Militantes del odio.

Lázaro Fariñas

digital@juventudrebelde.cu
28 de Junio del 2010 21:34:37 CDT

Tomado de Juventud Rebelde.

Hay quien lo piensa y además lo quiere. Hay quien lo quiere y además trabaja para que suceda. Hay quien lo niega, pero en realidad lo quiere. Hay quien no lo piensa, no lo quiere y además hace todo lo posible para que no suceda. Es una adivinanza, que también es una verdad que siempre ha existido entre los cubanos de Miami. Estoy hablando de la eventualidad de una invasión del Gobierno de los Estados Unidos a Cuba. ¿Cómo se le puede llamar a alguien que nació en un país y viviendo en otro, pide abiertamente que su país de origen sea invadido por el de su adopción? ¿Y, cómo, al que viviendo en su país, lo desea? ¿Traidor? ¿Apátrida? ¿Miserable?

Aquí en esta ciudad, desde que empezaron a llegar los cubanos después del triunfo de la Revolución, siempre hubo una corriente mayoritaria que deseaba el desembarco de los marines en las costas de nuestro país. Allá en Cuba, también hay algunos que sueñan con esa invasión. No es de extrañar la actitud de algunos. Así fue durante la Guerra de Independencia, así fue al principio de la República, cuando pidieron desde La Habana una intervención americana, así también lo fue después de la caída de Gerardo Machado, en los años 30. En esta época, todo sería diferente. No sería una simple intervención, sería una guerra sin cuartel, y en una situación como la actual, solamente de pensar la destrucción que dejaría en los pueblos y ciudades de la Isla un hecho de esa naturaleza, le eriza los pelos a cualquiera que tenga un mínimo de sentimiento. Solamente habría que recordar lo que todos vimos por televisión cuando Bagdad era bombardeada desde la distancia. Miles y miles fueron víctimas inocentes de tan despiadado ataque.

Hay que tener una mente enferma de odio para desear algo como eso. Pero aunque sea difícil de imaginar, existen muchos  que padecen de esa enfermedad. Muchos que dieran lo que no tienen porque las tropas de este país invadieran a Cuba para derrocar al Gobierno revolucionario y poder ellos llegar en la retaguardia sobre un tanque americano a tomar el poder en Cuba y restablecer al antiguo régimen. ¿Qué clase de cubanos son esos que dicen que quieren liberar a Cuba con un gobierno extranjero? ¿Liberar a Cuba? ¿De quién? ¿De los cubanos? Nunca en la historia de Cuba ha sido esta más independiente que en estos momentos. No existe ningún país extranjero que tenga la menor influencia sobre la soberanía de nuestra nación. Se puede estar o no de acuerdo con parte o todo lo que se realiza en Cuba; lo que sí no se puede afirmar es que Cuba no es un país independiente y soberano. Como también es imperdonable desear que venga una potencia extranjera a dictar la forma de gobierno del país o recibir dinero y materiales de esa potencia para trabajar en contra de esa independencia y de esa soberanía.

Muchos han transformado su odio y lo han convertido en odio hacia Cuba. Odian a los artistas, a los deportistas, a los profesionales, odian todo lo bueno y lo malo que haya en Cuba. Estos que se autoproclaman patriotas, en realidad son una partida de odiadores, que en el fondo de su alma desearían que Cuba fuera arrasada desde la Punta de Maisí hasta el Cabo de San Antonio. No ven nada bueno en aquella Isla y por lo tanto, y aunque lo nieguen, desean su total destrucción.

Hace unos días un columnista fijo del Nuevo Herald, refiriéndose al posible levantamiento de las prohibiciones de viajar a Cuba, concluyó su artículo con la siguiente frase: «Que otros escriban al Congreso pidiéndoles que deje ir a los turistas. Escribamos nuestras cartas, sigamos haciendo nuestro lobby, convencidos de que los únicos turistas norteamericanos que Cuba necesita desesperadamente deben de ir armados y con uniforme». En esa frase, dicho columnista de origen cubano, resumió el pensamiento político de esa extrema derecha criolla.

Textos relacionados

Aunque naciera en la luna

¿De dónde son los miembros de la Comisión Nacional de Beisbol?

El Colimador y el dinosario

12 comentarios

Evelio Hernandez Colon 29 junio 2010 - 8:35 PM
Interesante articulo, pero manipulado, pues solo cuenta una parte de la historia. Tengo una tia, en realidad le digo tia pero es prima hermana de mi madre, que vio a su hija, de unos 9 ó 10 años, llorar con gritos de panico, escondida en el closet, mientras las turbas de sus propios vecinos les gritaba improperios, ofensas, con todas las malas palabras del caso, enardecidos, con caras violentas mientras apuntaban sus pedradas a los vidrios de la casa, cuando el Mariel. Aquellos mismos vecinos a los que una vez les regalo un huevo, compartio el telefono, y de los que recibio una cucharada de mantequilla. ¿Delito que requiriera aquella barbarie llena de odio? Su padre habia enviado un barco a recogerlos para reunirse con ellos. ¿De verdad creen ustedes que esa mujer guarde otra cosa que no sea odio y rencor para esa revolucion? ¿Ustedes, de ver a sus hijos pequeños en esa situacion, serian condecendientes con los victimarios? Si señores, hay odio, hay impotencia, hay frustracion, rencor, y deseos de venganza. Lo que pasa es que ustedes quieren hacer ver que es un sentimiento que florece de la nada, malos por defectos, casi satanicos, pero en realidad florece porque la revolucion se baso en la separacion de los buenos y los malos, todos dentro del mismo pueblo cubano. Iendo mas para atras, otros aun escuchan a los mismos vecinos gritar paredon para sus padres, y mas para adelante, otros aun recuerdan al chivato que los delato por la libra de arroz extra, y que les trajo consecuencias en sus trabajos y sustento. En fin, no se puede pedir flores de quienes reciben piedras. Sigo en otro comentario.
jkorge alejandro 29 junio 2010 - 8:40 PM
Te voy a poner un caso todavía más triste, que fue el caso a quien se refirió Monseñor Pedro Maurice, Arzobispo Primado de Cuba, en su excelente discurso ante juan pablo II, cuando dijo: "les presento también a otros que han confundido la nación con un partido; la historia, con el proceso que estamos viviendo, y la cultura, con una ideología. Hacía referencia a los que, confundidos y alienados por el sistema y su montaje de mentiras, renegaban de ser cubanos porque confundieron, como muchos hacen, pero en sentido contrario, a la patria con un gobierno. Esto sí es triste y es una de las consecuencias más terribles del desastre cubano. de esas que no se borran, ni aunque se les llene la barriga o se les surtan las tiendas y los mercados. El erróneo rechazo a ser cubano porque se confunda el término con el de ser fidelista. habrá quien apoye una invasión extranjera a Cuba: yo nunca lo he hecho, pero si algo tengo más que claro es que el que simpatiza con la tiranía es tan cubano como yo, que la desprecio. Y la desprecio porque creo que mi país podrá tener miles de defectos como cualquier otro, pero nada que hayan hecho los cubanos en toda su historia les hace merecedores del desastre y la ignominia en que se vive hace medio siglo. Las consecuencias desde el puntio de vista material pueden resumirse con que viven por lo menos con un siglo de atraso respecto al mundo, pero las consecuencias morales, las consecuencias en el orden social, no caben en ningún término del castellano. es un país moralmenta arrasado, con estigmas que va a tomar como mínimo otro medio siglo borrar de las conciencias de los cubanos.
Evelio Hernandez Colon 29 junio 2010 - 8:41 PM
La revolucion ha generado radicales, de acuerdo a la radicalidad de la epoca que les toco vivir. Los del principio, expropiados, con familiares fusilados, son mas radicales que los del 80, que si bien fueron expulsados a huevazos, no fue tan calvo el asunto como un peloton descargando sus rifles sobre el pecho de un ser querido. Ya los nuevos no llegan a ser tan radicales, pues en los ultimos tiempos ya la revolucion no tiene necesidad de llegar a estos extremos, el control es tan ferreo que pueden darse el lujo de no ser tan despotas. El punto es que ustedes pueden encabronarse con quienes quieran, yo me encabrono con el gobierno revolucionario, lo mismo cuando veo a un tipo que quiere que los yumas vayan a Cuba a no dejar titere con cabeza, que cuando otro dice que van a sacar a los gusanos a patadas de la isla. Todos somos victimas de la separacion y el odio sembrado por el gobierno revolucionario, de esta guerra fria civil, tanto de un bando como del otro. Mi lema, reconciliacion, a pesar de que la revolucion se oponga a ella.
Evelio Hernandez Colon 29 junio 2010 - 9:22 PM
Miren esta frase, muchachones de La Joven Cuba, que encontre por las blogosfera, en Octavo Cerco, la reproduzco. Viene mucho al caso, en realidad viene al caso en casi todos los posts de este blog, el de la corrupcion por ejemplo, en fin, todos. Aqui les va: "la sensatez es lo que permite no creer aquello que sólo una de las partes narra"
Evelio Hernandez Colon 29 junio 2010 - 9:28 PM
De hecho, Jorge Alejandro, a mi mismo me sucedio eso de no querer ser cubano. Una camisa con la bandera cubana? Ni hablar, para mi eso era sinonimo de comunismo, Fidelismo o perro, como les deciamos en la universidad a los ñangaras. Por otro lado, como no va a haber odio por un gobierno en un pais donde ser cubano, nacional, bastaba para que se cerraran las puertas de las intalaciones en las que podian entrar aquellos a los que habiamos expulsado a huevazos, o aquellos extranjeros capitalistas y rosaditos, en sus Nissan de Habanauto? Y van a pedirle a los cubanos que no se les acumule energia potencial odiadora, caballero, si por menos que eso tambien odian en Latinoamerica. ¿Vamos, que quieren condenar a los cubanos a ser extraterrestres tambien? Haganme el favor y no vengan con el cinismo de que ahora, pobrecitos, son odiados. Disculpen pero este tipo de cosas me encabronan un poco, vaya es que yo tambien soy el hombre nuevo, que aprendi a aplastar al oponente, solo que ahora, joven Cuba, estoy del otro bando.
Gabriel 29 junio 2010 - 10:00 PM
Imaginemos que estamos en Bolivia. Entonces un país extranjero manda guerrilleros que empiezan a matar a bolivianos. ¿Qué pensaríais de un boliviano que se pone de parte de ese país extranjero?
Tony 30 junio 2010 - 7:35 AM
Muchachos, Uds. siempre tratando de meter, a todos los opositores en un mismo saco, es cierto que exiten personas en el exilio, con ideas anexionistas, pero decir que toda la extrema derecha cubana, es anexionista, es sencillamente estupido, para ponerles un ejemplo, de personas que Uds. les gusta hablar, para poder descargar sus "odios viejos" contra todos nosotros en el exilio, las acciones mas violentas de la decada de los 60 y 70, realizadas por Omega-7, MNC, FLNC, etc todos estos grupos fueron ultranacionalistas, enemigos jurados de los anexionistas, la opinion de un comentarista, no es muetra de todo el espectro politico en el exterior, aqui somos libres de pensar, hablar y actuar, por lo tanto no confundan el Gramma, JR, y Trabajadores con nuestra prensa libre, aqui todos podemos opinar como en la Joven Cuba, sin que nadie nos censure, de hecho Uds. son el unico blog oficialista completamente democratico, que yo conozca hasta el momento en Cuba, pues permite a todo el mundo dar su opinion, aunque no coincida con la de Uds. Saludos
EL INAGOTABLE ORLANDO-Interesabe 30 junio 2010 - 12:18 PM
Interesante comienzo para lo que se supone sea un debate serio... y sin ofensas. Colocar a tu interlocutor como agresivo ... y luego. Dice: Hay quien lo piensa y además lo quiere. Hay quien lo quiere y además trabaja para que suceda. Hay quien lo niega, pero en realidad lo quiere. Hay quien no lo piensa..... etc, etc. Y prosigue: ... una verdad que siempre ha existido entre los cubanos de Miami. Estoy hablando de la eventualidad de una invasión del Gobierno de los Estados Unidos a Cuba. ¿Cómo se le puede llamar a alguien que nació en un país y viviendo en otro, pide abiertamente que su país de origen sea invadido por el de su adopción? ¿Y, cómo, al que viviendo en su país, lo desea? ¿Traidor? ¿Apátrida? ¿Miserable? -- Ji. Ji. Aqui hay un "Hay" bastante amplio para meter a todo opositor en ese saco. A ver donde me encuentro. ?Lo he pensado, deseado, aventurado, imaginado siquiera? ?He pecado por accion o acaso por omision? ?Probablemente lo niego, pero hipocritamente lo quiero? ?Me he realizado yo mismo, ese tipo de pajas mentales?? .?Y no "hay" nadie que les haya pedido, nunca, que ventilen seriamente y sin demagogias sus diferencias con su propio pueblo tal y como se hace en casi todas las naciones civilizadas del mundo? !Oh! !Perdon! Ya Edu me aclara que no quieren esos fraudes como el que una vez hace Buschito y que ya en Cuba se hacen todos los dias elecciones limpisimas.
Cesar Rodríguez 1 julio 2010 - 12:05 PM
"Quien siembra vientos, cosecha tempestades" José Martí
Edu 2 julio 2010 - 4:14 PM
Jorge Alejandro, lo que yo recuerdo de ese discurso es que cuando el obispo ese empezó a meter su descarguita, el pueblo Revolucionario de Santiago de Cuba, que era las tres cuartas partes de los que estaban en la misa, se marchó de la Plaza Antonio Maceo dejando solos a los católicos, el papa y a los jerarcas de la Iglesia Católica de Cuba y de un montón de países de América Latina. La cantidad de cristianos que se quedó en la Plaza ese día no lo puedo dar con exactitud. Solo sé que de las sogas de Seguridad que limitaban el acceso del pueblo a donde estaba el papa no quedó nadie. Y no vengas ahora con el cuento de que la G-2 obligó a irse a la gente. Es uno de los ridículos más grandes de la contrarrevolución en Cuba. Fue una estampida gloriosa y nada coordinada, pero general. Reproducen algunos, como tú ahora el discurso del cura, pero no ponen el video de la gente dejando solo al papa. Raúl que estaba en esa misa por parte del Gobierno, miraba para atrás y se sonreía. La gente no esperó ni que Juan Pablo Segundo coronara a Cachita. Ese día fue cuando nació la frase de Raúl, "Que nadie se equivoque, Santiago sigue siendo Santiago".
Edu 2 julio 2010 - 4:24 PM
Tony y Evelio, el problema es que cuando los grupos extremistas de Miami planifican sus ataques contra Cuba, los cuales han ocasionado mucho dolor en la parte de la familia Cubana que radica dentro de la isla, el resto de las corrientes moderadas y de "izquierda", con algunas honrosas excepciones callan y por esta causa se convierten en cómplices. Ayer se aprobó en el Comité de Agricultura la eliminación de los viajes de norteamericanos a Cuba, y la opción de pagar con créditos los alimentos en el Sur de EEUU, sin embargo ya dice Bob Menéndez que si llega al Senado el va a aplicar la variante del filibusterismo. Sin embargo nadie en Miami, en la Comunidad Cubana protesta. Todo el mundo teme, porque en definitiva son los dueños de la ciudad, y hacen lo que les viene en ganas. En fin, que mientras esos grupos ultraderechistas, revanchistas y retrógrados traten de meternos el pie, el diálogo se verá muy lejos.
Bitacoras.com 5 julio 2010 - 6:31 PM
Información Bitacoras.com... Valora en Bitacoras.com: Lázaro Fariñas • digital@juventudrebelde.cu 28 de Junio del 2010 21:34:37 CDT Tomado de Juventud Rebelde. Hay quien lo piensa y además lo quiere. Hay quien lo quiere y además trabaja para que suceda. Hay quien lo niega, pero .....

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario