Fidel y el problema del huevo o la gallina

(Foto: Soho)

Esta mañana he leído nuevamente uno de los documentos más controvertidos de nuestra historia contemporánea. En él, un joven abogado defiende su postura y liderazgo ante los tribunales que lo juzgan por varios delitos de alta gravedad, para los cuales solicitan veintiséis años de cárcel.  

El texto es largo, acusatorio, revelador; escrito desde la inspiración y el dolor. No es una transcripción directa de lo que dijo frente al tribunal, pero recoge la mayor parte de las ideas y denuncias expresadas por él, en un pequeño local hospitalario devenido juzgado, en octubre de 1953.

Estoy hablando de La Historia me absolverá y de Fidel Castro. ¿Qué pasaría hoy si alguien decidiera hacer lo mismo? A fin de cuentas, muchas de las cuestiones que motivaron aquellas acciones están todavía presentes en nuestra sociedad. Seguramente, ese delincuente del presente y sus seguidores (¿mercenarios pagados por el imperio?) serían fusilados sin contemplaciones, al menos si tomamos como referente cercano las reacciones y excesivas condenas aplicadas contra muchos de los que se manifestaron el 11-J del pasado año.

Olvidémonos del detalle (nada trivial) de las armas, o del ataque a varias fortalezas militares para, de tener éxito, convocar a una huelga general y presumiblemente desatar una contienda civil. En Cuba, desde hace décadas, disentir es ya un grave problema. Manifestarse pública o directamente contra el gobierno, las autoridades o las leyes, está prohibido; no importa lo que diga la Constitución. Siempre será vista como una acción ilegítima, impulsada desde el exterior y, como tal, reprimida.

Pero, ¿qué pensaba Fidel entonces? Que actuar de ese modo era algo necesario y, para demostrarlo, dedica varias páginas de su alegato donde recorre diversos momentos en la historia de la humanidad. Veamos por ejemplo esta cita que hace, extraída de la Declaración de los derechos del Hombre y el Ciudadano, firmada en 1789 por los revolucionarios franceses: «(…) cuando el gobierno viola los derechos del pueblo, la insurrección es para éste, el más sagrado de los derechos y el más imperioso de los deberes».

Más adelante, luego de citar a Santo Tomás de Aquino, Lutero, Rousseau, Thomas Paine, Locke, y muchos otros (pero curiosamente nunca a Marx, Engels o Lenin), recuerda a Martí: «Un hombre que se conforma con obedecer leyes injustas y permiten que le pisen el país en que nació los hombres que se lo maltratan, no es un hombre honrado (…)».

Fidel Castro bajo arresto después del ataque al Moncada. (Foto: Wikipedia Commons)

No me interesa volver al conocido documento con el fin de recordar anécdotas, analizar estrategias de guerra, compartir cifras o cuestionar los irregulares (ahora también los hay) procedimientos jurídicos seguidos contra los acusados, de asaltar varios cuarteles un 26 de julio. Quiero explorar, partiendo de sus propias palabras, las ideas que impulsaron todo aquello, y si fueron válidas entonces, valorar por qué luego resultaron negadas, apartadas de todo debate sobre la nación y su futuro, e incluso castigadas. La historia no es algo pétreo, hay que intentar sacarla de los libros y museos para ponerla a dialogar con el presente.

Hoy se habla mucho sobre Cuba. Dentro o fuera de la Isla hay una intensa conversación que, desgraciadamente, se ha vuelto áspera, violenta y, sobre todo, vulgar. Ya no importan las razones sino las descalificaciones. Cada bando no ofrece argumentos, sino amenazas, chusmería y humillaciones. Como la ética era verde y se la comió un chivo, todos parecen reproducir la misma estrategia de cambio: Quítate tú para ponerme yo, que voy a hacer luego lo mismo que tú.

Entonces, se hace más política en un meme que en Washington o el Comité Central. Si en un lado tienen a Otaola, en el otro aparece Michel Torres Corona. Si unos dicen Patria o Muerte, los otros Patria y Vida. Del influencer Fidel, pasamos a Yotuel.

Hay que volver a los orígenes de ciertas cosas, quizás para comprender o encontrar algunas claves que nos permitan reflexionar, aceptar y sanar en ese necesario camino hacia el respeto y el progreso de nuestra nación. Sí, hay que pasar página, que no es lo mismo que olvidar. Hay que mirar adelante y superar esa dinámica tóxica y bravucona que lleva muchos años acompañándonos. Hay un país que se desmorona y unos políticos, en ambas orillas, alimentándose como hienas de esa tragedia humana.

La historia nos puede decir muchas cosas, no solo de quienes fuimos, sino también de lo que podemos ser. Trato de entender qué pasaba por la cabeza de aquel joven abogado y de muchos que lo siguieron (tuve familiares allí) a entregar sus vidas cierto amanecer de 1953. Fue aquel, un grupo heterogéneo y sin lugar a dudas valiente, honorable; cuyo principal objetivo era derrocar a un dictador y recuperar los valores de la República usurpados por el golpe militar.

Salvo unos pocos, no tenían conocimiento de lo que eran el socialismo o el comunismo. De hecho, el Partido Socialista Popular (PSP) había coqueteado durante cierto tiempo con el Monstrum Horrendum, como denominara Fidel a Batista. Decir que lucharon y murieron por una Cuba socialista, es faltarles el respeto y tergiversar la historia.    

Cuando una cúpula militar se hizo abruptamente con el poder, el joven abogado percibió que los problemas de la nación no serían ya resueltos por vías pacíficas. Por eso, su rebeldía fue entendida como legítima y necesaria, en tanto encarnaba los anhelos de un pueblo en busca de ese concepto, hermoso y utópico, que se llama libertad.   

Leyendo aquellas famosas declaraciones al tribunal, encuentro demasiadas paradojas. Está claro que las circunstancias que motivan determinadas acciones en un momento, no son aplicables por igual en otros, pero siento que aquí: donde dije digo, digo Diego.

Una cosa es hacer una revolución y otra, muy distinta, hacer un país. Sí, después de 1959 se produjo un proceso de transformaciones (para bien o mal), en todos los órdenes de la sociedad. Un mundo nuevo para el hombre nuevo (¡y la mujer!). Loable propósito al que se sumaron millones, pero que vino acompañado de una reescritura de la historia de la cual fue convenientemente borrado todo aquello que no se ajustase a la nueva narrativa social.

«Dentro de la Revolución, todo. Contra la Revolución, nada, porque el primer derecho que tiene la Revolución, es su derecho a existir y contra ese derecho, nada, ni nadie». (Fidel, 1961). No es una simple frase, es el punto cero en el inicio de una paulatina degradación de esa propia Revolución, transfigurada en dogma. Todo comenzará a ser parametrado, clasificado, dividido, regulado. Pasado-presente, dentro-fuera, bien-mal, David-Goliat, conmigo o contra mí; el punto medio es blandenguería y no equilibrio. Hemos pasado por tantas adaptaciones y mutaciones en seis décadas que, como Frankenstein, no sabemos ya si abrazar o matar.

«Dentro de la Revolución, todo. Contra la Revolución, nada, porque el primer derecho que tiene la Revolución, es su derecho a existir y contra ese derecho, nada, ni nadie». (Fidel, 1961).

Pero el joven abogado parecía tenerlo todo muy claro en los años cincuenta. No había mayor prioridad en aquel entonces que restablecer plenamente la Constitución del 40: «(…) Entendemos por Constitución la ley fundamental y suprema de la nación, que define su estructura política, regula el funcionamiento de los órganos del estado y pone límites a sus actividades». 

Fidel entendía que no podía existir ningún poder, ordenanza, figura o partido político que violara los preceptos de la Carta Magna. En su defensa, denunciaba las manipulaciones anticonstitucionales que se operaban desde el gobierno para legitimar la permanencia de Batista, recordando que la máxima autoridad del país debía surgir de una elección popular, próxima a realizarse, y no de un «pequeño grupo conformado por ministros o funcionarios privilegiados», que además, fueron puestos ahí por el propio presidente.

De modo que pregunta: «(…) ¿Quién elige a quién por fin? ¿No es éste el clásico problema del huevo y la gallina que nadie ha resuelto todavía?». Es decir, según Fidel, el presidente tenía que ser elegido por los ciudadanos. Adquiriría un poder y una responsabilidad ante el pueblo, pero no podía ser omnipotente y, desde luego, no podía ser juez y parte, porque eso llevaría a la corrupción y al establecimiento de una dictadura, donde unos protegerían a los otros. Fue ese un argumento sólido en su defensa: la división de poderes en el Estado. Los acusados estaban restableciendo un orden, no actuando en su contra.     

«Había una vez una República, tenía su Constitución, sus leyes, sus libertades. Presidente, congreso, tribunales, todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero éste podía cambiarlo (…)». He aquí una idea extraordinaria, luego convenientemente olvidada.

Durante más de seis décadas hemos sido educados (y bombardeados mediáticamente), bajo el criterio de que antes de la Revolución no había nada, o muy poco, que rescatar, y que todo el bien, la dignidad, los valores humanos o la justicia para el país, fueron propiciados por el liderazgo de Fidel, el trabajo del Partido (único y eterno) y la articulación de una Revolución socialista.

Observamos además el pequeño detalle del respeto que Fidel decía sentir por las libertades de asociación y expresión, actos que no debían ser coartados bajo ninguna circunstancia. Los militares tras el golpe, incentivaron la corrupción de los partidos políticos, limitando o prohibiendo su ejercicio. Intervinieron los recintos universitarios, cerraron emisoras radiales y de manera voraz persiguieron las voces disidentes, encarcelando, torturando o matando a muchos de los opositores. Eso era inaceptable.

Un grupo se había adueñado del país, violando la Constitución y sembrando el terror. El orden anterior tenía que ser restaurado y las leyes respetadas. En los meses que siguieron a su golpe, Batista se las ingenió para hacerle enmiendas a la Constitución y ponerla al servicio de sus intereses, suscribiendo decretos que la volvían inoperante. Al respecto, nos dice Fidel:              

«No pueden existir privilegios la ley tiene que ser igual para todos. El porvenir de la nación y la solución a sus problemas no puede seguir dependiendo del interés egoísta de una docena de financieros, que hacen sus fríos cálculos en una oficina con aire acondicionado. No será tampoco con estadistas (…) situados en un palacete de la Quinta Avenida, que prefieren dejarlo todo tal cual está.

Un gobierno revolucionario con el respaldo del pueblo limpiará las instituciones de funcionarios venales y corruptos, procederá rápidamente a industrializar el país, movilizando el capital de los bancos y encargando la magna tarea a hombres de absoluta competencia, ajenos por completo a los intereses de la política».

Miro a mi alrededor, hago memoria; imágenes y recuerdos vienen a mi mente. Pienso en todas las experiencias personales en el campo del arte, la enseñanza, la ciencia, el deporte, los medios de comunicación. Pienso en muchos amigos, en conversaciones, lecturas. Territorios cercanos, familiares. Salgo a la calle, recorro el país, leo la prensa.

¿Privilegios? ¿Un pequeño grupo que decide en oficinas con aire acondicionado? ¿Se firman decretos y leyes antipopulares? ¿Lo político no debe dominar nuestra labor? ¿Lo que importa es el talento y no la fidelidad a una ideología o Partido? ¿Militares en el poder? Como diría Sergio en Memorias del subdesarrollo (Tomás G Alea-1968): «(…) yo he visto demasiado para ser inocente».

«(…) yo he visto demasiado para ser inocente».

Si todas esas cosas, deseos, preocupaciones, resultaban justas para un país, y para restaurarlas se sacrificaron vidas y energías; por qué luego dejaron de serlo. ¿Cuándo, en qué punto, todo comenzó a trastocarse, suplantarse desvanecerse?

Fidel identifica los más agudos y urgentes problemas que tendría que resolver la revolución. ¿Tendría? No, aquí la incertidumbre y los problemas se viven en presente continuado.  

«El problema de la tierra, el de la industrialización, el de la vivienda, el problema del desempleo, el de la educación y el de la salud del pueblo, he ahí concretados los seis puntos a cuya solución se hubieran encaminado nuestros esfuerzos, junto con la conquista de las libertades públicas y la democracia política.   

(…) ¿Cómo es posible que seamos un país agrícola, con magníficas tierras cultivables y tengamos que importar alimentos?… Cuba sigue siendo una factoría productora de materias primas. Se exporta azúcar, para importar caramelos, se exporta hierro o pieles y luego nos venden el arado y los zapatos.

(…) Miles de ciudadanos subsisten hacinados en cuarterías y zonas insalubres cerca de las ciudades, sin las adecuadas instalaciones de luz eléctrica o teléfono (…) El salario no alcanza, no hay estímulos laborales, lo que repercute en los jóvenes egresados, quienes no encuentran espacios de realización profesional y que, ante tanta incertidumbre, optan por emigrar. (…) hay piedra suficiente y brazos de sobra para hacerle a cada familia cubana una vivienda decorosa. Pero si seguimos esperando por los milagros del becerro de oro, pasaran mil años y el problema estará igual

(…) El alma de la enseñanza es el maestro y los educadores, pero en Cuba se les paga miserablemente. Basta ya de estar pagando con limosnas a los hombres y mujeres que tienen en sus manos, la misión más sagrada del mundo de hoy y del mañana que es enseñar. Si queremos que se dediquen enteramente a sus elevadas misiones, no pueden vivir asediados por toda clase de mezquinas privaciones.

Cuba podría albergar espléndidamente a una población tres veces mayor, no hay razón para que exista miseria entre sus habitantes. Los mercados deberían estar abarrotados de productos, las despensas de las casas deberían estar llenas, todos los brazos podrían estar produciendo laboriosamente (…)».

Conceptos, proyecciones de un país, angustias sobre un estado de cosas que demandaban un cambio, una actitud proactiva del gobierno y una intervención consciente de los ciudadanos en la toma de decisiones. Eso pedía Fidel en los cincuenta y el pueblo lo respetó, aceptando su liderazgo. ¿Y después? ¿Cuántas de esas cuestiones cardinales a superar se volvieron naturales bajo su propio mandato que, por cierto, no podía ni puede ser objetado?

Todos tenemos derecho a soñar, aunque sabemos que también sufriremos pesadillas. La historia me absolverá puede ser interpretada de muchas formas, pero también resulta, en buena medida, el relato de lo que pudo ser y no fue. Volver a ella es regresar a ese instante, único e irrepetible, en que cientos de jóvenes eran revolucionarios, pero no vivían a costa de la Revolución. Formaban parte del pueblo, pero no hablaban en nombre del pueblo y, mucho menos, organizaban acciones o leyes en contra del pueblo.

Estaban allí desde su pureza y autenticidad, respondiendo a su conciencia, no a una ideología política específica, ni a la propaganda. Buscaban la libertad, el bienestar y la independencia, cuestiones aún pendientes siete décadas después.

Tenían sueños, y para alcanzarlos pusieron sus cuerpos. Debemos regresar a ese punto, transparente, humano, en que lo esencial sea respetar la voluntad de los ciudadanos y no las doctrinas de un partido. La clave está en el ser y no en el parecer. La revolución ya se hizo, ahora hay que rescatar a Cuba.

Textos relacionados

Nicolae Ceaușescu: metamorfosis y caída de un dictador

Carta abierta al presidente del ICRT

Reforma o Revolución

53 comentarios

dario 25 julio 2022 - 9:10 AM
No le de mas vueltas,estimado autor : el Infalible fue un psicopata,tipo Hannibal Lester inteligente,supo manipular a su entorno siempre y llevarlos consigo a aventuras que,para un ser normal,hubieran sido imposible de alcanzar.Sin compasion ni piedad,pues para el,era imposible sentir esos afectos,logro ,sacrifcando a todo un pueblo y poniendo en peligro a millones de persoas en todo el mundo,reinar absolutamente en Cuba y exteder su influencia entre todos los mansos corderos,a los que,cuando quiso,volvio leones.Nada de lo que dijo fue sincero,manpulo a su antojo y sin un apice de misericordia,dejando a su rebano,perdido y sin Paradigma ...solo manipulo y dejo huellas dificiles de sanar.Han habido otros casos,pero el suyo es bastante singular....como un psicopata uso la politica para lograr sus fines....le recomiendo ver "el silencio de los corderos"".Fuimos victimas de un psicopata...cuesta valor admitirlo,pero siempre ha sido asi.
Camacho 25 julio 2022 - 9:20 AM
La historia me absolverá, es hoy por hoy, un documento subversivo, por eso ni se menciona, ni se publica en Cuba.
Manuel Figueredo 25 julio 2022 - 9:26 AM
Aunque hay mucha tela por dónde cortar, estoy de acuerdo con el autor. Sólo quiero añadir que la revolución ya se hizo y sin lugar a dudas fracasó. Habría que preguntar quién le pone el cascabel al gato. Gracias.
Gus 25 julio 2022 - 11:58 AM
Yo no lo veo asi, la revolucion no fracaso, porque fue hecha para lo que tnemos en Cuba desde enero de 1959, acomodar a una elite en el poder, usurpando la soberania del pueblo cubano a perpetuidad. Cuba no esta en la calamidad que se encuentra por error sino por la decision del grupo de poder que lo detenta hace 63 annos. La pobreza del cubano es deliberada. Quizas hoy la improductividad endemica del sistema y los giros de ciertos acontecimientos tengan a Cuba en peor posicion de lo que el gobierno, que no quiere perder sus privilegis, quisiera, pero en definitiva quien si ha fracasado desde todo punto de vista ha sido el pueblo y la nacion cubana, que ha parido, cortesia del socialismo, un pais fallido, pero la elite ha tenido durante ya 63 annos lo que siempre ha querido, el poder, los privilegios y la riqueza. El pueblo ya sabemos lo que tiene, no hace falta mencionarlo y cada segundo es peor.
Manuel Figueredo 25 julio 2022 - 1:02 PM
Sí Gus, fracasó porque desviaron el camino que tenía trazado. Porque hicieron lo contrario al pensamiento digno y heróico de muchos mártires como Frank País, José A. Echeverria, Antonio Guiteras y cientos más, que lo dieron todo sin pedir nada a cambio. Hoy mire los resultados. Saludos
juanaBacalao 25 julio 2022 - 5:28 PM
y quien desvio el camino?
Manueln Figueredo 25 julio 2022 - 10:46 PM
Juana el único que podía hacerlo amparado por Moscú y los comunistas de la vieja guardia que siempre han querido estar con Dios y con el diablo, con FIdel Castro.
Gus 26 julio 2022 - 9:18 AM
Al senor Figueredo. Mi padre fue primer teniente del Ejercito Rebelde y le puedo asegurar que era un hombre integro. Yo no he dicho que todos esos hombres de bien que salieron a derrocar una dictadura eran personas malas, todo lo contrario, muchos, la mayoria, eran hombres de honor, los que nunca fueron hombres de honor feron los que integraban el nucleo duro de la revolucion, a la que vieron siempre como un medio para lograr sus fines, y cuando hablo de lograr sus fines es hacer de Cuba lo que Cuba es. Fidel Castro lo que queria era el poder y punto; ni Constitucion del 40, ni democracia ni libertades, ni derechos ni nada de nada, poder absoluto y permanente, por eso digo que no fue un fracaso, porque si usted lo planea, lo organiza y lo manipula todo logrando sus fines, perdone, usted no fracaso, usted es un triunfador. Fidel Castro logro todo lo que el queria, su inmenso ego y su narcisismo sociopatico mediante, con el beneplacito del pueblo enganado y enajenado por la retorica epica de un un Mesias que nos iba a conducir via directa al Paraiso que nunca existio, como sucede tan a menudo con los pueblos. Una vez mas: el pueblo de Cuba fue el que fracaso, el Pais fracaso, los martires de la revolucion que entregaron su vida lo hicieron en vano, para que un forajido y sus complices mas cercanos se apropiaran de un pais a titulo de finca privada, que es lo que es Cuba desde 1959. Tiene idea usted de cuantas mansiones, yates, islas, cotos de caza, y riqueza acumula esa cupula parasita de 63 annos? Nadie la tiene, solo ellos, que viven escondidos en su Apartheid particular al que no tiene acceso nadie, ni la prensa, porque sus lujos serian una bomba ante un pueblo pauperrimo como el cubano, cortesia de la camarilla. Cuando digo que los martires de la revolucion entregaron su vida en vano lo digo por lo siguiente, porque se que hay quien se va a indignar por eso: "Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento...." "¿qué garantías puede haber de que las libertades públicas, único objeto digno de lanzar un país a la lucha, sean mejor respetadas mañana?", Marti, nuestro Maestro lo dice bien clarito: el UNICO OBJETO DIGNO DE LANZAR UN PAIS A LA LUCHA ES EL RESPETO A LAS LIBERTADES PUBLICAS. Y eso no se logro. Lo que se logro fue lo que queria Fidel Castro: una tirania de 63 annos y un pais cada vez mas destruido mas desarticulado mas hundido en la ruina y la desesperacion y sin posibilidades de salir de ese circulo vicioso mientras esa dictadura se mantenga el el poder. Por cierto, no se trata de la Dictadura del Proletariadao sino la de ellos. La de la Pandilla.
Esteban 25 julio 2022 - 9:30 AM
"Tenían sueños, y para alcanzarlos pusieron sus cuerpos. Debemos regresar a ese punto" xxxx El felizmente desaparecido dictador Fidel Castro siempre fue un matón y un mentiroso. Desde su época de estudiante lo demostró. Alcanzó el poder a tiros y como su única misión de vida era el poder, a tiros lo mantuvo. Y a tiros ese engendro que todavía algunos llaman "revolución" es que se mantiene. La nación cubana no debe regresar al punto en que Fidel Castro decidió atacar cuarteles e irse a las lomas, si no a un día antes del golpe de Batista. Los cubanos debemos deshacernos de todo rastro de dictadura porque la democracia es la única vía de lograr cosas por consenso popular. Las urnas y no los fusiles ni la represión y la ausencia de derechos humanos tan básicos como los de expresión, asociación y movimiento, son los grandes ausentes del panorama nacional. Cualquiera haya sido la idea inicial del ex dictador Fidel Castro, lo que hoy vemos en Cuba no es otra cosa que una dictadura de charlatanes y ladrones que para mantener su infame estilo de vida ante la cara de un pueblo hambreado y maniatado recurre a lo que aprendió de su jefe: la violencia, la represión y la mentira. Sigue haciendo falta una carga para matar bribones, para acabar la obra de las revoluciones. Si alguien siquiera sueña que los delincuentes que hoy gobiernan el país van a hacer algo que de alguna manera ponga en peligro su negocio no es más que eso, un soñador. La mafia monopartidista/militar tiene bien claro su objetivo: gobernar de por vida aunque sea sobre los escombros de un país que ellos mismos destruyeron y en el que no queda ni la esperanza. O barremos a esos degenerados o todo seguirá igual. No nos engañemos.
tony crespo 25 julio 2022 - 9:30 AM
.. como buen ESTAFADOR vendedor de sueños ….TRAIDOR...fue mentiroso patológico, cruel, mal amigo, egoísta, abusador, inmoral….de tanto hablar: dijo y se desdijo sin ningún pudor o respeto a sí mismo… como huracán tropical destruyó todo y a todos…las consecuencias de más de 50 años de desgobierno, impunidades y latrocinios nos deja una herencia diábolica que lastrará a la nación por décadas y comprometerá las vidas y el futuro de millones de seres humanos en todo el planeta… A Fidel castro LA HISTORIA NO LO ADSOLVERA no
El inagotable, Orlando J Martinez 25 julio 2022 - 9:35 AM
El comentarista Comunista hasta la muerte dijo algo cierto: El autor intelectual de la revolucion fue Batista. Fidel logro lo que Batista se proponia pero a la perfeccion.
El inagotable, Orlando J Martinez 25 julio 2022 - 9:44 AM
La cosa en Cuba esta bien jodida. Siendo realistas, jodiisima. Pero no sean tan alarmistas. A la obra de Fidel solo hay que tenerle un tin de paciencia. Copio de Cubadebate "la sociedad que empezamos a construir hoy y que edificaremos piedra a piedra"
El inagotable, Orlando J Martinez 25 julio 2022 - 9:51 AM
Discrepo A fin de cuentas, muchas de las cuestiones que motivaron aquellas acciones están todavía presentes en nuestra sociedad. ¡Nooo! Todo esta muchisimo peor. El propio Fidel lo explica en ese documento
tony crespo 25 julio 2022 - 10:12 AM
Este artículo Gustavo Arcos es tan trascendente e IMPRESCINDIBLE que personalmente creo INICIA la RECONSTRUCION nacional. El falso mito creado sobre el hecho histórico dela ROBOLUCION fidelista tenía que ser demolido y sobre sus ruinas empezar de nuevo…. No se puede iniciar esta reconstrucción sin ANTES poner fin al experimento macabro de un FAUSTO (fatuo?)tropical que vendió su alma al diablo por conquistar y mantener el poder absoluto a costo de todo y de todos…..no me queda más opción que respaldar su demoledora, valiente, oportuna y diáfana exposición
tony crespo 25 julio 2022 - 10:33 AM
Gustavo Arcos: La sanacion de un enfermo no comienza hasta RECONOCER las causas y efectos del la enfermedad….,demoler el mito del “mesías” fidel es condición “sine quo non” de comenzar la SANACION NACIONA…,Ud la ha iniciado
Sanson 25 julio 2022 - 10:35 AM
Ya bastante oimos hablar de ese sinverguenza que jamas tuvo un empleo Bueno, los congresistas Norteamericanos ya hicieron su parte. Un aplauso para los congresistas democratas de la Florida que no mordieron el anzuelo y votaron, junto a sus colegas Republicanos por el NO ante la propuesta de fiarle comida al regimen. Los votantes de la Florida que son los que los ponen donde estan (a sus congresistas quiero decir) hicieron su parte. Muchos de los que vivimos en el extranjero apoyamos este movimiento no mandando dinero que pueda caer en las manos de la tirania. Los que faltan iran cogiendo su camino y las protestas se seguiran sucediendo cada vez mas.
Gus 25 julio 2022 - 10:40 AM
Al autor del articulo: Fui companero de trabajo de Angel Arcos. Hay un libro que se titula El soviet caribeno: La otra historia de la revolucion cubana, de Cesar Reynel Aguilera. Si lo ha leido nada que hablar, si no y le interesa, trate de leerlo. Amazon lo tiene, incluso en formato digital. Hace mucho rato que no dudo de que las intenciones de Fidel Castro desde el dia cero no eran restaurar la Constitucion del 40 ni la democracia ni nada parecido. Sobre la mayoria de sus companeros me callo, entre los que no cuentan Raul Castro ni Ernesto Guevara, asi como otros, que quizas no eran tantos. En Cuba tenemos hace 63 annos lo que la mente maestra de ese senor, ayudado por el largo brazo del Moscu sovietico, quisieron desde siempre para Cuba. Esa es mi opinion y creo muy importante dejar bien definido ese tema, porque la historia se repite. Cada vez que dejamos abierta la puerta de las buenas intenciones de Fidel Castro y la leyenda de su radicalizacion por causas ajenas estamos replicando en otro plano la leyenda de que la calamidad de Cuba es el "bloqueo" y no el tipo de gobierno que tenemos hace 63 annos. No obstante, aun dando por cierto lo del "bloqueo" era como para que hace rato ese gobierno incapaz de proveer felicidad a su pais se hubiera hecho a un lado por el bien de su pueblo porque es inaceptable esa frase y su concepto acerca del: "derecho que tiene la Revolución, ....... a existir y contra ese derecho, nada, ni nadie", porque ninguna revolucion ni nada puede estar por encima de la sociadad, sus intereses y su bienestar, y he ahi la peor falencia de ese caos que se ha dado en llamar revolucion, pone por encima su derecho a existir al bienestar del pueblo porque Fidel Castro lo decidio como una forma de blindarse erga omnes para darse la buena vida que se dio durante todo su largo gobierno de medio siglo. Es inaceptable. Es un proceso inaceptable y nunca debio ser.
payo 25 julio 2022 - 5:34 PM
por una vez tenemos ya que aceptar que el forajido simplemente engano a todos desde el principio, que el plan era el que estamos viendo, convertir al pais al comunismo para ellos reinar de por vida, era el UNICO sistema que le permitia lo que siempre deseo, ser rey de la nacion.
Gus 25 julio 2022 - 10:44 AM
El cuento de la buena fe de Fidel Castro y su ulterior radicalizacion por fuerzas externas es tan creible como la de que el "bloqueo" externo es responsable de la desgracia de Cuba. La formula siempre se repite, tenemos autoridad, pero no responsabilidad.... Tan pronto un comunista toca el poder automaticamente deja de tener responsabilidades, la culpa siempre es de otro.
Observador 2022 25 julio 2022 - 11:29 AM
El problema es que el engaño y la indignidad vienen desde los tiempos del Moncada. Ocultó hasta el último minuto el carácter de la accion, al extremo que grupos que iban a formar parte de ella, se negaron a participar a la hora de salir por lo inviable y suicida del plan, aparte de la alevosia de ir con el uniforme del ejército. Si quieren abundar en el engaño, consulten las tres ediciones de Cien Horas con Fidel, en que el entrevistado revisaba la edición y queria mejorar su imagen y modificaba a su antojo lo que Ignacio Ramonet como buen siervo dejaba hacer, al extremo que en la tercera edicion Fidel describe que tras la orden de retirada, tras haber impedido con su arma el uso de una ametralladora enemiga desde una azotea, montado ya en un carro, se apeó para que otro combatiente se fuera y el se quedo solo, ya evacuado todo el mundo, para enfrentar el solo lo peor, hasta que sorpresivamente un combatiente regreso a buscarlo y el no tuvo tiempo en 40 años de preguntarle a esa persona que le salvo la vida (Santana de apellido), por que hizo aquella proeza. Para más engaño, y como buen pícaro, organizó su “entrega” en una zona apartada de la region, previa coordinación con personalidades del laicado catolico, que garantizaran su vida y su entrega al Vivac. La historia de que por casualidad el casi unico oficial honesto de ese ejercito lo sieprendiera dormido formó parte del guion, pues sabia que de no hacer esa rendición iba a ser apresado y asesinado por la indignacion que la propia tropa de soldados y suboficiales tenian con los asaltantes. El resto de la historia hasta ser depositado hecho definitivamente polvo en la gran piedra de Santa Ifigenia es una larguisima sucesion de geniales e irrepetibles astucias, engaños y manipulaciones que le permitieron secuestrar la nación ante la mirada, complice de muchos, permisible de otros o indignada de algunos, pero definitivamente, de todos los cubanos.
Roberto- 25 julio 2022 - 11:35 AM
Eso lo pudo hacer Fidel cuando la dictadura chiquita
Gus 25 julio 2022 - 11:49 AM
Fidel Castro es el maximo responsable de lo que sucede en Cuba desde enero de 1959, disculparlo es grave para el futuro de Cuba e incluso de Latinoamerica y el mundo. Es de sabios quizas pasar la pagina, pero no olvidar. Fidel Castro hizo cuanto hizo desde el minuto cero con toda la intencion, lo demas son matrices de opinion y narrativas para encubrir la alevosia que lo presidio desde siempre. Fidel Casto uso a tantos y tantos companeros en su epica y sus actos de violencia para desecharlos luego: no mas que piso La Habana el 8 de nero de 1959 licencio a su escolta personal y a medio Ejercito Rebelde y sus lugares fueron ocupados por gente de PSP, que no tiraron un hollejo y que incluso lo criticaron cuando los hechos del 26 de julio. El autor debia saberlo de sobra, pues tiene un caso critico en su familia. La narrativa de que Fidel se radicalizo por causas externas es tan valida como la de que el bloqueo es la fuente de los problemas de Cuba. Siempre es lo mismo con los comunistas que tienen que comer y respirar mentira. Las verdades los desnudan y la odian a muerte. Por eso mismo ustedes me censuran, porque estan repletos de miedo y es mas facil el engano comodo que la verdad, que muchisimas veces no es para nada confortable y resulta hasta peligrosa, pero aun asi es la verdad.
Ramón Izquierdo Delgado 25 julio 2022 - 1:05 PM
Sanson que le parecen los asesinatos indígenas en su Canadá burguesa con la connivencia de la oligarquía burguesa de allí. Y el comandante Castro un símbolo para Cuba y el mundo. El peor mandatario de Cuba fue Raúl Castro que se alejó de las masas. Canel esta entre el pueblo. No es responsable de la crisis actual.
Raul Sobrino 25 julio 2022 - 2:58 PM
Es cierto que Raúl Castro cogió a Fidel en un momento de caída espiritual revolucionaria, y en la que ya no tenía ánimos para insistir en sus ideas anticapitalistas, por lo que no se resistió a las ideas "innovadoras" de su hermano. En una de las pocas cosas que Fidel le puso algún obstáculo fue en el intento de la aprobación del artículo 68 de la constitución. Y del que todo hace pensar que le pidió que por primera vez se le diera a los cubanos el derecho de que su voto de conciencia fuera real y valiera en un referéndum, resultando en su no aprobación. Eso enfureció a su promotora, la que llamó de retrogados a los cubanos que votaron en contra de la propuesta de ese artículo. Ahora se salió con lo que se hace llamar como Código de las Familias cuál sin duda alguna será impuesto por cuanto ya no hay compromiso con un muerto. Lo que sin duda alguna le seguirá a eso serán clases de ideología inventada por laCENESEX.
Manuel Figueredo 25 julio 2022 - 7:58 PM
Raúl Castro hacía lo que le dictaba Fidel y Díaz Canel aprueba todo lo que le dice Raúl. El máximo responsable de lo que sucede en Cuba es el puesto a dedos. El es responsable por mandar a masacrar al pueblo el 11-7. Cada cual será juzgado por lo que hizo y dejó de hacer.
Jagger Zayas Querol 25 julio 2022 - 3:40 PM
Mi mayor temor es que a fuerza de que el fin justifique los medios, el pueblo cubano de pobre está pasando a ser marginal, el Estado de Derecho es imposible cuando hay algo por encima de la Constitución y las Leyes y es el Partido Único y por supuesto, el totitarismo abarca también todos los poderes y funciones de Estado y no hay ni puede haber independencia de poderes y todo es una farsa aquí y allá. Como consecuencia, el cubano perdió la civilidad, la decencia, la honestidad y la honradez, virtudes todas subordinadas al sálvese el que pueda, a la sobrevivencia y no es por falta de instrucción sino por la victoria de los antivalores sobre los valores. Es un punto de no retorno que lleva hacia la ley del más fuerte y la ingobernabilidad que aflora en todos los ámbitos de la vida nacional aunque la prensa Oficialista edulcore y mienta a sabiendas, pero a sabiendas también que ya vamos cayendo por el abismo. Si el pueblo cubano llega a imaginar que aquella Revolución que abrazó y secundó iba a ser traicionada como lo ha sido, entonces la Historia no habría absuelto al reo condenado por Rebelión que es mucho más que la Sedicion de oropel que esgrimen como disuasoria para los descontentos e inconformes con todo este estado de cosas. El futuro es muy incierto!!
juanaBacalao 25 julio 2022 - 5:38 PM
ojala se vayan por completo por el abismo, porque han aplaudido cantidad a los mismos que por tanto tiempo han pastoreado en esa direccion.
Gus 26 julio 2022 - 10:04 AM
Me pregunto que tendran que ver los indios canadienses con la involucion cubana, digo, la revolucion de Fidel Castro, el simbolo de la tirania. El truco de siempre, cuando a un comunista le expones un problema acto seguido aparece un asunto ajeno al tema para distraer y dilur el asunto. Los indios canadienses que lo resuelvan los canadienses. A nosotros nos toca resolver el tema de los indios cubanos que pueblan toda la geografia nacional y que no tienen que esperar por el capitalismo feroz para estar en la miseria porque ya lo estan hace rato por cortesia del socialismo empobrecedor que es para el pueblo y e capitalismo salvaje de estado que solo beneficia a la elite. El punto es que Fidel Castro echo mano de comunismo porque ese sistema, basado en la ingenieria social, para lo unico que ha servido a lo largo de la historia es para instalalr a perpetuidad elites en el poder a expensas de todo y de todos, y el lo sabia perfectamente.
Sanson 25 julio 2022 - 2:29 PM
Lo que pienso de Castro ya lo puse en mi anterior comentario. Por mi parte no tengo por que defender al gobierno que existia en aqui a principios del siglo pasado cuando ocurrieron esas muertes en escuelas catolicas las cuales condeno profundamente. El gobierno actual ha otorgado a las comunidades indias una indemnizacion de 40 bilion dollars, (lealo bien) 40 billions, como compensacion, lo cual puede buscar en la red si lo desea. En este momento el Papa esta aqui para disculparse de lo sucedido. Por mi parte, no soy catolico. No sigo a ese individuo. Zanjada la duda yo le preguntaria, no ya a Usted sino al forum de parsonas capaces de emitir razonamientos inteligentes Se disculpo o imdemnizo el bueno para nada de castro, alguna vez a los ninnos victimas del HUNDIMIENTO DEL REMOLCADOR 13 DE MARZO? Se ha disculpado el gobierno actual por la muerte de miles de personas en los ultimos dos annos que no han tenido otra opcion que arriesgar la vida para huir del hambre que existe en CUBA, producto de su tozudes y la avaricia?. Se ha disculpado Diaz Canel por haber armado a civiles para que golpearan a manifestantes que clamaron contra su mala gestion? Se disculpo Castro cuando apoyo caninamente la invasion a Checoslovaquia?. Se disculpo Diaz Canel por apoyar el Genocidio ruso en Ucrania donde cada dia mueren civiles indefensos y donde los ninnos mueren todos los dias producto de los misiles rusos?. .
Sanson 25 julio 2022 - 6:35 PM
En mi comentario anterior, hago una correccion a la segunda linea. , "Por mi parte no tengo por que defender al gobierno que existia en Canada en la primera mitad del siglo pasado cuando ocurrieron esas muertes en las escuelas catolicas"
maría teresa* 25 julio 2022 - 2:33 PM
26 de julio Día de la Rebeldía Nacional ¿por qué nacional?. No he podido leer todavía una explicación creíble del por qué es celebración y no luto si en realidad el asalto fue un fracaso, los soldados batistianos a pesar de la sorpresa del ataque impidieron que tomaran el cuartel. Pienso en los familiares de los muertos de ambos lados que siendo ese día de duelo para ellos el país festeja con discursos, caldosa y ron. En mis días de estudiante me enseñaban que el asalto fue el motor pequeño que impulsó al motor grande consideración más que suficiente para la celebración de tres días de fiesta nacional. Mañana se cumplen 63 años, los participantes se vistieron con el uniforme del ejercito, se armaron y atacaron, también tomaron el Hospital Saturnino Lora, 63 años son muchas vueltas a la noria, ya pocos de los asaltantes deben estar vivos; con la brecha generacional y las circunstancias actuales ¿que pensaran de ellos sus hijos y nietos?. De Fidel dicen sus cercanos que era capaz de ver lo que estaba pasando al doblar de la esquina; Observador (11:29) dudo la veracidad del contenido en el depósito al que usted se refiere.
juanaBacalao 25 julio 2022 - 5:51 PM
Ninguna rebeldia nacional, hasta la huelga nacional "ordenada" desde la sierra fue un fracaso, el pueblo realmente no apoyaba lo que estaba sucediendo en la sierra.
maría teresa* 25 julio 2022 - 5:49 PM
rectifico, mañana se cumplen 69 años y no 63
juanaBacalao 25 julio 2022 - 5:49 PM
Diaz Canel no es santo a nada, es el presidente, por lo tanto es el culpable de lo que esta sucediendo y debe responder por ello.
El inagotable, Orlando J Martinez 25 julio 2022 - 9:52 PM
La piedra, en esa foto, tiene una expresion como de asombro.
Ramón Izquierdo Delgado 25 julio 2022 - 11:43 PM
La contrarrevolución cubana no tiene ni gun proyecto para Cuba, a no ser unas reformas que beneficien a 2 millones a lo sumo de sus 11 millones de habitantes y hacerse del control de un pequeño número de sectores dinámicos (entiéndase productores o apropiadores de valor) de la economía cubana. Ya lo ha dicho el Sr Monreal casi todos los alimentos de Cuba no lo producen sectores estatales sino privados. Donde priman por cierto precios espantosos. Precios puestos por los mismos que se construyen MANSIONES capitalistas ostentosas en Cuba. Sería bueno que el foro hablase de eso. Estan con mucho odio y rabia por dentro y eso les impide ver el "bosque"
Raul Sobrino 26 julio 2022 - 6:57 AM
Bueno, aunque es cierto que la contrarrevolucion no tiene ningún proyecto para Cuba, al menos a los contra se les podría perdonar por cuanto no pueden aspirar al poder político ni siquiera con el favor de la brujería. Además, eso es una anomalía que la padecen todos los políticos de las democracias burguesas, especialmente en USA. Cuando toman el poder no tienen ni idea de qué hacer y solo buscan personas a quiénes condecorar con las más altas distinciones para demostrar se apoyo y favor especialmente a los negros. No puedo entender como es posible que cada nuevo presidente norteamericano siempre encuentre a tantos negros y negras merecedores de condecoraciones de las que se habían olvidado los anteriores. Y sin duda los próximos diez o veinte también descubrirán a más negros "olvidados" que se merecen ser condeconados. Será que la contrarrevolucion solo estaría soñando con el poder para repartir condecoraciones?
Liborio 26 julio 2022 - 9:56 AM
Bueno, eso ya lo tenemos mas extremo en Cuba desde hace 63 annos , con una familia duena del Pais entero y los demas hambre, represion y apagones, asi que si dos millones se benefician vamos a estar mucho mejor.
Gus 26 julio 2022 - 10:09 AM
Mi gran pregunta para el senor defensor de lo indefendible es: y cual es el plan de la pandilla del Palacio de la Revolucion?, porque excepto mantenerse en el poder como sea no se ve mas nada y lo ultimo que han intentado lo unico que ha logrado es empeorar lo que ya estaba pesimo: la tarea de ordenamiento. Oyeme, si la falta de agenda de la "contrarevolucion" le resuelve el problema a 2 millones de personas....vaya, que es mejor que no hables mas de eso por tu propio bien.
Liborio 26 julio 2022 - 10:17 AM
Solamente liberar las fuerzas productivas y el mercado en Cuba es mil millones de veces mejor agenda que toda la hojarasca de 63 annos que hemos tenido que calarnos con el unico resultado de la pobreza cada vez mayor y la destruccion del Pais. Que yo sepa, excepto mantener el poder a como de lugar, no hay otra agenda para el gobierno de casi un siglo en Cuba. O si no, le invito a que me explique cual es la agenda de la "revolucion"? De verdad no la conozco.
LMR 25 julio 2022 - 11:52 PM
#letscubagreatagain
LMR 26 julio 2022 - 12:48 AM
Sr G. Arcos, compartí su artículo con un amigo residente en EE.UU ( ciudadano, empresario, exitoso por su propio esfuerzo, voluntad y sacrificio), preocupado por su patria dedica horas de su preciado tiempo para que entendamos y acabemos de abrir los ojos y despertar de esta pesadilla inducida, elogió su artículo, imposible hacerlo, pero reprocha no encontrar soluciones en el, su deber es abrir nuestras "entendederas" le dije, la verdad es como el amanecer, inevitable, tinieblas de décadas por los nubarrones creados por este engendro tóxico necesitan vientos nuevos, frescos y fuertes, el sol continúa saliendo. Por mi parte no me canso de sugerir y expandir la lectura de este magnífico sitio de reflexión y debate, gracias LJC, una nueva Cuba vibra en nuestras entrañas y renacerá de nuevo, por todos y para el bien de todos.
Larry 26 julio 2022 - 1:21 AM
Con el favor de Dios la historia lo absorberá.
Sanson 26 julio 2022 - 1:56 AM
No se dejen engannar por farsantes y odiadores que amenazan con sus falsas teorias neomaltusisnas Cuando se termino la Guerra de independencia la Isla estaba desvastada y a pesar de eso algunas decadas despues, llego a ser una economia reconocida en la region sin lugar a dudas Un Estado que impida a los habitantes del pais donde rige, ganarse la vida honradamente es un Estado fallido. Un partido cuya membresia equivale a un por ciento que lo hace minoria infima no podra gobernar un pais . Un gobierno al que se le han permitido 63 annos de experimentos y excusas y no ha funcionado, hace rato que deberia haber renunciado en pleno o ser sacado a patadas.. No es un asunto de sacar cuentas. Para evitar que Cuba termine de extinguirse como Nacion hay que eliminar ese regimen que los mutila. .. Es asunto de vida o muerte.
Liborio 26 julio 2022 - 10:26 AM
Este es el huevo de la gallina y testamento politico de Jose Marti, no la gandofia de la carta inconclusa a Manuel Mercado, una carta cuyo contexto de matiz absolutamente politico de un Marti buscando fondos para la causa cubana dejando escuchar lo que se queria oir para logralo, la descalifica como lo que se quiso presentar por Fidel Castro muy convenientemente. Esta de aqui abajo expone lo que pensaba Marti de los tiranos y los peligros de que los jefes militares hicieran.....exactamente lo que hizo Fidel Castro mas de 100 annos despues: New York, octubre 20, 1884 Sr. Gral. Máximo Gómez N.Y. Distinguido General y amigo: Salí en la mañana del sábado de la casa de Ud. con una impresión tan penosa, que he querido dejarla reposar dos días, para que la resolución que ella, unida a otras anteriores, me inspirase, no fuera resultado de una ofuscación pasajera, o excesivo celo en la defensa de cosas que no quisiera ver yo jamás atacadas, –sino obra de meditación madura: –¡qué pena me da tener que decir estas cosas a un hombre a quien creo sincero y bueno, y en quien existen cualidades notables para llegar a ser verdaderamente grande!– Pero hay algo que está por encima de toda la simpatía personal que Ud. pueda inspirarme, y hasta de toda razón de oportunidad aparente: y es mi determinación de no contribuir en un ápice, por amor ciego a una idea en que me está yendo la vida, a traer a mi tierra a un régimen de despotismo personal, que sería más vergonzoso y funesto que el despotismo político que ahora soporta, y más grave y difícil de desarraigar, porque vendría excusado por algunas virtudes, embellecido por la idea encarnada en él, y legitimado por el triunfo. Un pueblo no se funda, General, como se manda un campamento: –y cuando en los trabajos preparatorios de una revolución más delicada y compleja que otra alguna, no se muestra el deseo sincero de conocer y conciliar todas las labores, voluntades y elementos que han de hacer posible la lucha armada, mera forma del espíritu de independencia, sino la intención, bruscamente expresada a cada paso, o mal disimulada, de hacer servir todos los recursos de fe y de guerra que levante este espíritu a los propósitos cautelosos y personales de los jefes justamente afamados que se presentan a capitanear la guerra, ¿qué garantías puede haber de que las libertades públicas, único objeto digno de lanzar un país a la lucha, sean mejor respetadas mañana? ¿Qué somos, General?: ¿los servidores heroicos y modestos de una idea que nos calienta el corazón, los amigos leales de un pueblo en desventura, o los caudillos valientes y afortunados que con el látigo en la mano y la espuela en el tacón se disponen a llevar la guerra a un pueblo, para enseñorearse después de él? ¿La fama que ganaron Uds. en una empresa, la fama de valor, lealtad y prudencia, van a perderla en otra?– Si la guerra es posible, y los nobles y legítimos prestigios que vienen de ella, es porque antes existe, trabajado con mucho dolor, el espíritu que la reclama y hace necesaria: -y a ese espíritu hay que atender, y a ese espíritu hay que mostrar, en todo acto público y privado, el más profundo respeto; –porque tal como es admirable el que da su vida por servir a una gran idea, es abominable el que se vale de una gran idea para servir a sus esperanzas personales de gloria o de poder, aunque por ella exponga la vida. El dar la vida constituye un derecho cuando se la da desinteresadamente. Ya lo veo a Ud. afligido, porque entiendo que Ud. procede de buena fe en todo lo que emprende, y cree de veras, que lo que hace, como que se siente inspirado de un motivo puro, es el único modo bueno de hacer que hay en sus empresas. Pero con la mayor sinceridad se pueden cometer los más grandes errores; y es preciso que, a despecho de toda consideración de orden secundario la verdad adusta, que no debe conocer amigos, salga al paso de todo lo que considere un peligro, y ponga en su puesto las cosas graves, antes de que lleven ya un camino tan adelantado que no tengan remedio. Domine Ud., Gral,. esta pena, como dominé yo el sábado el asombro y disgusto con que oí un inoportuno arranque de Ud., y una curiosa conversación que provocó a propósito de él el Gral. Maceo, en la que quiso– ¡locura mayor!–darme a entender que debíamos considerar la guerra de Cuba como una propiedad exclusiva de Ud., en la que nadie puede poner pensamiento ni obra sin cometer profanación, y la cual ha de dejarse, si se la quiere ayudar, servil y ciegamente en sus manos. –¡No: no por Dios!: –¿pretender sofocar el pensamiento, aun antes de verse, como se verán Uds. mañana, al frente de un pueblo entusiasmado y agradecido, con todos los arreos de la victoria? La patria no es de nadie: y si es de alguien, será, y esto sólo en espíritu, de quien la sirva con mayor desprendimiento e inteligencia. A una guerra, emprendida en obediencia a los mandatos del país, en consulta con los representantes de sus intereses, en unión con la mayor cantidad de elementos amigos que pueda lograrse; –a una guerra así, que venía yo creyendo –porque así se la pinté en una carta mía de hace tres años que tuvo de Ud. hermosa respuesta– que era la que Ud. ahora se ofrecía a dirigir; –a una guerra así el alma entera he dado, porque ella salvará a mi pueblo; –pero a lo que en aquella conversación se me dio a entender, a una aventura personal, emprendida hábilmente en una hora oportuna, en que los propósitos particulares de los caudillos pueden confundirse con las ideas gloriosas que los hacen posibles; a una campaña emprendida como una empresa privada, sin mostrar más respeto al espíritu patriótico que la permite, que aquel indispensable, aunque muy sumiso a veces, que la astucia aconseja, para atraerse las personas o los elementos que pueden ser de utilidad en un sentido u otro; a una carrera de armas, por más que fuese brillante y grandiosa, y haya de ser coronada con el éxito–, y sea personalmente honrado el que la capitanee; –a una campaña que no dé desde su primer acto vivo, desde sus primeros movimientos de preparación, muestras de que se la intenta como un servicio al país, y no como una invasión despótica; –a una tentativa armada que no vaya pública, declarada, sincera y únicamente movida del propósito de poner a su remate en manos del país, agradecido de antemano a sus servidores, las libertades públicas; a una guerra de baja raíz y temibles fines cualesquiera que sean su magnitud y condiciones de éxito –y no se me oculta que tendría hoy muchas –no prestaré yo jamás mi apoyo. –Valga mi apoyo lo que valga, y yo sé que él, que viene de una decisión indomable de ser absolutamente honrado, vale por eso oro puro, –yo no se lo prestaré jamás. ¿Cómo, General, emprender misiones, atraerme afectos, aprovechar los que ya tengo, convencer a hombres eminentes, deshelar voluntades, con estos miedos y dudas en el alma? –Desisto, pues, de todos los trabajos activos que había comenzado a echar sobre mis hombros. Y no me tenga a mal, General, que le haya escrito estas razones. Lo tengo por hombre noble, y merece Ud. que se le haga pensar. Muy grande puede llegar a ser Ud., –y puede no llegar a serlo. Respetar a un pueblo que nos ama y espera de nosotros, es la mayor grandeza. Servirse de sus dolores y entusiasmos en provecho propio, sería la mayor ignominia.– Es verdad, Gral., que desde Honduras me habían dicho que alrededor de Ud. se movían acaso intrigas, que envenenaban, sin que Ud. lo sintiese, su corazón sencillo; que se aprovechaban de sus bondades, sus impresiones y sus hábitos para apartar a Ud. de cuantos hallase en su camino que le acompañasen en sus labores con cariño, y le ayudaran a librarse de los obstáculos que se fueran ofreciendo –a un engrandecimiento a que tiene Ud. derechos naturales.– Pero yo confieso que no tengo ni voluntad ni paciencia para andar husmeando intrigas, ni deshaciéndolas. Yo estoy por encima de todo eso. Yo no sirvo más que al deber, y con éste, seré siempre bastante poderoso. ¿Se ha acercado a Ud. alguien, Gral., con un afecto más caluroso que aquél con que lo apreté en mis brazos desde el primer día en que le vi? ¿Ha sentido Ud. en muchos esta fatal abundancia de corazón que me dañaría tanto en mi vida, si necesitase yo andar ocultando mis propósitos para favorecer ambicioncillas femeniles de hoy o esperanzas de mañana? Pues después de todo lo que he escrito, y releo cuidadosamente, y confirmo, a Ud., lleno de méritos, creo que lo quiero: –a la guerra que en estos instantes me parece que, por error de forma acaso, está Ud. representando, –no-.
Eva 26 julio 2022 - 11:41 AM
Dicho todo está Me queda agradecer este artículo al autor , a los foristas que no son Mongo y a LJC tanta lucidez no debe quedarse en señalamientos importantes y debates creo que hace mucho se debe redactar un programa de acción y divulgarlo por todos los medios posibles que llegue a ese pueblo que con su salario solo puede comer mal , una semana y no puede pagarse internet para leer artículos como los que aquí brillan por sus argumentos, y se expanden por el debate patriótico y sincero de cubanos que sienten el dolor de un pueblo masacrado en la miseria y reprimido cobardemente por su desgobierno y sus jueces todos corruptos e ineficaces para valorar , entender y aprender que desde José de La Luz y caballero, Varela , Maceo , Martí, Mella , Frank País … se viene deseando para Cuba y los cubanos la libertad y el respeto que ha sido pisoteado desde 1902 hasta hoy Abajo la dictadura cínica mentirosa ignorante y represora De pie los cubanos que aman la libertad y desean vivir del producto del trabajo honrado y no de regalías por tracatanes cobardes y chivatos ( esos dan más pena todavía porque siendo mísera les lamen la bota que los aplasta ) Es hora de actuar Cuba lo necesita la muerte está acabando no ya con ancianos que con sus jubilaciones no pueden ni comprar sus medicamentos Se están muriendo niños, jóvenes personas que están enfermando por la falta de higiene y de buena alimentación por las condiciones asquerosas de los hospitales que son para el pueblo Los de ellos y de los extranjeros brillan de limpieza tienen de todo hasta para operar cul.s Programa de acción ya!!!Debemos unirnos para conquistar la libertad y recuperar la educación, la moral y la vergüenza nacional
Liborio 26 julio 2022 - 10:33 AM
Hablo el Apostol, lo demas es solo reverencia y silencio ante el genio mas grande que ha dado la Patria.
Manuel Figueredo 26 julio 2022 - 11:51 AM
No es para menos, el Apóstol cómo siempre grande en su grandeza.
Alejandro-2 26 julio 2022 - 3:29 PM
Fidel Castro fue un tirano vil, traidor, manipulador, mentiroso, embaucador, pero sobre todas las cosas es el principal responsable de la ruina de la nación cubana. Considero al diablo, que debe ahora mismo estar lidiando con él
Esther 27 julio 2022 - 10:53 AM
La introduccion que Jorge Mañach escribio para el folleto que divulgaba el alegato de Fidel, leida HOY, adquiere nuevas vibraciones q estremecen. Gracias, Gustavo.
Justo 27 julio 2022 - 2:58 PM
Gustabo Arcos, le digo lo mismo que hace unos días a Pin Vilar, porque hay que mencionar al exilio de Miami o a alguien de ese exilio como un extremo , para situar en el otro a la dictadura?,hasta cuando vamos a seguir con el mismo cuento, la comunidad de cubanos en el exilio en cualquier país del mundo, se formo y creció con el dolor de todos los que tuvieron que dejar su pais por culpa de una dictadura , que los reprimio., que los condeno, que los apreso, que los denigro, que los volvió no personas, que los chantajeo, hay un solo extremo y es el que esta alla, que sigue haciendo lo mismo asta el día de hoy. Del lado del exilio lo único que ha habido desde el primer día es lo mejor para su pueblo, que es donde vive las familias , vecinos y amigos de todos, nuestra lucha es contra la dictadura, no contra nuestro pueblo y nuestra patria y le repito para mencionar al comité central o a con filo, no tiene que mencionar a Ota Ola, que dicho sea de paso a levantado a una nueva ola del exilio, sobre todo a jovenes y en todo el mundo como nunca antes, sin demeritar un ápice el trabajo de toda la vida del exilio historico. La dispora de cubanos alrededor del mundo es el mejor aliado del pueblo cubano en su lucha por la libertad Patria y Vida ,no es el extremo de Patria o Muerte, es la alternativa.
Lupercio 28 julio 2022 - 2:59 PM
Brillante. Le faltó hablar de la gran excusa del gobierno ante una situación nacional actual peor que la que se propuso combatir con el ataque al Moncada : el bloqueo yanqui.
Nelson Machín Viera 30 julio 2022 - 7:30 AM
Fue el mejor de la C!A y U$A nos puso el comunismo que es el mejor negocio del capitalismo. Si esto no se dice, todo es entretenimiento.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario