Juan Antonio Borrego: la decencia como estilo

Juan Antonio Borrego (Foto: Tomada de Facebook)

Más de una vez se lo dije, disfrazando de jocosidad la admiración: «Usted es el mejor directivo de la prensa estatal cubana». Él esbozaba una sonrisa, lanzaba un chiste o sugería otro asunto sin darse la menor importancia.

El elogio no era un simple cumplido. Partía de la experiencia de palpar in situ, en varios momentos en que pude convivir con su colectivo, cómo un periódico de provincia puede llegar a ser una familia donde el decoro y el talento se premien y prevalezca entre todos, por encima de miedos y presiones circundantes, el afán de contar la realidad con alma y espuelas: ese supremo mandato para un periodista.

Vestido de manga larga, con la camisa abotonada hasta el primer ojal, como lo recuerda su amigo Fulgueiras —otro fuera de serie—, Juan Antonio Borrego era un gentleman de las redacciones en Cuba, un cronista y reportero sagaz que, aun sentado en un cargo de dirección por casi un cuarto de siglo, jamás dejó de escribir y conmoverse con la gente de a pie. 

Dentro de un sistema mediático castrado casi desde su origen por las encomiendas políticas que debió asumir, Juan Antonio Borrego logró elevar a Escambray y a su equipo de reporteros hasta convertirlos en una rara joya. Sin derribar los muros más gruesos a los que ha debido enfrentarse la prensa de la Isla, el semanario de Sancti Spiritus corrió sistemáticamente los límites que le imponían, jugó con estrategia las mejores cartas del oficio, y logró así, con paso firme y estable, acercarse al encargo de conciencia crítica de la sociedad como ningún otro medio estatal lo ha hecho en el país.

Juan Antonio Borrego logró elevar a Escambray y a su equipo de reporteros hasta convertirlos en una rara joya. (Foto: Tomada de Facebook)

«A veces hay que hacer concesiones», confesó a una de sus pupilas, hoy multipremiada cronista. Y uno puede imaginarse cuánta habilidad de estratega necesitó este hombre para mantenerse como corresponsal del periódico Granma en su provincia por 29 años, ser diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular en varios periodos, complacer lo que desde el Olimpo burocrático podían esperar y exigir de su gestión; y, al mismo tiempo, no traicionar sus esencias, alentar al equipo que dirigía a ir por más, a desobedecer los cánones rígidos, a sorprender y sorprenderse con la vida que narraban.

Hombre culto y sensible hasta el detalle, entre sus máximas estaba que cada edición del periódico debía contener al menos alguna buena pieza de lectura, algún deleite para el intelecto y el corazón, no remachado por las maquinarias de la grisura.

«Yo he dirigido todos estos años por amistad», admitió en la citada entrevista. Y bastaba conversar en algún pasillo del semanario con sus subordinados para darse cuenta de que no mentía. Militante socialista y fidelista genuino, Borrego jamás siguió directivas con anteojeras de borrego. Antes bien, intentó sacarle jugo creativo hasta a los ladrillos que caían por la canaleta del dogma empoderado.

Siempre que coincidí con él me pareció alguien que callaba mucho más de lo que decía; que escuchaba mucho más de lo que dirigía, en una especie de extraña procesión donde la palabra sobraba, ante el empuje de los hechos. Así supongo lo entendían sus periodistas, a los que les bastaba una mirada para asumir las tareas, y tratar de llegar al periódico con algo de vida entre las manos.

A mi mente acuden aquellos reportajes que al inicio de la década de los 2000 el «monstruo» todoterreno de Enrique Ojito bordó en el rotativo para dar cuenta de «las deformaciones, los desvíos y la mala calidad en las obras constructivas que se levantaban en la provincia con el sello de la Batalla de Ideas», el megaplan político-social que en ese momento ejecutaba la nación a instancias del Máximo Líder. Posiblemente en cualquier otro medio cubano, dichos textos no habrían pasado de la intención del reportero. Pero allí estaba Juan Antonio Borrego para alentarlo y respaldarlo.

No puedo olvidar las crónicas que a veces como un flashazo de 20 o 30 líneas deliciosas, enviaba el corresponsal para las ortodoxas páginas de Granma. Como aquella en la que silueteaba la imagen de Cundío, el único azucarero cubano con 76 zafras a cuestas.

Aun sentado en un cargo de dirección por casi un cuarto de siglo, jamás dejó de escribir y conmoverse con la gente de a pie. (Foto: Tomada de Facebook)

Algún día habrá que escribir en detalles cómo Juan Antonio Borrego, con su fotógrafo Vicente Brito, inició la cobertura de la caída del avión ATR-72-212 de la compañía cubana Aero Caribbean, el 4 de noviembre de 2010, en la zona espirituana aledaña a Vanguardia y Mayábuna. Y cómo casi al unísono, en una sinergia eficiente y veloz —extraña en medios nacionales— todo el semanario se transformó en un «puesto de mando» (al decir de una de las reporteras) para contarle al mundo los pormenores de la tragedia.

Por eso y por muchas clases más que me impartió sin saberlo, una punzada extraña me atravesó el estómago cuando este lunes una querida profesora me llamó para anunciarme que Borrego había muerto. La trituradora COVID-19 no creyó en sus juveniles 56 años, en su figura atlética, en su don de gentes, ni en el dolor inmenso que dejaría entre tantísimos familiares de sangre o letra.

Una entrañable reportera del semanario, con más nudos que voz en la garganta, me contaba después de la infausta noticia una anécdota que retrata la escuela de disciplina y afecto que trazó su jefe y amigo. Resulta que su última visita al hospital coincidió en horario con el consejillo de redacción donde cada periodista lleva y defiende un tema para la edición semanal. Pensaba entonces pasar por el centro médico y volar después a Escambray.

Casi era la hora de ir a saber de Juan Antonio Borrego y ella no tenía tema para la reunión subsiguiente. Quería conocer de él, pero no podía quedar mal con la dinámica de trabajo que él mismo había fundado. Se exprimió las neuronas; llamó a tres o cuatro fuentes, anotó algunos datos y hasta que no tuvo un hilo noticioso en las manos, no salió de la casa. Cuando llegó al hospital, los rostros llorosos de los familiares y colegas que hacían guardia permanente afuera se lo dijeron todo.

—Pero yo tenía que llevar un tema. Juan Antonio Borrego no me hubiese perdonado otra cosa.

Textos relacionados

Néstor Kohan y las gafas oscuras de cierta izquierda

Sacrificio

En Cuba, el inmovilismo ya no es una opción

17 comentarios

Manuel Figueredo 5 octubre 2021 - 1:45 PM
Jesús Arencibia Lorenzo, el día que murió mi hijo, con 52 años de edad, catedrático de una Universidad dije para que el mundo me oyera " Hay hombres que hasta después de muertos dan luz de aurora " quizás se ajuste a lo que usted ha escrito. Mi hijo murió del Covid-19.
Consejo Editorial 6 octubre 2021 - 2:31 AM
Estimado Manuel: Creo que ya lo hicimos cuando usted nos comunicó hace un tiempo tan terrible noticia, pero no está de más hacerlo de nuevo: sentimos muchísimo su pérdida. Nada se compara con ese dolor. Reciba un abrazo del equipo de este medio que es también suyo, el Editor
Jesús Arencibia 5 octubre 2021 - 2:21 PM
Lamento mucho lo de su hijo. Qué golpe descomunal. Sí, la frase que nos comparte se ajusta: es un sentimiento tristemente similar. Un abrazo y gracias por el comentario
Rene 5 octubre 2021 - 3:14 PM
Mi más sentido pésame a Manuel Figueredo por la pérdida de su hijo y también a Jesús Arencibia, por el fallecimiento de su amigo. Triste la situación de la Covid en Cuba EPD ambos
ManuelFigueredo 5 octubre 2021 - 3:31 PM
Muchas gracias Jesús Arencibia y René.
Juan Escandell 5 octubre 2021 - 6:52 PM
Me sumo Manuel al comentario de Arencibia, y que descansen en paz.
Manuel Figueredo 5 octubre 2021 - 7:28 PM
Gracias, Juan Escandell.
Jorge Meneses 5 octubre 2021 - 9:31 PM
Borrego, era de los seres humanos imprescindibles, un hombre integro, justo, sencillo, un jaranero que sacaba un chiste de cualquier situación, una excelente persona, un gran amigo, la covid arrebató una vida llena de sueños
Manuel* 5 octubre 2021 - 7:58 PM
Tiene mucho mérito hacer periodismo donde te exigen hacer propaganda.
Manuel Figueredo 5 octubre 2021 - 9:54 PM
Gracias, Manuel *
Manuel* 5 octubre 2021 - 8:00 PM
La pérdida de un hijo es antinatural y produce un sufrimiento inhumano. Como padre no puedo ni imaginármelo. Lo siento, Manuel
Rolopez 69 5 octubre 2021 - 9:41 PM
Estimado Manuel Figueredo, me sumo a la solidaridad de los foristas y lo acompaño en su dolor por tan triste pérdida. Me disculpo por no haberlo hecho antes, no siempre desde mi teléfono puedo enviar comentarios, especialmente si son largos. Saludos. Rolando López.
José A. Huelva G. 6 octubre 2021 - 4:39 AM
EPD Juan Antonio Borrego. El virus no tiene banderas. Lo peor es cuando mueren niños. Gente que no ha visto la vida. Hay que cuidarse y no dejar de asistir al prójimo lo mas que se pueda.
Andrés Dovale Borjas 7 octubre 2021 - 1:52 AM
A Escambray se podían enviar comentarios que criticaran las malas políticas de la, todavía llamada Revolución por los "patriotas" que disfrutan de ella lo que la mayoría del pueblo sufre y soporta, que allí eran publicadas. Pero cuando las críticas señalaban los graves y grandes errores en la política y economía del país, que nos han conducido a la crisis actual, entonces no tenían el valor de publicarlos.
JOSE RODRIGUEZ 7 octubre 2021 - 2:41 PM
A la familia del Periodista fallecido, mi mas sentido pesame de condolencia. Cuando suceden tragedias como estas, uno no pregunta si el fallecido es de izquierda, de centro o de derecha. Simplemente perdio la batalla contra esta canalla enfermedad.
JOSE 7 octubre 2021 - 2:52 PM
ANDRES DOVALES, es muy cierto que Escambray publica todo, siempre y cuando sea respetuoso el comentario.......y no vayas contra el intocable PASTOR GUZMAN. Fijese que sus articulos no tienen objetores ni criticos. Un baboso llamado JOSE A. que coincide 101% con Pastor si le publican todo. No por gusto a Pastor lo llaman jocosamente LA ESCOPETA NACIONAL, EL PROCER, EL LIBERTADOR, EL PADRE DE LA PATRIA O EL EGREGIO. No conozco un Periodista que tenga tantos apodos en Cuba. En otros medios de prensa cubanos no publican criticas al gobierno, ni economicas, si sociales, mucho menos de caracter politico. ESCAMBRAY es un oasis de tolerancia dentro de la aburrida, monotona y triunfalista prensa cubana. Esa tolerancia hay que atribuirla al Director fallecido que es quien controlaba la linea editorial. A lo peor ahora nombran a un taliban de los tantos dinosaurios que hay en el medio.
Oscar 10 octubre 2021 - 8:05 AM
Cómo diría el maestro: la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida....a Juan Antonio Borrego lo convierten en eterno aquello que con su ejemplo personal, profesionalismo y sensibilidad humana sembró en todos los q lo conocieron, vivirá eternamente en su legado.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario