El Estado de Derecho no va a ser el imposible cubano

(Imagen: El Nuevo Día)

El caso del Doctor en Ciencias Jurídicas René Fidel González García —profesor privado de su condición en la Universidad de Oriente después de que el ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido Loidi, le revocara la categoría de profesor Titular y la de docente universitario, con el argumento de que había perdido prestigio social por realizar publicaciones en las redes sociales y en distintos medios y sitios digitales—, es uno de los más importantes casos de exclusión de docentes por motivos políticos ocurridos en Cuba en los últimos años.  

Los hechos, ocurridos en 2016, desencadenaron un proceso de reclamaciones sobre violaciones de la legalidad y denuncias de presuntos actos delictivos ante la Fiscalía General de la República. Que algunas de estas denuncias estuvieran dirigidas contra un miembro del Consejo de Estado, puede explicar que el órgano encargado de velar por la legalidad en Cuba dejara de tramitarlas.

Desde entonces, y durante años, el ex docente ejerció sistemáticamente el derecho constitucional de Queja y Petición ante la Fiscalía para restablecer el debido proceso y la legalidad. El último de esos ejercicios de derechos, ante el silencio del órgano encargado de velar por la legalidad en Cuba, fue hecho ante el Presidente de la República, Miguel Mario Díaz Canel, e iba, por esa razón, dirigido contra la propia Fiscalía General.

A pesar de que el Presidente de la República, en respuesta a esa última queja, indicara la atención por parte de la Fiscalía, ello nunca sucedió. Tal violación de un derecho constitucional ocurrió estando en vigencia la Constitución del 2019. Con la entrada en vigor, en el verano de 2022, de la Ley de Amparo de los Derechos Constitucionales, el profesor, autor entre otros libros de Ciudadanía, República y Revolución: los desafíos de la ciudadanía en Cuba, ha continuado su lucha.

La Joven Cuba lo entrevista con el fin de que este caso, y sus más recientes cambios, sean de amplio conocimiento por parte de la ciudadanía, la opinión pública y los profesionales de la esfera jurídica.

***

¿Cómo sucedieron los hechos que desencadenaron su separación de la Universidad de Oriente?

Yo creo que no se puede hablar de hechos que desencadenen la cancelación de mi condición de profesor universitario. No hay tales hechos. Yo era en ese momento profesor en activo, que cumplía con sus funciones docentes, estaba evaluado de Excelente consecutivamente, ocupaba además responsabilidades en el proceso docente educativo como profesor principal de año —es decir, era un funcionario nombrado por la rectora mediante Resolución— y profesor guía. Era también miembro de tribunales de categorías docentes y del Consejo Científico de la Facultad de Derecho.

Lo segundo es que no se me expulsa de la Universidad. En realidad, se me priva de la categoría de profesor Titular y de la condición de Profesor por una causal legal que se refiere a la pérdida de prestigio. Esta causal está regulada en el Reglamento de Categorías Docentes, tanto en el vigente en aquel momento como en el actual.

Los profesores, como otras profesiones, tienen que gozar de un prestigio. El problema es que en mi caso no solamente gozaba del prestigio, más cuando además ocupaba esas responsabilidades, sino que la revocación se hizo violando todo el procedimiento que la norma jurídica establece. Tampoco es que tuvieran otra forma de hacerlo, no podían en mi caso someterse a cumplir el procedimiento sin evadir el obstáculo que tenían enfrente: precisamente mi prestigio como docente y educador.

Una categoría docente que se otorga mediante rigurosos ejercicios pedagógicos, metodológicos y científicos, no se revoca de cualquier manera. Existe también un procedimiento para revocarla, mucho más por una causal tan subjetiva. Se presentan hechos, se da conocimiento a las partes, se permite presentar pruebas y descargos a ellas, se nombra un tribunal para conocer del caso.

Todo eso fue violado en mi caso, y lo que se hace no es público, ni legal y mucho menos transparente. Lo que sí existe es un proceso de persecución que proviene de Marta Mesa Valenciano, rectora en aquel momento. Ella indica crear una comisión en la Facultad por mis publicaciones en La Joven Cuba, Rebelión y Sin Permiso. Cuando se me comunica, lo rechazo, digo que no voy a hablar con nadie, que esto se tiene que discutir, por su naturaleza, en el Partido; y entonces, a lo largo de dos o tres meses, se crean dos comisiones partidistas que analizan mis artículos y concluyen que su contenido no supone ninguna violación.

Martha del Carmen Mesa Valenciano, presidenta de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de la Asamblea Nacional del Poder Popular. (Foto: ANPP)

La rectora, que es la que promueve todo, se frustra. Dos comisiones seguidas y de distinta composición concluyen, dictaminan, que no hay problemas con el contenido de mis artículos. Lo hace además el pleno de los militantes, es un tema de consenso. Este es un hecho que no puede ser negado. Entonces ella opta por usar el procedimiento de revocación de categorías docente de una forma muy burda e ilegal, y le solicita al ministro de Educación Superior quitarme la categoría docente. Es por eso que, una vez el ministro dicta una Resolución favorable a esa petición y en la que de paso declara ilegalmente que no es apelable, acudo por primera vez a la Fiscalía.

Esta, como institución, debe velar por el cumplimiento de la Ley, de la legalidad. Toda esta historia es la de un profesor que le dijo a sus estudiantes: «Tranquilos, ellos tienen que respetar la Ley». Eso es lo que enseña un profesor de Derecho en cualquier parte del mundo. No tiene sentido otra cosa. Lo que he hecho durante más de seis años ha sido por no defraudar a mis estudiantes, por hacer valer el respeto a la Ley, porque sea real lo que les enseñaba junto a mis otros compañeros de claustro como profesor de Derecho.

No es algo que se haga por vanidad, o por resentimiento; se hace por coherencia y consecuencia, por compromiso con ellos, a lo que enseñamos en las facultades de Derecho de todo el país: que no hay nada ni nadie por encima de la Ley; que la Constitución, el respeto a los derechos, y la justicia son bienes públicos y preciosos.

Toda esta lucha porque las instituciones y funcionarios del Gobierno y el Estado Cubano respeten las leyes que están obligados a cumplir, es realmente para mí una clase, una que de forma terrible y costosa, sacrificando mucho, he impartido durante estos años. Yo no lo veo de otra forma.

¿Qué respuesta recibió de parte de sus alumnos y otros compañeros de trabajo?

Ellos, mis alumnos y compañeros, han estado ahí todo el tiempo. Algunos eran muy jóvenes, cursaban el segundo año de la carrera, y cuando les llamaron para firmar una presunta declaración de la FEU en la que yo era descrito como algo terrible —un recurso al que había acudido la rectora ante la imposibilidad de que el claustro de la Facultad y los militantes la secundaran— se negaron. Los presionaron, les dijeron que yo era un agente de la CIA, que era un mercenario —todo esto está explicado en Mercenario y Solo la verdad es revolucionaria, publicados en La Joven Cuba y replicados en otros medios— y ellos rehusaron firmar aquella infamia.

Ese documento lo elevaron al Ministro con las pocas firmas que lograron obtener, pero resultó ser un texto secreto, que fue escondido: el Partido de la Facultad lo solicitó y tardaron tres meses en dárselo, no tenían el valor de mostrarlo por la repugnante carga de mentiras que contenía.

Entonces serían mis alumnos, junto a estudiantes de otras carreras y universidades, y profesores de muchísimo prestigio; los que casi tres años después —frustrados ante la inacción de la Fiscalía a mis denuncias y ejercicios del derecho de Queja y Petición—, quienes escriben una carta al presidente Miguel Díaz Canel y se la envían por Twitter. Fueron los ya graduados, ellos deciden que ningún estudiante en activo la suscriba por las represalias que se pudieran tomar. Son personas de extraordinarios valores, muy nobles, pero también excelentes profesionales.

Por enviar esa carta al presidente, que nunca recibió respuesta, fueron entrevistados por la Seguridad del Estado y funcionarios de las instituciones en las que trabajaban. En dichas entrevistas volvieron a insistirles en que yo era un agente de la CIA, un mercenario, en ese mantra de descrédito que han repetido como si una mentira pudiera ser real por el solo hecho de decirla.

Los muchachos no desistieron, no se doblegaron a pesar de ello. Haber contado con su apoyo ha sido un privilegio para mí. No sé cuántas veces su sensibilidad y respeto ha sido mi único sostén. Lo que he hecho hasta hoy es por no defraudarlos, a su dignidad y decencia. Creo que es lo que hace un Profesor. No se puede enseñar valores, principios, y luego defraudarlos.

Universidad de Oriente

¿Por qué se tildó de manipulador por la Universidad de Oriente el uso del término «expulsión»? 

Es una forma de decirlo, de expresarlo. Pero hay que tener en cuenta que pasaron cosas increíbles. Entre el personal de seguridad y protección de la Universidad, la administración circuló durante un tiempo fotos mías para impedir que entrara al centro. Saber eso fue asombroso para mí. Nunca más volví. El Día del Educador todavía van los antiguos estudiantes —han pasado seis años ya— a mi casa, e incluso me visitan estudiantes actuales, o me envían solicitud de amistad en las redes sociales y me escriben, me consultan.

Pasaron otras cosas. Funcionarios del Partido intentaron en varias ocasiones que se me expulsara de la UNEAC y también de la Unión Nacional de Juristas de Cuba. Hay una historia precedente en Cuba que explica lo que ocurre con alguien cuando es acusado, o colocado en una situación como la que yo he enfrentado; pero también hay experiencias, claves para resistir sin amargarse, sin ser derrotado.

La resistencia frente a la arbitrariedad y el despotismo; frente a los desastres que recurrentemente han causado entre nosotros la intolerancia, el oportunismo y el extremismo, es un legado que otros te dejan, y uno puede nutrirse de él. Las cosas cambian. Personas muy decentes y honradas se opusieron a los intentos de expulsarme de esas organizaciones, a las que aún pertenezco.

No han cesado esos intentos, pero ellos hasta ahora no han cedido, y es admirable para mí. Las personas que practican la decencia como forma esencial de coherencia personal, de sus valores, suelen ser la mayor parte de las veces irreductibles en cuestiones como estas. Eso lo sé por ellos, han sido mis profesores, y no son pocos.

¿Cuáles considera que fueron las mayores incongruencias del proceso?

Las de base ya las expliqué. Son las violaciones que comete la que en aquel momento era la rectora, o que se cometen por indicaciones de ella y luego el ministro avala. Ahí hay también presuntos delitos de falsificación de documentos públicos, de abuso de autoridad, etc. Yo presenté denuncias de ello ante la Fiscalía. No fueron nunca respondidas, y mi apreciación no era como parte afectada. Soy un profesional del Derecho, hago un examen de los hechos. Cuando denuncio es porque la única forma en que es posible hagan ciertas cosas es cometiendo delitos.

De modo que cuando, por ejemplo, una persona afirma cuestiones que causan un perjuicio, que tienen una consecuencia jurídica, como las acusaciones de mercenario, ocurre un delito. Es cuestión de tener testigos de que esa difamación acaece en un momento, y que ello resulta en un daño. Lo mismo pasa cuando se extraen documentos de un expediente, hay un delito de falsificación de documentos. Todo eso aconteció.

Eso es inobjetable, pero debe ser probado en juicio, mediante un proceso penal. Para iniciarlo es que se hacen las denuncias. Por esa ética profesional es que yo hablo hasta hoy de presuntos delitos, o de presuntos delincuentes. No basta con creerlo, tampoco con tener pruebas y testigos, eso debe ser probado ante un Tribunal. Otra cosa es que el órgano que las recibe y debe sustanciarlas en un primer momento, como la Fiscalía, ni siquiera las responda, o las archive escandalosamente.
Lo que hice fue presentar recursos legales en la Fiscalía contra las ilegalidades cometidas por la Universidad y el ministro, y luego múltiples ejercicios del derecho de Queja y Petición en la medida que los diferentes niveles de la Fiscalía de la República hacían silencio, hasta llegar a la fiscal general y luego al presidente de la República.

Cada uno de los ejercicios del derecho de Queja y Petición que ejercí durante estos años —en los que describía las violaciones de la legalidad que habían sucedido, o que se incorporaban a medida que cada nivel jerárquico hacía silencio—, presentaba como única petición que fueran respetados el debido proceso, la legalidad y la Constitución. Eso fue lo violado. La respuesta fue el silencio. Y es algo grave. La última de esas violaciones del Derecho de Queja y Petición ocurrió en vigencia de la Constitución del 2019, en cuyo cuerpo están planteadas unas garantías constitucionales frente a esas violaciones de derechos por parte de funcionarios.

Lo difícil fue descubrir que para mantener la arbitrariedad se violaría luego cuanta ley o principio ético hay en Cuba. Es algo muy difícil de asumir que entre tantas personas, y ahí hay cuadros y funcionarios de todo tipo, no exista alguien que diga: «esto está mal», o «no vale la pena tanto descrédito para ocultar o avalar un hecho que es, por los métodos que se emplean, despreciable para cualquiera».

Estos años han sido sin querer un muy duro test de nuestras instituciones, de su funcionamiento; también de los valores y prácticas que pueden imponerse contra los valores y prácticas que como sociedad declaramos válidos y deseables. Yo recurrí a todos los niveles de la Fiscalía. En Provincia, en la Fiscalía General, a la propia fiscal general, Yamila Peña Ojeda; y cuando ella también hizo silencio, ejercí el mismo Derecho de Queja y Petición que había sido violado por todos ellos ante su superior jerárquico. La fiscal general es una subordinada del presidente de la República.

El acuse de recibo de la oficina de la Presidencia a ese nuevo ejercicio de derecho fue explícito en la orientación que hizo de que se enviara a la propia Fiscalía.
Esto último, aunque difícil de entender para muchos, es un procedimiento normal en Cuba: las denuncias de los ciudadanos son enviadas al mismo órgano que es denunciado. El propio órgano que viola un derecho constitucional, tal como es el caso, no va a ir en contra de su propio acto. Así y todo, uno puede creer que van a respetar al presidente, a su investidura. No es lo que ocurre. La respuesta nunca llegó. La fiscal general, o cualquier otro funcionario del órgano, jamás respondieron.

Entonces uno está frente a una situación arbitraria e ilegal, que es amparada primero por el silencio institucional y luego por violaciones de derechos constitucionales. A un ciudadano sin conocimientos del Derecho le puede resultar incomprensible, y sin dudas demoledor, pero para un jurista es inadmisible. Hay en todo esto evidencias de la prevalencia en nuestra sociedad de una cultura cuyas prácticas y sistemas de valores son refractarias al Estado de Derecho, y que le adversan.

¿Qué posibilidades le ofrece a su caso la Ley de Proceso de Amparo de los Derechos Constitucionales?

La Ley de Amparo de los Derechos Constitucionales es una plataforma jurídica para la defensa de los derechos frente a violaciones de los mismos. Está por ver su eficacia real. Se puede asumir que hay factores normativos y extra normativos que afectan su eficacia. Esto es campo de estudio para la Sociología del Derecho.

En nuestro caso pesa, más allá de la profesionalidad y capacidad de jueces y abogados, lo reciente de su aprobación, la sensibilidad política real o asumida que, como esta, tendrán algunas demandas contra violaciones de los derechos constitucionales, y las interferencias que ello pueda generar. Todas son cuestiones que podrían limitar su eficacia.

Yo he tenido que esperar a que el mandato constitucional de hacer esta Ley fuera cumplido por la Asamblea Nacional del Poder Popular, lo que ocurrió mucho después del período de tiempo que la Constitución mandataba. Ha sido muy difícil asimismo encontrar un abogado dispuesto a asumir la representación legal de un caso que es objeto de la protección y garantía constitucional ante una violación de derechos por el presidente de la República y la fiscal general. Es algo de sentido común, al menos en Cuba, entender la reticencia de muchos profesionales de la abogacía a ser parte de una demanda dirigida contra el presidente de la República.

Y sin embargo, este es un caso muy elemental en que un derecho constitucional fue ejercido ante un funcionario que delegó en otro y no veló porque se cumpliera su mandato. No es un capricho. Es una cuestión técnica. Existen pruebas muy sólidas y es además un caso público y notorio. Es tema estrictamente legal, que no debería tener mayores implicaciones —para los implicados  y para todos los ciudadanos— que el de reafirmar la institucionalidad, validar el Estado de Derecho, el debido proceso y la igualdad de todos ante la Ley.

El Estado de Derecho es algo más que una declaración constitucional. Tiene que serlo en tanto meta de muchos de nosotros, de nuestras luchas históricas por alcanzar la justicia toda y la dignidad del hombre de la que hablara José Martí, no depende de un momento de su desarrollo y expansión. Todo ello es cuando más una circunstancia. El Estado de Derecho está planteado por sobre su estado actual de realización, como meta es un horizonte de los ciudadanos. Es algo que se puede posponer, aplazar, pero pertenece por completo a los ciudadanos, a sus sueños y esperanzas, y tendrá que ser, y afianzarse. No es, no va a ser, el imposible cubano.

¿En qué estado se encuentra la demanda por violación de derecho constitucional cometido por el presidente cubano Miguel Díaz Canel y la fiscal general Yamila Peña Ojeda?

Presunta violación. Establecer jurídicamente la existencia de una violación deberá ser parte del fallo del Tribunal Supremo Popular, de su Sala de lo Constitucional. Me preguntas y no te puedo responder con exactitud. Desde el día 7 del presente mes hay un contrato de servicios jurídicos firmado con un Bufete habanero. Ello entraña una obligación jurídica.

El abogado actuante me leyó el núcleo duro de la demanda, la mayor parte de los argumentos jurídicos que se esgrimen, el análisis de los hechos en que se funda. Por lo que me ha comunicado, no la ha presentado aún ante el Tribunal Supremo por estar siendo objeto de revisión; ¿de quién y por qué? no lo podría afirmar con seguridad.

Las comunicaciones con él han sido muy espaciadas a partir de cierto momento y ahora mismo no hay ninguna. Después de tantos años de un silencio oficial que me colocó en estado de indefensión ante violaciones muy burdas del debido proceso y de mis derechos; es casi inevitable que mi familia no mire con angustia y mucha preocupación esa incomunicación actual, de la que difícilmente se le pueda responsabilizar a él.

En mi criterio, es obvio que ya es conocimiento de las autoridades cubanas y de sus instituciones, pero si una demanda de este tipo supone una disyuntiva para alguien, no es para mí. No se debió llegar jamás a esto. La soberbia no es nunca el camino y hay que aprender a asumir las responsabilidades. El Gobierno tiene una responsabilidad con el respeto del Estado de Derecho, pero tiene también todo el poder para interferir y lograr desestimar una demanda de este tipo si lo entiende, es la realidad. No hay honor, ni decencia, ni legitimidad alguna, en usar ese poder.

Yo solo soy un profesor de Derecho que no abandonó su clase, que no bajó la cabeza ni renunció a lo que enseñaba a sus estudiantes.  Ese es todo mi prestigio. Ojalá que mañana no tenga que escribir con dolor lo que ya una vez escribí ante el silencio y las violaciones de instituciones y funcionarios cubanos: «violamos la Constitución, ¿y qué?».

Textos relacionados

Diálogo entre Cuba y la Unión Europea reaviva el debate sobre las condenas del 11J

El centrismo o la imposibilidad de la crítica desprejuiciada

Acorralados como los bisontes

19 comentarios

José A. Huelva G. 24 octubre 2022 - 7:30 AM
"Tranquilos, ellos tienen que respetar la Ley" _______________ Profe René: Seguro que ya no enseñaría eso, basado en la experiencia propia, ¿verdad? Pero de conjunto con su caso hay cientos de "irregularidades" que fueron denunciadas y aumentaron aún más, a partir del 11 de Julio del 2021. Mucho se ha hablado aquí del comportamiento mafioso de la Tiranía en los casos judiciales, pero a veces se me olvida que aquí tenemos un ejemplo muy claro. Creo que deberían también publicar los links de todos los (ya varios) artículos dedicados a este tema, desde el 1ro; Incluyendo los de artículos que fueron causa de las "sanciones" tomadas por la Universidad de Oriente. Podría resultar cansino para algunos, pero si se consiguiese que varias de las plataformas en la isla hablaran del tema o replicaran un artículo extenso y con detalle del tema, creo que en cierta forma obligaría al Gobierno a reaccionar. No sé que tipo de reacción sería porque de ellos se puede esperar todo, pero creo que el inmovilismo es peor. Las plataformas fuera de la isla tienen mas credibilidad y en cierta forma mas alcance, pero dudo que dada la afinidad política del profe René (con la que tampoco concuerdo), lo quieran ayudar en algo.
Esteban 24 octubre 2022 - 9:53 AM
Profesor: lamentablemente ha aprendido usted de primera mano y por la vía del dolor que Cuba vive bajo una dictadura. Ha comprobado usted la diferencia entre la teoría que se enseña en las escuelas de derecho y lo que sucede en la práctica, bajo un sistema/modelo donde los comunistas están en el poder, si tan solo un funcionario sospecha que alguien no es 100% afín al régimen. Pero no está solo. Miles de compatriotas en todos estos años han pasado por lo mismo que usted si no peor. Han sido muchos los cubanos afectados por una maquinaria diseñada para atacar y destruir a todo aquel que se sospeche disidente de la ortodoxia castrista. En sus años como profesor usted enseñó a sus alumnos el estado de derecho y el debido proceso. Hoy le ha tocado experimentar en carne propia que Cuba ni es un estado de derecho ni es respetado el debido proceso cuando el matiz ideológico es el que está sobre la mesa. Usted, a pesar de todo, ha contado con una importante ventaja: conoce las leyes. Sin embargo, la mayoría de quienes han sido y son aplastados por la maquinaria comunista no entiende de leyes y con algo de suerte han contado y cuentan con los servicios de abogados temerosos que no quieren buscarse problemas con la dictadura. Piense en esas personas si alguna vez es restituido en su posición como profesor y enseñe a sus alumnos que la primera ley es 'la libertad plena del hombre'. Seguramente ha usted ha acabado entendiendo cabalmente a Martí cuando referente al socialismo escribió: "Todo el poder que iría adquiendo la casta de funcionarios, ligados por la necesidad de mantenerse en una ocupación privilegiada y pingüe, la iría perdiendo el pueblo, que no tiene las mismas razones de complicidad y provechos para hacer frente a los funcionarios enlazados por intereses comunes".
Sanson 24 octubre 2022 - 10:40 AM
No recuerdo bieen como era, pero siguiendo los numeros que aparecen en el Carnet de Identidad del Profesor me da la impresion de que el 73 es el anno en que nacio, posiblemente en el mes de Abril. Incluso me atreveria a suponer (solo suponer) que en el seno de una familia revolucionaria como indica el segundo nombre bajo el cual esta inscrito.. Me equivoco?. Para entonces en 1973, yo ya cursaba el tercer anno de la carrera de Ingenieria en Electronica en la CUJAE y ya habia visto como gente que se sentaba a mi lado en el aula o que me saludaban, desaparecian de un dia para otro por razones tan increibles y sobretodo tan miserablemente orquestadas. como la que termino con la carrera de Rene Fidel. A lo que me refiero es a que no me cabe en la cabeza que todavia existan personas que no se hayan percatado de que viven desnudos entre hienas. De que han vivido desnudos entre hienas desde que fidel castro se hizo cargo del poder y nunca dejaron ni dejaran de vivir desnudos entre hienas hasta que sus herederos y sus peleles, sus esbirros y sus aduladores, esten en prision.
Manuel Figueredo 24 octubre 2022 - 11:26 AM
No hay Estado de Derecho en una DICTADURA. Tienen un presidente nombrado a dedo, que no pasó por las urnas y que ha violado la Constitución cuántas veces ha querido. Aquí en este Foro profesoras y articulistas de renombrada trayectoria se han visto amenazados por los corre, ve y diles de la dictadura, dándoles a conocer que pueden perder sus trabajos e incluso les han dicho " que dirán sus alumnos de ustedes " Señores de la redacción, que más podemos de esos señores que no creen en la ley y muchos menos en el orden.
Carmen Corella Mustelier 24 octubre 2022 - 11:42 AM
Qué pena y qué vergüenza me da mi país. Hace unos años te decían "es un mercenario" y casi todos les creían, suponían que tenían pruebas, había una confianza ingenua en ellos; hoy ha salido tanto a la luz,hemos visto pruebas de tanta impunidad que ya cuando exista algo de verdad en lo que dicen,nadie les creerá. Hay un desprestigio absoluto de todas las instituciones. Gracias a LJC por nunca cansarse en su empeño de informar,de dar el derecho a réplica que niega la oficialidad. Gracias.
Gladys Marel Garcia0 24 octubre 2022 - 11:52 AM
Muy buena entrevista. Refleja el proceso del caso del profezor universitafio Rene Fidel y el conjunto de violaciones cometidas en los diferentes niveles. A mi juicio evidencia la mentira utizada, de su falta de prestigio por publicar en las redes como motivo, para tratar de convertirlo en cadaver politivo y no lo han lografo.
Armando Perez 24 octubre 2022 - 12:21 PM
Leer el artículo de indujo un retorno al pasado. A la serie de reclamaciones hechas a todas las instancias cuando me expulsaron del trabajo violando toda una serie de leyes, los silencios, el peloteo. Las leyes en Cuba se aplican a conveniencia. La legislación y la constitución son papel de inodoro para el poder, nada más. Cada día me alegro mas de haber podido escapar de ese manicomio infernal, aunque me tomó siete años desde que me incluyeron en la lista negra.
Alejandro1 24 octubre 2022 - 12:30 PM
Las dictaduras prescinden de los "incómodos" en cuanto deciden que no se les puede dar más alas porque se pueden tornar peligrosos. Me imagino que Comunista Hasta La Muerte nos va aclarar eso en una de sus contundentes explicaciones. En Cuba nunca se han respetado los derechos de los ciudadanos. Todo es a "consideración" de la mafia que ejerce el control y tiene el poder absoluto. Yo, por mi parte, sólo puedo repetirle lo que me dijo un buen amigo cuando era aún un jovencito y me quejaba de la falta de libertades que sufríamos en Cuba a manos de la dicadura castrista: ¡Los pueblos tienen lo que se merecen! René Fidel ha sido parte de ese pueblo, como otros cientos de miles y millones, y chocó con el muro "invisible" (para algunos que no han abierto los ojos), que no se puede cruzar, sopena de pagar un precio muy caro.
Ramón Izquierdo Delgado 24 octubre 2022 - 12:37 PM
Sr González Su caso es lamentable, pero solo puedo decirle que en todo el mundo las personas elegidas para determinadas funciones tienen que demostrar "idoneidad" a las estructuras de las instituciones en cuestión. En otras palabras, esa democracia a la que todos invocan en este mundo, ¡¡¡NO existe en parte alguna!!!. Por ejemplo, en la mayoría de los países usted tiene que demostrar tener determinadas cualidades y mantenerlas para ejercer la profesión de profesor. En muchas escuelas privadas y públicas tiene que hacerlo, de lo contrario lo expulsan. Cuba no es, por lo que veo, la excepción. Y justicia independiente y no politizada, cuando usted la vea estaremos en otra sociedad, pero no esta que emana de la ÚNICA división internacional del trabajo que existe: la capitalista, y de la que Cuba forma parte, aunque no del todo, porque el bloqueo la excluye parcialmente; para Cuba es aún más difícil. Un saludo y le animo a que siga con su caso. Y sobre todo aunque pierda no se venda a los enemigos que le pueden pagar pero lo despreciarán.
Manuel Figueredo 24 octubre 2022 - 2:10 PM
Desconozco los motivos, sólo el sensor debe conocer porqué y bajo que orientación determina que algunos comentarios se publiquen primero que otros. Es como si usted fuera el primero de la cola y ser el último en entrar al establecimiento Hice un comentario sobre las 11.15 am Y estoy esperando, si ando con suerte, que se publique mi comentario. No quiero ser ave de mal Agüero, pero algo extraño se está cocinando aquí en LJC.
Esteban 24 octubre 2022 - 2:25 PM
Me pasa lo mismo. Comenté en la mañana, incluso antes de las 11:15 am y mi comentario no ha salido. Habrá una lista negra aquí? En todo caso que el editor de este sitio haga lo que mejor le parezca, que para eso es el editor. Tribunas para pedir la libertad y la democracia en Cuba son las que sobran. Por cada uno de mis comentarios publicados aquí muchas gracias.
dario 24 octubre 2022 - 1:42 PM
Profesor : como se que usted debe conocer la Historia de Cuba Bajo el Gobierno Totalitario....no la del Profesor Cuevas,pues me voy a saltar todo lo demas para hacerle una pregunta y aspiro a que un dia usted me contestara ...mi correo es dario45666@yahoo.com La pregunta que le hago es la siguiente: si a usted joven revolucionario,militante,izquierdista de vocacion le han hecho un numero * como se dice en Cuba,que usted piensa que le pasaria a otros ta cubanos como usted que quieren,desean hacer algo para cambiar de gobierno,o de sistema,vaya para poder expresarse y hacer proselitiamo en contra de ese sistema..?? Que le pasaria ??? Gracias
Jagger Zayas Querol 24 octubre 2022 - 3:15 PM
Miren, con un Partido Único (que no Comunista) en el país y por encima de la Constitución y las Leyes, es IMPOSIBLE el Estado de Derecho, es como dijo aquel Rey de Francia antes de la Revolución Francesa, "El Estado soy YO". Así es ese Partido. Todo lo demás es pura propaganda huera y demagógica y de ese mal se derivan todos los males económicos, políticos y sociales acumulados y que nos asolan. Nada más!
Sanson 24 octubre 2022 - 3:30 PM
Patetico leer las opiniones de las clarias del espacio. Como ya la tirania se torna indefendible batean de foult a cualquier parte del Planeta para "justificar" el terrible desempenno de la Dictadura fracasada. Si en cuba explota un hotel propiedad de la claque en el poder por negligencias y mueren 50 personas buscan en el Mapa para ver si en algun lugar paso hace annos algo parecido. Si se cae un avion rentado POR LA CLAQUE a una compannia barata con sabidos problemas a los dos minutos de despegar y se mueren todos -1, ahi van las clarias a buscar en la geografia terrestre si en el siglo pasado sucedio algo en algun otro lugar que pueda traerse por los pelos. Y asi, si fallan los sistemas de seguridad de un area de peligro y mueren en una explosion, bomberos sin entrenamiento, sin un mando capacitado y que fueron fotografiados minutos antes parados a pocos metros de un tanque que se sabia iba a explotar, lo mismo. Igual que cuando la gente vende la casa para pagar u boleto de avion y largarse o cuando golpean a mujeres que se manifiestan porque sus hijos estan hambrientos en un pais que no para de construir hoteles de lujo, sabra Dios para que porque estan vacios y van a estar vacios por mucho tiempo. Lo malo es que con dificultad se puede encontrar que otros paises tienen algun problema, pero es que cuba los tiene todos y el primero es que NO HAY DEMOCRACIA PARA QUE SE PUEDAN EXPULSAR O METER PRESOS A LOS CULPABLES CASTRO Y SUS PELELES DE UNA SANTA VEZ. Si siguen buscando en el mapa se les van a acabar los paises y van a tener que buscar en otros sistemas solares a ver si en alguna roca espacial al tipo que se puso para que gobernara le llaman Singao todos. PERO ESO NO ES LO MAS PATETICO. LO MAS PATETICO ES QUE PUSE UN COMENTARIO HACE HORAS Y TODAVIA NO ESTA. Y MAS PATETICO TODAVIA ES QUE ESTE NO LO VAN A PONER TAMPOCO Y ESO SENNORES NO PASA EN NINGUN OTRO PAIS NI EN NINGUNA GALAXIA. SOLO EN CUBA DONDE TODOS OCULTAN UN MIEDO DISTINTO.
When SHE left Cuba – ALTOLIBRE.COM🧌 24 octubre 2022 - 7:04 PM
[…] El Estado de Derecho no va a ser el imposible cubano […]
Eva 24 octubre 2022 - 7:47 PM
De respetarse y hacer justicia. De tener Cuba un estado de derecho cosas así no ocurrirían , pero todos sabemos que mientras estén gobernando estos incapaces seguiremos arrastrando con la demagogia el chantaje la mentira , la manipulación , la inmoralidad , y la miseria humana será cada vez más elocuente a la vista de todos El solo hecho de dejar preso (5 años en libertad de movimiento no es prisión) a un violador acusado, por 30 mujeres algunas de ellas menores de edad, y poner 20 años a un joven por protestar contra la miseria pidiendo libertad y cambio de sistema corrupto a uno más humano y Justo ya con edo no hay que ir muy lejos Ellos pueden destruir a la familia cubana , amenazar , matar ,prohibir la entrada y salida de los ciudadanos cubanos, meter a quien quieran bajo acoso y amenaza y persecución , meterse en tu vida privada, expulsarte del trabajo, dar palos, hacer escándalos públicos de chusmas hambrientas contra personas decentes frente a sus viviendas, no pasa nada Pueden robarse lo que pertenece al pueblo y mentir descaradamente no hay estado de derecho hay fascismo , hay la ley de sálvese quien pueda y por eso venden la isla para pagar con lo que es del pueblo todo lo que han robado durante 63 años Ahora es el cobalto,El oro , lo que es del pueblo ellos lo manipulan desde 1959 como les da su real gana , con el cuento de secreto de estado claramente para que el pueblo jamás sepa las barbaridades de estos ladrones Alguna respuesta al pueblo de cuántos asesinos policías están cumpliendo prision por sus crímenes? Alguna respuesta al pueblo sobre los encausados por la explosión del Saratoga y sus 47 cubanos enterrados en escombros ? Alguna respuesta sobre causas contra los que en su mal cumplimiento de trabajo han provocado derrumbes y muertes de niños y seres humanos inocentes, o los muerto por negligencias médicas o de operatividad Este país con esa lacra seguirá hundido en la miseria rimbombante y solo los parásitos seguirán con sus prebendas La gran suerte de todo esto es que a todas luces el miedo está desapareciendo tanto como los apagones https://cubayeconomia.blogspot.com/2019/10/cobalto-el-oro-azul.html?m=1&fbclid=IwAR13wA-buY-vYfowkF0LpVHAjHNubfem50OEqu9uigGXBJxrTPP1mgMyilM
 https://twitter.com/cubanolibre48/status/1564003099777400832?s=20
Eva 26 octubre 2022 - 5:26 PM
Bravo por Alina 🌸🙏😍💞🥰💪 Cada cubano en la isla debería estar al día anti de todos sus derechos civiles para no permitir la amenaza el acoso y nada que obstaculice su libertad humana Seguridad del Estado cita a intelectual cubana por sus críticas Featured Image La Seguridad del Estado (SE) tiene un patrón claro contra los cubanos que se atreven a criticar el sistema, incluso con respeto como hace la profesora Alina Bárbara López Hernández. López recibió este martes una citación de la SE, pero se negó a ir. "Vinieron a mi casa dos oficiales de contrainteligencia que me dejaron esta citación con fines de que asista a una entrevista a las 2:00 p.m. No lo haré", afirmó. "No se trata de un problema de capricho, o de perreta infantil. Explicaré mis motivos. En Cuba se ha entronizado una lógica perversa que establece presiones sobre personas a las cuales no hay motivos para encausar y que son amenazados y coaccionados por motivos políticos. Yo no me prestaré a ello. Creo necesario cerrar ese esquema". "Los órganos de contrainteligencia existen en otros países, pero su función es investigar y, una vez armada la trama de un delito, pasarlo a Fiscalía para una acusación formal". "Si tienen modo de probar un delito en mi caso, háganlo. Yo no tengo nada que decirles, y tampoco nada de lo que quieran decirme lo aceptaré. Porque lo que ustedes quieren: que no ejerza mi libertad de pensamiento, expresión y reunión, es inaceptable para mí, como debería serlo para cualquier ciudadano e intelectual". Alina Bárbara López Hernández es coordinadora de la publicación La Joven Cuba y una de las intelectuales que no apoyó la declaración de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) para negar la represión del régimen a manifestantes pacíficos en La Habana. López recibió el apoyo de amigos y seguidores por su postura ante la Seguridad del Estado. "¿Qué intentan ahora contra Alina Bárbara López Hernández? Mujerón cubano, advierto. Mente sagaz y lúcida. Profesora de las de sacarla a pasear. Vive y opina con civismo. Son sus armas", dijo el actor cubano Luis Alberto García. "La profesora Alina Bárbara López Hernández no está sola. Esas entrevistas, interrogatorios y citaciones arbitrarias que ustedes se inventan tienen que parar. Ustedes sí se están quedando solos y los pocos artistas e intelectuales que aún los celebran, están al saltar del barco, porque cuando todo se hunde el oportunista cambia de bando", dijo Miryorly García. "Se están poniendo ustedes mismos la soga al cuello. Tu poder se acaba donde muere el miedo, donde florece la solidaridad, donde estalla la verdad y la dignidad de quien se sabe libre y con derechos, porque los derechos se exigen, no se mendigan. ¡Paren ya!". "La política de ninguneo que ha practicado el Gobierno cubano en contra del ciudadano sólo se puede comparar con la política de dádivas a cambio de lealtades que ha aplicado éste en contra de la sociedad por seis décadas", señaló Ramón García Guerra. "Pero aún hay gente con decoro en este país. Alina Bárbara López es de las personas que salvan la honra de los intelectuales en una revolución. ¡Todo el decoro en ella! habría dicho Martí. Ojalá no sean la arrogancia del poder y la miopía del DSE las que decidan en esta ocasión".
En defensa de la libertad de expresión - Todo lo relacionado con Cuba 27 octubre 2022 - 6:26 AM
[…] en su comportamiento cívico, así como el accionar de la Fiscalía que ha cumplido su función de respeto al Estado de Derecho. Compartimos con nuestros lectores el documento entregado a ese […]
Jose Quesada 31 octubre 2022 - 12:31 AM
La arbitrariedad, la incapacidad para entender que el libre albedrio es un derecho básico de un ser humano, la tozudez contra alguien que lo único que ha hecho es defender su verdad, incluso, desde posiciones de izquierda, demuestra la decadencia, el pavor al cambio necesario, la separación abismal entre pueblo y los señores que mandan, la lastimosa falta de argumentos. Apelar a la mentira, la calumnia y la difamación desde el poder contra un simple ciudadano es un acto cuando menos asqueroso.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario