27 C
Havana
viernes, octubre 23, 2020

Notre Dame

Ariel Montenegro
Ariel Montenegro
Periodista, responsable del Comité de Selección en el Festival Internacional de Cine de Gibara

Se quemó Notre Dame de París. Como las brujas, los astrónomos y los herejes. Se quemó y aunque digan algunos, y yo, que se construyó con muertos y sangre de los bolsillos de una religión que no entiende a su propio dios, que no sabe que no vive ni en nubes de humo ni en casas de piedra, no puedo evitar la congoja.

¡Y pensar que tendrán que hablar de ella mis hijos como hablamos nosotros de la biblioteca de Alejandría!

En mi caso, va a la lista inconclusa. Como el concierto de Leonard Cohen, como la entrevista a Mandela, como abuchear a Pinochet en público, como acostarme con Audrey Hepburn.

Yo la odiaba. Por linda y por católica. Amor odio le dicen. Ahora no puedo odiarla más.

Cuando me ponía anarquista con unos socios, el plan era grafitear símbolos comunistas en la pared. Nunca lo hubiera hecho, pero era una buena fantasía. Ahora me jodió el chiste público y el sobrecogimiento privado el día que la viera.

Ahora ya no puedo odiarla. Lo siento Javier.

Tomado de: Western Congri

3 Comentarios

  1. Está Ariel Montenegro un poco vaguete..porque desde noviembre no había movido un dedo en su blog. Solo decirle que exagera cuando da por desaparecida Notre Dame… No es así… Lo que ha quedado en pie es suficiente para entender que se reconstruirá, se han salvado importantes elementos de un valor enorme, empezando por las torres, los rosetones de dos fachadas, etc. En unos años, Notre Dame estará ahí de nuevo….y no será una engendro como la Sagrada Familia, sino que seguirá siendo una obra de arte de 900 años.

    https://www.elespanol.com/cultura/20190416/incendio-notre-dame-obras-perdido-salvado/391490852_3.html

  2. Pues si vamos a ver, muchas obras monumentales de la historia de la humanidad han sido construido a costa de la sangre de seres humanos que fueron esclavizados. Se me ocurre pensar en las piramides de Egipto o la Gran Muralla China. Pero no por eso merecen ser destruidas, creo yo. Apretaste Ariel!

  3. El archimillonario francés Francois-Henri Pinault, dueño de Artemis, anunció la donación de 100 millones de euros para la reconstrucción.

    Minutos después del anuncio, su archirrival comercial Bernard Arnault, dueño de LVMH, anunció que donaba 200 millones.

Comments are closed.