El espíritu de la Revolución

(Foto: Telesur)

La tristeza y la desesperanza que inundaron muchos hogares cubanos en este tránsito de año, me hizo meditar sobre el espíritu de la Revolución, aquellas ideas claves que inspiraron y movilizaron a amplios sectores de la sociedad contra una dictadura y por un nuevo proyecto de país.

Han pasado sesenta y tres años desde aquel triunfo de enero. El país ha vivido restructuraciones, rectificaciones, reformas, procesos constitucionales y ordenamientos. El pueblo ha resistido por la Revolución que el gobierno dice representar, aunque hace más de treinta años no ve progreso ni esperanzas; simplemente sobrevive y resiste.   

Todo indica que estamos en un callejón sin salida. Volver al origen puede ofrecer algunas luces para verificar cuánto nos apartamos de aquellos ideales.

-I-

Entre 1953 y 1958 se esbozaron y articularon ideas clave que configuraron el espíritu de la Revolución y permitieron articular la unidad. Estas se encuentran en cinco documentos: La historia me absolverá, la Carta de México, el Manifiesto de la Sierra, el Manifiesto del Movimiento 26 de julio al Pueblo y el Pacto de Caracas, que permitió conformar el Frente Cívico Revolucionario con las principales y diversas fuerzas políticas opositoras.[1]

El primero de ellos —título con el que trascendió el alegato de autodefensa de Fidel en el juicio por los asaltos armados en Santiago de Cuba y Bayamo—, sentó las bases, por la denuncia, el diagnóstico y la integralidad de su visión del cambio.

Fidel Castro cuando fue arrestado en julio de 1953, luego del ataque al cuartel Moncada.

Tales denuncia y diagnóstico contemplaron: la ilegitimidad del gobierno y el pisoteo sistemático de la Constitución; la existencia de «un poder único que ha usurpado y reunido en uno solo los (….) de la nación», en lugar de la separación del legislativo, ejecutivo y judicial,  de modo «que se equilibren y contrapesen unos a otros».

También la represión, falta de libertades públicas, primacía de los militares sobre el derecho, violaciones del debido proceso —aislamiento, obstáculos para asistencia letrada y violaciones de la privacidad abogado-cliente—; juicios cerrados, con poca prensa y fuertemente custodiados por fuerzas militares; lo absurdo de mantener en prisión a intelectuales y las torturas para obtener declaraciones falsas. Igualmente, la desigualdad y pobreza existentes frente a inversiones para favorecer intereses de sectores acomodados y conservadores.  

-II-

La visión del cambio se puede resumir en cuatro pilares expuestos en el primero y ratificados en los otros documentos:

1.- Democracia y preservación de la tradición republicana y civilista de Cuba con apego a la Constitución y las leyes. Garantía absoluta de todos los derechos y libertades públicas consagradas en la Constitución; derecho de rebelión o resistencia al orden existente amparado en la soberanía popular, sin el cual «no puede concebirse la existencia de una colectividad democrática», apego de las instituciones armadas a la Constitución y al pueblo y «el propósito de apartar al Ejército de la política».

2.- Primacía de la soberanía popular, la integridad nacional y el rechazo a toda injerencia de otras naciones en los asuntos internos. Devolver a Cuba el «honor y la integridad nacional», «la paz ansiada y el encauzamiento democrático que conduzcan a nuestro pueblo al desarrollo de su libertad, (…) riqueza y (…) progreso».

3.- El sujeto y destinatario de la Revolución es el pueblo: «la gran masa irredenta (…) que anhela una patria mejor y más digna y más justa», los desempleados, obreros del campo e industriales, agricultores pequeños, maestros y profesores, pequeños comerciantes, profesionales jóvenes «que salen de las aulas con sus títulos deseosos de lucha y llenos de esperanza para encontrarse en un callejón sin salida».

4.- Resolver los problemas socioeconómicos fundamentales —tierra, industrialización, vivienda, desempleo, educación y salud—, lograr una «política financiera sana que resguarde nuestra moneda» y eliminar la injusticia, la pobreza y las desigualdades en pos del mejoramiento humano y el progreso.

-III-

¿Cuál es la realidad actual en Cuba? Señalo algunos elementos que evidencian su disonancia con el espíritu de la Revolución.

1.- Tenemos un poder único constitucionalmente, carecemos de mínimos democráticos y contamos con un partido político que está, incluso, por encima de la Constitución. Las instituciones armadas están imbricadas en la política y los poderes públicos, tienen impunidad, invaden la vida ciudadana y concentran el poder económico ensamblado en el poder político.

La Constitución está más en función de defender al Estado y la autoridad del Partido, que a ponerle límites a este y proteger los derechos ciudadanos. En texto reciente, el jurista Eloy Viera Cañive concluyó que el cubano es ante todo un modelo «autocrático en el que la falta de libertades, de toda índole, constituye (…) la base de todo».

Las denuncias de Fidel relativas a violaciones del debido proceso judicial en aquella época, son tímidas comparadas con las de hoy. En redes sociales y medios alternativos pululan denuncias sobre violaciones en tal sentido, celdas de castigo, persecución y hostigamiento a familiares, encarcelamiento de cientos de personas, incluidos menores de edad.

2.- La soberanía popular fue usurpada por una nueva clase, que no rinde cuentas al pueblo y usa la defensa nacional frente a los EE.UU. para asegurarse consenso y justificar vacíos democráticos. El gobierno ha sido eficiente en el control social mediante instituciones armadas y organizaciones sociales y de masas. En consecuencia, no se tolera ningún tipo de disenso o resistencia.

3.- Las medidas implementadas con el triunfo lograron resultados beneficiosos para las mayorías durante las primeras décadas. Invito a repasar los problemas fundamentales de la nación hoy, sus puntos de contacto con los de entonces y a reflexionar cómo resolverlos sin un nuevo proyecto de país. A mediados del 2019, por ejemplo, el economista Omar Everleny examinó el crecimiento de la pobreza y la desigualdad en Cuba. En esa fecha el Coeficiente Gini había ascendido a más del 0.40, lo que evidencia una sociedad muy desigual.

4.- El pueblo de hoy no es el mismo de hace sesenta y ocho años, pero siguiendo la lógica de su definición entonces, al presente tampoco serían los «sectores acomodados y conservadores», sino «la gran masa irredenta», los desempleados, profesionales frustrados, estudiantes, obreros, que vienen protagonizando protestas hace tiempo. Desde octubre de 2020 estas han crecido exponencialmente. Más del 68% por temas de carácter cívico y político, con tendencia a ser individuales o de pocos implicados por la ola de terror impuesta en el país. En diciembre pasado fueron el doble respecto a ese mes del año anterior, sobre todo a causa de la injusticia que se comete contra los manifestantes del 11-J.

Los listados de la Comisión Justicia 11-J, Prissioner Defenders muestran datos alarmantes. El Informe más reciente de esta última —que contiene testimonios de encarcelados—, reconoce 842 prisioneros políticos en diferentes categorías. Además, otros 11.000 jóvenes civiles no pertenecientes a organizaciones opositoras, la mayoría convictos, y más de 2.000 con penas de dos años y  diez meses de cárcel por «conductas pre-delictivas».

Cuando menos, sobresaltan las condenas de 1953 [2] por asaltos armados comparadas con las de hoy. Las numerosas y arbitrarias sanciones por las protestas de julio del año pasado y el incremento de la represión, caen como cubos de hielo sobre el espíritu de la Revolución. ¿Se le puede invocar cuando el país se hunde económicamente, miles emigran a cualquier parte, otros van presos y los que mejor salen pierden el trabajo y reciben por respuesta la muerte civil en su país?

La represión y el incremento de destierros y exilios no frenarán indefinidamente la protesta, expandirán el disenso y radicalizarán posiciones. Porque, como ocurrió en los cincuenta del pasado siglo y bien expresó el mexicano Ricardo Flores Magón: «No son los rebeldes los que crean los problemas del mundo, son los problemas del mundo los que crean a los rebeldes».

El espíritu de la Revolución puede ayudar a refundar la esperanza. Necesitamos un nuevo proyecto de país donde la soberanía popular y nacional, la democracia, la justicia social, el progreso, la tradición republicana y civilista con apego al Estado de derecho sean una realidad. Vuelvo a aquel alegato cívico de 1953: «Cuba debería ser baluarte de libertad y no eslabón vergonzoso de despotismo».

Para contactar a la autora: ivettegarciagonzalez@gmail.com

***

[1] Excepto el Partido Socialista Popular (comunista) que apoyó luego la lucha sumándose a la unidad.

[2] Los 32 juzgados recibieron condenas de entre 7 meses y 15 años que fue la máxima impuesta a Fidel. Los de 3 años y más solo cumplieron 22 meses. En mayo de 1955 todos los asaltantes fueron amnistiados por el dictador Fulgencio Batista  en virtud de la presión popular encabezada por amigos, familiares y sobre todo, las madres. 

Textos relacionados

Perspectivas en torno a la protección de los derechos constitucionales en Cuba

Cultura política, discriminación y cambio en Cuba

La Primavera de Praga. Realidades y lecciones

41 comentarios

Carlos 18 enero 2022 - 8:15 AM
Seguimos atascados en el pasado. Nada cambiara, todo seguirá igualito.
Alfonso Rojas 18 enero 2022 - 8:31 AM
Serán solo quimeras mientras no se saque a los Castro del poder, quienes tienen a Cuba como su hacienda personal y no como un.pais, con derechos y deberes para todos por igual.
El espíritu de la Revolución - Todo lo relacionado con Cuba 18 enero 2022 - 8:37 AM
[…] Entre 1953 y 1958 se esbozaron y articularon ideas clave que configuraron el espíritu de la Revolución y permitieron articular la unidad. Estas se encuentran en cinco documentos: La historia me absolverá, la Carta de México, el Manifiesto de la Sierra, el Manifiesto del Movimiento 26 de julio al Pueblo y el Pacto de Caracas, que permitió conformar el Frente Cívico Revolucionario con las principales y diversas fuerzas políticas opositoras.[1] […]
Walber 18 enero 2022 - 9:14 AM
En Cuba se hicieron muchas cosas pero ojo siempre a costa del dinero ajeno, creo que si no hubiera existido esa tubería dudo mucho qué las cosas fueran diferentes a como es ahora.
mepiamo 18 enero 2022 - 10:16 AM
Sus palabras: " Condenadme, no importa, la Historia me absolvera," debió haber encendido muchas luces rojas.
El inagotable, Orlando J Martinez 18 enero 2022 - 9:20 AM
Diaz Canel asegura que aquello no es una dictadura y que al que agarren diciéndo eso, lo van a guardar entre 15 y 30 años
Sanson 18 enero 2022 - 9:44 AM
No me explico como no hemos entendido todavia cuando leo: 3.- Las medidas implementadas con el triunfo lograron resultados beneficiosos para las mayorías durante las primeras décadas. Invito a repasar los problemas fundamentales de la nación hoy, sus puntos de contacto con los de entonces y a reflexionar cómo resolverlos sin un nuevo proyecto de país. A mediados del 2019, por ejemplo, el economista Omar Everleny examinó el crecimiento de la pobreza y la desigualdad en Cuba. En esa fecha el Coeficiente Gini había ascendido a más del 0.40, lo que evidencia una sociedad muy desigual. xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx En realidad las medidas implementadas "con el triunfo", fueron las que desde el principio tejieron la red donde estamos metidos hoy. No nos damos cuenta que en esos annos se establecieron las reglas pera conformar un poder absoluto y degradante?. Como no nos damos cuenta de que lo que existe hoy en Cuba no hubiera podido establecerce jamas sin el redil en que fuimos encerrados desde el principio y del cual no se puede salir hoy ?.
Sanson 18 enero 2022 - 6:55 PM
En realidad todas esas medidas que se comenzaron desde el principio estaban encaminadas a crear el desastre que tenemos hoy. No se acuerdan de ' Elecciones para que?" . No se acuerdan de las nacionalizaciones de pequennos y medianos negocios como bodegas, carnicerias, pollerias o farmacias con el objetivo de reducir a un simple proletario a todo el que habia logrado algo? Por que hubo que bajar a los cubanos al nivel de mantenidos por el Estado?. Hasta que no lleguemos al convencimiento de que todas las medidas, todos los planes, todos los proyectos que se disennaron desde el principio fueron con el objetivo de crear una dependencia feudal de TODOS los que poblaban y poblarian la Isla por siempre. No pueden analizar que desde los primeros annos castro se quedo solo con aquellos seguidores que eran realmente mediocres y manejables?.
cubanuestraeu 18 enero 2022 - 10:29 AM
LA CHAMACA METIÓ PESCAO
Observador 2022 18 enero 2022 - 10:49 AM
La gran estafa comenzó desde el primer dia: El indiscutido lider engañó a la inmensa mayoría de los asaltantes y solo a último minuto les informó del plan; después del fracaso nos engañó con la historia de que lo sorprendieron “dormido” (claro, para no cuestionarnos de por qué no opuso resistencia) nada mas y nada menos, también casualmente, que por el unico oficial decente de ese ejército. Todo eso habia sido preparado por el con el apoyo de laicos católicos con influencia en la jerarquia de la iglesia. Todo la historia posterior, plagada de timos, estafas y manipulaciones ya es mas conocida, trayectoria que nos han llevado, no podía ser de otra manera, a este abismo criminal.
Livio Delgado 18 enero 2022 - 10:54 AM
Sra. Ivette con todos mis respetos para usted “Un gran error es arruinar el presente, recordando un pasado que ya no tiene futuro”, la revolución Cubana en su momento, hace mas de 60 años, nadie tiene la menor duda que surgió, se desarrolló y cubrió una necesidad de cambio social que destrabaría la sociedad a la que se había llegado tras un golpe de estado que devino en una dictadura sangrienta. Pero hoy usted acepta en exponer similares condiciones a la que se ha llegado, 3 generaciones después, un país dividido y colapsado en todos los sentidos, en esta dictadura del “proletariado” que sin reales proletarios en el poder, ha desembocado en un estado-gobierno-partido único con los que un muy reducido grupo de iluminados controlan todo un país. Pero el mundo presente es otro a aquella época del 59, en donde recién terminada la 2da guerra mundial los EU se afianzaban como potencia hegemónica ante un bloque socialista que se aglutinaba en la vieja Europa dividida tras la guerra, hoy en este mundo real fuera del agua que les rodea pero ya no lo aísla, se discute la hegemonía global en este cambio de época, entre un EU con su capitalismo feroz cada día más debilitado, una Rusia autocrática con un capitalismo muy de tercer mundo pero igualmente beligerante, y una China “comunista” en donde su economía esta regentada por ese “un país dos sistemas” que cada día se va imponiendo mas en la competencia económica global, y que le quiero decir con todo esto, el mundo hoy es otro, las generaciones actuales son igualmente otras, manejadas por esa globalización e inmediatez con que la era digital que dominan nuestras vidas, inclusive aunque no lo quieras, y los problemas acumulados en la Cuba de hoy hacen que la próxima revolución este mas que cantada, pero para ello claro esta hay que primero remover, de ser posible sin más “daños colaterales”, esta continuidad de la ineficiencia y las eternas promesas incumplidas que parece llamada a posponer lo mas que se pueda, la aparición de esa nueva Cuba que ha de lograrse con todos y para el bien de todos en donde se termine de una vez, y creo para siempre, el poder supremo del PCC único y plenipotenciario.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 8:59 AM
Gracias Livio por su comentario. Invoco aquel espíritu porque nuestra realidad actual sería lo mismo o más en unos cuantos aspectos, sobre todo en los que movilizan a los críticos y rebeldes de hoy. El gobierno y quienes lo apoyan incondicionalmente presentándose en nombre de la Revolución, deberían leerlo para que se den cuenta que la revolución no es todo ni infinita, tuvo un espíritu que fue el que abrazaron las mayorías pensando que llegarían a esa Cuba que soñamos hoy de nuevo, 63 años después. Por eso hablo de los años anteriores al triunfo. El contexto internacional claro que es muy diferente. Mi pregunta es si aún en este contexto, con más razón aquellas ideas claves e incluso las denuncias de la época no tienen vigencia. La memoria histórica debe servirnos para algo, a quienes suscriben todo lo del gobierno llamándose "revolucionarios" y a quienes lo confrontan. La solución de Cuba no va por el camino de aferrarnos a alguno de esos grandes polos del mundo de hoy, sino como entonces, construir lo propio y refundar la esperanza, porque cuando un pueblo pierde eso , todo lo demás está perdido y sería un destino fatal para nuestro país, con tantas luchas y pérdidas de sus mejores hijos que también forman parte de esa memoria. Siempre hemos sido un pueblo que se debate y moviliza entre la nación real y la que sueña. Creo que nuestra actualidad también lo confirma, eso es lo que mueve la historia, de lo contrario no pasaremos nunca de los desahogos colectivos. Saludos
Manuel García 18 enero 2022 - 11:38 AM
Busco respuestas a lo que tenemos en Cuba y veo " paralelismos ", en todas las dictaduras de izquierdas. Bielorrusia. Kazajistán. Korea del Norte. Nicaragua. Venezuela. Rusia. El poder Dinástico de familias y allegados de confianza, compartiendo el festin patriótico del reparto de la riqueza. Preparan a sus sucesores, como a cualquier Príncipe de Mónaco o los Emiratos Árabes. - Ésta chica es la hija de fulano de tal y lo puede hacer bien- En España Pablo Iglesias fustigó duramente,en su discurso primigenio a la casta. Desde una modesta cocina en el barrio Obrero de Vallecas, en Madrid machaco a las élites. Hoy vive en un chalet, en Galapagar ( que el y su esposa pueden bien pagar), pero ya su anterior discurso, como que no encaja. Así nos parecen los alegatos de Fidel contra esa dictadura, que intentó desafiar( muy bien explicados aquí) y el posterior ( y largo) volantazo que dirigió a cualquier lado, para llegar a lo que somos.
Manuel* 18 enero 2022 - 8:19 PM
Rusia no es una "dictadura de izquierdas". Rusia es un país capitalista con una ideología muy conservadora y tendencias cada vez más antidemocráticas. Bielorusia y Kazajistán tampoco son de izquierdas sino mas bien lo contrario.
El inagotable, Orlando J Martinez 18 enero 2022 - 11:47 AM
Miren que bomba solto Frida: ..en la capital, no hay antigeno , ni PCR, ni placas, ni ingresos por colapso delos hospitales. Mi hermana 58 años asmática crónica, sintomática sin absolutamente ningún test. Compañera de trabajo de 76 años, cardiópata y con enfermedad pulmonar con antígeno positivo hace mas de 15 días, no se ha confirmado con PCR porque tampoco hay, no hay placas, no ingreso Por supuesto colapso de las instituciones hospitalarias. La verdadera contrarrevolución no es el bloqueo, ni San Isidro, ni el estallido social del 11 j, es la mentira sostenida por décadas de funcionarios públicos,dirigentes y medios de comunicación. Una realidad que no terminan de asumir y enfrentar. SOS Cuba.
Oscar+Alvarez 18 enero 2022 - 11:51 AM
El poder en Cuba ha caido tan bajo, que dudo que tenga la oportunidad de reformarse. Dicen que la esperanza es lo ultimo que se pierde, pero creo que llegamos a lo ultimo. Escucho y veo el video insertado en el articulo y creo que la esperanza de la juventud se basa en la posibilidad de que la influencia de la "comunidad internacional" o sea los EEUU pueda corregir lo que esta ocurriendo en Cuba y me parece de una ingenuidad y un desconocimiento de lo que sucede en el mundo, que me parece de una ingenuidad suprema. Creo en sus buenas intenciones, pero no es esa la solucion. La prensa internacional y supuestamente libre, ha callado bochornosamente, el mayor crimen contra la libertad de prensa que se haya cometido, la condena del editor de weakiiliks, julian Assange.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 9:20 AM
Oscar, gracias por su comentario, confieso que también dudo que el poder se reforme, menos por voluntad propia. Todavía hasta el 11-J lo creí posible, pero el 2021 ha sido una soberana bofetada al pueblo y una evidencia de la naturaleza del modelo que tenemos. Sobre la comunidad internacional y el apoyo que procuran los que disienten en Cuba, es una regularidad en todo movimiento contestatario, especialmente cuando en el país el sistema no propicia resolver las diferencias por vías democráticas. Es el caso de Cuba, como también lo fue en la segunda mitad de los 50 cuando todos los sectores que apoyaban a Batista insistían en la no injerencia pero solicitaban apoyo en otros países, condenas a la dictadura en organismos internacionales, divulgación en medios alternativos dentro y fuera de Cuba y un largo etc, incluso pedir a EEUU que no apoyara al gobierno vendiéndole armas. Quiero decir que no son recursos inventados por los revolucionarios de hoy y tampoco es a lo único que se aspira, mire que las protestas no se han detenido, solo que el activismo en Cuba tiene un costo muy alto, todo está calculado para sofocarlo a como dé lugar. En nuestras condiciones, donde la indefensión ciudadana está a la orden del día y la sociedad civil internacional se ha fortalecido como actor en el sistema de las relaciones internacionales, es todavía más explicable que se haga conjuntamente con el activismo y con la defensa de los presos políticos porque es una situación inaplazable y profundamente injusta. Creo que la prensa independiente en Cuba (que también es reprimida) y la internacional oficial y alternativa han jugado un papel, no como se quisiera tal vez, pero se ha movilizado y eso es loable. Mire lo que pasó incluso con EFE y ahora están a punto de retirarse porque también dependen de que el gobierno les permita hacer su trabajo. A pesar de todo me parece que sí tiene efectos, el mundo ha ganado conciencia de lo que pasa en Cuba, le legitimidad del gobierno se ha resentido y fue lo que impidió que el 15N hubiera una represión de la magnitud que se anunciaba por el propio gobierno. Hay una enorme diferencia entre cómo se expresa hoy el derecho de resistencia o rebelión. En aquella época se organizaban acciones armadas, invasiones, etc, que hoy sí no están en nuestro escenario; la respuesta del gobierno es inaceptable.
Manuel Figueredo 18 enero 2022 - 11:52 AM
Nos hace falta otro " Alarido " como el del 11J para que cambie el panorama. Buen trabajo doctora Ivette Saludos.
Sanson 19 enero 2022 - 8:38 PM
Dejeme recordarle algo que seguramente Usted conoce tanto como yo Don Manuel. Es solo una opinion pero me parece muy injusto de nuestra parte pedirle a los jovenes valientes cubanos que vuelvan a salir a arriesgarse a morir baleados o golpeados por una turba de sicarios mientras el resto de los cubanos no salen hoy en masa a reclamar la liberacion de los que estan injustamente encarcelados. Me parece una burla a esos jovenes que estan llevando la peor parte, cuando veo cubanos que emigraron comiendo en los Hoteles de Varadero y mandando ropita a sus parientes que siguen en la tranquilidad de no meterse en problemas.
Jorge Sanguinetty 18 enero 2022 - 12:32 PM
Fidel Castro vendió unos ideales engañosos para apropiarse del país y usarlo a favor de una agenda contraria al interés de los cubanos. A los 63 años la Revolución sigue engañando.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 9:24 AM
Gracias Jorge, pero no me refiero ni a lo que vino luego en el escenario ni en el líder, me refiero al diagnóstico de entonces y sobre todo a las ideas que abrazaron todos y que hoy siguen siendo una aspiración. Porque todo eso se difuminó y sin embargo en Cuba se sigue hablando de la Revolución como si fuera la realidad o como si fuera el gobierno.
Jorge Sanguinetty 19 enero 2022 - 1:28 PM
Gracias Ivette. El problema es que "las ideas que abrazaron todos" (no me excluyo) eran muy vagas y no podían discutirse libremente. Si hubo un pecado original fue el de la sociedad aceptar la pérdida de las libertades económicas y civiles, lo que le permitió a FC implementar su agenda política, según se lo escribió a Celia Sánchez en la famosa carta de junio de 1958. Yo nací en 1937 y emigré en 1967. Siempre quise hacer algo por una Cuba libre y soberana y me alegra que hay cubanas y cubanos pensando en estos temas.
Walber 18 enero 2022 - 4:26 PM
Muy cierto Jorge, el mayor fundamento que rige en nuestra nación es la mentira,la ambigüedad y la doble moral y para colmo creernos que somos el ombligo del mundo.
ivan 18 enero 2022 - 5:37 PM
Estimada ivette,saludos y respetos, articulo a la altura de su experiencia y conocimientos, la felicito, mi opinión es que aun algunos articulistas no han encontrado el equilibro o balance entre lo que quieren expresar desde su punto de vista eminentemente profesional. Por si lo leyo o no le regalo este articulo de opinión tomado de cnn en español, aun con las diferencias que tengo con el me parece la visión de alguien que aunque vive fuera de cuba nos conoce mejor que nosotros mismos. Pase un buen dia usted y los foristas. OPINIÓN | Cuba: ¿comienza una nueva era? ¿Fue 2021 la semilla del cambio? ¿Veremos cambiar a Cuba? Por Jorge Dávila Miguel Nota del editor: Jorge Dávila Miguel es licenciado en Periodismo desde 1973 y ha mantenido una carrera continuada en su profesión hasta la fecha. Tiene posgrados en Ciencias de la Información Social y Medios de Comunicación Sociales, así como estudios superiores posuniversitarios en Relaciones Internacionales, Economía Política e Historia Latinoamericana. Actualmente, Dávila Miguel es columnista de El Nuevo Herald, en la cadena McClatchy, y analista político y columnista en CNN en Español. Los comentarios expresados en esta columna pertenecen exclusivamente al autor. Mira más en cnne.com/opinion (CNN Español) -- Paula Bravo, una inteligente editora de Opinión de CNN, me pide que dé respuestas a las preguntas de este titular. Y me pongo a la tarea. Confuso, pero orientado. Cansado, pero optimista. Valiente, pero cobarde. ¿Será posible brindar un criterio sensato con premisas tan contradictorias?, ¿cabrá una opinión que haga justa esta columna? Temo que no, porque tanto en La Habana como en Miami y Washington, donde “se decide” la realidad cubana, se vive cautivo de premisas también contradictorias y sus resultados, muy a menudo, resultan fallidos. Pero empecemos. Pelea fundamental y contrincantes Washington precisa, con su política hacia Cuba, a las otras dos ciudades del conflicto. Porque desde allí se ejerce el embargo comercial contra Cuba, que La Habana odia y Miami adora. El Gobierno cubano aspira a arreglarse con Washington, mientras desprecia a Miami, porque prefiere hablar con “los jefes” y no con “los empleados”. Pero dicha analogía, aunque cautivadora, no es exacta ni buena, porque no fueron otros que los exiliados de Miami quienes gestionaron y lograron el endurecimiento del embargo hasta su forma actual en la primera mitad de los años 90. La Fundación Nacional Cubanoamericana, capitaneada entonces por Jorge Mas Canosa, logró dos leyes: la Torricelli (1992) y la Helms-Burton (1996) que son por las que desde hace 29 años (1992) Cuba comenzó su protesta ante las Naciones Unidas, obteniendo grandes victorias en ese foro, al que Estados Unidos no hace caso. En 2017 fueron varios legisladores cubanoestadounidenses, entre senadores y representantes, quienes llevaron al presidente Donald Trump a emitir sus 243 medidas contra Cuba. Y más importante aún, y son también los legisladores cubanoestadounidenses republicanos, ahora sumados al senador demócrata cubanoestadounidense Bob Menéndez, quienes lograron que el presidente Biden haya seguido sin chistar la política de Trump hacia Cuba, cuando había prometido todo lo contrario. Además, la clase política cubana en Estados Unidos, muchos de los que están en el exilio, e incluso muchos de los que literalmente no son ya exiliados, porque acostumbran a viajar a Cuba, estarían encantados con el desprecio de La Habana porque les alimenta su desprecio cerval a la “cúpula de poder” cubana. ¿Comienza una nueva era? No. Porque la idiosincrasia política del Gobierno cubano, y los cubanos que lo apoyan, es radicalmente contraria a la de los opositores y el exilio, y muestra exactamente la misma polarización y odio que hace 60 años. Ambos se consideran poseedores de la verdad absoluta sobre la naturaleza de las cosas, entre las que se encuentra Cuba, y por tanto son superiores moralmente, ambos. Y a ninguno de los dos, aunque lo repitan, les interesa primordialmente cómo ven las cosas los de abajo. A la luz de los últimos hechos, no veo elementos de una “nueva era”. Porque tanto en La Habana como en Miami gobiernan los extremos. Y para ambos, la nacionalidad, el ser cubano, su simple opinión, no perfecta, pero siempre oportuna, significa absolutamente nada, si no comulga con una de las de ellos. “Gusanos” y “clarias”, exiliados y comunistas se insultan los unos a los otros, sin comprender que el verdadero drama cubano es que tirios y troyanos son, en esencia, iguales. Dos extremos que se tocan, y que a pesar de sus distantes ideologías, terminan por ser lo mismo. Tomemos, por ejemplo, “la continuidad”, precepto político ideológico en La Habana, cual artículo de fe. No se sabe en realidad qué significa ni hasta dónde llega dicha continuidad. Solo que indica fidelidad al pasado. A aquel tiempo, cuando vivía y gobernaba Fidel Castro, un estadista que jugó con las posibilidades políticas de su época hasta la saciedad. Primero porque era una época de confrontación social mundial, segundo porque tenía el apoyo soviético a su desorganizada economía, y tercero porque sencillamente era Fidel Castro. Existía, estaba vivo, era primus inter pares, admirado y despreciado internacionalmente por tirios y troyanos. Su influencia y liderazgo trascendió ampliamente las fronteras cubanas. ¿Quien de los bien alimentados burócratas gubernamentales puede ser igual a Fidel Castro? Pero es que en Miami también reina “la continuidad”. Sin nombrarla como en Cuba, pero existe. Heredera política de quienes salieron de Cuba al principio de 1959. No pervive casi nada, de los exilios posteriores, que identifique al exilio con corrientes menos autoritarias, más liberales, más ilustradas, pluralistas o simplemente democráticas. Nada ha cambiado en propósitos ni métodos. Si se toma hoy un programa de Armando Pérez Roura, fallecido radical anticastrista de la radio miamense, y se pone al aire 30 años después, no habría variación alguna en el mensaje. Los radioyentes se emocionarían, pensarían de nuevo, como Willy Chirino, que el fin de “los castros” Ya viene llegando, para decepcionarse una vez más, poco después, como con el reciente y fracasado 15 de noviembre en Cuba. Último apocalipsis de tantos vaticinados ya que terminarían con el comunismo cubano, y que, para no variar, también falló. Y Washington, sorpresa, sería un entusiasta de “la continuidad” de los comunistas y exiliados cubanos, ya que después de 60 años de embargo, lo que se le ocurre es innovar con más de lo mismo. Con la excepción de Barack Obama, cuya política abrió las puertas del entendimiento, pero el Gobierno cubano tuvo miedo porque pensó que el imperialismo se le quería colar por la cocina. Y el exilio lo rechazó, porque también tuvo miedo: la solución cubana pasaba por la paz, no por una derrota sanguinaria del sistema cubano. La semilla del cambio Toda sociedad humana cambia constantemente, y también la cubana. Efectivamente, cambió con las medidas sociales y económicas impulsadas por Raúl Castro, insuficientes, pero que indicaban adónde se podría llegar, y así fue la respuesta de la población cubana a ellas. El problema fundamental para el tratamiento adecuado de toda semilla, incluso en temas económicos y sociales, es saber cómo cultivarlas y la libertad para ejercer dicha sabiduría hacia un fin provechoso: el bienestar de la población. No existen hojas de ruta en el desarrollo seminal, y menos posible es querer llegar a un glorioso fin en que concuerden el fruto de las semillas con el cronograma político ideológico del partido. En el caso cubano, podemos ver que además de la pandemia y el embargo estadounidense, no fue nada feliz la instrumentación de la unificación monetaria, y la actualización, hecha sin el rigor necesario, después de años de pausadas reuniones y decisiones gubernamentales. Por todo lo anterior, la semilla del cambio económico existe, pero es indispensable que los jardineros sepan como permitir que se convierta en frutos. Y si el cambio productivo tiene lugar, las semillas para un Estado socialista de derecho ya prometido deberían tener los mismos preceptos de cuidado, y de libertad para su consecución. Porque no solo de buena comida vive el hombre. Y ese es el fin de todo Gobierno, con el pueblo y para el pueblo. ¿Veremos cambiar a Cuba? El deseo del cambio existe, la necesidad también. Todos lo esperan de la situación actual, la diferencia es hasta dónde desean ese cambio, según sea su convicción política. Habría al menos cuatro caminos fundamentales, con algunas variantes cada una que sería extenso considerar. • Que el Gobierno cubano fuera capaz de satisfacer las necesidades crecientes de la población, tal como decían los viejos manuales marxistas, incluidas las legales y morales. • Que se logre un diálogo de reconstrucción nacional entre las fuerzas opositoras internas y externas, con aceptaciones ideológicas por ambas partes, ya que, si las fuerzas del exilio quisieran participar en ese proceso, implicaría naturalmente el cese del embargo estadounidense. • Que la propia política estadounidense solicite a Biden una revisión del caso cubano y que dicha solicitud arroje medidas positivas respecto al comportamiento social de Cuba y, sobre todo, respecto al embargo comercial. • Que empeore la situación económica y política en Cuba hasta el punto que Estados Unidos intervenga en la isla. Esta última opción, sería la más peligrosa y lamentable, no solo para la ciudadanía cubana, sino para la soberanía e historia política de Cuba, ya que Washington volvería a intervenir flagrantemente en ella. Esto último depende grandemente de lo que suceda antes en dos lejanos teatros geopolíticos: Ucrania y Taiwán. Como se sabe, Rusia y China, que amenazan esos territorios, abogan por un mundo multipolar, ––contrario al mundo unipolar actual donde EE.UU. ejerce una hegemonía planetaria–– cada polo con su zona de influencia, y determinadas por una potencia militar. De llegar el mundo multipolar, que disminuiría la importancia planetaria de Washington, ya sabemos cuál sería la zona de influencia estadounidense. No sé qué situación catalizadora podría facilitar la colaboración entre el Gobierno cubano y el exilio. En este momento es como un cuento de hadas, pero a veces el futuro se esconde en los pliegues de Y que el gobierno cubano evolucione, sea capaz, no solo de definir en incontables reuniones del Partido Comunista como quiere que sea Cuba para gobernarla, sino que pegue el oído a la tierra, a la realidad del cubano de a pie y sea capaz de hacer progresar al país, a pesar del embargo económico. Cosa poco fácil, pero que, de lograrlo, aunque fuera solo un poquito, habríamos dejado de ser, por primera vez en nuestra historia, dependientes de un Gobierno extranjero. Respecto a una evolución de la política de Biden respecto a Cuba, hay que considerar la mala posición del presidente en el escenario nacional e internacional. Aquello de que “Cuba no es una prioridad”, sería una respuesta muy posible, además de real para la situación de Estados Unidos. Así que, Paula, hemos terminado el ejercicio en la cantidad de palabras concedidas. Ansío que hayan merecido la pena, y sin dudas, creo firmemente que veremos cambiar a Cuba aunque deseo, casi con fervor, que no sea para lo peor porque sabemos, lamentablemente, que ese es el camino más andado.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 12:12 PM
Gracias Iván, lo había leído pero agradezco que lo haya puesto para todos los foristas, es como dice, se puede concordar o no con alguna de sus tesis, pero es un buen análisis que amerita atención y reflexión. Saludos
Daniel Torres 18 enero 2022 - 9:46 PM
Excelente artículo de Ivette, contundente y muy claro. Saludos
Eva 18 enero 2022 - 11:45 PM
La verdad de siempre bien denunciada. Mientras roban y se enriquecen los mafiosos, el pueblo sucumbe y la juventud se prepara al suicidio o a la suerte del exilio https://m.youtube.com/watch?v=O8Af7NKvfuY
Nilda Bouzo Torres 19 enero 2022 - 1:07 AM
¡¡Magnífico tu artículo, querida amiga!!! Gracias por tu excelente trabajo por nuestro pueblo del cual formo parte. Comparto y apoyo tus ideas, como las de amigos comunes de LJC... y de otros grupos serios que también trabajan por y para el bien del los cubanos.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 12:16 PM
Gracias querida Nilda. También los de tu generación son inspiración, por eso agradecemos igualmente la acogida, señal de que no estamos equivocados...ojalá dé frutos. Cariños
Manuel* 19 enero 2022 - 4:13 AM
Este es otro artículo muy certero de La Joven Cuba. Pero con llenar las redes de artículos certeros no llega. Hay que actuar en la calle y hay que hacerlo evitando la cárcel. Eso se logra ocupando los espacios residuales de libertad, que los hay. La idea de estos tres jóvenes de presentarse frente al Tribunal Supremo con una camiseta que ponga "Libertad para los presos políticos" es muy buena. Es perfectamente legal y se puede hacer. Es una pena que solo fuesen tres. También es perfectamente legal pasearse por la calle con una camiseta que ponga "Patria y Vida", o escribirlo en la pared de la propia casa. O ir a una reunión de CDR con una rosa blanca en la mano.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 12:14 PM
Tiene usted razón Manuel, gracias. saludos
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 12:31 PM
Bueno, aclaro, en que tiene razón me refería a que no es suficiente y a las iniciativas de los jóvenes. Gracias por su apreciación. saludos
Ángel Pino 3412, Santiago de Chile 19 enero 2022 - 8:27 AM
Un artículo como este me toca el corazón. En muchos de mi generación persiste aquella experiencia única de haber vislumbrado un horizonte de libertad e igualdad. Parecía estar al alcance de la mano. Era una niña y escuchaba junto a mis padres la voz clandestina de Radio Rebelde. Los adolescentes de los años 60 combatimos por aquel horizonte glorioso no sólo con ideología, sino con nuestros cuerpos puestos en peligro. ¿Qué nos queda hoy? Combate peligroso.
Ivette Garcia Gonzalez 19 enero 2022 - 12:20 PM
Gracias por su comentario Angel Pino, me ha hecho recordar lo que he escrito alguna vez y respondí en una entrevista. Los cubanos tenemos un compromiso con nuestro pueblo pero también con tantos latinoamericanos y de otros lares que confiaron en nosotros. Pero lamentablemente la lectura que se hace de eso es mantener y obedecer a costa de lo que sea, incluso de olvidarnos de cuál fue el espíritu que hizo a millones de cubanos abrazar la Revolución... Cierto, es un combate peligroso, pero necesario
Sanson 19 enero 2022 - 9:23 AM
Medidas para oponerse al regimen. 1) Que los emigrados cubanos que viven en USA sigan apoyando y promoviendo a politicos de origen cubano que aseguren las sanciones al regimen y sus tiranos, las cuales no estan dirigidas a los cubanos como falsamente nos tratan de hacer creer, sino solo a esa claque que necesita que todos se olviden de su pasado mafioso para desarrollar sus negocios y pasar a ser abiertamente oligarcas,distanciandose cada vez mas del pueblo que vive sin derechos y sin comida 2) Que los emigrados dejen de gastar su dinero en embajadas cubanas, hoteles del conjunto militar u otros negocios manejados por la oligarquia militar. No aceptar la obligada adquisicion del pasaporte cubano como requisito impuesto a los cubanos que deseen viajar a la Isla y conocer que ese documento ya de por si carisimo es un apendice inutil que no da la posibilidad de abordar el avion de ida ni el de vuelta si no se posee un pasaporte o documento real que acredite al viajero ya sea como ciudadano o residente en el exterior. 3)Evitar cuando no sea imprescindible las comunicaciones a traves del monopolio ETECSA 4) Evitar lo mas posible gastar dinero en las criminales tiendas en divisa manejadas por el gobierno que venden productos de primera necesidad en dollares diferenciando al cubano con dollares del cubano sin dollares como si pertenecieran a razas con derechos desiguales. 5) Exigir sueldos decorosos que hagan que los cubanos puedan al cabo de sesenta y dos annos cubrir sus necesidades de vivienda, transporte, comida y medicinas sin necesidad de que «se las otorguen» a decision o no de la claque en el poder, 6) No acatar chantajes con lo que pertenezca a todos como la educacion, la salud, el derecho a una vivienda y la posibilidad de vivir donde se desee en el territorop nacional. Estar concientes y manifestar publicamente que la salud, tanto la pauperrima que se oferta al pueblo como la privilegiada que reciben la claque dominante y sus esbirros sale de los bolsillos agujereados del pueblo y no de los improductivos puestos a dedo que los mal gobiernan. 7) Protestar abiertamente en contra de las condenas y represalias con todos aquellos que no estan de acuerdo con la tirania..Exigir el fin a la represion y las condenas por forma de pensamiento que constituyen una violacion de las leyes existentes a conveniencia de la claque en el poder. 8) Continuar la creacion de carteles contra el regimen donde quiera que el mensaje llegue el pueblo y los turistas. 9) . Organizarce en Sindicatos libres ajenos a la bazofia dictatorial.Exigir que se declare constitucional el derecho a la huelga y a la manifestacion pacifica. 10) Convencer al personal medico que exija sus derechos y su salario antes de enrrolaese en misiones en el extranjero o negarse rotundamente a hacerlo en caso de no ser oidas sus demandas.. 11) Evitar cualquier uso de horario extra laboral no remunerado en presenciar o participar de la propaganda mentirosa del regimen y desnmascarar a los esbirros que la divulgan 12) Desmarcarse del regimen que ha situado al pais en una situacion de paria economico a nivel mundial y violador de los derechos ciudadanos de sus habitantes. 13) Condenar el uso y reclutamiento de sicarios para oponerse a demostraciones populares pacificas. Obtener iformacion sobre tales sujetos y publicarlos en redes sociales para que sean conocidos internacionalmente e incluidos en las listas NO FLY por siempre o cazados como lo que son en caso que hayan emigrado, para hacer que sean regresados a Cuba mediante leyes de deportacion. 14) Exigir transparencia en la informacion de cuanto deja al Estado cubano la plusvalia extraida de los salarios de los medicos en mision asi como de las colectadas por las tiendas que venden articulos de primera necesidad a la poblacion solamente en divisas. 15) Expresar la negativa al aspecto de la invariabilidad del sistema socialista expresado de forma obligatoria y dogmatica en la constitucion cubana lo cual implica que esa forma de gobierno tenga la exclusividad impuesta para permanecer en las generaciones futuras de cubanos esten o no de acuerdo con este sistema por considerarlo ya sea inoperante, obsoleto o simplemente no deseado por la mayoria
Gladys Marel Garcia 19 enero 2022 - 12:17 PM
Es muy importante este articulo en el que Ivette esclarece las confusiones provocadas por los no creyentes de la Revolucion cubana y su legitimidad, ursta en practica hasta 1960. En sintesis ella analiza la esencia de la Revolucion, tomando como base documentos fundamentales del proceso de liberacion nacional, de la decada de los cincuenta del siglo pasado. Se trata de un proyecto y un programa nacionalista revolucionaro de libertadvy justicia social que se corresponde con la ideologia martiana yvsus tesis de independencia politica, soberania economiga y justicia social Eduardo Chibas las retomo en su doctrina, agregando a dichas tesis el objetivo de terminar con la corrupcion politica. Y Fidel, como lider de la liberacion nacional, las retomo en los documentos programaticos veintiseistas, asi como las ideas del Socialismo de la Juventud Ortodoxa ajeno al concepto socialista del socialusmo real sovietico. En enero de 1959 Fidel se dirigio al cementerio capitalino del Vedado y expreso ante la tumba de Chibas: Hemos cumplido. El programa del Moncada se introdujo en la practica social entre 1959 y 1960. Pero no se llevo a cabo el que la Comision, que habia elaborado las Tesis Economicas del 26vde Julio, elaborara el Programa de la Revolucion en el poder. Sucedio que despues del enfrentamiento y derrota de las fuerzas invasoras por Playa Giron, Fidel declaro la Revolucion Socualista, el gobierno asumio el modelo del socislismo real sovietico y el marxismo leninismo estalinista como ideologia ajena, desde abrilbde 1961 hasta elbdia de hoy. No son 63 años sino 61 años de la aplicacion de un modelo del socialismo, ajeno al espiritu de la Revolucion en nuestra Patrua, con las consecuencias capitalistas burocraticas. Felicito a Ivette y creo necesario que continue analizando y reflexionando sobre dicho espiritu, a partir del resto de los documentos y la realidad actual
Ivette Garcia Gonzalez 20 enero 2022 - 5:43 AM
Gracias Marel, querida amiga. Coincido con tu reflexión, fue la desviación del camino lo que nos trajo hasta aquí. Aunque, ojo, en octubre de 1960 ya la estatización fue una realidad, las bases para esa declaración del 61, al menos en lo económico, estaban establecidas. Gracias por tu recomendación, que como siempre atenderé con especial dedicación. Cariños
Oscar+Alvarez 19 enero 2022 - 12:28 PM
El repaso de los ideales conque comenzo el proceso revolucionario, los desvios e incumplimiento de sus propositos son fundamentales para entender la totalidad del proceso y del gigantesco hueco en que se ha ido hundiendo Cuba y el espiritu del proyedcto inicial. Gracias Ivette por tus desvelos.
Esteban 19 enero 2022 - 2:38 PM
O salimos del grupito de charlatanes represivos en el poder que ha destrozado nuestro país en todos los sentidos, o nuestras compañeras de viaje seguirán siendo la miseria y la desesperanza. No tenemos que regresar al "espíritu de la revolución" si no al de la democracia. La "revolución cubana", mirando todo fríamente luego de 63 años, fue una gran mentira y una estafa desde el principio, Fidel un demagogo y nuestro pueblo el Gran Engañado. Si un proyecto político y modelo económico ha demostrado no servir para otra cosa que para desecharlo, entonces la nostalgia por los primeros tiempos de la revolución está fuera de lugar. Patria y Vida. Viva Cuba Libre. Libertad para los prisioneros políticos del régimen castrista.
Ivette Garcia Gonzalez 20 enero 2022 - 5:41 AM
El espíritu de la Revolución, Esteban, es el de la democracia en primer lugar, fue la idea más reiterada en esos años, que luego se tiró por la borda y henos aquí, sin desarrollo, con pobreza y sin democracia. La historia nos sirve, no para volver al pasado, sino para contrastarlo con el presente y aprender de él. Es la intención del texto. Saludos
narciso 20 enero 2022 - 1:29 PM
Ivette el espiritu de la revolucion se mantiene y despues del 11 de julio 2021 mucho mas Usted saca sus conclusiones en medio de una crisis economica global no causada por nuestro modelo economico y eso no es muy cientifico que digamos Hoy la generacion que gobierna tiene su misma edad o menos y proviene de sectores sociales variados

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario