27 C
Havana
miércoles, octubre 21, 2020

Lo que aprendí de Bolivia

Por Giordan Rodríguez Milanés

“Día aciago para Latinoamérica”. “Estupor y rabia”, he leído en comentarios. “Parece que el MAS no estaba tan consolidado como creía, y que han subestimado la derecha”, también he visto. Si uno se pone a pensar en las víctimas que están por llegar, los niños hambrientos que están por nacer en las más humildes comunidades bolivianas, en el desmontaje que –a continuación— harán de los logros del gobierno de Evo Morales, por supuesto que duele.

Da rabia si nos detenemos en la ignorancia de aquellos bolivianos que no han sabido aquilatar ni entender el país que eran y el país que son ahora tras la gestión de Evo Morales. Si nos quedamos con la impotencia de los ciudadanos acosados, sus casas quemadas, los asaltos a sus propiedades, las violaciones, los muertos, los heridos, los humillados, da mucho coraje y uno quisiera tomar un AKM e irse a echar su suerte definitiva con los pobres de la tierra.

Entonces llega Salvador Allende y me dice: “Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”.

Sólo en los carteles y las consignas las revoluciones auténticas son dechados de victorias. Hay derrotas políticas. Hay errores garrafales de cálculo. Hay ingenuidades que cuestan vidas y sueños.  Pero también con cada revolución traicionada por los propios o agredida por sus enemigos, hay un cambio en el sistema de valores de los pueblos. Un cambio del cual los medios no hablarán, la mayoría de los académicos no reconocerán, pero que está ahí, latente en la consciencia social de los bolivianos, incluso, en muchos de aquellos que ahora desde la autoflagelación le hacen el juego a la derecha.

Mucha vanidad hay en líderes y ciudadanos, revolucionarios o no, que creemos que en el transcurso de una vida se puede medir el alcance histórico de un proceso sociopolítico. He dicho, y sostengo, que la impronta de Evo Morales a favor de los trabajadores, obreros y campesinos bolivianos, terminará impuesta más temprano que tarde. Que ni siquiera el aymara necesitaba aferrarse al mal ejemplo de no querer soltar el poder personal como, efectivamente, no hizo. He dicho, y sostengo, que ya ni Bolivia ni el pueblo boliviano son los mismos. La derecha, para lograr la renuncia de Evo Morales, se ha visto obligada una vez más a mostrar su peor cara, con sus carcinomas de racismos y odios. Y la seguirá mostrando, como el mazazo que el pueblo boliviano necesita para despertar.

¿Acaso no creemos que “esta Humanidad ha dicho BASTA, y ha echado a andar”? Yo lo creo; y también creo firmemente que nadie dijo jamás que el camino a la justicia, el respeto a la dignidad y la libertad plenas, debería llegar a ser expedito.

Tampoco ese camino se va a transitar por obra y gracia del espíritu de Marx y Engels. Las revoluciones no están predestinadas ni a ser eternas, ni a morir. En todo caso, somos los ciudadanos quienes les alargamos o cercenamos la existencia a las revoluciones. Digo los ciudadanos y no los líderes, y digo los ciudadanos y no sólo los revolucionarios. Considero que el primer paso para que las revoluciones perduren más tiempo, y en una cualidad superior, está en que sus líderes continúen el proceso de aprendizaje de las conciliaciones, la participación activa no de masas entusiastas repetidoras de consignas, sino de individuos y grupos de ellos dispuestos también a ese aprendizaje común que no estaría exento jamás de contradicciones y desencuentros. Los líderes revolucionarios han de aprender a interpretar su tiempo y sus códigos más allá de las pre configuraciones doctrinales, de sus propias ideas y plataformas programáticas. El aferramiento estanco a determinados “principios” –solemos llamarle “principio” a cualquier cosa con demasiado indulgencia—, lejos de fortalecer la proactividad a favor de la izquierda y sus gobernados, la enrarece y agita no pocas veces en dirección contraria. El resto de los revolucionarios también tenemos que aprender e intentar mirar desde la óptica de quienes defienden otros métodos. No sólo aquello que detentan responsabilidades y poderes, sino todos. Incluso nosotros, que desde la academia o la percepción personal, emitimos pareceres y juicios, no podemos soslayar que la derecha existe, se disfraza, está al acecho, y siempre intentará utilizar nuestras honestas confrontaciones entre sí en beneficio propio. No estoy hablando, por supuesto, de renunciar a la crítica ni a la confrontación públicas.

Poco ganan los humildes de la Patria, los desposeídos, esos pobres de la tierra con los que Martí nos enseñó a echar suerte… poco ganan con esa obcecada y aberrante intención de algunos de asociar con los enemigos históricos de las revoluciones cualquier expresión de crítica. Los llamamientos a la unidad deben trascender de una vez el discurso hueco o la intención sectaria aglutinadora de hombre-masa acrítica, y convertirse en acciones concretas, sistemáticas y proactivas que nos permitan evaluar por dónde andamos y cuáles son o podrían ser las diferencias entre lo que queremos y lo que necesitamos, todos o la mayoría real, en vez de esa engañosa mayoría mediatizada de los likes y los gritos en las plazas. Primero ellos que cualquiera, los líderes y revolucionarios con poder, primero ellos deben auto regular sus egos y preconcepciones ideológicas porque mayores son sus responsabilidades y potestades. Después aquellos que, por disciplina partidista, convicción, o ambas, conscientes o inconscientes, se convierten en las marionetas de esos egos desmedidos.

También, y simultáneamente, nosotros los críticos, en aras del perfeccionamiento debemos aprender a desligarnos de nuestras “verdades fundamentales”, y comienzo por reconocérmelo a mí mismo. No pocas veces, sumidos en el movimiento browniano de las ideas confrontadas, sujetos a nuestra formación ideopolítica, no aquilatamos el buen favor que le hacemos a los carroñeros que se alimentan de los despojos de nuestros encontronazos internos.

Sin humildad no se puede pretender llevar adelante una Revolución “con los humildes, por los humildes y para los humildes”. Tampoco la sola humildad basta. Las relaciones políticas del mundo actual demuestran que no basta con usar la democracia representativa como vía para legitimarse. Tampoco es menester volver a la lucha armada. ¿Qué nos queda entonces? Llevar la democracia representativa actual a un estadio de democracia participativa y activa, primero, en la consciencia de los pueblos, después a las instituciones. El camino es largo y complejo, pero posible, si dentro de la izquierda nos entendemos en lo esencial.

A mí, por lo menos, Bolivia me dejó estas enseñanzas.

36 Comentarios

    • Sí, aunque más allá del análisis especulativo, correcto o no, el autor ignora las circunstancias turbias en las que transcurrieron estás última elecciones. Eso para mí, fue determinante y deja muy mal parada la imagen de Evo, no importa cuánto de bueno haya echo anteriormente, para la oposición es un corrupto, probablemente lo consideren de su misma calaña

  1. Excelente artículo. En sentido general coincido con sus posiciones. De eso se trata que aprendamos todos de los errores, desgraciadamente los errores políticos se pagan muy caro.

  2. Evo se intoxicó de poder como le pasa a casi todos los poderosos. Llegó con una constitución que definia un periodo determinado para la presidencia y la cambió para seguir en el puesto a pesar de que una gran parte de los ciudadanos no estab de acuerdo. Luego, cuando vio que no podía por las buenas, trató de truquear las elecciones y, cuando empezaron las protestas, intentó orientar el asunto a un problema de racismo anti- indígena. Al final hasta el ejército se cansó de sus maniobras y le dijo «Y llevas ma sde 20 años en esa silla, dale
    chance a otro» y lo invitó delicadamente a largarse.

  3. Si nos quedamos con la impotencia de los ciudadanos acosados, sus casas quemadas, los asaltos a sus propiedades, las violaciones, los muertos, los heridos, los humillados, da mucho coraje y uno quisiera tomar un AKM e irse a echar su suerte definitiva con los pobres de la tierra.
    xxxxxx
    Antes que empieces a disparar con tu AKM, amigo Giordan, mejor analiza esto: en Bolivia no ha habido un golpe de estado. En primer lugar el pueblo boliviano, el mismo que permitió que Evo Morales fuera presidente por casi 14 años, le dijo NO a su intento de cambiar la constitución para reelegirse una vez más. Si Evo hubiese respetado la voluntad popular sencillamente no se hubiese postulado y tal vez el ex vicepresidente Álvaro García Linera sería hoy el presidente de Bolivia.
    Durante las votaciones hubo una sospechosa «interrupción» de alrededor de 20 horas. Antes de dicho apagón la cosa iba bien pareja entre Evo y Mesa, después del apagón Evo contaba con una clara «ventaja» sobre su oponente. Nadie se lo creyó y ahí ardió Troya.
    Los socialistas del siglo XXI deberán aprender que los países que gobiernan no son de ellos, que son simples servidores públicos y que nadie les debe nada. También deberán aprender que la alternancia en el poder existe y que los pueblos pueden escoger un color u otro del espectro político. Un gobernante no debe enseñorearse sobre sus gobernados por bien, mal o regular que lo haya hecho.
    Y como nota curiosa, y para terminar, Chile también está ardiendo. Sin embargo, la prensa izquierdista (por causa de que «Piñera no es de los nuestros») no nos presenta el mismo discurso que en el caso boliviano en un clásico ejemplo de doble rasero. Para los izquierdistas el pueblo chileno lo está haciendo bien mientras que el boliviano es «malagradecido y desmemoriado».
    Espero que no te vayas a Chile con tu AKM defender a Piñera y a la democracia chilena. Puede que tus compañeros no lo vean bien.

    • Graciano, si en Bolivia no hubiera golpe de estado, Evo Morales se hubiera mantenido de presidente hasta que tuviera por mandato constitucional que entregar la presidencia en enero luego de hacer nuevas elecciones. La prensa izquierdista tiene doble rasero pero la de derecha, no. En Chile no habría que usar la AKM para defender a Piñera, sino para defender a los jóvenes chilenos que están perdiendo sus ojos por los perdigones de los carabineros, para defender a las jóvenes violadas, o en Bolivia para defender a las líderes sociales ahorcadas… Pero ya dije que lamentablemente estos no son tiempos de AKM, y si de saber identificar a la carroña de derecha disfrazada de demócratas. Tenga buena tarde.

      • Amigo Giordan, el golpe lo quiso dar Evo.
        En 2016 el pueblo boliviano dijo NO a la reforma constitucional que intentó aprobar para seguir gobernando Bolivia. De haber respetado la voluntad popular nada de esto hubiese sucedido porque sencillamente no se habría postulado para otro mandato.
        El ejército y la policía bolivianos actuaron en conformidad con la Constitución boliviana que Evo violentó.
        El «amor por los humildes» no debe confundirse con el irrespeto a la ley ni con el poder de por vida, mal que padece la izquierda continental.
        Los bolivianos han dado una prueba de civismo y eso es de aplaudir. Un gobernante, lo haya hecho bien o mal, no tiene derecho a pasar por encima de la voluntad de sus gobernados.

  4. Se puede decir de forma mas corta señalando que el gran vicio de los dirigentes «socialistas» a nivel mundial ha sido aferrarse a las «mieles del poder», casi sin excepciones, y eso a la larga ha derivado en dos salidas:

    1- Se mantienen «indefinidamente» en el poder a costa de reprimir libertades políticas y económicas de las mayorías y la ruina económica de sus países (sobran ejemplos, desde Mao y Stalin hasta Ortega y Maduro, pasando por muchos otros).

    2-Son sacados del poder, por métodos mas o menos válidos que con los que ellos llegaron y se mantuvieron en el poder, por la acción de los opositores que crearon entre los que están sus enemigos económicos desplazados, pero también grandes segmentos de la población y clases medias y bajas en desacuerdos con sus métodos de gobierno.

    Con relación a Evo si hay puntos de inflexión, sucedieron en 2016, cuando perdió, por el 51,3%, el referéndum para cambiar la Constitución y reelegirse y lo desconoció; y mas recientemente, cuando existiendo evidencias de fraude electoral, Morales insistió en que él había ganado las elecciones y, en respuesta a las manifestaciones de la oposición, llamó a sus seguidores a «defender la democracia» en las calles y frenar un «golpe de Estado».

    Por otra parte, la caída de Evo implica un posible «daño colateral» para nuestro país, además del económico al desaparecer otro socio comercial más, porque en lo interno brinda «argumentos» a los que se oponen a cualquier tipo de apertura económica y política y abre una nueva «temporada de caza» de los voces críticas.

  5. Me parece atinado el artículo, salvo en algunos detalles que por falta de tiempo, ahora no puedo argumentar. Pero en resumen: Me parece que Evo está muy bien sacado el poder. Sobretodo por tramposo y soberbio.
    Y de golpe de estado, nada.
    La gente todavía sigue en las calles, esperando que haya un civil en el gobierno y llame a elecciones. No van a dejar que ningún militar asuma.
    Saludos a todos

  6. Me ha sorprendido sobre manera como la prensa nacional ha hecho caso omiso a las irregularidades de la postulación de Evo y las ocurridas en el proceso de conteo de votos. Nada… Ni una palabra al informe de la OEA. La situación ahora es peor que si Evo no se hubiera postulado. Realmente es un gran ejemplo de cómo la prensa cubana gusta manipular sentimientos de gran alcance con tal de darle la vuelta pro-revolucionaria a toda situación.

  7. Si la mesa electoral no hubiera intentado el fraude, en favor de Evo, éste podría haberse retirado dignamente, y volver a la carga en nuevas elecciones, como hicieron los sandinistas en los noventa.

    • Muchas cosas de tu escrito las decía yo la semana pasada, antes q pasara nada de esto, hablando con mi mamá y un amigo viajando de la Habana a Matanzas.
      Mi mamá boliviana que vive en Cuba hace casi 40 años, yo cubano-boliviano nacido en Cuba. Mi mamá simpatizante de Evo y de todo lo que logró, por otro lado tengo una hermana mayor boliviana también y que sí vive en Bolivia, simpatizante con Evo y el MAS al inicio, pero poco a poco fue perdiendo esa simpatía por diferentes razones, al punto que no me lo ha dicho pero sé que voto por Carlos Mesa que podía ser considerado un centroderecha, desgraciadamente creo que se ha dejado radicalizar por otros personajes aprovechando el momento.
      Por desgracia se les fue de las manos el asunto al MAS, cometieron errores que los gobiernos de izquierda no deben cometer, sabiendo cómo dices que la extrema derecha sigue ahí esperando fallos para oportunistamente manipular los hechos y el contexto a su favor.
      Evo nunca debió haber forzado su postulación a la presidencia después de haber hecho el Referendo del 2016 y el pueblo voto de que no a más de 2 mandatos de la misma persona, debieron haber respetado eso y haber usado otra estrategia de que el Vicepresidente Garcia Linera se presentara a las elecciones y Evo haber salido del panorama político por un mandato, o algo parecido a lo de Rusia con Putin y Medvedev, seguro la derecha no iba a estar contenta tampoco con eso, pero no tendría motivos para manipular el descontento popular que hubo después que Evo y el MAS le pasaron por encima a ese Referendo buscando legitimizar ese cambio en una votación en la Asamblea y Senado, no podían haber cometido ese fallo, porque por otro lado la derecha no podía como manipular nada, a diferencia de Venezuela y otros países, Bolivia ha tenido un desarrollo económico enorme con el MÁS gobernando, se ha beneficiado muchísimos bolivianos social y económicamente, los números económicos es algo que no pueden negar y que ni siquiera ellos ponen en duda, más allá de hablar de “suerte” de haber encontrado yacimientos nuevos de petróleo y gas natural. Pero con todos estos argumentos positivos a tu favor, creo q se equivocaron grandemente esa vez y a partir de ahí se fue gestando una predisposición que fue creciendo también con problemas puntuales que existían de corrupción a nivel medio y bajo, los incendios en la selva boliviana que se le atribuye una cuota de responsabilidad a una polémica ley firmada unos meses antes para apoyar y legalizar las “quemas controladas”, además de estos últimos comicios que todo parece indicar que sí que hubo fraude en algunos lugare. Todo eso conllevó q los grupos radicales de la oposición tomarán el liderazgo de las protestas y a una manipulación total de parte de ellos a la población descontenta, aqui incluyo también a sectores de la policía que ya sea que se dejaron llevar, manipular o corromper por la oposición, desencadenaron las peores cosas. Realmente es bien triste lo que está pasando en Bolivia y me duele como alguien ligado de sangre a ese país, porque ahora ya no es solo que se perdió a Evo, sino que la situación descontrolada qué hay ha llevado a que hayan renunciado al cargo políticos del MAS tanto del poder ejecutivo como del legislativo, ojalá primero que todo venga la paz y el control a Bolivia y ya después como será el panorama político.

      SAludos.

  8. ¿Es esto lo que piensas de ustedes?: «También, y simultáneamente, nosotros los críticos, en aras del perfeccionamiento debemos aprender a desligarnos de nuestras “verdades fundamentales”, y comienzo por reconocérmelo a mí mismo. No pocas veces, sumidos en el movimiento browniano de las ideas confrontadas, sujetos a nuestra formación ideopolítica, no aquilatamos el buen favor que le hacemos a los carroñeros que se alimentan de los despojos de nuestros encontronazos internos»
    Ay, querido compañero, a una revolución o a cualquier movimiento emancipador, en medio del aquelarre de vaciamiento de la izquierda en que vive y manda la derecha, no puede practicar la ingenuidad de creer en la santidad que nos anima. Eso es lo más duro de entender y trasmitir al pueblo que, poco consciente de los tormentos en que la derecha mundial quiere vernos a todos, a veces puede hasta creer que hay que contar con la derecha para construir una sociedad mejor. Y sí, en algún momento habrá que contar con ella, pero ahora, ¡AHORA NO, AHORA NO SE PUEDE DAR NI UN PASO ATRÁS ANTE ESA DERECHA QUE NOS QUIERE VER TERRIBLEMENTE DESANIMADOS! Y la crítica o esos ‘encontronazos’ de que hablas entre nosotros no creo que puedan ser como en ocasiones LJC lo lleva. Discúlpame, amigo, no quiero cercenar tu pensamiento ni la brillantez de tu aprendizaje con lo sucedido en Bolivia. Ya hay una reflexión sobre ello de Atilio Borón que habría que divulgar!
    Un abrazo!

    • Andrés, no es lo que «pensamos» de nosotros. Es lo que yo pienso. Otros colaboradores de LJC pueden pensar distinto. Si algo tiene este blog es la diversidad de criterios. Respecto al artículo de Atilio Borón, con todo respeto, no ha absolutamente nada nuevo, nada que no se haya dicho antes. Y estoy seguro de que yo tampoco. Lo que debería preocuparnos y ponernos a reflexionar de las verdades de perogrullo que menciona Borón es:
      Primero: ¿Algun líder o luchador de izquierda necesitaba lo que ha sucedido en Bolivia para darse cuenta a estas alturas que la derecha jamás va a aceptar a un gobierno progresista o revolucionaria? Segundo: si la contrainteligencia y la inteligencia tanto de Bolivia como de Venezuela y Cuba no parte de estudiarse los manuales de nuestros enemigos… ¿A qué se han estado dedicando entonces los ultimos 13 años, por ejemplo, en Bolivia? Tercera: ¿Acaso no son hartos conocidos los modos en que la derecha proimperialista realiza los golpes? Ya se nos olvidaron o no aprendimos de las sonadas contra Zelaya o los intentos contra Chávez y Maduro. Cuarto: Atilio quedó azorado por el grado de penetración que en Bolivia tienen las fuerzas de seguridad, ¿Y los políticos de izquierda bolivianos no se daban cuenta de eso o no pudieron hacer nada en 13 años para equilibrar esa correlación? Quinta: ¿Hasta cuándo nuestros gobiernos de izquierda van a ser reactivos después que la derecha golpea en vez de ser proactivos y anticiparse?
      No pretendo hacer leña del árbol herido, para los suspicaces, pero no he podido dejar de hacerme esas preguntas.

      • Perdón, Andrés, debí escribir: «Respecto al artículo de Atilio Borón, con todo respeto, no ha absolutamente nada nuevo, nada que no se haya dicho antes. Tampoco yo he dicho nada nuevo».

    • @Andrés Marí ¿Usted también es de los que cree que la «derecha» es todo lo malo que tiene en su contra? ¿Cree que hay una militancia opuesta a la «izquierda» y activamente ideando nuevas formas de aplastar y mantener a medio mundo en la miseria?
      Pensamientos retrógrados, rígidos y alarmantemente cercanos al fascismo (sí, fascismo, por intentar crear un enemigo común entre la gente «menos favorecida» y eliminar toda disidencia apelando incluso a traición) es que las ideas de «izquierda» y los gobiernos de «izquierda» y los movimientos de «izquierda» han sido objeto de burla y no han salido de la ya crónica miseria que se asocia a ellos. Es un panorama triste y desalentador, y más triste aún porque los líderes y gobernantes que supuestamente la promulgan tienen el comodín de ese «enemigo» externo para disfrazar su incompetencia y a la vez sus «ideales de libertad». Mientras todos ellos viven en condiciones de aquellos a los que critican con tanta insistencia. Nos insisten en que la única manera de tener un provenir humanista es deshaceros de todo lo que se parezca a ese «enemigo», que el «enemigo» está siempre al asecho para hacernos sufrir y llevarnos a la esclavitud y que nuestros esfuerzos serán premiados por la historia. Crean de ese «enemigo» un estilo de vida, un estilo de gobierno, un motivo para hacer y decir cada día y ese «enemigo» es el motivo por el que todo debe ser entregado al estado(ellos) y el estado(ellos) se encargarán noblemente de evitar que el «enemigo» penetre en nuestra sociedad. El estado(ellos) son la guía por la que tantos han luchado y la única manera de preservar las migajas que ofrecen en forma de logros sociales y supuestos bienes comunes mientras a ellos jamás se les ve en esos contextos (quién ha visto a algún dirigente en una bodega, una tienda, en Coppelia, o en una guagua, en un policlínico, en una reunión de padres, o en un trabajo voluntario, ni siquiera en un ejercicio meteoro). Nadie ignora que cualquier país con suficiente influencia y con un gobierno incompetente se chupa al pescado chico hasta dejarlo en las espinas, pero eso no es ni remotamente una justificación válida para alinearse a una ideología con líderes que promueven sistemas sociales cuyo beneficio a largo plazo es sospechosamente (y demostradamente) restringido a unos pocos. Eso es doble moral disfrazada de tradición y patriotismo, es repugnante sobre todo porque con todo eso todavía hay algunos que creen que es la única y mejor alternativa.

  9. No creo que el castigo al pucherazo de Evo y al atropello de la Constitución sea el apartarlo del poder. Debe ser sometido a las leyes y metido en la cárcel para que otro patán pierda la inspiración de hacer lo mismo.
    Pienso que la solución de Cuba también pasa por someter a los actuales gobernantes al rigor de la ley.

  10. La derecha, la izquierda, ni un tantico asi. Lo que hay es un funcionario publico que intentaba ignorar la voluntad popular. Es es indefendible y punto. O es que acaso comsideran que para ganarle a la derecha hay que pasarle por encima a la voluntad de la mayoria?

  11. Circula una teoría interesante: en Bolivia hay un golpe de estado porque la policía se niega a disparar sobre el pueblo; y en Venezuela no lo hay porque la policía dispara sobre el pueblo matando a muchos.

    Dicho lo cual, no me gusta nada lo que está pasando en Bolivia. Los cambios de poder deben de hacerse de forma legal y ordenada.

  12. Giordan Rodriguez:

    Cuando el pueblo Boliviano se entero de las nuevas tiendas de dolares en Cuba se asusto.
    Ya veras que cuando se le empieze a pagar en dolares a los obreros cubanos los bolivarianos reanudaran su apoyo a Evo.

  13. Normalmente no comento en este blog, pues me molesta mucho ver la cantidad de gente ignorante que comenta en el mismo, personas que se tragan todo lo que dice la prensa de derecha.

    Solo quisiera aclarar tres cosas y les invito a que lo busquen antes de hablar.
    La persona que mas años lleva en el gobierno de su país se llama Angela Merkel. Desde el 2005 y fue reelecta por 4 años más en 2018. Es un problema de los alemanes si es por lo bien que lleva la economía o por otras razones. A mi me da igual. Pero nadie en el mundo discute su derecho a la reelección. Franklin Roosevelt en USA también fue reelecto para un cuarto mandato, que no cumplió por su deceso. Solo puedo decir después de ello que existe un doble rasero: si eres blanc@ y rubi@ y te quedas es por tu eficiencia; si eres indio es por apego al poder y eso te convierte en dictador.

    Segundo el referéndum realizado en Bolivia, fue bajo una espantosa campaña de descrédito basado en noticias falsas, como que Evo tenía un hijo no reconocido. Estas calumnias después fueron negadas por la propia persona que las inició, la tía de la mujer en cuestión. NO HABIA HIJO. En principio y busquen la prensa Evo acató el referendo a pesar de las condiciones impuestas. Fue habilitado por el TSE para la nueva reelección basado en el artículo 23 de la Convención Americana de los Derechos Humanos: debe respetarse el derecho del presidente a ser elegido y el del pueblo a elegirlo. Ya anteriormente utilizado como reconoció el propio Secretario General de la OEA https://www.efe.com/efe/america/politica/almagro-da-una-alegria-a-evo-morales-y-desata-iras-de-la-oposicion-boliviana/20000035-3979047 Claro eso lo hizo con toda anuencia de sus jefes de Washington, pues ya se venía cocinando el golpe, muchas veces anunciado y que debía en esta ocasión triunfar por cualquier vía. Si alguien duda de ello consultar los 16 audios entre cubanoamericano y opositores a Evo (https://erbol.com.bo/nacional/surgen-16-audios-que-vinculan-c%C3%ADvicos-exmilitares-y-eeuu-en-planes-de-agitaci%C3%B3n),a los que Trump complace primero por los votos y después por convicción.

    Por último, es innegable que Evo ganó sus elecciones limpiamente. La oposición dejó bien claro, mucho antes de las elecciones (curiosamente cantaron su derrota mucho antes) que NO admitirían los resultados si Evo ganaba. Era el mandato de sus jefes en Washington. Pero con los resultados socioeconómicos de Evo, reconocidos por el Banco Mundial, el FMI y la CEPAL (https://www.lostiempos.com/actualidad/economia/20170419/fmi-bm-preven-mayor-crecimiento-bolivia) que difícilmente puedan considerarse de izquierda, es fácil entender por qué su pueblo lo reeligió. Porque además hay que estar claro que hubo una buena distribución de los ingresos hacia el pueblo, entre los más, los olvidados de siempre, no como Chile (la vitrina del neoliberalismo que ahora explota) donde la riqueza obtenida se distribuía en los menos. De ahora en más veremos nuevamente un país democrático destruido por las hordas fascistas y ultra religiosas de derecha.

    La derrota es por ahora, volverán, como dijeron, como como han vuelto en Argentina. El neoliberalismo y sus multimillonarios que gobiernan el globo, saben bien que los pueblos ya le han dado “jaque mate”.

    Con todos los errores de la izquierda nunca verán las imágenes que hoy presenta Bolivia y que antes presentó Chile y una infinidad de otros países “democratizados” por USA. Hay que quitarse las vendas de los ojos y las caretas YA.

    • Cubana no se trata de ignorancia, se trata de intereses, rabias, impotencias. Porque una cosa es criticar desde la pertenencia y el compromiso, y otra manipular consciente o inconscientemente las matrices de los poderosos en contra de los que de verdad están en desventaja. Nadie ha dicho que la izquierda sea santa, ni que sus líderes en el poder no estén llenos de imperfecciones, pero no es posible confundir caracoles con babosas. Yo también quisiera un fórum donde la estupidez quedara fuera, pero hay que ser democrático y hasta al diablo hay que escucharlo.

    • Me siento aliviado, como ignorante que soy, de no tener que leer sus comentarios más a menudo por acá.
      La rubia Ángela vive en un país cuya constitución permite que si su partido tiene mayoría absoluta, gobierna. Si no la tiene, pacta con otro u otros partidos y gobierna. y mientras tenga resultados en un país con un nivel de civismo mucho mayor que otros países, y bajísima corrupción, seguirá gobernando. Hasta que tenga minoría y no pueda pactar con nadie.
      Evo vive (vivía) en un país cuya constitución (redactada en gran parte por gente de su mismo partido y refrendada por los bolivianos), solo permitía dos mandatos presidenciales consecutivos. En realidad ya iba por el tercero, pero bueno. de chiquito no se vale, como dice el dicho. Se le ocurrió quedarse en el poder y para eso necesitaba cambiar la constitución. Convocó un referéndum que prometió respetar y los bolivianos le dijeron que NO, que se iba cuando terminara. Con gloria por haber traído prosperidad y estabilidad al país, pero se iba. La gente le dijo que se tenía que ir en ese referendo, por aquello que creo que dijo Maquiavelo y que nuestro invicto Comandante en Jefe (antes de ser Comandante en Jefe) citó en su alegato de «La Historia me Absolverá». En ese entonces Fidel dijo: «el poder corrompe, y el poder absoluto corrompe absolutamente». Por ese motivo y por otros como la corrupción de miembros de su partido etc, la gente le dijo en referendo que se tenía que ir.
      Pero no. Se cegó o lo asesoraron mal y se sacó una ley del tribunal constitucional (designado por miembros de la asamblea, en su mayoría del MAS) según la cual, si no lo dejaban reelegirse se le estaría violando un derecho humano: el derecho a ser reelegido.
      ¯\\_(ツ)_/¯
      Bueno, con esa postulación a todas luces ilegal, llegó el día de la elección, y como no le salían los números para ganar en primera vuelta, el tribunal electoral (casualidad, integrado por afines al MAS) paró el conteo rápido pro 20 horas, se modificaron actas, se falsearon nombres y firmas, todo documentado. En otras palabras un FRAUDE clamoroso.
      Y el PUEBLO, amas de casa, comerciantes, emprendedores, chóferes, estudiantes, algunos indígenas, sindicalistas, etc, acordaron desarrollar un paro cívico, consistente en no trabajar y poner bloqueos en las esquinas y rotondas. Las famosas «pititas y guatitos» del las que se burló Evo. El presidente amenazó con bloquear las ciudades , «a ver cuanto tiempo aguantaba la oposición» en otras palabras se burló con soberbia de la mayoría que se le oponía.
      La gente se fue emputando, como dicen acá y fueron escalando las exigencias al punto que yo no querían segunda vuelta, ni auditoría de la OEA, ni nada. Querían que se fuera Evo y su equipo. Empezaron los enfrentamientos entre simpatizantes (que los hay y muchos) y opositores, que según mi criterio (y los resultados de las dos últimas elecciones a pesar que las últimas fueron fraudulentas) son mayoría. En esos enfrentamientos, la policía se comportaba de una forma rara. Contenían mientras se podía, hasta que los masistas atacaban con palos, piedras, petardos y dinamita. Después que ocurría el ataque, la policía gasificaba a los manifestantes, con un sospechoso ensañamiento hacia la parte donde estaban los opositores. Así estuvo el panorama durante 16 días, hasta que los policías de Cochabamba se amotinaron diciendo que no seguirían las ordenes del mando superior de que reprimieran a los opositores. Con la policía amotinada, replegada en los cuarteles, fue la oposición a custodiar las afueras de esos cuarteles, para que ni los masistas ni los militares reprimieran a la policía. Se sumaron los policías de otras ciudades. Y Evo llamó al dialogo solo a los partidos políticos, aún sabiendo, porque el fue líder sindical, que los partidos no estaban liderando nada, sino los comités cívicos. Los partidos no le hicieron caso y salió el informe de la OEA diciendo que efectivamente hubo fraude. Y el hombre salió a decir que sí, que destituía a los del tribunal electoral y convocaba a nuevas elecciones. Con un pequeño detalle: el Presidente no tiene potestad para destituir ni nombrar tribunal electoral ni convocar a elecciones», lo que se tomó como una muestra más de que tenía secuestrados los poderes del Estado. Al mismo tiempo, simpatizantes del MAS masacraban en la carretera a gente que iba a la Paz en caravana a protestar contra el presidente. Lo que elevó el nivel de emputamiento. Comprobado (oficialmente) el fraude y ante el comportamiento de los masistas de base. Alcaldes, senadores, gobernadores y ministros del MAS presentaron su renuncia.
      Hasta que el jefe de las FFAA le «sugirió» al presidente que renunciara. Ya para ese entonces, el presidente se había ido en su avión para una región del Chapare, conocida por su producción de materia prima para el narcotráfico, donde es fuerte y tiene a la inmensa mayoría de su lado.
      Entre actos ha habido violencia, violación de derechos humanos, represión, declaraciones desafortunadas, etc y ha habido también muchísimo nivel cívico, cohesión, espontaneidad, compromiso y responsabilidad de la gente del pueblo.
      Gente que sigue movilizada en las calles, haciendo frente a las hordas de delincuentes (supuestamente masistas, pero no significa que todos los masistas sean delincuentes). Y de paso sigue movilizada también con el mensaje claro de que no permitirán a los militares quedarse con el poder. estarán en las calles hasta que haya una autoridad civil al frente del país y se convoque a nuevas elecciones.
      para lso que se creen que el compañero Evo es un pobre indio humilde, (opinión reforzada por una foto que publicó, descansando sobre el piso después de haber renunciado) pueden ver en Cubadebate como violentaron una de sus casas en Cochabamba y pueden ver como vivía en una de sus casitas este «humilde» presidente
      Perdón por la extensión, pero ahora copio esto para escribirle a todos mis amigos y familiares interesados.
      Siento también que Giordan, me tenga que escuchar.
      un saludo a todos.

    • @cUBANA 100 X 100
      ¿Entonces, a usted le parece bien amañar un proceso porque la causa es justa? ¿Dónde está el relevo de Evo? ¿2 años, 14 años no fueron suficientes? Nadie en su sano juicio ignora que los más humildes probablemente pagen las consecuencias de las malas decisiones. Nadie ignora que es muy probable que ahora o luego, en bolivia resurgan protestas sociales. El punto es que todo eso podría haberse evitado si Evo, o su partido, o su gente no hubieran sido tan pretenciosos y elitistas, carecieron de la humildad que cita el artículo.
      Usted también debería informarse mejor, Evo no ganó las elecciones limpiamente, presisameennte ese fue el punto de inflexión, la bisagra rota que la oposición no dejó pasar, le sacó el jugo hasta a la cáscara. Y lo ridículo es que tal vez por primera vez en la historia… ¡¡¡Llevaron la razón!!! No se deje ceegar por la pasión. Lo mal hecho está mal hecho siin importar de dónde venga no quién lo haga, sobre todo si las consecuencias son tan terribles como es el caso

      @Giordan Rodríguez Milanés.
      Interesante postura, tenía esa impresión sobre su artículo, parece que no me equivoqué. Según usted la crítica solo es sana o aprovechable si se hace desde la «pertenencia y el compromiso». Me imagino entonces que cuando dice «hasta al diablo hay que escucharlo» se refiera a escuchar pero ignorar. ¿Que le hace creer que su posición es superior? Si tan convencido está que en este fórum abunda la estupidez ¿Por qué no hace algo al respecto para sacar(nos?) a los estúpidos de nuestra situación? Ciertamente artículos como el suyo no ayudan demasiado con ese estilo de «hay errores e imperfecciones que resolver» vs «los diablos sin remedio». Un consejo, intente sacarse los lentes ideológicos (si, el izquierdo y el derecho) y trate de ver a las personas al natural, como son, lo que necesitan, lo que hacen y podrían hacer. Tal vez eso le inspire escrituras más contextualizadas

    • Planteas la política como una lucha épica entre el bien y el mal. No puedo estar más en desacuerdo. Y más cuando metes a millones de bolivianos en el grupo de los malvados. O peor, en el grupo de los que se dejan engañar por esos malvados.

      Insultas a media Bolivia, que es lo mismo que insultar a Bolivia entera.

    • Veamos, la idea de limitar mandatos surgió en Estados Unidos como una forma de prevenir que el país se convirtiese en una monarquía. Vistos casos como el de Corea del Norte, el temor no era muy exagerado.

      Haciendo historia en Bolivia, Evo Morales llegó al poder en el 2006 como el primer presidente indígena. Hizo una buena gestión económica que fue incluso elogiada por el Banco Mundial y por el FMI. Bajo la pobreza y millones de bolivianos entraron en la clase media.

      Aprovechando el éxito reformó la constitución introduciendo el mandato de que solo se puede producir una reelección consecutiva una vez. Recordémoslo, porque es muy importante. La idea vino del propio Evo Morales. La reforma se aprobó en referéndum con un importante 64% de los votos.

      Entonces parece que se arrepintió porque vino con la primera triquiñuela. Consiguió que el Tribunal Constitucional —nombrado por él— considerase que su segunda elección pasase a ser la primera. ¿Cómo se hizo? Pues considerando que la limitación a la reelección comienza a funcionar desde que se aprueba la constitución, de modo que su segunda elección pasó a ser la primera bajo la nueva constitución. ¡Interesante!

      Así, Evo se presentó a su tercer mandato y logro ganar con un contundente 63% del voto.

      Bien. Ahora parecía que ya no se podría presentar a un cuarto mandato. Pero no se quedó quieto. Convocó un referéndum nacional para modificar el artículo 168 de la constitución que prohibía su cuarto mandato. Y … tachán, tachán … lo perdió porque el 51,3% de los bolivianos dijeron que no.

      ¿Asunto concluído? Pues no, porque logró que el Tribunal Constitucional —nombrado por él— anulase el articulo de marras argumentando que se vulneraba el Derecho Humano esencial de toda persona de ser elegida. Y de paso se pasaron por el arco de triunfo el referéndum popular.

      En fin, nada que ver con el caso de Merkel.

      Y con esas se presentó a un cuarto mandato, donde la publicación de resultados se paralizó durante casi un día cuando parecía que tendrían que ir a una segunda vuelta que sin duda ganaría la oposición. Y después cuando se reanudó la publicación de los resultados, fueron llegando resultados distintos con los que por menos del uno por ciento de los votos se evitaba la segunda vuelta.

      En fin, todo aparentaba ser un pucherazo en toda regla como luego confirmaron auditores internacionales.

      Y ahí empezó todo el problema.

      Con estas deseo que los bolivianos encuentren una salida pacífica a este lío. Y, en retrospectiva, no es mala idea esa de limitar los mandatos.

    • Pasemos a las famosas elecciones sospechosas de fraude.

      Después del desgaste de 14 años en el poder y con la economía muy floja, Evo Morales se presenta a su cuarto mandato. Por suerte la oposición se presenta muy dividida, y más, porque —no se sabe como— empiezan a surgir muchos candidatos de la nada. Evo se enfrenta a ocho candidatos opositores. Pero no tiene que vencer con más del 50%, solo tiene que superar el 40% siempre que supere al siguiente candidato en más del 10%. El tema es evitar la segunda vuelta donde sin duda perdería.

      Empiezan a llegar los resultados del escrutinio. Con el recuento en el 83%, su ventaja sobre Carlos Mesa, el opositor mejor situado, es de 7 puntos. Todo auguraba una segunda vuelta.

      Pero de repente, dejan de llegar datos de recuento. El Tribunal Supremo Electoral, nombrado por Evo, no publica nuevos resultados durante casi un día. Entonces vuelven a llegar resultados pero tienen un signo muy distinto. La ventana de Evo Morales se amplia hasta superar por los pelos el 10% que necesitaba para evitar la segunda vuelta.

      Empiezan con toda la razón del mundo las acusaciones de fraude. El propio vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral, en un ataque de honestidad, dimite por estar en desacuerdo con la forma de llevar las cosas.

      Una misión de la OEA hace una auditoria de los resultados tomando una pequeña muestra y observando irregularidades en la tercera parte de los recuentos. Recomienda que se repitan las elecciones.

      Y así empezó todo.

      La oposición salió a la calle gritando fraude mientras grupos violentos causan destrozos incluso arrasando la propia casa de Evo Morales. Los seguidores de Evo en altos cargos comienzan a dimitir en cadena.

      Actúa la policía y el ejercito intentando mantener el orden y en un intento de evitar una guerra civil cuando comienzan enfrentamientos violentos entre seguidores y detractores de Evo Morales, le recomiendan que dimita. Lo hace, se escapa a México y desde allí se recompone acusando al ejército de ejecutar un golpe de estado.

      En fin, todo se hubiese evitado si Evo Morales no se hubiese aferrado de semejante manera al poder, primero con la ley en la mano, después torciendo la ley a su favor, y finalmente violando la ley.

  14. Recuerdo que una vez, a instancias mías en el sentido de que se dejaba llevar por la pasión, me dijo Giordán que no era apasionado. Yo sigo creyendo que esas afirmaciones suyas son pasionales, porque si no podían considerarse terribles tropiezos.
    En sentido general, la inmensa mayoría de las opiniones de intelectuales cubanos se enmarcan en esa extraña vocación necrológica que acuñó su finado líder, desde Lumumba pasando por Maurice Bishop y Allende hasta el narco general Cara de Piña. Es algo patético, machacón, aburridor.
    Y hablando como locos; aunque se han hecho magníficos análisis de Evo, ha faltado recordar que su primera excusa en el año 09 para reelegirse fue que, como ahora el país ya no era República de Bolivia sino Estado Plurinacional, borrón y cuenta nueva. Se mudó para el altiplano Leopoldo Fernández, aka Tres Patines.
    Hay que tener valor para defender a Evo…

    • Es la 2da vez q mencionas lo de las elecciones en el 2009 bajo la nueva constitucion y a eso llamarle «excusa» ufffff… El tribunal constitucional avaló que efectivamente no solo era un cambio de constitucion sino un Estado diferente con otro nombre, fue un cambio grande esa vez fue una refundación del país. Ademas fue un acuerdo entre el MAS y los partidos de oposicion tanto el adelanto de elecciones como no causaria efecto lo de no presentarse nuevamnete a una reeleccion, es que ni siquiera hubiera sido justo limitar su primer mandato a solo 3 años 2006-2009 por elecciones anticipadas.

  15. ¿Hubo golpe de estado en Bolivia?

    Veamos, en un golpe de estado se quita a un gobernante del poder por la fuerza. Sin duda, contra Allende hubo un golpe de estado. Pero Evo renunció porque el ejército y la policía le recomendaron que renunciase. Lo hizo sin que ejerciesen violencia contra él. Hay que estirar mucho el argumento para equiparar una algarada callejera o una recomendación de los poderes armados a un golpe de estado.

    Dicho lo cual no me gusta nada como se está haciendo el traspaso de poderes en Bolivia. Se echan de menos cauces democráticos, ordenados y legales. Evo no debió de renunciar sin antes dejar en orden el traspaso a un sucesor, aunque fuese temporal.

    Fallaron las instituciones.

    Ya veo que como siempre los comentarios se resumen al planteamiento binario de lucha entre el bien y el mal, como si en un lado estuviese Evo en representación suprema del bien, y en el otro la oposición representando al demonio. Es algo muy infantil y generalizado en Cuba.

Comments are closed.