25 C
Havana
miércoles, octubre 28, 2020

Cuba después del nuevo coronavirus

Julio Antonio Fernández Estrada
Julio Antonio Fernández Estrada
Doctor en Ciencias Jurídicas. Profesor Titular

El tiempo de duración de esta pandemia, con la que hemos empezado el 2020, es una variable de la que dependen muchos reajustes económicos, políticos y sociales, en el mundo entero.

La cantidad de personas fallecidas será otra realidad de la que dependerán muchos cambios, al final de esta nueva peste, así como el daño económico realmente ocurrente cuando sea posible cuantificarlo.

En Cuba las circunstancias son particulares porque al declararse la pandemia afrontábamos una crisis económica sostenida por más de 20 años. Esta ya ponía al gobierno cubano en la disyuntiva de hacer profundos cambios estructurales en la economía o mantener la misma marcha de la Actualización del Modelo Económico cubano, “sin prisa, pero sin pausa”.

En lo político-jurídico, la Asamblea Nacional puede retrasar la marcha de cumplimiento del cronograma legislativo aprobado por ella misma, y así ganaría tiempo un legislativo sobrepasado por las exigencias de tantas leyes importantes para los próximos dos años.

Las leyes más esperadas, por el momento, son la que creará un procedimiento para la defensa judicial de los derechos humanos, y la que propondrá un nuevo Código de Familias, en este caso aceptado previamente por referendo.

En cualquiera de los dos casos hablamos de leyes decisivas en el panorama político-social cubano.

La primera que hemos mencionado debe aprobarse en octubre de este año, según decimosegunda disposición transitoria de la Constitución de 2019.

Para el Código de Familia, la Asamblea Nacional tiene más tiempo, porque en abril de 2021 debe comenzar el proceso de consulta popular para la realización del referendo. Solo que para iniciar este proceso en abril de 2021 debe existir de manera pública un proyecto de Código de Familia listo para circularse y consultarse con la población.

Para octubre de este año deben aprobarse tres leyes sumamente importantes, pero menos mediáticas. La de Tribunales Populares, la de Procedimiento Penal y la de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico.

La Ley de Tribunales es fundamental para organizar la estructura y principios de la administración de justicia en Cuba, y para conocer si nos mantendremos en la administración de justicia colegiada o avanzaremos hacia formas donde algunos procesos sean resueltos por jueces individuales y sin la participación de jueces legos, representantes del pueblo.

La Ley de Procedimiento Penal es fundamental para regular de forma estricta principios que han sido esbozados en la Constitución. Me refiero al debido proceso, al derecho a la defensa desde el inicio de los procesos penales, a la supervivencia o no de procedimientos como el de las Medidas de Seguridad Predelictivas, y al alcance y viabilidad del nuevo procedimiento de Habeas Corpus.

De la misma manera es muy importante conocer los nuevos contenidos de la Ley de Procedimiento Civil, Administrativo, Laboral y Económico. De ella depende gran parte del tráfico jurídico nacional, al regularse en sus artículos la forma en que se llevará a la ley la nueva protección civil y administrativa de las personas naturales ante actuaciones ilegales y dañosas de funcionarios y directivos del Estado.

También en esta ley pueden ampliarse o restringirse las garantías laborales, mediante procesos más o menos protectores de los derechos de los trabajadores ante los empleadores estatales o privados, y se pueden abrir nuevos procesos para defender los derechos de los pequeños y medianos empresarios frente a las empresas estatales o regular estrictamente la responsabilidad de la empresa estatal socialista por sus actos jurídicos.

Esta pandemia refuerza los puntos de vista de las facciones más ortodoxas del PCC y deja sin argumentos a los reformistas y a los que apostaban por cambios más rápidos y profundos en la economía e incluso en la política doméstica.

Como siempre, para evaluar certeramente la política cubana después de la COVID-19, debemos tomar en cuenta el estado de la política en l Estados Unidos de Norteamérica. El futuro de Cuba dependerá en gran medida del recrudecimiento o no de las leyes y medidas administrativas norteamericanas, relacionadas con el bloqueo económico a la Isla.

Un gobierno liderado por el partido demócrata en Estados Unidos dejará un panorama distinto en Cuba, en el cual las presiones populares internas pueden disminuir. Esto, como resultado de la relajación de las restricciones de viajes a los ciudadanos norteamericanos, el aumento del turismo de ese país a Cuba, la oxigenación de la economía nacional, ahora asfixiada, y el revivir de los servicios privados del trabajo por cuenta propia en nuestro país.

De la misma manera, la relajación o disminución del bloqueo contra Cuba, podría enlentecer una agenda de urgencia de cambios políticos en Cuba, porque pondría al Estado en condiciones de control renovado del consenso pasivo del pueblo de la mayor isla del Caribe.

En las condiciones actuales, uno de los panoramas más nocivo que se puede esperar en Cuba es el fomento de la importancia de los principios de la seguridad nacional, como solución a los problemas de la emergencia que se vive.

La seguridad nacional, que ahora tiene rango constitucional y acompaña a la conocida defensa nacional, puede abrir las puertas a excesos de control, contracción de derechos, limitación de espacios democráticos, etcétera.

La casi inevitable entrada en un nuevo Período Especial, que aterroriza a millones de cubanos y cubanas, ahora legitimada por la catástrofe de la pandemia del COVID-19, pondrá en tensión máxima al gobierno cubano, que tendrá que llevar la propaganda política a niveles no vistos desde los 90 del siglo XX.

Ahora el ambiente no será de tolerancia a la crítica política, ni a la libertad artística, ni a la libertad de expresión. Por ello, se deberá producir un nuevo canal de comunicación con las nuevas generaciones de cubanos y cubanas, sobre todo para sintonizar políticamente con un grupo etario que no tiene ninguna experiencia de triunfo real ni simbólico, y que no ha vivido la época de la mística socialista, que se acompañaba por el más alto estándar de bienestar material alcanzado en Cuba, dígase, década de los 80 del siglo XX.

Igualmente, difícil será el futuro inmediato en Cuba para la sociedad civil vertebrada en forma de ONGs, porque el derecho ya limitadísimo al asociacionismo se restringirá más, si las condiciones económicas y sus consecuencias políticas no mejoran.

Las organizaciones no gubernamentales cubanas y las organizaciones religiosas deberán insertarse en el ambiente de la reconstrucción o serán tildadas de divisionistas. Esto restringe el trabajo de las ONGs al ámbito del acompañamiento social y de la ayuda bajo permisos del Estado y del gobierno.

Tampoco es este un buen momento para el ensayo de la autonomía municipal, que parecía debía comenzar en breve a tomar auge. Estas circunstancias la retrasan, según mi percepción, porque la tendencia política del Estado omnipresente cubano es a considerar la centralización administrativa como estratégica en momentos de crisis de cualquier tipo.

Creo que esta pandemia refuerza los puntos de vista de las facciones más ortodoxas del PCC y deja sin argumentos a los reformistas y a los que apostaban por cambios más rápidos y profundos en la economía e incluso en la política doméstica.

Si de esta emergencia nacional resulta que el pueblo cubano se acerca a sí mismo en un ejercicio de auto reconocimiento y de respeto por nuestras singulares aptitudes para emerger de los problemas, podría ser una ganancia. Ello ayudaría a la reconsideración de la solidaridad, que también puede ser solidaridad política y económica entre grupos e ideas aparentemente irreconciliables hasta ahora.

Tomado de: El Poder de las Ideas

12 Comentarios

  1. Julio Antonio Fernández Estrada, dice … «Creo que esta pandemia refuerza los puntos de vista de las facciones más ortodoxas del PCC y deja sin argumentos a los reformistas y a los que apostaban por cambios más rápidos y profundos en la economía e incluso en la política doméstica.» … Es su punto de vista, pero es bastante debatible, me parece que antes de llegar a esa conclusión, tendremos que ver que sucede en los próximo diez meses de este año en la isla, serán decisivos para el futuro de Cuba, los famosos planes del PCC para el 2030 se han convertido en sal y agua, para la elite cubana el desafío es claro, mantienen a flote el pais o pierden el poder a las malas. 😉 Saludos 🙂 🙂 🙂

    • Bueno T0nY, ya crearán una nueva consigna, le pondrán otra raya al tigre, digo al enemigo del norte. Almargo cogerá lo suyo, y la mafia de Miami también. En fin la culpa será del pueblo y el Coronavirus empujará la llegada del socialismo prosperó y sostenible para el año 2050 😆

      Saludos!

  2. Somos continuidad, le damos una vuelta más a la izquierda a la tuerca, mas limitaciones, menos derechos, tan fácil que es en un momento de crisis como el actual cerrar los ojos y abrir el país, dejar de justificarse con el bloqueo, llevan sesenta años con el mismo lema, un gobierno inteligente y dispuesto a mejorar las condiciones del pueblo debe buscar soluciones, no justificaciones.

  3. Saludos a todos y todas como escribí el artículo quiero aclarar un error que cometí en el mismo y del que me ha alertado el avispado jurista Michel Fernández Pérez Se trata de que la próxima ley de Procedimiento Administrativo estará separada de la de Procedimiento civil, laboral y económico es un tecnicismo importante porque hablo en el artículo de una ley como la actual que une todos los procedimientos y eso no será así según cronograma legislativo aprobado por la Asamblea Nacional del Poder Popular

  4. «Creo que esta pandemia refuerza los puntos de vista de las facciones más ortodoxas del PCC y deja sin argumentos a los reformistas y a los que apostaban por cambios más rápidos y profundos en la economía e incluso en la política doméstica.»
    Que ese sea el discurso que promueven es muy diferente a que sea un buen punto:
    1. Una semana perdida antes de tomar medidas drásticas y así evitar la propagación desde el exterior. Los dirigentes demostraron no ser mejores que muchos ciudadanos al enfrentar la crisis inminente, incluso llegaron a promover el turismo y aseguraron que todo estaba bajo control. Ciertamente, decir que los 25 fallecidos y 2mill y tantos ingresados son a su cuenta sería mentir… pero había necesidad de dejar que sigueran llegando visitantes cuando la pura lógica dictaba qué hacer y no hicieron. De eso no hablan ¿o sí?
    2. Se ha promovido una campaña anticientífica y de falsa seguridad con el uso de medicamentos homeopáticos. Ello es humillante para un país con un nivel científico elevado y sobre todoun peligro inmenso pues el «agua bendita» es aplicada por personas que visitan varias casas, esencialmente son portadores en potencia. Entonces una persona que aplica gotas de agua vendidas como medicina y que cuestan dinero y recursos en estos momentos críticos, también se convierte en factor de riesgo para la propagación.
    3. El sistema inmune necesita combustible, ese combustible es el alimento y el ánimo. No puede quedarse en casa una persona que no tiene suficiente comida para mantener a su familia o mantenerse él mismo por más de un par de días. Las condiciones que tiene la economía cubana por años y años ya, y que son su deficiencia e incompetencia más visibles, hace que sea imposible pretender una verdadera cuarentena (En lo personal, esta es una de las razones por las que yo pedía el cierre de fronteras desde el momento justo que supe de los primeros tres italianos). Entonces… ¿Qué argumento tiene esa facción ortodoxa para defender en sistema que invalida la acción más importante de esta crisis? El estado puede estarse ocupando de la distribución y organización, perfecto. Mucha gente dirá que hay que tener en cuenta el bloqueo. Yo digo que es lo menos que puede hacer el estado para arreglar la cagazón que ellos mismos crearon con la combinación de 1 y 3. ¡Les toca! Pero nada de eso minimiza el hecho que el propio sistema limita o impide la cuarentena.
    4. Un tema del que pocos hablan es con buena voluntad no se resuelven los probelmas, solo con acciones. Que el estado se ocupe es buena voluntad, que resuleva o no el probelma, son otros cinco. pesos y es lo que realmente se necesita. Volviendo al asunto del abastecimiento, está claro que lo que se raciona no alcanza para suplir la demanda y la necesidad. En estos días tensos dónde la mayor parte de la actividad económica que se utiliza para conseguir sustento se ha limitado severamente, hay un aprde asuntos importantes que sería interesante revisar:
    a) Los revendedores e intermediarios, con frecuencia abusivos ¡resultan necesarios! Y lo saben muy bien las personas que viven en pueblos grandes y ciudades, con poco o nulo acceso al campo para adquirir viandas, verduras, carne… Enrtonces parece que el problema no es que los intermediarios. sobren, el asunto sería en todo caso revisar cómo e mercado, los precios y los salarios se engranan de manera efectiva con la menor cantidad posible de instrumentos forzados.
    b) Las políticas económicas estatales adoptadas al menos hasta hoy (abril 15) no han considerado para nada la situación de crisis temporal. Puede ser que lo consideren tan temporal que no es necesario, puede ser que como perdieron el ingreso turisitico necesiten mantener otros ingresos, pero el hecho está que ETECSA ha seguido funcinando más o menos igual, que los precios inflados de las tiendas se mantuvieron idénticos, que las limitaciones para envíos e importación de mercancías se ha mantnido igual y que el suministro que el Estado tiene para sus tiendas online es muy muy limitado al punto de ser casi ofensivo… Ah! sí, excepto para las bebidas alcohólicas, Bebidas alcohólicas hay de sobra, tal vez sean buenas para ayudar al sistema inmune.
    Entonces ¿Cuál es el refuerzo de puntos para esos ortodoxos? ¡Vergüenza deberían tener y retirarse de la política y de cualquier contexto productivo! Y todavía habrá algunos que digan que el gobierno cubano es un gran ejemplo de manejo de crisis.
    c) La politización extrema de la prensa y los medios de difusión. Me parece que no hace falta explicar mucho este punto, lo dejé al final porque cierra el lazo con el discurso que se transmite o intenta. Creo que cualquier prensa o sistema que se ocupe y critique más ¡y con frecuencia solamente!, los problemas de los que están peor para mostrar que no estamos tan mal, es completamente indigno.

    «Como siempre, para evaluar certeramente la política cubana después de la COVID-19, debemos tomar en cuenta el estado de la política en l Estados Unidos de Norteamérica. El futuro de Cuba dependerá en gran medida del recrudecimiento o no de las leyes y medidas administrativas norteamericanas, relacionadas con el bloqueo económico a la Isla.»
    ¿Preparando el terreno para más excusas y demoras de los cambios que necesitamos? Yo en verdad, me creí aquello de que desde el 1959 obtuvimos la verdadera independencia y autodeterminación. Resulta que según eso, la política cubana está tan dependiente de Estados Unidos cómo si fuéramos uno más de sus estados. Solo que peor, porque no tenemos ningún beneficio. Este tipo de falacias es parte del circo en el que nos tienen cómo hásmters corriendo dentro de una jaula, porque afuera hay halcones dispuestos a comernos si salimos a correr a campo abierto.

    Yo opino opuesto al autor, esta crisis está demostrando la incapacidad e incompetencia del capitalismo de estado y su economía centralizada, para hacer feliz a los ciudadanos y para ofrecer prosperidad y binestar. Y esto queda especialmente claro, cuando en un contexto como el cubano, los dirigentes son completamente improductivos pero tienen en sus manos el destino de millones.

  5. La elite gubernamental cubana esta consciente ya, del inmenso reto que enfrentan, sin reformistas, sin inversiones, estarán rendidos a los pies de sus enemigos politicos …

    http://www.granma.cu/cuba/2020-04-15/el-pais-tiene-que-vivir-con-lo-que-seamos-capaces-de-producir-15-04-2020-00-04-11

    Razón por la cual la respuesta esta en el viento todavia, pero pronto, se verán las consecuencias de lo que el viento se llevo junto con el coronavirus. 😉 Saludos 🙂 🙂 🙂

  6. Cuba después del Coronavirus … todo igual, o peor, la misma escasez, miseria, marginación y acoso al que no comulgue con los que ostentan el poder, prisión para los opositores, etc. El pueblo seguirá su lucha, digo sus largas colas para comprar alimentos, y pidiendo que bajen el precio del internet. Pero solo pocos podrán erguir la cabeza y mirar hacia arriba para saber quiénes son lo verdaderos culpables de los problemas que consumen al cubano día a día y no le permite ver más allá de la carencia en que vive.

  7. En español las siglas no tienen plural. No se dice las ONGs sino las ONG. Es un error común.

    ¡Qué bien estábamos cuando pensábamos que estábamos mal! Todos los planes de futuro reventarán frente a la realidad de la tremenda crisis económica que nos dejará este coronavirus. Eso provocará muchos cambios tan inesperados como el propio coronavirus, también en Cuba. La resaca será terrible.

  8. Después de la pandemia veremos si el gobierno cubano se da cuenta que es imposible controlarlo todo,tiene que aprender que el pueblo es parte del engranaje para que todo funcione mejor,la propiedad privada debe ser permitida en todas y las ramas de la economía.

  9. Como siempre, para evaluar certeramente la política cubana después de la COVID-19, debemos tomar en cuenta el estado de la política en l Estados Unidos de Norteamérica. El futuro de Cuba dependerá en gran medida del recrudecimiento o no de las leyes y medidas administrativas norteamericanas, relacionadas con el bloqueo económico a la Isla.

    Un gobierno liderado por el partido demócrata en Estados Unidos dejará un panorama distinto en Cuba, en el cual las presiones populares internas pueden disminuir. Esto, como resultado de la relajación de las restricciones de viajes a los ciudadanos norteamericanos, el aumento del turismo de ese país a Cuba, la oxigenación de la economía nacional, ahora asfixiada, y el revivir de los servicios privados del trabajo por cuenta propia en nuestro país.

    Y yo pensando que el presidente de Cuba era Díaz-Canel y no Donald Trump o un Joe Biden si resultara electo.
    En fin, que me pregunto qué quiere decir eso de «somos un país libre y soberano».

  10. Los paises mas afectados por el virus saldran de la crisis un dia. Habra recesion y se recordara un tiempo de muerte y dolor.
    Pero se saldra de la crisis y la gente volvera a sus quehaceres, ambiciones y objetivos. La gente triunfara o no desde el punto de vista individual y siempre habra, como de costumbre muchas opciones para seguir mejorando, ya sea cambiando de trabajo, invirtiendo dinero o superandose.
    En Cuba no. Alli se seguira igual. Se seguira jirimiqueando con lo embargo pero no se hara nada real por solucionar el asunto, como si lo hicieran a proposito una y otra vez para justificarse de los fracasos de estos sesenta y tantos annos.Simplemente como para llenar una forma.
    Se seguira vendiendo en dollares lo indispensable y no se permitira que los pobladores del pais utilicen sus iniciativas como se hace en el resto del Mundo.
    Al cabo no nos acordaremos de que siempre se ha pasado de mal a peor y si lo hacemos siempre habra un poderoso y muchos tontos que se empennen en justificar lo injustificable.

  11. Año 1980; crisis de le embajada del Perú, apertura del puerto del Mariel,salida de más de 100000 cubanos (coño como habían lumpens,escorias y homosexuales en la patria del hombre nuevo,no ,y como quedaron aquí !! ), apertura de los mercados libres campesinos,mercados paralelos, el mercado Centro ( Sears le decía la gente ). Años 90/91; caída del socialismo en Europa, periodo especial,maleconazo,miles de cubanos otra vez pa’ fuera. Despenalización de la divisa, apertura del trabajo por cuenta propia,auge del turismo. Año 2016; llega Donald Trump al poder,se joden las incipientes relaciones,se jode el turismo,se aprieta el bloqueo y pa’ colmo, pa’ «ponerle la tapa al pomo», el Coronavirus ( de apaga y vamos). Pero,pero,ya se acabó el relajito de me voyyyy, pa’ otra casa. Ahora hay q joderse aquí.¿ Qué va a hacer el Estado ? Ya no hay válvulas de salida. La solución,lo sabemos todos,la tienen en sus manos. Hay q ver q pesa más para ellos a la hora de mantenerse. No me imagino q el experimento (porque eso somos,experimentos full time) de vender ( no dar ,no), vender el aceite en divisas y por la libreta se mantenga por mucho tiempo. No por el deseo,sino porque ¿ De dónde van a sacar el aceite ?

Comments are closed.