El miedo que les devora el alma

(Foto: Juventud Rebelde)

Dicen algunos por ahí que la gente es pesimista, que solo hace críticas sin ofrecer soluciones. Que todas son burlas, fake news y manipulaciones porque en el fondo lo que quieren es destruir la Revolución, apelando al desaliento y la renuncia. Me detengo un momento para aclarar que los primeros que han renunciado a la Revolución, y desmontado prácticamente todo lo que ella realizó en materia de progreso o beneficios sociales, no son los memes, ni las directas en las redes, ni siquiera el embargo de Estados Unidos; sino son los mismos que, con sus leyes y disposiciones absurdas, dicen sustentarla.

No son los jóvenes que salen con un cartel a la calle, ni los grupos que se manifiestan reclamando derechos, los cineastas que hacen un corto independiente, o aquel que postea su criterio en Facebook, los que dañan al país. No son los medios o plataformas alternativas los culpables de la inflación, la deuda, la carencia de viviendas o la falta de alimentos. Impugnarlos es desviar el asunto, porque el responsable real y único de todo eso es el gobierno. En el caso cubano, este tiene total autoridad y control sobre todos los recursos, bienes y servicios del país.

No son los ciudadanos los culpables del estado de cosas, son las autoridades que toman las decisiones. Si el modelo de sociedad no logra sostenerse hay que buscar uno nuevo. El peor enemigo de una Revolución son los revolucionarios que, una vez empoderados, olvidan lo que fueron y se aferran, no a ideas sino a dogmas y consignas.

Desde luego que hay muchos logros para celebrar en la historia más contemporánea del país. En múltiples áreas, como la ciencia, la educación, el deporte, la salud pública o la cultura hay ejemplos de esa obra. Precisamente por eso, varias generaciones que conocieron tales conquistas perciben con preocupación y angustia su marcado retroceso. No es algo puntual, sujeto a determinadas circunstancias o fenómenos que pueden entenderse, es una erosión palpable, constante y profunda de todo ese entramado que legitimaba un proyecto social.

El desarrollo de las vacunas anticovid es uno de los logros recientes de la ciencia cubana. (Foto: Instituto Finlay)

Como no se sale de un problema para entrar rápidamente en otro, los ciudadanos cada día sienten que las autoridades no tienen el control de la situación. Es natural que aparezcan la frustración y el desencanto. Dictan una ley hoy, mañana otra, y al tercer día anulan la primera. Donde dije digo, digo Diego. Reuniones, «visitas gubernamentales», actos políticos, compromisos y decretos no dejan de sucederse sin que generen a su vez un avance sustancial y perceptible en la calidad de vida de la población. En esa espiral decadente todo vuelve a repetirse como farsa, tragedia y esperpento, juntos. Es lógico que afloren la burla y el abandono, porque quien vive de ilusiones muere de desengaños y, francamente, ya la gente está agotada de sacrificarse.  

Como los políticos actuales no tienen nada que ofrecer, ofrecen promesas. Y cuando estas no son suficientes, evocan al máximo líder. Se producen así extraños rituales, en los que un grupo de jóvenes se creen poseídos por su espíritu y corren por las calles mientras gritan: «Yo soy Fidel». Otros, más introvertidos, prefieren susurrarle palabras a la piedra donde descansan las cenizas del héroe mientras le preguntan qué hacer. Un tercero ve la silueta del comandante flotando sobre la ciudad en forma de nube, y se siente lleno de energía y desasosiego.

(Foto: Laura Bicci)

Mientras esto sucede, ciertos medios o figuras oficiales recurren a comparaciones que no tienen sentido. Vuelven a viajar en el tiempo —esa es una película que les encanta—, y como si hubiésemos vivido en un páramo, nos hablan de la «horrible existencia y destino» que tenían los cubanos antes de 1959, salvados todos gracias a la Revolución.

No sé si en su afán de potenciar el proceso posterior perciben que, contrario a lo que ellos pregonan, la Cuba del presente, con su acentuada crisis y dependencia económica, inflación descontrolada, carencia de viviendas y recursos, corrupción, violencia policial y deterioro social, se parece cada vez más a esa que nos cuentan de los años cincuenta. Si la práctica es el mejor criterio hacia la verdad, baste observar la impresionante cifra de cubanos que han emigrado en los últimos años, muestra palpable de cómo una parte notable de las nuevas generaciones siente que su destino o proyecto de vida no está en la Isla.

Detectar un problema es el primer y necesario paso para buscarle una solución, que no debe ser esconder la basura bajo la cama o aplicar la técnica del parche. La televisión nos muestra al funcionario que visita una cooperativa y ofrece su «sabiduría» al campesino, pidiéndole que siembre más. No importa que después el gobierno no le pague, o no distribuya sus cosechas; porque ya esa parte no saldrá en televisión. Los vemos también recorrer fábricas y empresas donde nuevamente escuchamos: «hay que trabajar, producir más». El presidente visita una comunidad, abandonada por décadas a su suerte, y aparece una santera que le agradece todo lo que la revolución ha hecho por ellos.

En la imagen está el mensaje. Las autoridades hablan, orientan, se muestran diligentes, señalan el surco, las maquinarias; pero los sujetos hacen mutis, caminan, asienten. Automatismo total. No se produce un debate, nadie hace un señalamiento, cambia la línea, se rasca una oreja. Todo se mueve según una dramaturgia falsa, calculada, diseñada en el Departamento Ideológico del Comité Central. Fuera de Cuba dicen que el país es un caos, nosotros mostramos orden y progreso, inspirados en la bandera de Brasil, porque si en algo hemos sido expertos es en aparentar.

Sí, en Cuba se trabaja, se emprenden negocios y proyectos, se ofrecen iniciativas, se hacen eventos, arte, ciencia; la gente sueña y busca, con muchos obstáculos, la felicidad. No somos ninguna excepción, ninguna de esas cuestiones es propiedad de la Revolución. En todas partes del mundo se ansía lo mismo y, salvo que estés bajo un bombardeo ruso o norteamericano, las naciones tratarán de salir adelante.

Lo cierto es que demasiada gente vive aquí de la comodidad que brinda cierto estatus, y hará todo lo que sea necesario para conservarlo. Como aquel personaje del filme Los sobrevivientes (Tomás Gutiérrez Alea-1975), al que «le da lo mismo el socialismo que el feudalismo, lo importante es cogerle la vuelta al sistema». Para ellos ya no se trata de tener una conciencia revolucionaria, sino de ser conscientes de cómo vivir del cuento revolucionario.

No hay nada nuevo bajo el sol. Las señales y alertas de ese deterioro han estado siempre ahí, emitidas desde hace décadas por múltiples vías, pero como vivíamos protegidos por la campana de cristal que significó la adhesión del país al CAME, el gobierno cubano olvidó que éramos una isla y quiso ser continente. En 1980 un guantanamero se convertiría en cosmonauta. Dos años después, la vaca Ubre Blanca rompía un récord Guinness al producir cientos de litros de leche en un día. Fidel llevó aquello al plano de la lucha política y las proezas de la vaca merecían titulares y discursos. A su muerte, en 1985, el Granma le dedicó una nota necrológica y más tarde se le haría un monumento. En La Habana, los ingenieros comenzaban las excavaciones para el Metro y en Cienfuegos se instalaban los cimientos de una planta nuclear.

Ubre Blanca (Foto: Prensa Latina)

Cualquier problema parecía menor, desdeñable, superable. No importaba el bloqueo, rara vez se hablaba de él. Creíamos que el futuro pertenecía por entero al socialismo y que el imperio tenía sus días contados. El idioma que se enseñaba en nuestras escuelas era el ruso, y con mil ochocientos pesos se podía viajar como turista a todos «los países hermanos». No necesitábamos a Disney ni a Hollywood, porque desde arriba Mashenka nos mira. Un día, todo eso colapsó. García Márquez lo había avizorado en los cincuenta: «La URSS es un gigante con pies de barro». Eso no gustó en el Kremlin y se enemistaron con él.

Recuerdo al sonero Oscar de León cantando en la Ciudad Deportiva: … bájate de esa nube y ven aquí a la realidad, que con orgullo, soberbia y vanidad, no lograrás felicidad.  El Período Especial no comenzaba, sino que llegaba a su fin con la caída de todo ese universo idílico que vivimos bajo la existencia del campo socialista. Ya nunca más tuvimos cosmonautas, ni leche, ni Metro, y la planta nuclear, gracias ¿a Gorbachov?, jamás se terminó.   

La solución es siempre la respuesta puntual a un problema que tiene que ser expuesto, revelado. Pero si este persiste, y además se multiplica, entonces se trata de algo estructural, profundo. Si en Estados Unidos o cualquier otro país, alguien se manifiesta contra una ley, quiebra un banco, la gente protesta por la inflación, un empresario es detenido por corrupción, la moneda es devaluada, se cierran industrias, crece el desempleo o un presidente resulta destituido; nuestro (inmortal) Partido lo interpreta como ejemplos indiscutibles de que ese sistema no tiene futuro y debe ser superado. Cuando cosas similares ocurren en Cuba, son presentadas como una coyuntura, un hecho aislado, debidamente atendido por «los factores», tratado por la «justicia revolucionaria» o…la sección sindical.

Si se trata de otros, el problema es sistémico; en Cuba, solo es un fenómeno puntual, circunstancial, ¡ah!, y siempre organizado por el enemigo. La técnica es la de anular cualquier activismo ciudadano, presentándolo como algo pérfido organizado por fuerzas externas. Tu acción, o tu derecho a manifestarte, conducen al caos.    

(Foto: Cubadebate)

En las escuelas suelen enseñar que la Revolución es justa y pura, y sus errores o distorsiones son achacadas a los individuos que no supieron aplicar las orientaciones del líder o el Partido. Ambos son presentados como una abstracción, separados de las dinámicas del mundo real. Siempre son otros los que se equivocan, y ese otro eres tú, es decir el pueblo, que, como apuntaron cierto día en el Granma, quiere seguir viviendo como pichones, del alimento que les da la madre.

En Cuba, no solo crecimos durante décadas reproduciendo un modelo centralizado y vertical, sino que además dependíamos de las decisiones que tomaba un solo individuo. Y no importa que ese, sin duda líder, con todo su carisma, prestigio y astucia haya sido Fidel; el proceso quedaba resentido desde su configuración pues respondía a la voluntad de una persona que, además, se convertiría en la máxima autoridad del único Partido existente; el hombre que era juez y parte de todos los asuntos de la nación.

No por gusto la gente solía decir que tal o más cual problema ocurría «porque Fidel no lo sabía». Así, se fue conformando la imagen del hombre-dios, del Nostradamus tropical. Estaba en todas partes, podía ver el futuro. Entonces había que esperar a que el máximo líder se enamorara de un proyecto, para que este echara a andar sin vacilaciones. Si visitaba una fábrica, una cooperativa, un centro escolar, una comunidad rural; la gente le decía los problemas que confrontaban porque parecía ser la única forma de que hallar su solución.

¿Y el sindicato, las organizaciones de masas, la administración, el parlamento, las estructuras de gobierno? Bien, gracias. Con Fidel aparecían los recursos, la energía, se movilizaba el talento. Dinos Fidel, que otra cosa tenemos que hacer, coreaba la multitud entusiasta. Y todo eso funcionaba en ambos sentidos, a veces para beneficio de todos, pero en otras para propiciar enormes fracasos y desaciertos.

Cuando su hermano tuvo que asumir la dirección del país, emitió varios discursos relacionados con el estado de la agricultura, los salarios, las deudas a los campesinos, la falta de productividad, la inercia, la errática política de cuadros, la falsa unanimidad o la enorme dependencia del exterior. Todo ese análisis fue justo pero tardío y además… ¿quiénes dirigían la nación? Él también había estado allí, como casi todos los que en ese momento se sentaban a su lado, que ahora aplaudían y apuntaban las nuevas instrucciones en sus agendas.

Todo el talento del cubano se gasta en adaptarse al momento, la gente no es consistente y siempre necesitan que alguien piense por ellos. (Memorias del subdesarrollo– Tomás Gutiérrez Alea-1968)    

Por cierto, nada de lo expresado por Raúl era nuevo. Todas esas lecturas o críticas al modelo cubano ya se habían realizado por economistas, agricultores, investigadores, artistas; pero la burocracia estimó que no era el tiempo adecuado para atenderlas.

Recuerdo su viaje por carretera hasta Camagüey, donde debía ofrecer el discurso por el 26 de julio en el 2007. En el trayecto quedó tan impactado por el abandono de los campos, invadidos por el marabú, que cambió su intervención y dedicó prácticamente todas sus palabras al asunto. Fue un discurso inusual, de fuertes críticas, donde señaló varios problemas que frenaban la economía cubana ¿Nadie había alertado sobre ese fenómeno? ¿Por qué tienen que esperar a que el presidente dé las órdenes? Pues justo porque así de lamentable funciona el modelo de socialismo burocrático. Pienso que si en lugar de viajar por carretera hubiese tomado un avión, hoy al despertar, el marabú seguiría allí.    

En sus primeros tres años, Raúl derogó impopulares y viejas leyes o restricciones que afectaban la vida de los ciudadanos. Eran reclamos que al Partido nunca le preocupó mucho atender. Desmontó también parte del Programa Batalla de Ideas, impulsado por Fidel desde inicios del 2000, que había generado extrañas estructuras económicas y administrativas paralelas a los organismos del Estado. Sus reajustes no quedaron ahí, sino que también sustituyó a prácticamente todos los cuadros del partido o la juventud que su hermano había promovido a los más altos niveles, pero que ahora, en rara carambola del destino, resultaban corruptos, oportunistas, ambiciosos y penetrados por los servicios de inteligencia extranjeros. Su hermano, y padrino de todos, los lapidó con aquella reflexión: «quisieron beber las mieles del poder sin haber hecho nada a cambio».

Dos importantes figuras de la política cubana, Carlos Lage y Felipe Pérez Roque, fueron destituidas en 2009. (Foto: Heraldo.es)

¿Qué es hacer algo por la Revolución? Visto el ejemplo anterior, ninguno de los nacidos después de 1959 hemos hecho algo que merezca la pena. Tal parece que somos simples epígonos, figuras de papel, piezas en un ajedrez político donde otras fuerzas deciden nuestro destino. Tú vas aquí, el otro allá. Hoy tienes que acatar una orden, mañana otra, porque eso es lo que requiere el país. Tienes, además, una deuda eterna con la Revolución, pues lo que eres se lo debes a ella. Miguel Díaz-Canel, que vio las barbas de sus vecinos de generación arder, lo tuvo claro, y en la primera oportunidad que le ofrecieron dijo: «Somos continuidad».    

Cierto día, el país se sorprendió con la noticia de que se iniciaban nuevas relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Se liberaron los presos, se abrió una embajada, se filmaron blockbuster en La Habana, se multiplicaron los negocios, se borraron viejos prejuicios, arribaron los cruceros, se hicieron reformas; se dio un paso adelante. Cuando Raúl levantó el brazo de Obama en el Gran Teatro de la ciudad, la ortodoxia revolucionaria y los radicales de Miami comprendieron que tenían que mover sus fichas para regresar al estatus quo. Interesante momento ese, donde los enemigos se sienten traicionados y deben unirse por una misma causa.  

Raúl Castro y Barack Obama impulsaron el deshielo entre ambos países. (Foto: Granma)

Fue bastante significativo lo que ocurrió algunos meses después de la visita de Obama. Raúl ofrecía a la Asamblea Nacional algunos detalles e informaciones sobre el curso de ese acercamiento, de pronto, alguien le envía una nota y Raúl comenta que, desde la mesa, intentan censurarlo porque le advierten que tenga cuidado con lo que dice, ya que el acto se estaba trasmitiendo en vivo por la televisión nacional.

Cuba y Estados Unidos, he aquí el verdadero pájaro con las dos alas de nuestra historia. Toda nuestra existencia gira alrededor de ello. Se hizo una revolución para romper con tal dependencia y hoy tenemos una nación atrapada en esa madeja, pendiente de lo que decida el gobernante de turno en la Casa Blanca. Abro, cierro, quito, pongo. Cuatro palabras que condicionan la vida de millones.   

Los defensores a ultranza de la Revolución dicen que no tenemos alternativas. El bloqueo (y no el limón) es la base de todo. Para ellos, cualquier apertura real con el vecino del Norte implicaría la entrega del país a sus intereses, la pérdida de nuestra cultura e identidad. Incluso, van más allá, al decir que nos convertiríamos en algo similar a Puerto Rico.

El miedo les devora el alma y, además, los traiciona. ¿Somos o no invulnerables? ¿No es eterno nuestro socialismo? ¿Y el Partido, no era inmortal? ¿Acaso no estamos preparados para resistir y vencer en los peores escenarios? Pero bueno, cuando se trata de cuidar ciertos privilegios y una casa en Miramar, Siboney o Nuevo Vedado, hay que inventarse todo tipo de justificaciones y aparentar que se defiende a la Revolución.

¿Y el pueblo, qué pinta en todo esto? Poco. Mientras los dirigentes se ponen de acuerdo en cómo hipotecar o vender todo el país —habida cuenta de su enorme deuda y carencias—, el pueblo, que fue viril y soberano… sigue haciendo colas.

Textos relacionados

Ian sin nada

Apagones, protestas e Internet

Derechos, cascabeles y espejos

49 comentarios

Alden 15 agosto 2022 - 6:45 AM
Usted no propone nada usted lo que es un envidioso y quiere Miramar, Siboney o Nuevo Vedado para ustedes. El pueblo a ellos y a ustedes no les importa para nada
Rosa Lidia Bory Vargas 15 agosto 2022 - 8:48 AM
Bueno ciertamente puede que se hayan cometido errores pero cada obra se analiza en su contexto histórico y me parece muy desacertado querer opacar el trabajo y las decisiones tomadas por nuestro líder, que se equivocó pues como ser humano cualquiera puede hacerlo, pero la esencia de querer hacer una Cuba soberana, con logros científicos, económicos, educacionales, donde cada cubano sea digno eso no podemos dejar de reconocerlo. Ahora hay algo con lo que estoy muy de acuerdo en estos últimos años las declaraciones económicas han Sido muy desacertadas y siento que no estamos revolucionando si no involucionando se necesita frescura e ideas renovadoras en nuestro proceso
Gloria 20 agosto 2022 - 11:53 PM
Muy buen análisis! Yo que nací en el 1950 y salí en el 1971 como refugiada política puedo decir que la Cuba en la que nací se vivía mejor que en la Cuba que creó la “Revolución” se hizo una “Revolución” para terminar con una “Dictadura de 7 años” para implantar una de 63 años. Fidel y todos secuaces no han sido más que farsantes y estafadores. En la Cuba de antes del 1959, la educación y la salud eran gratis; si tenías los medios económicos para asistir a escuelas privadas lo podías hacer; lo mismo si preferirías ver a un médico privado también esa era elección tuya si tu presupuesto te lo permitía si no la salud era gratis y la escuela pública también. La comida era era accesible a todos; el que pasaba hambre era porque el padre era un borracho, jugador o mujeriego irresponsable; la mayoría de las mujeres eran amas de casa. Nosotros éramos seis de familia y mi padre era el único que trabajaba y mi mamá recibía una pensión de $38 pesos mensuales que le dejó mi abuelo y ella nos vestía y nos calzaba y le sobra el dinero para llevarnos a pasear por la Habana y a merendar al “Ten Cent” en Galeano y San Rafael. Cada uno de nosotros teníamos de zapatos y ropas para los domingos, para ir a la escuela, para jugar y para por la tarde después de bañarnos y sentarnos en portal de la casa. La miseria y desigualdad la conoció el pueblo cubano después del gran fracaso que fue la “La Revolución.”
Ed 15 agosto 2022 - 12:42 PM
Muy buen resumen de 60 años manejando en R.
alden 18 agosto 2022 - 2:46 PM
ese alden de que habla aqui hay otro alden que te da la razon al articulo
Sanson 15 agosto 2022 - 7:11 AM
Yo creo que los que estan en Miramar, Siboney o Nuevo Vedado ahora, hace rato que demostraron que no deberian ser los que viven alli. Es a ellos a los que el pueblo no les importa o no ha visto como reaccionan cuando la gente se muere por sus errores?
Ernesto 18 agosto 2022 - 12:40 PM
Muy buena y real intervención
El inagotable, Orlando J Martinez 15 agosto 2022 - 7:25 AM
Interesante foto. Fidel estaba desde alla arriba controlando las labores de extincion del incendio mientras se fumaba su tabaco. Ja ja ja
Julio González 15 agosto 2022 - 7:42 AM
El escrito no aporta nada,no ofrece soluciones,más de lo mismo.Es una retórica cacareada desde hace rato y tal parece que el escritor tema también que le sean despojados algunos de los privilegios que disfrutó en su momento y que ahora no tiene por la razón que sea.
Sobreviviente de la batalla de Coppelia 15 agosto 2022 - 8:00 AM
Genial síntesis. Mis respetos.
Koma 15 agosto 2022 - 8:12 AM
Retrozeso?, Cuba habansa y ezo te duele.
Sanson 15 agosto 2022 - 7:26 PM
La que dificilmente avance seas tu con esa mala ortografia que tienes. No llegaste ni al tercer grado ?.
Pepe 17 agosto 2022 - 12:05 PM
Sanson, es verdad que Cuba ¨HABANSA¨. Va directo a un estercolero.
Emelina 15 agosto 2022 - 8:25 AM
Magnífico recuento de lo vivido, nada de exageración, suficiente con haberlo vivido para saber que no hay exagerado. Muy buen texto!!!
Guadalupe Saba Mois 19 agosto 2022 - 11:39 AM
Muy equilibrado y bueno este análisis! Mis felicitaciones. Hay comentarios de que no ofrece soluciones… alguien de los que comentan tiene alguna? Pues a proponer soluciones!!!
Esteban 15 agosto 2022 - 8:29 AM
Los cubanos tenemos que sacar una lección fundamental de todo este Frankenstein socio político: nunca más debemos poner en manos de una persona y su grupito el destino de nuestro país y su gente. En vez de adorar personalidades como si fueran dioses, debemos crear y fortalecer instituciones democráticas que impidan las anomalías que han hecho de Cuba una charca pestilente de miseria, falta de derechos ciudadanos y desesperanza. Un sistema político en el que solo puede existir un partido legal es una aberración que conduce irremediablemente al inmovilismo gubernamental, la represión como respuesta a la ineficiencia del sistema/modelo y al atraso. En cualquier país democrático, por rudimentaria que sea su democracia, el pueblo al menos tiene el derecho de ir a las urnas y decidir qué y a quién quiere. En el socialismo de corte comunista los gobernantes pueden ir de disparate en disparate sin la preocupación de perder el poder. Y si los criticas te apalean, encarcelan o destierran. Hemos estado viviendo bajo un fraude político monumental todos estos años. Y los que gobiernan Cuba lo han sabido desde siempre pero solo les ha interesado mantener el poder de por vida. El comunismo es un sistema diabólico y empobrecedor de sociedades. Le roba el alma al ciudadano y lo convierte en un esclavo de los caprichos del regente de turno mientras destruye lo que va quedando. La primera y más urgente tarea de los cubanos es desmontar el sistema/modelo y a partir de ahí comenzar la reconstrucción del país. El comunismo es irreformable y esos señores carecen de toda capacidad para sacar la nación del hueco en que la metieron contando muchas veces con nuestro aplauso cómplice. La revolución está muerta casi desde el mismísimo principio porque Fidel Castro comenzó su largo reinado traicionando incluso a muchos de sus compañeros de lucha y hasta a él mismo. Nunca restituyó la Constitución del 40 ni dejó, como había prometido, que tuviésemos elecciones en 18 meses después del triunfo sobre Batista. O como pueblo nos unimos y sacamos a esos degenerados del poder, o que cada uno busque cómo irse de allí antes que la última bocanada de oxígeno se agote porque el comunismo no tiene absolutamente nada que ofrecer para solucionar el desastre.
JOSE 15 agosto 2022 - 8:30 AM
JULIO GONZÁLEZ, el autor no tiene que ofrecer nada al pueblo: las soluciones las tiene el gobierno en pleno. Son ellos lo que dirigen el país, no el autor de este refrescante ( para los olvidadizos ) articulo. ALDEN, Ud ha herrado en el tiro, ya que que Miramar, Siboney y Nuevo Vedado están ocupado hace décadas por Generales, Coróneles, Ministros, Jefes de importantes empresas que producen no pesos, sino dólares y euros. LLamarle “envidioso” al autor es una manera descarada de ofender; no hay necesidad de ello.
José Luis 15 agosto 2022 - 8:36 AM
Muy buen artículo, lo felicito.
Gilberto 15 agosto 2022 - 11:19 AM
Soy de los de a pie, de los que han vivido el 100% de lo que ha escrito el autor, y hasta hoy, no había leído una descripción tan exacta de lo que ha sido la historia de cuba en revolución, sus dirigentes y politica desde que tengo uso y razón. Si aporta, sobre todo, la realidad de lo que se ha vivido, dónde estamos hoy y en lo que nos hemos convertido. Aún creo que le faltan ejemplos, pero, el escrito sería interminable. Muchas felicidades.
Polo Marín 15 agosto 2022 - 8:50 AM
En el contexto actual cubano: imposibilidad de salir de la crisis profunda multisectorial; jóvenes emigrando en cifras significativas donde se compromete hasta la mano de obra científica y productiva del país, descompromiso de las nuevas generaciones con la ideología del sistema político; infraestructura destruida; incremento de oposición interna desligada de intereses extranjeros; medidas inoperantes que se presentan como patadas de ahogado; deterioro de logros sociales que se alcanzaron desde hace sesenta años, bloqueo yanqui; división de familias; etc, a la cúpula política de Cuba le queda como único camino ceder a viejas demandas sobre democracia y libre mercado y de esta forma tratar de acercarse a quien debe ser su socio natural: los EEUU, aún cuando traten de preservar, independencia, medidas de beneficio a vulnerables, etc. Considero también que esta única salvación deberá partir de un cambio en la jerarquía política, desgastada y repudiada por los años tan prolongados de crisis, perder credibilidad y opinión de que viven alejados de las necesidades del pueblo y desaparecer toda la generación histórica que se comporta como dueña del país.
Rachel 15 agosto 2022 - 9:03 AM
Magnífico "resumen" de más de 60 años de la Revolución Cubana, sus líderes, funcionamiento, corrupción y todo lo que ha sido para el sufrido pueblo cubano.
dario 15 agosto 2022 - 9:04 AM
El autor refleja en este articulo la incapacidad que demuestran los habitantes (que no ciudadanos) de un pais sometidos a una dictadura totaltaria,populista y de pensamento unico.Apelar a un pais que existio hace 60 anos atras,dicedo que la opcion es vlver al 59, es mas que una falacia, disparate,como decir que caeremos en manos del feroz imperialismo,un pais que vivio bajo el imperio totalitario con una relacion de deendencia que nunca la tuvo con los EEUU.La enajenacion de los derechos ciudadanos,la educacion en Dogmas goebelianos,a base de mentiras y distorciones,hacen que el cbano,no por casualdad,se encuentre en una disyuntiva criminal,envidia de los metodos de la mafia,expertos en extorsiones : O se sigue con la "construcion del socialismo o ...te mueres de hambre y en oprobios sumido.Los yankys con mayer Lansky a la cabeza,o su hijo,meteran en un prostibulo a tus hijas y tus madres,seran criadas en sus casa....Esa construccion dogmatica,llevada a cabo por un sistema de propaganda desde la cuna a la tumba,es casi imposible romper.Para los cubanos ,sobre todo intelectuales mayores o menores,no hay otro mundo que el socialismo y...como se debe reir desde su plan astral el Perfecto !!! Ver como hombres y mujeres nacidos para ser libres,se debaten en la jerigonza creada por el,tratando de ver y salvar logros que han reducido a cuba a la miseria y que la han hecho mas dependientes que nunca...esperando por los bomberos de mejico,los puentes de carlos lazo y enviando medicos a un pais en que matan a cualquiera por mirarte raro !!!El que tiene miedo es el puebo cubano,que no sabe como salir de este mundo kafkiano y no caer en el infierno de Dante......A eso hemos llegado.
José Luis 15 agosto 2022 - 9:13 AM
Los que comentan que en el artículo no se proponen soluciones, para mí hay una sola, pero justo la que es "Si el modelo de sociedad no logra sostenerse hay que buscar uno nuevo".
Esteban 15 agosto 2022 - 9:34 AM
La gran "virtud" del comunismo es que se puede sostener aunque la gente tenga que salir de debajo de los escombros usando taparrabos para conseguir algo de comer. Ese sistema, lo creamos o no, puede estar tranquilamente 63 años más acabando con todo y todos mientras tenga a las fuerzas represivas de su lado. No nos engañemos, o como pueblo actuamos o veremos más y peor de lo mismo por mucho tiempo.
juanaBacalao 15 agosto 2022 - 11:18 AM
que seria para usted "actuar"? porque yo solo veo dos salidas al embrujo aquel, o decidimos morir unos cuantos para acabar con el mal de raiz o esperamos 4 generaciones mas a que estos desgraciados terminen de morir tranquilamente en sus camas, cual seria el camino segun usted?
Manuel Figueredo 15 agosto 2022 - 10:12 AM
Cambiar todo lo tenga que cambiarse, pero de raíz: Constitución, partido y sistema de gobierno, sólo así llegaremos al sueño de Martí: CON TODOS Y PARA EL BIEN DE TODOS
Carlos 15 agosto 2022 - 11:16 AM
Querido Jose Luis, el sistema seguirá igualito, los emigrados seguirán viajando a Cuba, enviando remesas, recargas, paquetes, medicinas, etc, solidaridad, Puentes de Amor. Seguirán llegando los pichones de comunistas a los EE.UU, y así el ciclo infinito de parasitismo socialista. No importa cuanto el gobierno cubano apriete la soga, las ovejas seguirán diciendo que la culpa es de EE.UU. Aquí hay quien comenta con un nombre falso para evitar caer en la lista negra y seguir viajando al lugar donde nacieron a pesar que salieron con el rabo entre las piernas. Desde que disminuí mi frecuencia de lecturas y comentarios en la blogosfera cubana mi salario a aumentado, mi productividad también y mi vida esta mucho mejor que seguir leyendo lo mismo con lo mismo que al final es perdida de tiempo.
Manuel García 15 agosto 2022 - 12:40 PM
Un callejón sin salida es éso, no le busquemos la quinta pata al gato. Hay que retroceder, tomar un tiempo y reflexionar que camino construimos entre todos. Exelente artículo.
Sanson 15 agosto 2022 - 6:55 PM
Es vergonzoso hablar de "CAMBIOS" a no ser que sea el de meter preso a todo el que ha tenido, desde un puesto de direccion, represion o partidismo unico la facultad de mancillar la Patria.e inmediatamente juzgarlos y condenarlos seguun lo que hayan hecho. Mientras, se iran formando partidos con plataformas que convenzan a la gente y se celebraran las elecciones de las que nos privo el traidor fidel castro.. Que los cubanos como el resto del Mundo sean los que decidan mediante el voto, su bienestar y la forma de hacer las cosas y no un grupo de herederos de farsas y traicion.
Manuel Figueredo 15 agosto 2022 - 9:37 AM
Cuando alguien dice verdades irrefutables, lo atacan y le dicen que no aporta nada, que es un envidioso, etc, etc. Otras veces he oído la misma cantaleta expresadas por los foristas afines a la DICTADURA, tal parece que eso forma parte de la base material de estudio enseñada en las escuelas de instrucción revolucionaria, para atacar y desvirtuar a los oponentes. Hoy el ponente del artículo nos demuestra lo que todos sabemos y los que muchos vivimos desde el mismo triunfo de la revolución. Hay una realidad : El pueblo se encuentra al borde del abismo, sin recursos y en la más espantosas de las miserias. Frente a las mentiras de los adversarios, siempre estará la verdad y soy de la opinión que el autor del artículo actúa con toda honestidad. ¡ Viva CUBA Libre ! Patria y Vida.
JDBC 15 agosto 2022 - 9:44 AM
Excelente articulo. Los que dicen que no aporta nada se equivocan. Aporta realidad, conexiones entre el pasado reciente y la situacion actual. Uno de los parrafos comienza: "Detectar un problema es el primer y necesario paso para buscarle una solución"......Es una fotografia de lo que hay y como llegamos aqui.
Anabel 15 agosto 2022 - 11:07 AM
Me encantó, ojalá lo leyeran en el olimpo.
Anisley 15 agosto 2022 - 12:18 PM
Excelente artículo. Una reflexión madura como las que siempre expone Arcos, con la verdad como centro del análisis.
Nora 15 agosto 2022 - 4:16 PM
👌
Orestes 15 agosto 2022 - 11:12 AM
Muy buena foto de lo que ha sido Cuba hasta hoy, soluciones hay muchas y este no es artículo de las soluciones , lo que cuenta no es retórica y mucho menos cacareo, es sobre como una Revolución ha perdido sus esencias y el peligro que puede significar para Cuba, sino se para tanta incompetencia, demagogia y estupidez. No quiero un desastre de ingobernabilidad para Cuba, que hacia dónde vamos. Alden y Julio Gonzales , Gustavo al igual que su padre ha sido una de las personas más consecuente que he conocido con sus principios , algo un poco inusual en Cuba, ni es envidioso , ni nunca ha sido despojado de sus privilegios pues no los tienes , así que no juzguen sin conocer a las personas .
juanaBacalao 15 agosto 2022 - 11:15 AM
Ubre Blanca tan mansa, la pobre, en ese mismo instante debio haber largado una buena coz, bien dirigida, centrada, para de una vez eliminar casi todos los problemas de cuba, hubiese sido una verdadera vaca salvadora.
Juan 15 agosto 2022 - 12:14 PM
Lucidez y honestidad. Un abrazo cubano
Leonardo 15 agosto 2022 - 1:00 PM
Los que reclaman que el articulo no aporta nada, que es más de lo mismo, creo que se equivocan, nada más hay que mirar la foto de portada que acompaña el escrito para observar el avanzado estado de gestación de nuestros máximos dirigentes (con la excepción de Bruno que luce sus primeras semanas de embarazo), ahí precisamente está el aporte, no se preguntan los incredulos comentaristas que "parirá la era en esta ocasión"? Acaso será ese cúmulo de sabiduría, de ideas frescas, renovadas, cuyos embriones reciben en estos momentos el calor de la incubadora corporal de nuestros iluminados? Con cuanta alegría esperaremos el nacimiento y ya se darán cuenta nuestros incredulos foristas de que era necesario el momento y el lugar adecuado.....ineficiencias aparte. Felicidades profesor Gustavo Arcos por su excelente articulo!!!!!!!
dario 15 agosto 2022 - 1:02 PM
siendo las 12:46 pm ,ya creo puedo decir tecnicamente que estoy ,otra vez,baneado.Bueno,en verdad creo que los duenos del blog,pueden hacer lo que guste con el mismo,pero...dejaria de ser un vehiculo propagador de ideas y serian otro granma...o juventud,,,o giron,etc,etc.Lo unico que siento es que tanto harold como hugo cancio en su On Cuba magazine no han tenido a bien no solo vivir en los EEUU (eso si o hacen),sino impregnarse de el espiritu lberal de este faro de libertades.Libertades que ,costaron vidas americanas en vietnam,europa,korea,irak,afganistan,etc y que a ellos no le interesan parece.Los dos:uno por ideologias aberrantes y el otro por los negocios,se cagan en la libertad de expresion En verdad,lo unico que me preocuparia seria que fuera mandado a span,perdido en el espacio.Por lo demas,me conformo conque el editor (censor,verdugo) lo lea y tambien lo lean los comentarista que he escogido por ver en ellos lucidez.Las ideas son para compartirlas,mre que feo espectaculo como un enfermo (o fanatico) ataca y hiere a una persona porque hizo publica su forma de pensar !!!
Eduardof 15 agosto 2022 - 1:34 PM
Muy buen trabajo. se puede coincidir total o parcialmente, pero es un magnífico análisis de la Cuba "revolucionaria"
maría teresa* 15 agosto 2022 - 1:46 PM
Gustavo Arcos Fernández-Britto podría decirle que leyó mi mente y escribió. Gracias por hablar por mi. Todos íbamos a vivir en un inmenso Siboney no importaba si vivías en la Ciénaga o en Bolondrón, nos prometieron cosas bellas, nos convencieron y trabajamos para eso, al final de la vida obtenemos esto, no somos vendidos, ni traidores a la patria, somos una mayoría desengañada, ahora comprendemos que trabajamos para que ellos pudieran cogerse Miramar y Siboney. Expropiaron para si mismos, ahora los ricos son ellos, son los que desayunan, almuerzan y comen, los que se alumbran, viajan y se divierten, los que no mueren en accidentes, los que no sudan ni arrastran los pies al caminar. Los que piden propuesta de solución a los que quieren que estado de cosas cambien les digo que las propuestas de soluciones es para aquellos que tengan vocación de políticos, de servidores a la nación, nosotros, el resto lo que nos corresponde es votar por aquellas propuestas que entendamos sean mejores. Canel aseguraba que se estaba trabajando para que el inicio del verano estuvieran solucionados los apagones y desde esa fecha se han incrementado como nunca antes, no hay esperanzas de solución a corto porque con parches o heroicos trabajadores desgastándose raspando calderas no se va a resolver, la solución lleva inversión millonaria ¿es que en junio él no tenía conocimiento de la envergadura del desastre en las termoeléctricas del país?. ¿Cómo vamos a tener confianza y sentirnos agradecidos si cada día se evidencia -en el mejor de los casos- la incapacidad de los gobernantes. Decenas de veces vimos a Machado de recorrido por los centrales azucareros para que ahora ya jubilado tengan que importar azúcar para la canasta básica; con tanta tierra ociosa como hay la propaganda del presidente CDR regalando regaderas por sembrar piñas en los patios, decenas de cubanos jóvenes y sanos en comitivas revolucionarias gastando recursos PARA NO MEJORAR EN NADA. Los kilómetros de tripa, la carne de avestruz, las tiendas surtidas por la MLC, ni limones, ni electricidad, ni agua, las pobres gallinas cada vez ponen huevos más chiquitos. ¿Qué quieren, que no se vayan, que no protesten? Las redes son batallas de ofensas entre odiadores y amorosos, estos últimos se escudan bajo perfil falso, no dan la cara, tienen vergüenza o miedo. Lectores de LJC tengo el alma en el piso, desde que se que en la zona del incendio se está tratando de identificar fragmentos óseos. ¡ Fragmentos, que horror! ni eso le quedará a sus padres, ¿a que les pondrán flores cuando visiten su tumba? El 6 de Mayo ocurrió la explosión en el hotel Saratoga ya han transcurrido 3 meses y aún no han informado sobre las investigaciones, vamos a ver estas cuanto demoran.
Jagger Zayas Querol 15 agosto 2022 - 3:06 PM
El cáncer que se ha comido a la Revolución Cubana y haciendo metástasis por doquier, está llevando a la Patria a la barbarie, a la ingobernabilidad y marginalidad y a la destrucción total de nuestra economía, después de haber sepultado el civismo y la democracia, es el Partido Unico, resultado de la infiltración y apoderamiento por los antiguos militantes estalinistas del Partido Socialista Popular en el cuerpo sano y prometedor de la Revolución Cubana y popular, enterrando las esperanzas de un pueblo entero bajo el totalitarismo político respaldado por la omnipresente y totalitaria propiedad estatal en manos de la cúpula endiosada de ese Partido. Por eso no pudimos restablecer la Constitución del 1940 o tener una más avanzada con verdadera libertad y democracia directa. Mientras ese cáncer siga ahí, no habrá solución y al igual que en Europa del Este y la extinta Unión Soviética, ese estado de cosas y ese poder corrupto, inmovilista, simulador y violador de sus propias leyes, se derrumbará desde arriba y entregarán a la Patria a monopolios y potencias extranjeras. Así, la traición a la Revolución Cubana de habrá completado.
Orlando 15 agosto 2022 - 5:03 PM
Sencillamente extraordinario, sin palabra...
Observador 2022 15 agosto 2022 - 6:04 PM
Excelente articulo, inobjetable y avalado por la terrible realidad. Solo los fanáticos incapaces de reconocer el desastre lo pueden impugnar y quienes lo han hecho, han demostrado su orfandad de argumentos. Quizas el video de una reciente visita del primer ministro Marrero a una zona costera holguinera, es la mejor muestra del desgobierno que nos oprime: en ella, un representante de una comunidad de pescadores, respetuosa y civicamente le plantea a la comitiva el desconocimiento de un asunto vital para esa comunidad por las instituciones implicadas durante 35 años y en medio del careo con el dirigente del PCC presente, de pronto sale el General Rodiles, el puesto a dedo del IPF (hoy INOTU) totalmente desubicado y plenamente prepotente, le espeta al respetuoso dirigente de base que al no le gusta que lo presionen, en una insuperable escena de soberbia, incapacidad y cinismo. Insuperable audiovisual de la calaña de la élite. A los que le exigen solución de los problemas al autor en este artículo, parece que en el fondo infieren una defensa del sistema. Este poder corrupto se ha encargado de eliminar cualquier posibilidad de diálogo, debate o incluso de oir consejos. La única solución es arrojarlos por su indigna perpetuación en el poder y utilizarnos indefinidamente. para sus mezquinos fines. En la manera de lograrlo esta el quid, y de alguna forma aparecerá. Estan absolutamente huérfanos de ideología y de vanguardia intelectual y cada dia sus leales y seguidores se reducen a fanáticos y opportunistas. Y eso es absolutamente fatal
Jagger Zayas Querol 19 agosto 2022 - 7:27 PM
La penosa e indignante anécdota que refiere sobre la actuación del despota Samuel Rodiles Plana es una muestra de que quienes gobiernan verdaderamente no son los "designados" en los principales cargos públicos como Presidente de la República (?) o Primer Ministro. El decrépito General ni siquiera le pidió permiso al Primer Ministro para su diatriba, ignorandolo por completo y a pesar de ni siquiera saber de qué se hablaba, pero solo con la intención de amedrentar al ciudadano, que por demás, llevaba razón. De haber sido Fidel Castro quien encabezara la comisión, el decrépito General no se hubiera atrevido ni a abrir la boca. El soplamocos que le hubiera espetado Fidel no se habría hecho esperar. Pero él sabía muy bien que la "autoridad republicana" del Primer Ministro es solo para los"de abajo", no para él ni los de arriba, que son los mandantes. Nada más!
Franklin 15 agosto 2022 - 9:50 PM
Rotundo! Nada que añadir. Ahora bien, yo quiero que ahora venga Mongo Ultraizquierdo, que absolutamente nada tiene para aportar, para ver que disparates dice de este trabajo tan bueno. Por cierto, el comp. Mongo Izquierdo, ya sabemos quien es, solo les adelantare que escribe en el bodrio La Tizza. El resto se los dejo a ustedes.
Erik 16 agosto 2022 - 9:06 AM
👍 Y me atrevo a decir que el autor pudiera seguir eternamente, enumerando los errores, por no decir Horrores, de lo que ha sido la "revolución" y su sistema "Socialista", más bien Sociolista, para esta nación. Y que le ha costado al pais, de algo estoy seguro, mucho más, que el tan socorrido bloque imperialista que se a convertido en el comodín tras el que se escudan los dirigente comunistas para justificar cada error que cometen. Cada desastre enumerado por el autor, los he vivido como ciudadano de a pie. Gracias por mantenernos fresca la memoria. Hablando de memoria, ayer veía un fragmento que pasan por la TV de una entrevista que le hicieron a Tin, el de la colmenita", entre las cosas que dijo alabando al tirano mayor fue, que las familias del crimen de Barbados habían quedado destruidas, que se habían convertido en vegetales. Y sí, creo que debio haber sido así. Y sin querer comparar las tragedias, me vino a la mente. Y los familiares de los que murieron en Africa? Nunca hacen mención a esto. Ahí tienen otro error, casi comparable a la tragedía que acaba de acontecer en Matanzas, con víctimas tan jovenes cómo las caidos en Angola, producto de los Errores que ellos cometen para luego echarle la culpa al imperialismo y al bloqueo. Errores tras errores, que nadie paga, solo las familias destruidas por las tragedia de perder a seres queridos, como todos los que murieron cuando Fidel abrio las costas, para que un pueblo se lansara al mar en balsas en busca de un futuro, sin importarle que un número considerable de cubanos murieran ahogados tratando de alcanzar una vida mejor para ellos y para los que dejaban atrás y hoy ese escenario se repite con los que pierden la vida cruzando la selva, atravesando un rio en busca de la prosperidad que aquí se les niega. Y seguirá así mientras se mantenga el sistema político imperante. Saludos
Pepe 17 agosto 2022 - 12:00 PM
Es increíble como quien aún defiende ese gobierno. A Fidel lo catalogan de héroe y no entró al Moncada (se escondió debajo de la sotana de un cura), dirigía pero no entraba en batalla con los batistianos, fue a Girón solo para tomarse las fotos y seleccionar la del tanque, sus ideas eran tan buenas y tan maravillosas que Cuba involucionó si la comparamos con 1959; la nacionalización de empresas para dejar de producir, la ofensiva revolucionaria, la zafra de los 10 millones, el cordón de la Habana, la penalización-despenalización-penalización-despenalización (no me equivoqué) del dollar, declararse comunista luego de negarlo tantas veces pero que garantizaba su permanencia en el poder, la construcción de cientos de refugios antiaéreos, la creación de los CDR para vigilarnos entre nosotros, la operación "pitirre en el alambre", el asesinato de Ochoa y demás por cumplir sus órdenes de traficar con drogas, etc. Y todo esto sin contar con la eliminación física o publica de los que le podían hacer sombra (Huber Matos, Camilo, el Che y muchos otros). Que fue un líder, un hombre inteligente, que poseía una admirable oratoria, rotundamente es verdad. Todo eso lo tuvieron Hitler, Mussolini, etc. Precisamente, el actual gobierno es continuidad de sus ideas: mantenerse en el poder a como dé lugar sin importarle un carajo el pueblo que malvive en ese pais que una vez fue faro de América. Resultado, nada cambiará. El pueblo seguirá pasando necesidades y miseria, cada vez la emigración será mayor y todo seguirá igual hasta que desaparezcan y regrese la democracia, la propiedad privada, la libertad de prensa y pensamiento y el pueblo pueda saborear cómo es vivir como un ser humano.
Alzugaray 17 agosto 2022 - 12:22 PM
Gustavo, me ha gustado mucho tu artículo y me identifico mucho con él. Un abrazo, Carlos

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario