28.9 C
Havana
jueves, octubre 22, 2020

La caja de Pandora

Por: Manuel Roblejo Proenza

La gente decía que en el inicio del 2000 se acababa el mundo. Recuerdo que mi madre, aunque se confiesa atea de pura cepa, tenía sus dudas, como buena parte de los que ven que el mundo se va fracturando sin remedio; el fin de los tiempos se anunciaba, pero al final no pasó nada.

Sin embargo, para el 2021, un nuevo Armagedón la tiene hecha un manojo de nervios. Una debacle sin precedentes, una tragedia incomparable: el apagón analógico.

Mi madre, como buena parte de la gente, tiene su panda calentando las noches en la sala de su casa, pero en la fiesta de la digitalización de la TV cubana ella todavía no ha cogido… ni cajita.

Y es que no hay manera de que pueda lograrlo.

Es jubilada y gana alrededor de 200 pesos mensuales; yo le he prometido comprarle una, pero con el lío de la construcción, quién sabe para cuando pueda. El caso es que a los 50 CUC, precio alrededor del cual se comercializan los decodificadores actualmente en nuestras cadenas de tiendas, poca gente de su “clase” puede llegar.

Como ella mucha gente teme que el fin de las antenas de bigote y de bandejas de aluminio colgadas en los caballetes de las casas llegue. No están preparados aún para el cambio, de ninguna manera posible. Antes todo era más fácil, si tenías televisor, tenías televisión; pero ahora eso no basta.

Observan, comiéndose las uñas, cómo pasan Mesa Redonda tras Mesa Redonda, anunciando las enormes inversiones que las empresas involucradas están haciendo para modernizar nuestros sistemas de broadcasting, pero de los receptores, las famosas cajitas, se habla bien poco. Lo que sí se sabe es que hacen falta, y que cuestan como 50 CUC.

Foto: AFP-JIJI

A la pregunta de los temblorosos televidentes de qué pasará con los que no pueden comprar su decodificador —que son la mayoría— siempre se responde que… bueno, que eso ya se verá, que se está estudiando el asunto. Por lo pronto se está estudiando cómo y cuál canal analógico apagar, para darle mayor potencia a los transmisores digitales, así que lo más probable es que a algún viejito le quiten su programita preferido en el canal Educativo 2.

Hace poco leí, en una publicación digital, un orgulloso comentario de uno de los funcionarios de TRD, que afirmaba, sonriente, que “solo” el 13% de las cajitas de tal marca habían resultado defectuosas. Me imagino, por ejemplo, qué pasaría si el 13% del último modelo de teléfonos Samsung fallara; aunque cerca hemos estado de poder establecer la comparación.

Lo cierto es que mi madre tendrá que esperar al 2020, a que repartan por la libreta —si de aquí a allá existe todavía— las cajitas subsidiadas. Tendrán que regalarlas, porque no podrán hacer el trueque tendencioso que se hizo con los refrigeradores. Ojalá para ese tiempo su bigote sintonice otro canal aparte de Cubavisión; porque, como los irán apagando poco a poco, me imagino que ese será el último sobreviviente de la televisión “regalada”.

Nada, compatriotas, a prepararse de nuevo para lo nuevo, aunque en ello nos vaya la vida. Por el momento las cajitas y los televisores híbridos siguen desapareciendo de las tiendas, lo que me hace pensar que mi madre y yo nos hemos quedado del lado de acá del famoso apagón.

15 Comentarios

  1. Pues espero que pronto tu mama y tu puedan comprar el dispositivo necesario para tener televisión digital.

    En USA cuando hicieron la transición las cajas fueros subvencionadas por el gobierno y costaban menos de $50.

    Suerte Tatu!

  2. Ese «solo el 13 %» es la típica declaración de un burócrata, cuanto desaliento y cuanta frustración se generan en un hogar cuando una familia después de múltiples sacrificios y quilo a quilo ahorra para comprarse la dichosa cajita y esta sale defectuosa, o lo que es lo mismo, no sirve para nada, a cada rato salen en la prensa escrita las vicisitudes de los que pasan por esta situación.

    • ELP imagínate que una familia que ahorra durante meses para comprar la «cajita» cae dentro del «desafortunado» grupo del 13%, es como para querer llorar y no de alegría.

  3. Esto como el post de la carta de tatu solo demuestra los deseos de jo….a la gente, no es mejor hacer una inversion de TV por cable con los canales disponibles? por lo menos aqui en Suecia es asi logicamente pagas una cantidad cada trimestre ahora, esas cajitas las buscan los que quieren tener otros canales que tienes que pagar o para tener una parabolica pero para ver TV no las necesitan

  4. Tatu, se que estoy fuera de tema, pero si no agarras el campeonato esta serie, ahorcate, no hay un villaclareño que no lo desee…jajaja

  5. Queridos amigos, los apagones de todo tipo en la isla, traen siempre mayores consecuencias por el deterioró en todos los órdenes económicos, políticos y sociales que han traído, creado y desarrollado, casi seis décadas de autoritarismo, dictatorialmente aplicado bajo el manto del comunismo primero y ahora como socialismo, después del derrumbe comunista. Las últimas noticias me llegan en Martinique diciendo que la familia de La Habana, se prorroga en el poder como han hecho siempre, la miseria continua. Saludos desde la provincia de ultramar francesa Martinique 🌴🌴🌴

    • Tony ojalá que los más de 7000 millones de personas que viven en este mundo pudieran vivir en la «miseria» en la que viven los cubanos. Tú piensas en los que tienen, yo en los millones que mueren por falta de agua, comida o atención médica por ejemplo.
      Tatu

  6. La televisión es la vía de des-información más importante para la mayoría del cubano pobre (que es alrededor del 80~90%) y por ello ha sido siempre un gasto asumido por el estado cubano que es el que lo controla y utiliza como principal medio de propaganda y manipulacion política y no de información veraz a la población.

    Por lo anterior, creo que en última instancia el costo de las cajitas sé asumirá por el Estado como una inversión política que es, al igual que los carteles del DOR, los periódicos y la radio que cumplen igual objetivo.

Comments are closed.