En cualquier dinastía

(Foto: Néster Núñez/LJC)

La primera foto que le hice fue un contraluz que me pareció decente. Después le pedí permiso y como no respondió, cambié de ángulo y seguí disparando.

—Voy a quedarme hasta que pesques algo —dije.

Quitó la vista de las ondas del río, del reflejo del manglar y de las nubes en el agua, para advertirme:

—Ahora tú te pones a buscar un pescado y no lo ves nunca. Entonces de buenas a primeras: ¡Ño, míralo ahí! Porque es así, es como la muerte: llega en el momento que él quiera y a la hora que quiera.

«Mi nombre es Sergio Pérez Torres, pero en La Marina tienes que preguntar por El Cangrejo, que es como me conocen por ahí». 

Eso me lo dijo luego de tres horas de silencio, de caminar de ida y vuelta sobre el muro del Yumurí, de apuntar a una sombra en el agua que yo nunca veía, de disparar, de recoger la pita con la flecha, de sentarse únicamente para recargar la ballesta.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

El sol picaba durísimo, pero Sergio no se quejaba. Con su gorra de medio lado seguía buscando un peje. Viéndolo, me sobrepuse al calor y la sed. A su imagen y semejanza me convertí en cazador también, pese a la diferencia brutal de las dos opciones: yo iba detrás de su historia, él perseguía la comida de esa noche.

«Si yo te digo mi grado de escolaridad tú te caes para atrás. Yo lo que tengo es sexto grado. Llegué hasta octavo, pero eso es sexto grado. No pude estudiar por problemas familiares. Mi mamá me parió muy chiquita, a los catorce años. Somos cinco hijos y yo tuve que cargar con mi hermano y mi hermana que son los que me siguen. En ese momento mi papá era alcohólico, por suerte ya no. Hace como quince años dejó de beber después de una sirimba que le dio. Yo no estudié, pero soy una gente que ha leído mucho».

Me dice eso porque le pregunté a quién le compró la ballesta, y me dijo que la hizo él mismo.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Habrá pensado que no le creí, porque se rió y me dijo, acariciando el cabo tallado de la ballesta: «Yo soy como Da Vinci. La gente dice que Da Vinci fue un inventor: no, no fue un inventor. Da Vinci perfeccionaba los inventos que él captaba de otras personas».

Da una calada al cigarro. Mira unas burbujas que salen del agua. «Eso es una lisa, pero chiquita». Después retoma la idea:

«De todas las personas con las que he andado, yo capto lo bueno, no lo malo. Porque yo lo malo no lo capto por nada. Yo tengo mis lados oscuros como los tiene todo el mundo, pero los míos, no los de Periquito Pérez ni los de Ciclanejo. Yo capto lo bueno.

Soy un tipo que sé hacer de todo. Tengo un oficio que en cualquier parte del mundo es bien pagado: soy albañil. Dice la gente que de los buenos de verdad. Y soy zapatero, soy artesano, para qué decirte. Yo soy un tipo que le tira el ojo a cualquier cosa y te lo capto en cinco minutos».

(Foto: Néster Núñez/LJC)

—Y si no pescas nada hoy, ¿qué haces?

—Si no pesco nada ahora, agarro los botellones, las piedras de fosforeras, mis utensilios y echo a andar… ¡Fosforero, se llenan fosforeras! Y ya, vivo de eso. Vivo de esto y de aquello. Yo lo que no puedo es robar. Pero mientras pueda trabajar con mis manos, olvídate de lo demás.

La marea ha subido. «Últimamente se pesca más con la llenante que con la vaciante, cosa que no debe ser así», me ha dicho. Entonces hace un gesto para que lo siga. Dejamos el muro atrás. Se mete en un hueco entre los mangles. Hay un buen lebrancho dando vueltas, pero no le da el tiro. Se mueve muy rápido y profundo, detrás de la hembra, dice. Yo lo que veo es la estela que deja en el río. —¿Es eso, es eso ahí?, pregunto. Sergio sonríe. —Ya por ahí pasó. Está allá adelante. Pero ese regresa ahorita.

«El todo de un ballestero es la vista y la ecuanimidad», afirma. Ahí es cuando me río yo, sin malas intenciones, por la palabrita. Él se da cuenta:

—Te dije que yo tengo sexto grado, pero he sabido captar lo bueno. Quien me enseñó mucho de lo que sé sobre este oficio fue XXXX. De él aprendí a ser ecuánime, tener paciencia, esperar el tiro perfecto.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Manao fue uno de los primeros ballesteros aquí en Matanzas, un tipo increíble. Cuando armó su primera ballesta —artesanal, un pedazo de palo rebajado a machete, no como la de Sergio—, se fue para el río San Juan. Como trabajaba en comunales tenía unas cajas de madera que desarmó, les amarró piedras de distintos tamaños para que se hundieran, y empezó a tirarles.

Cuando le dio a quince o veinte se fue para el puente de la circunvalación, hasta allá entraban los robalos en aquel tiempo, y esa vez cogió cuatro. Los ballesteros que estaban ahí recogieron y se fueron. Sí, Manao era un tipo tremendo. Es, porque todavía está vivo, aunque tiene como noventa años.

—¿Y ya no entran robalos al Yumurí?

—Entran, pero pocos. En los cinco años que llevo dedicándome a la ballesta, yo no he visto un período más malo que este para los peces.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Indago si será por la contaminación y me dice que no:

—Aquí lo que lo jode todo es la malla: los paños, las tarrayas, los trasmallos. Si no hubiera tanta malla en esa bahía, aquí hubiera demasiado pescado. Lo que no se dan cuenta es que están interrumpiendo el ciclo reproductivo de los peces que entran aquí para desovar y aparearse. De casi todas las especies: de la jiguagua, del bocón, que es la sardina, del lebrancho, de los robalos… Y lo otro es que este río tiene poco caudal. El San Juan es más profundo y por eso entran más peces. Si aquí cogieran y dragaran el río, quince días después no te puedes meter en sus aguas, porque te come un tiburón.  

Sergio escucha un chiflido, sale del manglar, lo están llamando. Corre para allá. Sube al muro. —Es un lebrancho mediano, dice bajito, apuntando ya con la ballesta, y dispara.

También disparo la cámara, en ráfaga con la esperanza de capturar algo de acción. Después paso a modo video. Capto el salto del pez en el agua, ensartado por la varilla en alguna parte. Sergio recoge la pita. Trae un lebrancho como de tres libras. Lo deja caer en la acera. El lebrancho sangra mientras salta y lucha por librarse. Es una escena muy dura a la que no estoy acostumbrado. Yo compro el pollo ya muerto, el cerdo hecho bistec, como la mayoría de nosotros. Pero allá afuera hay una realidad distinta. Entonces Sergio dice, contento:

—Yo soy un sobreviviente de verdad. Por lo menos, sin comer no me quedo. No soy millonario. Como mismo hoy tengo miles, luchados, no sucios, y mañana no tengo un quilo. Pero vivo en cualquier dinastía. Conmigo no hay nada de eso. Yo nunca me voy a morir de hambre.

(Foto: Néster Núñez/LJC)

Textos relacionados

Pa Pakistán

Lo esencial, que sigue siendo invisible a los ojos

Justicia social e inminente transición política en Cuba: un intercambio enriquecedor

14 comentarios

Armando Fernandez 19 noviembre 2022 - 6:49 AM
Excelente. A través del momento en la ida de un hombre de barrio dice mucho de la cotidianidad de un pueblo. Muy buen reportaje.
cubano de antes 19 noviembre 2022 - 7:06 AM
….el aporte de Néstor Núñez tanto en prosa como fotográfico es un “colirio de vicaria” para mis(nuestros) ojos cansados….su narrativa nos lleva a la etapa más primitiva de la historia humana….recolección, caza y pez ca del alimento cotidiano…..en pleno siglo XXI. No es deporte…. es SUBSISTENCIA unida a experiencia adquirida a travez de prueba-error tanto de animales como de humanos…que diferencia hay entre el obrar de “el cangrejo” ( el otro cangrejo de seguro no pasa tanto trabajo) y los aborigenes siboneyes, taínos y anatabeyes que poblaron las orillas del Yumuri y el San Juan? Solamente SIGLOS y una ROBOLUCION que estafó y robó a un pueblo de su mejor destino
Maritza 19 noviembre 2022 - 7:04 PM
Personas como él las hay en cualquier país, en Cuba hay muchos más que viven del invento" sin trabajar,este señor trabaja por su cuenta y es decente,muy buen reportaje
El inagotable, Orlando J Martinez 19 noviembre 2022 - 7:26 AM
Putin no sirve como estratega. No aprendio nada de la II G Mundial y copia los errores de Hitler. Cree que dejar sin electricidad a los civiles ucranianos le va a permitir ganar la guerra y eso es peor. Mas odio le agarran. "El odio como factor de lucha" dijo el Che
Sanson 19 noviembre 2022 - 7:51 AM
Exelente reportage y trabajo fotografico. Queda algo por hacer y no todos son coleros, sicarios o mendigos. Con esa gente se puede hacer algo todavia solo dejandolos ser y dandoles oportunidades pero sin mandarle ningun "iluminado funcionario" que les ponga cotas a sus inventivas y deseos. Por lo menos no se quedaron en la fase de la Comunidad Primitiva que permitieron los castro desde el principio y ya estan en la Epoca Medieval de las Ballestas. Estaba pensandolo en algo pero mejor que no. Mejor que sigan pescando y sobevivan por ahora. Digo, que surjiera un Guillermo Tell que apunte con su ballesta a una barrigota descomunal. Seria un blanco muy facil. Mucho mas facil que la manzana de la historia. Mejor no. Saldria otra barriga mas grande. O dos.
Livio Delgado 19 noviembre 2022 - 8:14 AM
La cotidianidad de la sobrevivencia, excelentes imágenes Sr. Nuñez, esa base social productiva primitiva de cazadores, recolectores que conformaron el nacimiento de la humanidad, la inventiva eterna a que hemos sido "convidados" los cubanos en post de la sobrevivencia como nación, rodeados de mar pero sin pescado, de agua salada y sin sal, una sociedad educada y profesionalmente preparada que incumple con lo más básico y simple, ser capaz de sostenerse en el tiempo. Ver cada día salir el sol apostando a que cambie, lo que desde el primer día fue anunciado como continuidad, sigue siendo en mi opinión personal la más devastadora incongruencia, que resulta temporalmente por el exilio, el escape, de miles de compatriotas que perdieron las esperanzas. Buen fin de semana para todos.
Karen Díaz 19 noviembre 2022 - 8:31 AM
Muy bien por ese Da Vinci cubano, como él hay miles. Buen reportaje de un luchador cubano.
Manuel Figueredo 19 noviembre 2022 - 9:12 AM
Buena la narrativa que debe ser el fiel reflejo de un país, como bien dijo Cubano de antes, ya no es un deporte es la lucha por la supervivencia. Esa narrativa me hizo recordar mi juventud, pero yo sí lo hice por deporte. Gracias.
Eduardo 19 noviembre 2022 - 9:38 AM
Ameno, muy interesante reportaje, casi a diario vemos estos hombres en su actividad y hoy logramos conocerlos
dario 19 noviembre 2022 - 12:01 PM
hablando de todo un poco : para comerse una Lisa,hay que tener ganas de comer pescado !! Eso es lo que ha quedado en cuba....que vivan los progres defensores de la lucha contra el caletamiento global,la defensa del medio ambiente,la defensa de la pesca sostenible,la no polucion,la caza indiscrimiada,etc,etc.Cuba,el faro de America puede dar lecciones !!! Ja,ja...exportarlangostas,camarones,pargos,chernas y los cubanos....a comer Lisa !!!!
Esteban 19 noviembre 2022 - 12:05 PM
La miseria es la compañera de viaje de los cubanos. Muchos tiran la toalla y se largan a cualquier sitio fuera de una isla que parece maldecida. Mientras tanto el grupito de poder vive a todo tren y se construye hoteles de cinco estrellas justo frente a la cara de un pueblo hambreado para el día en que todo se venga abajo. Tanto sacrificio que se pidió y pide solo para ver que las cosas no hacen si no empeorar a cada paso. Una isla sin pescado, de tierras fértiles que no producen, de centrales tragados por la maleza. ¿Queríamos socialismo/comunismo? Pues ahí lo tenemos. Ese ese y no el de los libros. Nos engañaban mientras les creímos y esa estafa/desastre es todo lo que merecemos. Por tontos.
Sanson 19 noviembre 2022 - 1:10 PM
Pienso que los hoteles son como una un farol para que les perdonen por un tiempo las enormes deudas que contrajeron dandose la buena vida y manteniendo un ejercito de sicarios, incluso a sabiendas que esos hoteles no les van a dar mucho porque el turismo que viene es pobre y no da ni propinas ni vuelve. Ademas sin una infraestrctura nacional el turismo da muy poco. Tienen que comprar hasta la cerveza. Van a terminar cacheando a los empleados a la hora de salida. Ahora les llego el tiempo de salir a jinetear en un avion prestado. Que se diviertan Van a continuar endeudando al pais hasta que huyan o les paren las patas. Si quieren borren el comentario o demorenlo como el anterior que aun no salio. No importa porque se sabe que lo leen todo.
Observador 2022 19 noviembre 2022 - 4:01 PM
Buen articulo, además edificante y oportuno. La esperanza en que la virtud y el mejoramiento humano pueden subsistir e imponerse en un entorno adverso y desalentador. Todavia hay muchos Sergio en nuestra nación y tambien varios Nestor que nos los muestren con excelencia. Gracias LJC.
Comunista hasta la Muerte 19 noviembre 2022 - 9:20 PM
Muy buen reportaje. Una muestra mas de como avanza la Revolucion hacia el Socialismo Ecologico. Un Socialismo prospero y sostenible que rescata los talentos de nuestros antepasados. Un Socialismo basado en la pesca, la caza, la recolección y en armonia con la naturaleza.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario