechos y libertades. Asume que lo revolucionario es la crítica, el desmontaje o la reforma profunda del legado del modelo soviético y la creación de un nuevo proyecto de país. Reivindica una vanguardia independentista, antimperialista que sea capaz de construir alianzas. Considera que la Revolución Socialista es un proyecto inalcanzado o torcido, desde que ambos paradigmas fueran secuestrados por la burocracia, arropados por la dependencia a la Unión Soviética.

  1. El intelectual cubano Juan Valdés Paz dice que el poder revolucionario constituye la premisa o condición de posibilidad para cualquier intento de profundización de la democracia en Cuba. Hay otros vectores del pensamiento crítico cubano que proponen reconsiderar la tradición republicana de izquierda, como alternativa a un sistema político conformado según los parámetros del socialismo real. ¿Se trata de un debate cuyo alcance se proyecta más allá de Cuba teniendo en cuenta el protagonismo de China en la escena global?

Julio César Guanche: Dentro de Cuba fueron Juan Valdés Paz y Julio Fernández Bulté quienes presentaron a mi generación el enfoque del republicanismo democrático, a partir de una apropiación desde el marxismo. Otros, como Ana Cairo Ballester, dieron un fondo histórico a nuestras búsquedas al ubicar al republicanismo como la tradición central del patriotismo revolucionario cubano del siglo diecinueve. Esos tres maestros, junto a otros de su generación, releyeron la experiencia de la república cubana neocolonial (1902 a 1958) sin apologías, pero también sin refutaciones a diestra y siniestra. Y nos permitieron así, ya mirando hacia el presente, asociar necesidades políticas de la Revolución con demandas republicanas.

Coincido con que una profundización democrática en Cuba tiene como premisa las bases socialistas defendidas por el poder nacido de 1959. La reconsideración de la tradición republicana de izquierdas encaja con esa premisa, a la vez que discute críticamente contenidos del desempeño de ese poder y algunas de sus apuestas ideológicas. Pero este empeño ha sufrido incomprensiones sobre su pertinencia para Cuba. Es importante delimitar, entonces, lo que no es esta recuperación del republicanismo de izquierdas.

No es una afiliación a versiones liberales del republicanismo, que aplaudan simplemente las nociones de virtud cívica y de manejo institucional, pues se compromete con la estructura material, socioclasista, que necesita la libertad. No es una identificación acrítica con la república cubana neocolonial, pero reconoce la agencia de los sujetos populares de esa etapa, como los negros cubanos masacrados en el 1912, la revolución popular de 1930-1933 y el empuje de los movimientos cívicos, de trabajadores, de estudiantes y de mujeres. No traza diferencias entre república y socialismo: entiende que la revolución de 1959 fue la respuesta al “republicanaje” del que hablaba Fernando Ortiz, esto es, a la colonización capitalista dependiente de la república.

La recuperación del republicanismo de izquierdas es una respuesta a la crisis del marxismo ortodoxo, a la refutación de la democracia y los derechos humanos como si se tratasen de una invención de la burguesía –cuando son, como ha demostrado de modo muy elocuente George Eley, conquistas históricas de las izquierdas. Pretende hacerse cargo con honestidad del daño que el autoritarismo, el caudillismo y el socialismo “desde arriba” han causado a las izquierdas. Es una apuesta decidida por la ciencia, por la politización de la economía y por la valorización de la cultura del pensamiento crítico. Es un cuestionamiento a que las soluciones socialistas pasen por alguna centralidad otorgada al mercado, pero también por algún “estalinismo de mercado”.

La tesis republicana de que la libertad supone ausencia de dominación alcanza el ámbito de lo político tanto como el económico: cuestiona el poder arbitrario proveniente de lo estatal, sea “democrático liberal” o “socialista burocrático”; a la vez que el despotismo presente en ámbitos “privados”, como los mediados por las relaciones capitalistas de producción, aún si se despliegan bajo modelos socialistas.

Metas tan exigentes requieren del núcleo más poderoso de la tradición histórica socialista: su pulsión igualitaria y su compromiso con la justicia. A la vez, requieren del núcleo más poderoso de la tradición histórica republicana: la noción de la fraternidad, de la reciprocidad en la libertad, la que se atreve a afirmar con Marx que “mi libertad comienza donde comienza la libertad de los demás”.

  1. Una de las virtudes del sistema político cubano en relación a lo conocido en otras realidades de América Latina es la efectiva soberanía nacional que detenta. ¿Cómo evalúan las capacidades demostradas por el Estado revolucionario en el manejo de la pandemia?

Mylai Burgos Matamoros: Es conocido que el Estado cubano ha podido contener y mitigar la pandemia en materia de contagios, fallecimientos, y a la vez, propiciar una atención lo más digna posible a las personas enfermas del virus Covid-19. Incluso después de la última ola de contagios producto de la apertura de las fronteras cubanas en noviembre del año 2020, no se ha percibido que el sistema de salud pública cubano haya llegado al límite o se encuentre rebasado, como en muchos países del mundo (al 11 de febrero de 2021 se detectaron 36.595 contagios y 257 fallecidos en total). El éxito de este proceso radica sustancialmente en las políticas públicas dedicadas a la creación de infraestructura para la atención de la salud (prevención con atención primaria, acceso y garantías), formación de personal médico, y desarrollo de industria farmacéutica, biotecnológica y de equipos médicos, que se verifica desde hace sesenta años.

Habría que mencionar, sin embargo, que el sistema de salud pública cubano no ha estado exento de grandes dificultades, afectado por la crisis económica permanente que soporta la isla sobre todo en los últimos treinta años. A pesar de lo anterior, el Estado ha demostrado la capacidad de decidir sus prioridades, poniendo en primer lugar la atención a los enfermos de la pandemia, por encima de cualquier otro problema nacional. Incluso ha llevado servicios de salud a otros países mediante brigadas médicas (53 brigadas en 39 países), las cuales han tenido retribución onerosa, pero han implicado gran ayuda en medio de la crisis de salud global.

Sobre esta gran fortaleza tenemos que mencionar una gran debilidad: durante todo el proceso revolucionario, Cuba no ha podido sostener por sí misma una economía nacional eficaz, sin atravesar largos procesos de crisis. Los mejores momentos económicos de la isla en estos sesenta años han estado sostenidos por economías externas, como los países del socialismo real en la década de los ochenta, y Venezuela a inicios del siglo veintiuno. Excepto en estos períodos, ha primado en la Isla la escasez y la ineficiencia económica. A esto se suma, y con gran responsabilidad, el bloqueo económico y comercial impuesto por Estados Unidos fomalmente desde 1962.

En este sentido, en medio de la crisis permanente, llueve sobre mojado con la crisis económica global. No ha faltado atención y la pandemia se ha contenido con éxito, además de que Cuba es el único país de América Latina con posibilidad real de tener una vacuna propia (con cuatro candidatos vacunales en proceso de desarrollo ya registrados oficialmente), pero la vida cotidiana en materia de bienes básicos, sobre todo alimentación e insumos médicos para enfermedades crónicas diferentes al virus, se han visto afectados sobremanera en este año con sus respectivas consecuencias sociales. Son debilidades ante la grandeza. La proeza está en manejar con éxito una pandemia global en medio de una grave crisis económica, con el derrotero más ético posible: priorizando la vida de las personas por encima de todo.

  1. ¿Cómo se analiza la nueva etapa abierta con la presidencia Biden? ¿Volverán las negociaciones entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba al punto en que los dejó Obama, antes del huracán Trump, o se prevé otro proceso?

René Fidel González García: Hay que apreciar dos cuestiones que a mí me parecen esenciales para entender el momento actual. La primera describe una voluntad sostenida, terca e invariable en el tiempo –aunque no exenta de desviaciones y retrocesos por cuestiones de pragmatismo político– de las autoridades cubanas y particularmente de Fidel Castro, para obtener un modus vivendi distinto entre Cuba y los Estados Unidos a partir del reconocimiento entre Estados. La segunda es el fracaso de todas las variantes subversivas desarrolladas por los Estados Unidos durante un largo tramo de 62 años, aunque con el pago de un duro peaje para el pueblo cubano en términos de vidas, la deformación de su economía y la posposición y perversión de muchas de sus aspiraciones democráticas, de desarrollo social e individual. Sin ambas cuestiones es imposible explicarse las negociaciones que condujeron al restablecimiento de relaciones diplomáticas durante ese segmento de tiempo en el coincidió el segundo mandato de Obama y el último de Raúl Castro.

Si esa voluntad por la parte cubana esboza una ruta crucial para un país que experimenta un muy complejo cambio de su régimen político económico y social, contradicciones y demandas de democratización cada vez más importantes, para Biden y su equipo es una oportunidad de desarrollar los objetivos planteados inicialmente por la política puesta en curso por Obama, después de cuatro años de abandono y desmontaje.

Una metáfora de estas posibilidades fue el viaje del ministro cubano Rodrigo Malmierca al Foro de Davos hace dos años para exponer la dirección de ese cambio que ahora mismo en Cuba se desata en lo económico y social. Pero es previsible que para la administración Biden conseguir sus objetivos ya no pase solo por retomar el momento de reconocimiento logrado anteriormente, o por sustanciar los acuerdos bilaterales definidos en aquel entonces, sino que ahora consista en adelantar y fortalecer sobre la marcha un marco de relacionamiento distinto. Que abra las puertas a formas de comercio normales y más significativas, a préstamos y mecanismos de financiamiento internacionales que tributen a aquellos objetivos que se proponen en términos políticos y geopolíticos en relación a Cuba.

Para resumirlo, parafraseando con amargura una famosa frase: las relaciones diplomáticas entre ambos países son la continuidad de la guerra por otros medios.

  1. Todo parece indicar que 2021 será particularmente difícil desde el punto de vista económico para el pueblo cubano y las consecuencias sociales ya se sienten luego de las nuevas medidas de ajuste monetario. ¿Imaginan un año de aumento de la conflictividad? ¿Puede el sistema institucional realmente existente canalizar de manera virtuosa la puja de intereses o se requieren nuevas herramientas para dar cuenta del desafío político que viene?

Amalia Pérez Martín: El ajuste económico ocurre en un contexto de creciente conflictividad entre estado y sociedad civil. Esta última, cada vez más desigual y diversa, posee mayor conciencia de derechos y está más conectada al mundo a través de las TICs. En los últimos años han resonado a propósito del activismo social (en la calle, en redes y ante instituciones estatales) formas de discriminación y violaciones de derechos civiles y políticos. Siguiendo prácticas institucionales heredadas, el patrón de respuesta ha sido de alta discrecionalidad administrativa. Este contexto de incertidumbre jurídica en la relación estado-ciudadanía se conjuga con la reactivación de narrativas oficiales de estigmatización para legitimar acciones represivas y de control punitivo.

Poner en diálogo estas prácticas con la utilización de similares mecanismos de control por parte de estados neoliberales para sofocar protestas o subordinar mujeres y hombres empobrecidos y racializados, acrecienta mi preocupación sobre la incapacidad de la institucionalidad cubana para gestionar el aumento de la conflictividad. Como en otras latitudes, es previsible el rechazo social en Cuba a medidas que afectan la vida cotidiana e implican la regresión de derechos económicos y sociales considerados conquistas revolucionarias en el discurso oficial y en el imaginario social.

Hasta el momento, las protestas contra el aumento de precios y tarifas de productos y servicios públicos, la reducción de subsidios o de asistencia social, y la precarización laboral, han tenido como respuesta inmediata rectificaciones casuísticas. No se han identificado soluciones generales y duraderas al aumento de las desigualdades. Los funcionarios encargados del ajuste parecen olvidar que el estado cubano está obligado, según la constitución vigente, a garantizar el ejercicio irrenunciable, imprescriptible, indivisible, universal e interdependiente de los derechos humanos, bajo los principios de progresividad, igualdad y no discriminación.

Si bien esta propia constitución contradice dichos presupuestos al declarar el carácter superior y único del Partido Comunista, es posible y urgente bajo su vigencia profundizar la soberanía popular. A nivel institucional esto implica emitir leyes y procedimientos pendientes sobre derechos y garantías básicas como la tutela judicial ante la vulneración de derechos por autoridades estatales, el derecho de queja y petición, los derechos de reunión, manifestación y asociación, entre otros.  

Por último, durante 2021 continuarán las crisis asociadas a la Covid-19. En tal sentido, la no declaración formal del estado de emergencia o desastre puede agravar la desprotección ciudadana frente a los efectos negativos del ajuste. En la práctica, se han activado de facto “consejos de defensa” a nivel local que, sin prever canales institucionales de participación ciudadana, también disponen sobre precios. Ante esta situación es imprescindible la reactivación del municipio, los consejos populares y los sindicatos; además de reivindicarse la protesta como forma legítima de expresar demandas populares, desarrollar plataformas inclusivas de articulación ciudadana y avanzar hacia la institucionalización de diálogos y métodos alternativos de solución de conflictos.

  1. Hay un gesto largamente utilizado por los sectores más dogmáticos y conservadores de la izquierda continental, que consiste en acusar a quienes formulan críticas dentro del propio campo progresista y popular de ser cómplices involuntarios o directamente de estar al servicio del imperialismo yanqui. ¿Cómo se puede atravesar esta suerte de policía ideológica para avanzar en debates productivos?

Hiram Hernández Castro: “Roma paga, pero desprecia a los traidores”. La frase refiere a un suceso en la conquista de la península ibérica. Roma ofreció una recompensa por el asesinato del líder del pueblo lusitano. Los historiadores debaten si el cónsul Escipión pagó con menosprecio a los traidores que habían acuchillado a su rebelde adversario o los mandó a ejecutar para desentenderse del pago prometido. Avanzando en la historia —en el contexto de la Guerra Fría— es conocido el episodio del macartismo: un triste pasaje de la historia estadounidense donde, utilizando el discurso de la seguridad nacional, se desencadenó una “cacería de brujas”. Fue un proceso plagado de acusaciones falsas, detenciones e interrogatorios irregulares contra científicos, intelectuales y artistas comunistas o sospechosos de serlo y, por tanto, inculpados de servir a los intereses de la Unión Soviética.

También en la URSS, desde inicios de la década de los treinta, se implementó una campaña de persecución, arrestos y confesiones arrancadas con torturas que colocaban a opositores y críticos —incluyendo socialistas, anarquistas y trotskistas— en campos de concentración o frente a pelotones de fusilamiento. En los “Procesos de Moscú” un grupo de dirigentes bolcheviques, altos mandos militares e intelectuales, fueron acusados de ser financiados por estados enemigos para restaurar el capitalismo. El Gulag fue un instrumento de Stalin y sus acólitos para eliminar a los actores con posibilidades (reales o percibidas) de resistirse o disputarles poder. Nikita Jrushchov —en el XX Congreso del PCUS— reconoció los crímenes de Stalin, pero la desestalinización no significó renunciar a todas las prácticas totalitarias. El discurso de Jrushchov se mantuvo secreto y acusar de colaborador con el enemigo nacional o de clase siguió conservando su rutinaria utilidad política. Estas prácticas ideológico-policiales se reeditaron en la China de Mao Zedong, en el campo socialista del Este y, cruzando el océano, llegaron a través los partidos comunistas y maoístas a nuestro continente.

La idea de que la izquierda se encuentra siempre amenazada por una “quinta columna” hace parte de nuestra tradición. Y si bien su historia es un documento de resistencia y democratización, también contiene sus zonas de barbarie. Un debate sincero debería comenzar por sacar los fantasmas del armario para hacernos responsables de todas las partes de nuestra historia, incluyendo los crímenes (reales o cívicos) cometidos en nombre de purezas ideológicas, pero resultado de concepciones dogmáticas, sectarismos, oportunismos y ambiciones de poder personales o grupales. En consecuencia, la crítica, la autocrítica y el debate al interior de toda organización progresista son ejercicios ineludibles de la democratización interna, sin la cual es imposible articular una propuesta democratizadora hacia el conjunto social.

Ahora bien, para que un debate sea productivo debemos exorcizarnos de informes policíacos, argumentos ad hominem y teorías de la conspiración. Ello involucra aprehender las artes virtuosas, útiles y argumentadas de entablar una confrontación. Cuando, por ejemplo, en la Cuba de hoy se esgrime la expresión original de Marx “batalla de ideas”, no siempre se discuten concepciones, tesis o conceptos. Si un intelectual cubano es rotulado de liberal o socialdemócrata por argüir a favor de la libertad de expresión, la democracia o los derechos políticos, sin que su oponente logre demostrar con argumentos por qué se insertarían esos conceptos en aquellas tradiciones, no estamos en presencia de un debate intelectual sino de un etiquetaje panfletario. Si una confrontación “intelectual” termina siendo el guión de un interrogatorio policial es porque no fue un debate, sino un duelo atravesado por la capacidad de una de las partes de imponer su verdad para inculpar al adversario. Si, suplantando procesos legales y tribunales, los medios de comunicación socializan gacetillas plagadas de inculpaciones como “contrarrevolucionario”, “mercenario” y “agente de la CIA”, no presenciamos una polémica política sino un espectáculo poco edificante, un linchamiento mediático, el irrespeto a la presunción de inocencia y la imposición del reino de la discrecionalidad.

Comencé por Roma porque el imperio actual también paga por acuchillar ideas soberanas. Es público que el gobierno estadounidense destina millones a financiar un cambio de régimen en Cuba. Asimismo, hay fratricidio cuando es un cubano el que colabora con el intento imperial de rendir a su propio pueblo por hambre. Pero, al otro extremo del arco ideológico, también surgen victimarios de la soberanía ciudadana. Hoy los “intelectuales policíacos” avanzan posiciones de poder, van acusando de mercenarismo a todo el que no siga su línea ideológica, siempre coincidente con la gestión gubernamental. De esa forma el pensamiento crítico es lanzado al campo enemigo. Se trasmiten ideas estereotipadas y caricaturescas de los contrincantes. Las personas, sus ideas y los hechos no se valoran en su complejidad y matices, sino en función de lo que representan para su identificación como amigo o enemigo.

En conclusión, un debate es productivo no por la radicalidad de los improperios que se lancen contra el adversario, sino por ir a la raíz de los problemas de la sociedad que le sirve de contexto. Un debate es fructífero si en él se invierte toda la ciencia y las habilidades lingüísticas que se poseen para polemizar con la tendencias y corrientes que se sospecha no llevarán al país hacia las mejores soluciones. Un debate es legítimo si se ejerce en condiciones de igualdad, libertad, sin miedos e hipocresías. Por ello asumo que lo que puede obtener la sociedad de los debates no se resuelve en el “dime que te diré” de la ciudad letrada, sino en su utilidad para dar fuerza intelectual al saber social y fuerza social al saber intelectual. Esto es, en definitiva, empoderar las condiciones en que todos los ciudadanos ensanchen su intelectualidad y accedan a debatir, deliberar y codecidir las normas para mejorar sus vidas juntos.

***

Este texto fue publicado originalmente por la revista argentina Crisis

33 comentarios

Orl 21 febrero 2021 - 8:45 AM

Ahí me ubico yo:

ven a la Revolución como accidente, fracaso, engaño del liderazgo histórico


Esta revolución es verde como las palmas.

—–
. Edulcoran el período republicano anterior a 1959.

Era a pesar de todo, mucho mejor que hoy.

——-

..otros hasta suscriben la política de los Estados Unidos hacia Cuba.

—-
El enemigo de mí enemigo es mí amigo o al menos aliado. O al menos, compañero de viaje

Livio Delgado 21 febrero 2021 - 9:47 AM

Inteligente y ameno resumen para mostrar una realidad de la Cuba de hoy desde la visión lejana de la conceptualidad, comparto esa ideal partición de corrientes que define «Un sector continuista del modelo socialista de base soviética estalinista» que base al traspaso generacional de poder se ha venido instaurando, ese segundo espacio cubierto por «liberales y socialdemócratas. En el primer caso abogan por la opción capitalista de algunos países de Europa y Estados Unidos, o por el socioliberalismo» «Los segundos se inclinan por la variante del capitalismo nórdico europeo, con influencia de la socialdemocracia de izquierda» y por último pero no menos importante porque personalmente lo veo como una parte «exiliada» del grupo de poder y de la continuidad que a decir verdad es el continuismo, «esa masa de “socialista crítico de izquierda”, con influencias del marxismo no soviético (trotskismo, anarquismo, guevarismo) y otras opciones políticas derivadas: socialismo democrático participativo, libertario, del siglo veintiuno», Ahora bien, lo que ha ido faltando y creo en ello se basa el linchamiento moral y la represión visible desde el aparato represivo que responde al primer grupo en el poder, son los líderes visibles, la necesaria empatía personal que «el líder» imprime a cualquier organización social, ese discurso de posibles soluciones y renovadas esperanzas que desde cualquiera de las otras dos corrientes ideológicas nacientes vayan debilitando ese discurso único y egeInteligente y ameno resumen para mostrar una realidad de la Cuba de hoy desde la visión lejana de la conceptualidad, comparto esa ideal partición de corrientes que define «Un sector continuista del modelo socialista de base soviética estalinista» que base al traspaso generacional de poder se ha venido instaurando, ese segundo espacio cubierto por «liberales y socialdemócratas. En el primer caso abogan por la opción capitalista de algunos países de Europa y Estados Unidos, o por el socioliberalismo» «Los segundos se inclinan por la variante del capitalismo nórdico europeo, con influencia de la socialdemocracia de izquierda» y por último pero no menos importante porque personalmente lo veo como una parte «exiliada» del grupo de poder y de la continuidad que a decir verdad es el continuismo, «esa masa de “socialista crítico de izquierda”, con influencias del marxismo no soviético (trotskismo, anarquismo, guevarismo) y otras opciones políticas derivadas: socialismo democrático participativo, libertario, del siglo veintiuno», Ahora bien, lo que ha ido faltando y creo en ello se basa el linchamiento moral y la represión visible desde el aparato represivo que responde al primer grupo en el poder, son los líderes visibles, la necesaria empatía personal que «el líder» imprime a cualquier organización social, ese discurso de posibles soluciones y renovadas esperanzas que desde cualquiera de las otras dos corrientes ideológicas nacientes vayan debilitando ese discurso único y egemonico que ha dominado la Cuba del «Patria o Muerte» y haga más visible esa urgente necesidad de lograr esa otra Cuba de «Patria y Vida» para intentar superar la crisis vivida de los últimos +30 años.
La política del gobierno americano seguirá siendo el enfrentamiento y la subversión, históricamente los republicanos tensan la soga y los demócratas tienen que hacerle frente a cuando está quiebra, que siempre ha terminado en éxodo masivo de los inconformes como política revolucionaria de bajar precio a la olla interna. Hoy las inconformidades están logrando poner a los inconformes más a intentar cambiar su entorno que a mudarse para «otro entorno», y las redes sociales van haciéndonos día por día más visibles individuos muy valientes y coherentes con pensamiento divergentes que pueden hacer la diferencia.
monico que ha dominado la Cuba del «Patria o Muerte» y haga más visible esa urgente necesidad de lograr esa otra Cuba de «Patria y Vida» para intentar superar la crisis vivida de los últimos +30 años.
La política del gobierno americano seguirá siendo el enfrentamiento y la subversión, históricamente los republicanos tensan la soga y los demócratas tienen que hacerle frente a cuando está quiebra, que siempre ha terminado en éxodo masivo de los inconformes como política revolucionaria de bajar precio a la olla interna. Hoy las inconformidades están logrando poner a los inconformes más a intentar cambiar su entorno que a mudarse para «otro entorno», y las redes sociales van haciéndonos día por día más visibles individuos muy valientes y coherentes con pensamiento divergentes que pueden hacer la diferencia.

dario45666 21 febrero 2021 - 10:25 AM

ante todo ,decir a la sra. Ivette Garcia que nada mas horrible para un liberal que ver en el » Modelo Chino» una alternativa y menos para cuba que,en 1958 no se parecia nada a china.Mirar China un cubano, como alternativa,es reroceder en la historia.Que conste !!!
Por lo demas,lo mismo,quieren encadenar a Cuba ,sin consultar al pueblo,a la izquierda.No hay voces que den una mirada centro derecha en un pais que ha sufrido en manos de la izquierda,todo tipo de penuria tanto material coo espirital.En un Pais,donde los revolucionarios izquierdistas aplaudian el sometimiento de Cuba A la Urss y su campo de marionestas,donde el intevencionismo en otros paises es «la gloria que hemos vivido» ,donde la corrupcion es endemica y generalizada,donde solo se pueden oir voces autorizadas,donde no se puede militar en ninguna organizacion opositora,donde el voto esta secuestrado,etc,etc….los cubanos «dignos,patriotas,leales e izquierdistas son mas antiyankys que os mexicanos,que es mucho decir,sin embargo,como los mexicanos,se arriegan a tirarse al vacio por tal de llegar a la mitica Yuma…..Por que no les dan un chance a los liberales o a los radicales,o los republicanos ?? Cuantos experimentos izquierdistas mas hacen falta ?? Los cubanos no son conejillos de India,por favor !!!

Manuel* 23 febrero 2021 - 5:32 PM

Ya quisieran los cubanos disfrutar de la prosperidad de los chinos.

No me gusta nada el modelo chino de libertades económicas sumadas a total falta de libertad personal, pero al menos es un modelo que garantiza prosperidad … que no es poco.

Orl 21 febrero 2021 - 10:29 AM

capaz de gambetear la pandemia como casi ningún otro país del mundo


Falseando estadísticas. Según el Diario las Américas, hay que multiplicar por cuatro

EZpo 22 febrero 2021 - 9:09 AM

No hace falta seguir la sugerencia del Diaria de las Américas. Según las estadísticas publicadas por el gobierno, en lo que va de febrero llevan más casos acumulados que en el resto de la Pandemia, a contrapelo de lo que que pasa en el mundo. No pueden comenzar un artículo supuestamente serio con una falacia de tal tamaño.

tony crespo 21 febrero 2021 - 12:02 PM

“ coger el rábano por las oías “…..es el defecto que encuentro en las respuestas alas preguntas de LJC. Preguntas que tambien están redactadas en la misma forma expresa para NO tocar el tema….se culpa a la Republica mediatizas, se culpa a la Republica neocolonial, se culpa a la corrupción de la difunda Republica pre castrista, se culpa al estalinismo, se culpa a los disidentes mercenarios, se culpa al imperio y a los yankis, se culpa a la burocracia actual, se culpa acaparadores,se culpa a los especuladores, se culpa al VIRUS CHINO, se culpa a tanto y tantos de nuestra DESGRACIA NACIONAL que NO queda culpa alguna para el verdadero y único culpable de la aniquilación programada, metodica y consumada e CUBA: Fidel Castro Ruz

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 21 febrero 2021 - 12:30 PM

Primero que nada quien mata de hambre al pueblo es quien los dirije, en ellos recae la responsabilidad pues son los que tienen el poder, si se desligan de esta verdad se desletigiman ellos solos, pues para que entonces se empeñan en mantener el poder? Yo tengo una teoria, y como teoria al fiin no es mi intencionn que la crean, pero de igual manera la esbozare. sIMPLEMENTE ENTRE LOS QUE TIENEN EL PODER EN cUBA Y LOS DEL nORTE TIENEN UN ACUERDO NO ESCRITO POR EL CUAL EL STATUS QUO LES CONVIENE A LOS DOS, ME EXPLICO. Cuba amenzaba con ser una gran nacion, prospera, industrializada, agricolamente sostenible, un polo de desarrollo, el Taiwan del caribe, a pesar de la dictadura y de todos los inconvenientes de ser una isla y viendo que ell sur de la Florida en especial perderria peso como receptor de capitales y como polo de desarrollo,permitio el ascenso de Castro porque sabian el efecto desastrozo que seria para esa nacion la toma del poder y acerto, el polo economico-industrial cubano se apago y surgio ese gran emporio que es el Sur de la Florida, con Miami como la joya de la corona, donde al dia de hoy se concentran grandes riquezas y un desarrollo sin igual, en los años 50 era un pantanal lleno de aligators y Miami un sitio para ir a morir los gringos viejos, inmediatamente que el Atila caribeño se tomo el poder comenzo el auge del Sur de la Florida y en especial el de Miami que paso a ser una metropoli mundial, mientras el pantano se seco y surgio una moderna urbe, Cuba y La Habana se convirtio de una naciente estrella en una enana roja moribunda, de una tacita de plata a una ciudad a la que parece que en muchas lugares hubiese sido bombardeadas y solo ruinaS QUEDAN, VIEN LA REALIDAD, LOS CUBANOS CONTRIBUYERON CON SUS RIQUEZAS Y CON SU TRABAJO A crear un gran emporio de miles de millones de dolares como es la Florida y en especial Miami, esto a la larga es una tragicomedia ninguno de los dos poderes tiene interes en ganar, solo mantener el staus quo, Cuba brinda miles o millones de talentos humanos para hacer crecer la economia de este pais, mientras el Tio Sam permite disimuladamente que os dolares fluyan para que Cuba no se hunda, le conviene sin poner un dolar recibio a gente instruida y formada para que ellos sacaran la tajada mayor y al regimen la tranquilidad de que nunca va a ser destronadao, asi que quienes quieren un real cambio deben de enfocarse en su pais, en su gobierno y en sacarlos del poder EN SUMA NO HUBO MEJOR AGENTE DE LA CIA QUE FIDEL CASTRO QUIEN DESTERRO A MILES DE SUS COMPATRIOTAS PARA QUE LOS GRINGOS SE BENEFICIRAN Y SACARAN DEL ATRASO A LA CASI TERCERMUNDISTA PENINSULA DE LA FLORIDA, LO demas a sido comedia politica, propaganda orweliana de ambos lados, la realidad esta ante sus ojos, el resultado esta a 60 años claro Florida es practicamente un pais desarrollado y cuba en muchas areas es del quinto mundo, en suma el viraje a la Cuba socialista empujado o alewntado por los gringos permitio el ocaso de Cuba y significo el auge de la Florida y Miami como su joya predilecta, sin el ocaso de una no hubiese existido el auge de la otra y eso les debe de abrir los ojos cubanos de lo que seria su nacion si sacan a esa gentre del poder, su trabajo y su capital permiten que Miami se una gran metropoli, imaginen que seria de su nacio si todos esos expulsadpos regresaran a su patria y reconstruyeran su nacion, se hablaria del «milagro cubano» como lo que estan en el poder no lo quyieren, no seran capaces de mandarlos al retiro, de jubilarlos?

Orl 21 febrero 2021 - 1:32 PM

Cada vez, menos gente se traga esos cuentos de camino.

Copio

vanl dijo:
No entiendo millones de personas diarias son vacunadas en el mundo y nosotros seguimos esperando vacunas que no se sabe si serán efectivas o no , cada día que pasa mas cubanos enferman y mueren por COVID y otro que mueren a causas de COVID pero ya no lo tienen albmomento de morir , Las estadísticas no son entendibles

Mucho ego con soberana para renunciar al programa COVAX de la OMS

Observador 2021 21 febrero 2021 - 5:24 PM

Interesante diagnóstico de la realidad cubana a través de ocho intelectuales y en alguna medida de propuestas de salidas o soluciones a la crisis sistémica que aqueja a la nación cubana. Un escenario inédito que se agrava por semana y sin una respuesta coherente del poder, cuya resiliencia se basa en la fuerza y se agota en la confrontación, sin espacio para el debate y el diálogo que le permita siquiera reinventarse o regenerarse.

En medio de una grave crisis sanitaria, (alejada de un extremo con indudables resultados eficaces en la etapa inicial y del otro extremo con una eventual inmunizacion futura de toda la población con 4 vacunas en estudio), la situación se agudiza a partir del triple error de abrir fronteras sin exigencia de PCR negativos, desmontar el sistema de aislamiento de contactos e interrumpir el pesquisaje masivo, motivado por la crisis económica pero que ha conllevado ahora mayores gastos con la restitución de esas medidas, la incapacidad de tomar otras imprescindibles para frenar la propagación, el agotamiento del personal sanitario y una asombrosa esquiva a reconocer esos yerros, sumándole a todo ello una pérdida de credibilidad en su gestión.
En el campo económico, la implantación de la Tarea de Ordenamiento en el peor momento posible y por demás con una chapucería inconcebible en su concepcion y argumentacion que ha obligado a todo tipo de parches, rectificaciones y ambivalencias, que ya le aseguran el inminente fracaso y empeoramiento del clima social.
Y la crisis cultural, extendida a los medios de comunicación, avisora escenarios peores y extensibles a otros campos. Visibilizada a partir de los sucesos del MSI, de la sentada del 27N y agitada ahora con la canción y video de Patria y Vida, saca a flote la indigencia y orfandad argumental de toda esa vanguardia intelectual que se ufana de su sabiduría, lealtad y contundencia conceptual en la que puede descansar el futuro y la fortaleza de la nación cubana. Para botones de muestra, la declaración de la Asociación de Musicos de la Uneac que además de descalificarlos como personas y como musicos, les recrimina haberlo hecho en el 94 aniversario del natalicio de Juan Almeida, convoyado con Perucho Figueredo y Benny Moré en una indigesta y fortuita fusión obituaria o cumpleañera. O la patetica alusion de plagio por el uso de la frase Patria y Vida que en el Granma y el NTV se destacaron como parte del ametrallamiento intensivo a los herejes.

Al parecer, sin habilidades para la simple aritmética, demostrada en las cuentas que sacaron para la TO, y que tampoco las han sacado en los ratings de la canción de Yotuel y la de Virulo. “Todo nuestro pueblo rechaza esta payasada….”

Un poder confiado en los innumerables cerrojos, trampas y vericuetos que impiden un pleno ejercicio de democracia popular y la disposición de esa elite a un auténtico debate y diálogo con quienes difieren de su verdad omnimoda e incuestionable. Confiados también en los ecos, apoyos y golpes de pecho de disciplinados seguidores de trincheras y llamados al combate.

Con estos truenos, quien duerme?

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 21 febrero 2021 - 6:43 PM

Hay una historia muy interesante «la tropical, cerveza cubana hecha por cubanops que tenia una proyeccion mundial, habia construido el 2 parque mas grande de Cuba, un dia llego el Atila y la confisco, a punta de pistola obligo a la persona encargada de la fabrica a entregar la llave y todo acabo? que se hicieron los muebles, la instalacion fisica, las maquinas y tod lo demas? que se hizo to ese capital’ el personal tuvo que huir o quien sabe que hizo, en fin todo se derstruyo literalmente, hoy un heredero de aquel dueño recupero la formula y la produce en Miami, posee un lugar donde replica el parque y hasta plantas sacadas dew Cuba tiene, ven la diferencia? Y todavia se preguntan porque estan como estan=?? Una empresa que tenia proyeccion mundial desaparecio de la faz de la tierra y con ella miles de empleos, pero en el otro lado del estrecho resucito y ahora los empleos que deberian de estar en Cuba estan en la 2 Cuba la Florida y mas exactamente Miami la ciudad en gran parte construida por los expulsados de la Cuba natal, si este argumento no les abre los ojos, no se que lo hara y les dejo la tarea a los cubanos investiguen q

tony crespo 21 febrero 2021 - 9:04 PM

….la situación en que el pais nuestro se encuentra no resiste remedios “caseros” si es en serio el intento de superarla….si lo que plantean las respuestas de los compañeros interrogados a las preguntas de LJC representa honestamente sus enfoques sobre la actualidad nacional, quedan corto en sus cálculos y proyecciones….Que se convalide el derroche de recursos en una posibilidad del éxito de una vacuna en un país quebrado económicamente, arruinado su crédito financiero por mala paga, con una historia de descalabros y fracaso en casi todos los proyectos tanto industriales como agrícolas por la vanidad absurda de competir contra las vacunas de las economías más fuertes y prósperas….con una posibilidad de lograrlo pero ya tarde cuando las descubiertas y probadas con éxito ya inundan el mercado es otro de los absurdos faraónicos a la usanza del líder muerto…..especialmente cuando se resquebraja ”el muñeco” ya tan reparado y, chapisteado durante años con un nuevo plan de RE-ordena-MIENTO…Es como toda la historia anterior de este desastre: PRIMA LA POLÍTICA sobre lo RACIONAL….acaso no sería más inteligente como han hecho países mucho más ricos, prósperos y funcionales que el nuestro de importar la vacuna y dedicar la incalculable fortuna en la investigación y producción de ella a la PRODUCCIÓN DE COMIDA?

EZpo 22 febrero 2021 - 9:06 AM

«. . . capaz de gambetear la pandemia como casi ningún otro país del mundo». ¿En base a qué información saca esta conclusión? En lo que va de febrero acumulan en el mes más casos que en el resto de toda la pandemia. Y la vacunación no ha comenzado. ¿Por qué comenzar un análisis supuestamente serio con tamaña falacia? ¿Para condicionar al lector? Es una vergüenza.

Manuel* 23 febrero 2021 - 5:28 PM

La realidad es que la tasa de muertes por covid en Cuba es muy baja.

Por otra parte esa baja tasa de muertes posiblemente se daba a una combinación de aislamiento estricto de los infectados con factores socioeconómicos que dificultan la transmisión. El subdesarrollo contiene al virus ya que viene acompañado de malas comunicaciones. ¿Cuántas familias cubanas disfrutan de coche privado?

No es casual que la pandemia golpee muy fuerte a Europa, un continente envejecido, con alta densidad de población y con unas comunicaciones magníficas. África apenas está afectada por el Covid porque sus circunstancias son opuestas.

tony crespo 22 febrero 2021 - 9:44 AM

Cuando la política prima sobre la lógica las consecuencias son políticas y no lógicas……porque el estado se encaprichó en el desarrollo de una vacuna contra la plaga China en una situación económica tan grave en que resulta casi criminal el destinar fondos para ese objetivo político cuando el pais entra en una crisis casi general de fondos para el fomento de la agricultura, asistencia social, educación y médica?….competir en ese empeño descabellado tan parecidos a los muchos fracasos faraónicos del difunto lider con naciones mucho más ricas en la producción de esta vacuna y poderla adquirir a una fracción del costó de producción local es muestra de que el criterio político se impone al de la lógica…la propaganda del éxito político del intento en los cálculos de la dirigencia pesa más que cualquiera otra consideración de costo y efecto….
Las resultados de esta decisión están presentes junto a las consecuencias a la implantacion del re-ordenamiento tantas veces intentado y tantas veces fracasados….la vacuna llegará con casi 1 año de retraso y si llega llegará tarde….mientras la pandemic China nuestra sin control espera mientras el resto del mundo recibe los beneficios de las múltiples vacunas ya existentes

Manuel* 23 febrero 2021 - 5:21 PM

Coincido contigo en ese tema.

Y además añado que llegado el momento se van a plantear serios problemas éticos al hacer pruebas en fase tres de doble ciego con la vacuna. En esas pruebas se necesita un grupo de control al que no se le suministrará ninguna vacuna. ¿Con qué derecho se mandarán a cubanos a la muerte al no facilitarle vacunas completamente testadas que sabemos que les salvarían la vida?

Alina Lopez 22 febrero 2021 - 10:28 AM

Señor Tony Crespo, esta entrevista colectiva fue convocada y publicada por la revista argentina Crisis, no por LJC. No creo que ninguno de los entrevistados haya tomado el rábano por las hojas, simplemente que ninguno pertenece a su manera extremista y recalcitrante de analizar la realidad cubana.

tony crespo 22 febrero 2021 - 11:43 PM

Dr. Alina con todo mi respeto que Ud. merece por ser una víctima más del. del adoctrinamiento marxista y socialista extremo que le inyectaron o le dieron a beber en todos los años de su educación….me da lástima porque leyendo lo que escribe o lo que opina siempre en algún momento no puede evitar sacar la oreja pelus del adoctrinamiento marxista…..Están empachaos de teorías que han sido demostradas como obsoletas y hasta que usted y los que piensan como usted NO VOMITEN el veneno con que los “educaron” no comprenderán su complicidad en el error y horror de una educación FALSA, DOGMAiTICA e IRRECONCILIABLE con los principios de una verdadera DEMOCRACIA MODERNA…su acusación de extremista NO me ofende….CURIOSO que no llama así a los poderes que enfrentamos solo con la palabra..
Esta llegando el momento de la VERDAD y delas DEFINICIONES….la republica que que queremos todos no puede excluir a nadie NI A USTED NI. A MI por sus ideas expresadas en la libertad que nos otorga LJC..

tony crespo 23 febrero 2021 - 12:34 AM

Dra. Alina…
gracias por la aclaración del origen de la entrevista…..reconozco que es una publicación de mérito e importante en el variado enfoque de sus temas

Humberto 22 febrero 2021 - 10:44 AM

¡QUÉ TRISTE Y VERGONZOSO TODO ESTO! Y EL TIEMPO PASA…

Nina 22 febrero 2021 - 1:13 PM

Me gustaría ver un intercambio o mejor entrevistas puntos de vista del otro sector o sea la derecha que todas las tendencias puedan exponer

Julio González 22 febrero 2021 - 3:17 PM

No veo que los comentarios de Tony crespo sean extremistas señora alina López. Usted con esa respuesta que le ha dado a Tony está cayendo en lo mismo que las autoridades cubanas que si no estas conmigo o no dices lo que acepta el consejo editorial de este portal, estás contra mi y por ende contra todos los q exponen sus ideas en él

Alina Lopez 22 febrero 2021 - 6:36 PM

Julio, mi opinión sobre las ideas del señor Crespo se apoyan en lo que vengo leyendo de él desde que participa en este foro, no solo de lo que plantea con relación a este artículo.

tony crespo 23 febrero 2021 - 12:31 AM

aclaro que NO creo que el calificativo emitido contra mi forma de opinar de extremista y recalcitrante me disminuya o ofenda personalmente como tampoco creo que en ninguna forma disminuya y ofenda a la persona que lo emite….son solo grados de calificación en un espacio de debate democrático y libre como el que nos brinda LJC….que esta forma de debate DESaPARECIO de la vida cotidianidad cubana como otras tantas y tantas costumbres y tradiciones de nuestra idiosincrasia debido a los más de 60 años de control absoluto y ausencia de libertad de expresión no nos debe extransr la falta de costumbre de su ejercicio al interrumpirse la corriente parlamentaria de los lejanos tiempos de la primera Repubica….Hay que empezar por el principio y creo que este foro al darnos la oportunidad de ejercerlo nos entrena para mejores tiempos futuros donde el debate variado y a veces fogoso junto a el surgimiento de partidos políticos será la vía de la reconstrucción

tony crespo 26 febrero 2021 - 9:03 AM

Dra. Alina…me honra y me estimula que ud. me lea en mis numerosos comentarios….los hago con mi mejor intension y con la convicción que ALGO QUEDA en el supconciente aunque de plano lo rechace….ese es el PELIGRO que vio o ve la “santa inquisición”, el absolutismo, el fascismo, el marxismo, el franquismo y demás persecutores de la libre expresión y por eso la persiguen, la cuartan, la suprimen como su más peligroso enemigo, por muy desatinados los comentarios ALGO QUEDA….y de pronto “saltan como la liebre”…..ese es el sistema usado por san Ignacio de Loyola,y los jesuitas en sus Ejercicios Espirituales”….y por supuesto el difunto líder que en sus años debelemita(colegio de Belen, La Habana) durante 5 años anualmente participaba de ellos y de ahí su técnica Enel manejo de las masas…recuerde y repito sra. Alina…ALGO QUEDA
.

El poder de las ideas hoy en Cuba – La Joven Cuba 23 febrero 2021 - 7:01 AM

[…] poco, varios intelectuales respondimos preguntas sobre la actualidad cubana a colegas latinoamericanos. Me correspondió explicar esta cuestión de las corrientes políticas y sus presupuestos en torno […]

Manuel* 23 febrero 2021 - 5:17 PM

Al final la clave está en que Libertad y Prosperidad van de la mano. Por ejemplo, la agricultura cubana prosperará cuando el agricultor tenga libertad para importar, organizarse y vender sin trabas. Lo mismo podemos decir del periodismo, el arte, la construcción de casas y toda actividad económica. La única limitación a esa libertad debería estar en las actividades económicas obviamente perjudiciales para la colectividad como timar o robar.

El poder de las ideas hoy en Cuba | Mandala 25 febrero 2021 - 1:17 AM

[…] poco, varios intelectuales respondimos preguntas sobre la actualidad cubana a colegas latinoamericanos. Me correspondió explicar esta cuestión de las corrientes políticas y sus presupuestos en torno […]

Ramon Izquierdo 25 febrero 2021 - 5:28 AM

Sra Alina
Perdonarme que no le he escrito en su anterior post (estaba de vacaciones y en ese caso mi novio y yo nos desconectamos del mundo).
Es una pena que este post no pudiera llevar por título “Ocho interpretaciones marxistas de la realidad cubana” (parafraseando el título de similar trabajo de un marxista peruano en el siglo XX: José Carlos Mariátegui), pero es que ustedes no son marxistas, son liberales, y son liberales con la “fiereza” del converso, aunque no muestran las cartas claramente (es muy peligroso hasta que no se tome el poder); en Europa del Este se manifestaban muy democráticos, reformadores del socialismo y ya sabe usted en lo que terminaron (hasta el aborto lo prohibieron en algunos países). Un ultra liberal cubano, el Sr Monreal, toma el título de su Blog nada menos que de Engels.
El mal llamado MSI no busca dialogo con el gobierno sobre cuestiones de arte, sino políticas, y el grupo liberal que usted representa se adhiere a todo “clavo ardiendo” que haga le haga “ruido” al otro grupo liberal burgués asentado en las estructuras altas del empresariado estatal y el Partido Comunista.
El MSI no tiene apoyo popular, el rapero Denis no es Pablo Hasél que ha sacado a las calles españolas miles de manifestantes; desde luego, ni el rapero Denis ni el Sr Alcántara (confeso asalariado de Soros, un testaferro de la Banca Rothschild) tienen los pueblos de que enorgullecerse de ellos: no es lo mismo cantar contra la monarquía corrupta española que alabar a Trump como presidente.
No olvido preguntarle:
1. A partir de cuando usted considera que la Revolución Cubana extravió el camino.
2. Considera algún mérito histórico de Fidel Castro
3. Considera usted como muchos foristas que la acompañan al Che Guevara un asesino
Gracias, saludos y que pase un feliz día

tony crespo 26 febrero 2021 - 9:26 AM

Sr. Izquierdo…Ya lo extrañábamos….dichoso por su luna de miel ja ja jaAhora más seriamente le voy a contestar sus preguntas aunque no fueron dirigidas a mi personalmente sino lanzadas al aire: 1).-se extravió desde el primer día cuando Raul Castro sin juicio o juicio sumarísimo fusiló a.casi un centenar de “esbirros” y chivatos del régimen de Batista en la provincia de oriente. La constitución del 1940 y los postulados del Movimiento 26 de julio NUNCA contemplaron la ejecución de reos como una medida punitiva durante después de este hecho macabro en los juicios. revolucionarios se ejecutaron a unos 5,000 “esbirroos y criminales de guerra” ….esta face de la justicia revolucionario duró casi 6 meses esporádicamente unido a las primeras leyes confizcatorias de la propiedad privada con la excusa de “ bienes malversados”…2)- El mayor mérito histórico del difunto fue ser el gobernante cubano que en120 años de independencia gobernó casi la mitad de ellos 3)- No lo consideran los floristas que acompañan a la sra. Alina…lo dicen la documentación de su ejecutoria durante su mando en la Fortaleza del castillo de La Cabaña donde condujo juicios sumarisimos….Fue un ASESINO patológico espero que estas respuestas le satisfagan

Ramon Izquierdo 26 febrero 2021 - 4:53 AM

Sra Alina
Quiero hacerle a usted y al Sr Estrada un comentario adicional, porque tal parece que es en Cuba donde único no se respeta la separación de poderes, y que es el único país donde los políticos (en este caso el Partido Comunista) se entrometen y dictan las pautas a la sociedad.
En España (preguntarle al Sr Manuel que debe saber bien del tema) los jueces son designados por los políticos, por eso el Consejo General del poder Judicial (órgano gobierno de los jueces en España) que fue elegido por el gobierno de Rajoy es casi por completo de derecha ultraconservadora, pero como ahora el gobierno de España tiene otra mayoría distinta, el partido de la derecha española (Partido Popular) bloquea para, aún sin mayoría parlamentaria, seguir contando con mayoría en la judicatura.
Otro ejemplo es en Italia, que nadie negará en Cuba ni en el mundo que es una democracia: pues en este país el primer ministro NO fue electo por las urnas ni por el pueblo, ha sido elegido un banquero, Mario Draghi, antiguo presidente del banco Central Europeo, el mismo que puso los tipos de interés a cero para los Bancos, pero los ciudadanos cuando van a los Bancos a pedir un préstamo se lo cobran no menos del 7% de interés.
Resumen: ¿en qué país del mundo hay liberta de expresión, en qué país del mundo no hay presos políticos, en qué país del mundo hay separación se poderes?. Así que lo que un grupo de personas luchan por llevar a cabo en Cuba y me parece bien que lo hagan, es una práctica que existe en todo el mundo. El capitalismo no permite la democracia ni lo que ustedes buscan. Aunque para tomar el poder, para desgastar al gobierno que se trate (no solo el de Cuba), para crear malestar y derribarlo (para después hacer lo mismo que hacían los que estaban) no esta mal, es decir, para hacer un poco de sparring todo sirve.
Un saludo y mi deseo que tenga un feliz día.

Ramon Izquierdo 28 febrero 2021 - 3:36 AM

Gracias por responder, pero las preguntas no iban dirigidas a usted, ya sabemos cómo piensa esa reducida pero ponderosa comunidad cubana radicada en el sur de La Florida a la que usted representa, ultra liberal, reaccionaria y elitista. Era para la señora Alina Bárbara. Ustedes solo apoyan el marxismo de la señora Alina cuando ésta lo utiliza para justificar teóricamente el derrocamiento del gobierno de Cuba. Ustedes ya sabemos que son de la ideología de Issaias Berlin, Karl Poper, Mario Vargas Llosa y George Soros, la Sra Alina tiene con ustedes un buen quórum de seguidores. Pero no olvide que éste último dijo que mientras más tiempo pasaba en Wall Street mas cuenta se daba que Marx tenía la razón.
Gracias por extrañar mi «ausencia», es todo un detalle, y mi deseo que pase un feliz día

El poder de las ideas hoy en Cuba - Por Ivette García González - NODAL 3 marzo 2021 - 1:00 AM

[…] poco, varios intelectuales respondimos preguntas sobre la actualidad cubana a colegas latinoamericanos. Me correspondió explicar esta cuestión de las corrientes políticas y sus presupuestos en torno […]

Los comentarios están cerrados.