Martí y el Socialismo

Ni Martí ni Marx necesitan uno del otro para brillar