Martí y la catequesis del Granma

Ernesto Estévez Rams vuelve a motivarme a escribirle, luego de su polémica “silla voladora“. Esta vez, el Granma publica una visión particular del autor sobre la frase martiana “con todos y para el bien de todos”.

Es un derecho legítimo de Estévez Rams exponer públicamente sus opiniones. Si hubiese un decreto que le reprimiera esa libertad, yo me opondría decididamente. También es un derecho de Granma sostener su línea editorial, aunque a algunos nos parezca cada vez más fosilizada y ajena a la diversidad que caracteriza la expresión del pensamiento en la Cuba de hoy.

En mi opinión, el texto de Rams abunda en contrasentidos. Expone al inicio una visión martiana que luego intenta reducir y ajustar a su propia postura ideológica. El autor trilla la obra del Apóstol y escoge, para formular su tesis, solo la parte que le resulta cómoda.

El singular liberalismo republicano de Martí, lo hizo echar su suerte con los pobres de la tierra. Y en sus críticas a la idea socialista casi siempre mostró su empatía con políticas que atendieran las demandas de los más humildes. Pero NUNCA ignoró los peligros del funcionarismo autocrático.

En su artículo, Estévez pretende dividirnos en tres castas: los iluminados que trabajan “para el bien de todos”; los adeptos a “vilezas” que deben ser excluidos; y los que debemos hacernos a un lado para no “estorbar” a los primeros.

¿En qué casta ubica Rams a los monopolios de la Cuba actual, a la “ocupación privilegiada y pingüe” de ciertos funcionarios, a los que aspiran a reducirnos a “siervos silenciosos del Estado”?

Afortunadamente, a nuestro Martí no hay que traducirlo desde el hebreo, el arameo o el griego. Su obra no está encriptada en un lenguaje hermético que nos haga depender de eruditos o iluminados evangelizadores. TODOS tenemos la posibilidad de acercarnos a sus textos y llegar a conclusiones propias.

Por suerte, nadie ha sido designado por poderes celestiales para decidir quienes caben o no en ese “con todos” que definió el Apóstol. Y tampoco nadie, ni Rams ni el Granma, logran convencernos de desistir en nuestro derecho de expresar lo que entendemos como “el bien de todos”.

La República que soñó Martí, también fue imaginada contemplando una puesta de Sol. Y a esa NOCHE oscura, pero profunda, compleja y diversa, también le llamó Patria.

Textos relacionados

Expresarse en libertad

La Peor Generación ya es

Longplaycracia

16 comentarios

Diosdado Rojas 13 junio 2020 - 7:45 AM
Junior una sociedad "con todos y para el bien todos" no existe ni existirá mientras el mundo viva en la división internacional capitalista del trabajo, en la cual Cuba está insertada también, porque el llamado socialismo que ha existido no es más que una variante de la sociedad mercantil mundial. No se porque los cubanos siguen tan enamorados de una frase de su ídolo anticolonialista del siglo 19 que si tuvo alguna relevancia fue el hecho de hacer vibrar las masas en la emigración, la han traído al siglo 20 y todavía le siguen dando publicidad en el siglo 21, sacando la a luz en contextos que nada tiene que ver con el momento y los fines para los que se dijo. Niel articulista del Granma, ni usted, ni nadie va a crear en Cuba ni en parte alguna, bajo los designios de la ley del valor y la división del trabajo capitalista que impera mundialmente, algo que sea para todos y mucho menos para el "bien de todos". Ni el articulista del Granma dice la verdad, ni usted tampoco, porque la verdad de lo que significa en desigualdad en la distribución de ingresos, etnización mundial de la fuerza de trabajo, carencia de derechos, etc, sociedad mundial de la mercancía y el dinero en la que vivimos todos es tan cruda que nadie se atreve a decir realmente la verdad. Junior la abrumadora mayoría de las luchas sociales que se llevan a cabo hoy en el mundo son luchas sociales por acceder a la riqueza capitalista sin cuestionar los fundamentos de dicha riqueza. Saludos
Diógenes 13 junio 2020 - 11:06 AM
Muy sintético y aplastante el post. Lo bueno es que Martí no necesita traducción, como dice el autor. Porque si no hubiesen hecho como con la BIBLIA, dejando fuera los libros presuntamente apócrifos y creando una doctrina como la católica, con sus milagros y misterios incorporados al arbitrio de unos oportunos y advenedizos teólogos. Aunque nadie duda que, con todo y eso, algo han tratado de hacer al respecto.
Raúl 14 junio 2020 - 12:03 PM
Estoy completamente de acuerdo con usted, la lucha de clases, se entiende como lucha por el poder, el rico no quiere compartir su riqueza y el pobre lucha por volverse rico, en fin es un círculo vicioso y continuó, que no tendrá nunca fin.
Azul 13 junio 2020 - 9:46 AM
¿ Seguro estamos que este señor no es un pseudónimo de Iroel Sánchez o el nombre artístico de otro,el tal Javier ? A lo mejor,o a lo peor, este lo que hace realmente es " corta y pega " de lo que le dan los otros. Se me olvidaba,ayer Junior Smith dijo en nuestro querido y bien informado noticiero que el presidente de Brasil tenía ubicado en bastantes ministerios a militares afines para asegurar su posición. De pronto por poco salgo de la casa hablando portugués y haciéndome idea de poder caminar por las aceras de Copacabana. Hummmm, así que militares ubicados en puestos importantes. ¿ Seremos brasileños y no lo sabíamos ?
Julio García 13 junio 2020 - 10:46 AM
Magnífico escrito amigo.
Antonio 13 junio 2020 - 11:10 AM
No leo Granma ni tampoco ningún otro órgano de la prensa de Cuba. No veo el noticiero de la televisión en ninguna de sus emisiones ni otros espacios noticiosos presentes en ese medio. La mesa redonda me causa alergia. Todo lo abordan como una novela a lo Corín Tellado; el mismo argumento soso y gastado, personajes pletóricamente perfectos e inmaculados contrastando con el artero y macabro villano. Por supuesto el omnipresente y consabido final feliz donde se cumplen los felices sueños del protagonista. No malgasto mi tiempo en escuchar continuamente loas a personajes infalibles que deben ser venerados a pesar de que he vivido en los logros que justamente se les atribuyen pero también he sufrido, y bastante, por sus también numerosos yerros. Rechazo los reiterados planes augurando soluciones mágicas a problemas de larga data que terminan las más de las veces en justificaciones, donde la culpa es de las condiciones adversas del clima o de la "mala leche" del enemigo. Eso, cuando simplemente no se opta por cubrir el tema con el grueso manto del silencio. Sobre todo, no acudo a ninguno de esos medios en busca de información porque resultan ABURRIDOS. Están faltos de variedad, son reiterativos en argumentos, están carentes de análisis objetivo, se atienen a un guion impuesto donde no caben los cuestionamientos. No motivan porque no hace falta que me repitan lo que ya me sé de memoria. Y ME SUBLEBA QUE ME QUIERAN TRATAR COMO UN TONTO DESCEREBRADO. NO ME VENDAN EL PARAISO PARA EL ALMA CUANDO SIENTO EN EL CUERPO EL CALOR DEL INFIERNO. Saludos.
Luis Enrique 13 junio 2020 - 12:00 PM
Típico estilo de la prensa oficial. Manipular discursos y frases para justificar el privilegio político y social que disponen. En el fondo, la mecánica es bien simple: ellos son los buenos y su obra es la pura y honrada porque representan a la patria y a la historia. Cualquier intento de descrédito y siguiera duda hacia su trabajo y acciones, tiene que ser de naturaleza vil y engañosa. ¿Cómo están tan seguros que son los buenos y los puros? ¡Pues porque hacen todo de buena fé! ¡Si lo están diciendo hace 60 años, que ellos son los buenos! Claro, siempre habrá quién vea los malos resultados en vez de sus intenciones; y no faltará algún envidioso que critique sus privilegios y estilo de vida (que nada tienen que ver con lo que promulgan y mucho menos con el resto de los cubanos), pero esos que solo ven las manchas son precisamente los degenerados que hacen el trabajo del enemigo y deberían desaparecer o apartarse. No había leido el artículo en Granma, aunqnue está muy bien escrito, le sobran muchísimas palabras y eso es parte de una "sutil" manipulación. En el ideario cubano atribuimos a Martí cualidades honestas, nobles y altruistas. El texto se mueve la mayor parte del tiempo explicando cómo debe interpretarse a Martí y de repente pum! ya está estableciendo un paralelismo entre los ideales martianos y el marxismo. Embuidas entre tantas palabras de adorno, ha hecho lo que critica el incio: "la vileza de pretender poner en su boca(la del apóstol) nuestros propios pensamientos". Dándole entonces un giro al texto para establecer, por transitividad, que si el ideal martiano tiene tanto en común con el marxismo, y el estado y el gobierno se dicen marxistas, entonces también sus proyecciones marxistas son martianas y eso avala lo que hacen y autentica sus propósitos porque: "por más disímiles formas que haya de dialogar con el Apóstol y su noción de república, nuestra lucha ha de ser que ella, en su contemporaneidad ineludible, se halle, de manera consciente, en el camino que conduce a la utopía martiana como aspiración de la nación cubana." De este modo, Ernesto simplemente cambia de contexto. Y porque Martí: "no tuvo tiempo para más que dibujarla(a su ide de República) en sus virtudes, solo puede ser resultado de un devenir histórico concreto, no juzgado a capricho, sino valorado en lo que sus circunstancias le van permitiendo hacer", solo queda asumir la total legitimidad de quienes dicen estar construyendo esa utopía. Supuestamente "es lo que hemos venido haciendo, de manera imperfecta, pero buscando la virtud por 60 años, desde el poder que en esta Isla ejercemos los pobres de la tierra". Es increible como la manipulación puede hacerse con lo que sea que se le antoje a quien sepa armar palabtras. Ahora resulta que el ideario martiano es marxista y el famoso discurso de Martí "Con todos y para el bien de todos" es aval de la obra de la revolución durante todos los 60 años... Aplaudiera a Ernesto, por ser un genio del mal, si no hubiera en su texto evidencia tan evidente de que nisiquiera se leyó el discurso del apóstol. Y si lo hizo pues lo ignoró, ya que el discurso llama a la unidad para la lucha. Unidad basada en el común interés de disponer de una patria "sin la que ningún hombre vive feliz, ni el bueno ni el malo". Por ser un discurso para la unidad en la lucha, Martí hace referencias muy buenas a las diferentes posiciones de ese tiempo, respecto a la lucha y lo que pasaría después de la lucha. Por ejemplo, respcto a la capacidad de los cubanos para crear su propio país de manera independiente, sin la influncia extranjera: "¿Y temeremos a la nieve extranjera? Los que no saben bregar con sus manos en la vida, o miden el corazón de los demás por su corazón espantadizo, o creen que los pueblos son meros tableros de ajedrez, o están tan criados en la esclavitud que necesitan quien les sujete el estribo para salir de ella, esos buscarán en un pueblo de componentes extraños y hostiles la república que sólo asegura el bienestar cuando se le administra en acuerdo con el carácter propio, y de modo que se acendre y realce. A quien crea que falta a los cubanos coraje y capacidad para vivir por sí en la tierra creada por su valor, le decimos: «Mienten»." Por favor, que alguien le recuerde esto a quienes dicen que solo hay dos opciones: seguir cómo estamos o "regresar" a ser colonia de USA. Si en verdad Ernesto hubiera leído el discurso, y hubiese aplicado aquello de entender a Martí en su contexto, habría encontrado que Martí no odiaba a España ni a los españoles, muy aterrizado y realista: "¿Al español en Cuba habremos de temer? ¿Al español armado, que no nos pudo vencer por su valor, sino por nuestras envidias, nada más que por nuestras envidias? ¿Al español que tiene en el Sardinero o en la Rambla su caudal y se irá con su caudal, que es su única patria; o al que lo tiene en Cuba, por apego a la tierra o por la raíz de los hijos, y por miedo al castigo opondrá poca resistencia, y por sus hijos? ¿Al español llano, que ama la libertad como la amamos nosotros, y busca con nosotros una patria en la justicia, superior al apego a una patria incapaz e injusta, al español que padece, junto a su mujer cubana, del desamparo irremediable y el mísero porvenir de los hijos que le nacieron con el estigma de hambre y persecución, con el decreto de destierro en su propio país, con la sentencia de muerte en vida con que vienen al mundo los cubanos? ¿Temer al español liberal y bueno, a mi padre valenciano, a mi fiador montañés, al gaditano que me velaba el sueño febril, al catalán que juraba y votaba porque no quería el criollo huir con sus vestidos, al malagueño que saca en sus espaldas del hospital al cubano impotente, al gallego que muere en la nieve extranjera, al volver de dejar el pan del mes en la casa del general en jefe de la guerra cubana? ¡Por la libertad del hombre se pelea en Cuba, y hay muchos españoles que aman la libertad! A estos españoles los atacarán otros: yo los ampararé toda mi vida! A los que no saben que esos españoles son otros tantos cubanos, les decimos: -« ¡Mienten!» " Por favor, que alguien le comente esa parte a los que defienden aún las abusivas prácticas y estrategias de Fidel para eliminar cualqueir rastro de capitalismo y capitalistas, para encender el espíritu anti USA y en definitiva, para definir generaciones que crecieron pensando que todo lo que venga de "El norte" es patraña del enemigo. Martí incluso habla de la necesidad y el valor político y práctico de tener cierta contraparte: "¡Y cuidado, cubanos, que hay guantes tan bien imitados que no se diferencian de la mano natural! A todo el que venga a pedir poder, cubanos, hay que decirle a la luz, donde se vea la mano bien: ¿mano o guante? -Pero no hay que temer en verdad, ni hay que regañar. Eso mismo que hemos de combatir, eso mismo nos es necesario. Tan necesario es a los pueblos lo que sujeta como lo que empuja: tan necesario es en la casa de familia el padre, siempre activo, como la madre, siempre temerosa. Hay política hombre y política mujer. ¿Locomotora con caldera que la haga andar, y sin freno que la detenga a tiempo? Es preciso, en cosas de pueblos, llevar el freno en una mano, y la caldera en la otra. Y por ahí padecen los pueblos: por el exceso de freno, y por el exceso de caldera." Por favor, que alguien le diga esto a los que aún defienden el monopartidismo y los que que creen que una constitución de la república debería definir el "pensamiento oficial". PCC, esto es pa ustedes, de Martí, con amor: "Para verdades trabajamos, y no para sueños. Para libertar a los cubanos trabajamos, y no para acorralarlos. ¡Para ajustar en la paz y en la equidad los intereses y derechos de los habitantes leales de Cuba trabajamos, y no para erigir, a la boca del continente, de la república, la mayordomía espantada de Veintimilla, o la hacienda sangrienta de Rosas, o el Paraguay lúgubre de Francia! ¡Mejor caer bajo los excesos del carácter imperfecto de nuestros compatriotas que valerse del crédito adquirido con las armas de la guerra o las de la palabra que rebajarles el carácter! Este es mi único título a estos cariños, que han venido a tiempo a robustecer mis manos incansables en el servicio de la verdadera libertad. ¡Muérdanmelas los mismos a quienes anhelase yo levantar más, y ¡no miento! amaré la mordida, porque me viene de la furia de mi propia tierra, y porque por ella veré bravo y rebelde a un corazón cubano! ¡Unámonos, ante todo, en esta fe; juntemos las manos, en prenda de esa decisión, donde todos las vean, y donde no se olvida sin castigo; cerrémosle el paso a la república que no venga preparada por medios dignos del decoro del hombre, para el bien y la prosperidad de todos los cubanos!" https://www.biblioteca.org.ar/libros/726.pdf
Claudio 13 junio 2020 - 2:16 PM
Nada, no hay nada como un texto vibrantecde Martí clamando por la independencia y prosperidad de nuestro país. Ese es NUESTRO José Martí, el de TODOS
Alina Lopez 13 junio 2020 - 10:39 PM
Luis Enrique, si fuera católica te dirìa: "has hablado como Dios", como no lo soy voy a utilizar argot de editora para decirte que no faltó ni sobró una palabra, hago mías las tuyas. Saludos.
Alheli 14 junio 2020 - 12:39 AM
Oh, como quisiera tener su conocimiento sobre la obra de Martí. Muy hermosa y atinada respuesta. Gracias.
Susana Luka 18 junio 2020 - 10:53 PM
Muy bueno. Nunca he tenido ningun duda sobre lo que quiso decir Marti: Unidad que es lo requeria el momento historico.
Jagger Zayas Querol 13 junio 2020 - 12:09 PM
Me lei el eclectico articulo al que se refiere el periodista? del periodico Granma sobre el que trata este post. Evidentemente quiere decir algo, pero esta en hebreo o arameo y el balbuceo no le permite decir por las claras y en buen cubano, lo que quiere o le ordenaron decir. Eso es una suerte porque cada cual puede entender lo que quiera y su mensaje está mutilado con vicio de origen. Así, de todas formas se gana "el pan" aunque no haya dicho nada que trascienda ni construya en el bodrio neblinoso que mal gasta papel y tinta en balde. A palabras necias, oídos sordos. Falsificador de la historia y del pensamiento universal de Marti, por respeto, debió impedirse esa publicación, pero tanto él como el órgano de prensa con este tipo de trabajos trasnochados, sólo se granjean el desprecio del pueblo que afortunadamente y gracias a la Revolucion, no es analfabeto, pero hoy se quiere que no piense, sino que obedezca a los"iluminados".
zenon 13 junio 2020 - 3:08 PM
si miguel barnet lo coge !!
zenon 13 junio 2020 - 3:40 PM
a estevez quiero decir, q dejo los predios del cuanto por el continuum
Pedro Sánchez Buján 13 junio 2020 - 7:30 PM
Hablando de todo un poco: ¿para cuándo el reconocimiento efectivo de que un 8% de la población cubana votó en contra de la nueva constitución, y hasta un 13% no se maniffestó a favor? ¿No tienen derecho esas personas a que se les represente en los organismos políticos, o a que los represente quienes ellos deseen, y no alguien que representa la postura contra la que ellos votaron? No, no tienen derecho, porque esa misma constitución solo le otorga el derecho a constituirse como partido a los comunistas del PCC. Sería una buena manera de acercarse a ese "con todos", sin embargo, que volvieran a escribir la constitución (si lo hacen, por favor, ahórrense el preámbulo soporífero y vayan al grano).
Pedro Sanchez Bujan 13 junio 2020 - 7:37 PM
Lo que es evidente es que o 2 millones de cubanos son estúpidos y no saben qué es lo mejor para ellos, o el socialismo cubano no es "para bien de todos". Y no cuento los que quisiran unirse a los 2 millones.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario