La crisis cubana y la urgencia de consensos

(Foto: Kike Calvo/ Zuma Press/ ContactoPhoto)

El agotamiento del modelo social y la fractura del pacto social derivado de la Revolución en Cuba son reales desde hace años. Pocos dudan hoy que la crisis es sistémica, el conflicto nacional y que estamos en un callejón sin salida. Sin embargo, la represión sustituye a la gestión política e incrementa la polarización. Los riesgos son enormes e indican la urgencia de articular consensos.

Precisamos edificar un nuevo proyecto de país en base a un nuevo pacto social. Es difícil pero no imposible, como ha demostrado la historia en diversas geografías. Los humanos somos seres racionales, estamos en permanente negociación para convivir, de ahí que la sociedad evolucione a través de múltiples consensos

Es tema a evaluar con transparencia y responsabilidad. Nada resuelven enfoques simplistas, como el publicado por Cubadebate, que sustituye argumentos por consignas o afirma que en Cuba el consenso es una construcción de siglos —amalgama oficial que coloca Patria, historia y gobierno como equivalentes— cuando ninguno de ellos son estáticos ni se heredan.

Tampoco dogmatizando que existe «consenso sobre el proyecto social socialista», a pesar de que se conoce que incluso sectores socialistas interpelan hace años al sistema político; o que la Constitución y la masividad de un desfile muestran un «consenso colectivo, masivo y libre».   

En el ámbito político, y particularmente en escenarios de crisis, el consenso supone la capacidad de lograr acuerdos entre distintos actores sociales con intereses diversos e incluso contrapuestos. Sin eso —que es lo opuesto al uso de la fuerza o la coacción empleadas por el gobierno— no es posible resolver demandas ni lograr los cambios que necesita la sociedad. 

Ellos implican diálogo y negociación, escuchar, ser escuchado y ceder en aquello que no sea fundamental y pueda bloquear la intención. Requiere examinar contexto; pluralidad social; cambios generacionales; contradicciones; posturas en cuánto a qué se busca y cómo; estar dispuestos a encarar riesgos, no verlo como unanimidad acrítica sino como oportunidad de procurar la gradual convergencia de ciertos puntos compartidos.

Son tan importantes que en situaciones muy complejas para transiciones, por ejemplo, se pactan previamente variantes de consenso —activo, pasivo,  general, suficiente o cualificado—, como modo de asegurar la gestión y los resultados de acuerdo con las condiciones del escenario y los actores.  

El consenso supone la capacidad de lograr acuerdos entre distintos actores sociales con intereses diversos e incluso contrapuestos.

-I-

En varios textos he sugerido el diálogo nacional como mecanismo de concertación política para la transición en Cuba. Las condiciones no lo favorecen a corto plazo dados la ausencia de mínimos democráticos para confrontar ideas y posturas; el ejercicio de la política mediante la coerción; la emigración o el destierro de fuerzas vivas de la nación y un ambiente tóxico derivado del extremismo político.

En algunos casos también influyen el desconocimiento, ciertas experiencias fallidas, la intolerancia del gobierno que desvirtúa y manipula el tema, y las desventajas de sus contrapartes. Tanto en la Isla como en la emigración, ello es resultado de las profundas y longevas asimetrías en las relaciones de poder, y del radicalismo político que en ambos extremos rechaza la fórmula.

No obstante, al interior de la sociedad civil independiente, la emigración y entre ambas, se intentan acuerdos mínimos. Ellos deben acompañarse de acciones cívicas y empoderamiento ciudadano en pos de reivindicaciones democráticas y articulación de alianzas que permitan modificar en lo posible el desbalance actual. Esto permitiría generar suficiente impulso político —nacional e internacionalmente— como para que la negociación en esa escala sea una necesidad para todas las partes.  

La formación de conciencia cívica está en función de ello, pues la realización de conquistas democráticas no provendrá de sectores dominantes. Como indicara Juan Valdés Paz, a lo largo de la historia «la realización de los ideales democráticos ha sido el resultado de las luchas populares (…) es el pueblo, el soberano, los ciudadanos, los actores fundamentales llamados a realizar la democracia y eventualmente, alcanzar un mayor desarrollo democrático».

También en la Isla en cierto modo ha sido una realidad. Desde los años noventa el diseño original de nuestro totalitarismo fue subvertido. La puja sobre el poder derivada de consensos a escala de la sociedad civil fue importante en los cambios, aun cuando no transformaron la institucionalidad política ni la esencia del modelo. Hasta hoy, el Partido/Gobierno/Estado ha podido maniobrar con cambios cosméticos o que descompresionan la situación emergente sin alterar el estatus quo.

-II-

Hoy el escenario es muy diferente. Estamos ante una crisis sistémica, se han ampliado las áreas de disenso desde diversos sectores y los cambios en la dinámica política son acelerados. Una mirada a cómo han variado las preocupaciones y certezas en torno a los consensos y sus fracturas entre el 2019 y el 2022, con el estallido social del 11-12J por medio, da cuenta de ello. Sugiero leer y contrastar al respecto el dossier de Alma Mater y la contestación de  El Toque.

La sociedad civil independiente —quebrantada recurrentemente por la represión— se reinventa, procura conectar generaciones y agendas articulando consensos en favor de una transición democrática desde los años noventa. Varios tópicos son convergentes, entre ellos: apertura económica; primacía de factores internos en causas y soluciones del conflicto; autonomía de la esfera pública; libertad de prensa; separación de poderes; reconocimiento de los cubanos —donde quiera que estén— como parte de la nación; pluralismo político; naturalización del disenso; liberación de los presos políticos y fin de la represión; derechos humanos, democracia y sanación de la sociedad.

Con aciertos y desaciertos, algunas formas asociativas de los últimos años han intentado articular consensos atendiendo a prioridades, desde el respeto al pluralismo político. Entre ellos: Movimiento San Isidro (MSI), la efímera Articulación PlebeyaArchipiélagoConsejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC) y Cuba Próxima

Más recientemente, el Frente Democrático de Concertación (D Frente), que agrupa a varias organizaciones, se plantea la refundación de la República y se orienta en base a seis principios fundamentales y una hoja de ruta. En ellos existen diversas posturas y corrientes de pensamiento; también diferencias en cuanto a modos, profundidad de ciertos cambios y solución del diferendo con los EE.UU.

No obstante, en el amplio ecosistema del disenso —dentro y fuera de la Isla— persisten la dispersión y dificultades para lograr acuerdos, a veces por falta de experiencia y madurez política y por los efectos permanentes de  la represión y la criminalización de agendas, membresías y liderazgos por parte del gobierno. Ello no ha permitido socializar lo necesario ni lograr proyecto(s) contrahegemónico(s) con arraigo en las mayorías.

De otra parte, el Partido/Gobierno/Estado tiene ante sí una ciudadanía más demandante y agotada. Acumuló rápidamente fracasos económicos y el costo social de sus impopulares medidas; no ha podido construir sus propios consensos ni resolver la inoperancia de los mecanismos de participación ciudadana. Enfrenta una creciente desconfianza política y gobierna en base a la coerción y ciertos falsos consensos, ignorando incluso a veteranos de la propia Revolución que ya no están en las estructuras del poder pero intentan aportar.

Durante los últimos cuatro años ha mantenido fórmulas anacrónicas de diálogos con sus bases: sindicatos, organizaciones sociales de masas, políticas y profesionales, todas bajo su control. Parte de ellas se han quebrado, pero prevalecen segmentos militantes no despreciables y una amplia franja de silencio que incluye a víctimas, resignados y leales incondicionales.

Como afirmó en entrevista reciente el abogado y politólogo Roberto Veiga,  hay una significativa «carencia de gestión y sensibilidad política». De ahí el predominio de la represión contra un pueblo que le ha dado todas las  oportunidades  posibles a su gobierno «para una transformación en paz y para la paz». Con tal actitud, «el propio gobierno se empeora su escenario».  

-III-

No obstante las limitaciones, diferencias y crispación política, la sociedad cubana tiene algunas ventajas que podrían favorecer la articulación gradual de consensos para la democratización. Entre ellas: alto nivel de instrucción; importantes valores compartidos; confluencia de varias generaciones; energía que dejó el 11-J a su favor; emergencia de nuevas iniciativas desde la sociedad civil; activismo de la emigración y el soporte que todavía representan varios principios y derechos plasmados en la Constitución.

A ello se suman otras dos singularidades del contexto actual. Una es que la prensa independiente es ya un actor importante dentro del espectro político. A pesar de la intolerancia oficial y la represión, consigue aportar a la socialización de ideas, demandas y posturas, a la formación de conciencia cívica y la articulación de consensos entre diversos actores. La otra es que algunos tópicos convergentes del mapa crítico y opositor son compartidos por sectores reformistas y otros considerados afines al gobierno pero que en realidad integran una amplia zona de silencio.

(Ilustración: Rafael Alejandro García/CubaNet)

Estamos en un punto de no retorno. Para cualquiera de los escenarios probables de la transición se necesitan consensos, como dejó ver recientemente uno de los fundadores del Movimiento Cubano de Reflexión (MCR).

El más viable para convertirse en ruta crítica es el que derive del avance del movimiento pro-democracia y su eventual capacidad para articular el descontento manifiesto en las protestas sociales, que junto a la pérdida gradual del miedo es fenómeno social novedoso en la Cuba actual.

Necesitamos encarar el conflicto y exigir un ambiente menos tóxico, represivo y polarizado, que permita gestionar diferencias antes de que sobrevenga otro estallido social y derivemos a un caos del que todos —menos ciertas oligarquías en ascenso— saldremos como perdedores. Y con nosotros el país.

Algunas ideas ya ampliamente aceptadas deberían también favorecerlo: 1) El conflicto es nacional, debe ser resuelto por los cubanos sin injerencia extranjera y apegados a la soberanía popular; 2) el modelo de sociedad se agotó y los intentos de reformas derivaron en mayor inequidad social, pobreza y represión; 3) necesitamos un país democrático y soberano que garantice bienestar ciudadano en primer lugar y 4) tales aspiraciones deben lograrse por vía pacífica.

La magnitud de los riesgos que encaramos hoy debe recordarnos que los consensos son necesarios, posibles y urgen. Cuba necesita democratizarse en todos los ámbitos y para ello también precisamos fomentar una cultura dialógica, cívica, política y democrática en la esfera pública. Sobra polarización y apremia sustituir la represión por una gestión política del conflicto, por el pensar y actuar con responsabilidad, inteligencia, creatividad y patriotismo.

Para contactar con la autora: ivettegarciagonzalez@gmail.com 

Textos relacionados

Diálogo entre Cuba y la Unión Europea reaviva el debate sobre las condenas del 11J

El centrismo o la imposibilidad de la crítica desprejuiciada

Acorralados como los bisontes

52 comentarios

tony antigua 8 noviembre 2022 - 7:05 AM
Soy pesimista en este tema. La intransigencia es el término que más vigencia tiene, y desde hace mucho es utilizado por todas las partes involucradas. Es un concepto sobrevalorado pues como contrario del compromiso, equivale a nunca posibilitar los consensos.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 10:12 AM
Gracias Tony por su aporte al foro. Comprendo su pesimismo, a veces lo siento también. Pero confieso que cada vez que pongo delante de mi vista lo arriesgado del caos al que nos vamos deslizando y la fortaleza probada de la lucha cívica en cualquier parte, incluso en escenarios más complicados como las guerras, vuelvo a la idea de que ese camino en pleno siglo XXI es el único posible para que nos salvemos como pueblo y con nosotros el país. Si no, qué legado le dejaremos a nuestros hijos y nietos....
Sanson 8 noviembre 2022 - 7:20 AM
Para que se logren alcanzar los deseos expresados por todos, es imprescindible que dejemos de ayudar y servir de apoyo involuntario al regimen. Creo que para empezar debemos establecer esta lista de acciones y sacrificios inaplazables. 1) Que los emigrados que viven en USA sigan apoyando y promoviendo a politicos cubano /americanos que aseguren las sanciones al regimen y sus tiranos, las cuales no estan dirigidas a los cubanos como falsamente nos tratan de hacer creer, sino solo a esa claque que necesita que todos se olviden de su pasado y su presente mafioso para desarrollar sus futuros negocios y distanciarse cada vez mas del pueblo que vive sin derechos y sin comida 2) Que los emigrados se abstengan de gastar su dinero en embajadas cubanas, hoteles u otros negocios manejados por la oligarquia militar. No aceptar la obligada adquisicion del pasaporte cubano como requisito impuesto a los cubanos que deseen viajar a la Isla y conocer que ese documento ya de por si carisimo es un apendice inutil que no da la posibilidad de abordar el avion de ida ni el de vuelta si no se posee un pasaporte o documento real que acredite al viajero ya sea como ciudadano o residente en el exterior. 3) Evitar lo mas posible gastar dinero en las criminales tiendas en divisa manejadas por el gobierno que venden productos de primera necesidad en dollares u otras monedas internacionales las cuales son una ofensa descarada de la Dictadura a la ciudadania. 4) Oponerse rotunda y verticalmente a que nuestros ninnos y jovenes sean involucrados en contra de su voluntad en actividades militares, politicas o de caracter represivo. Oponerse a la ley de SMO. 5) Obtener informacion sobre notorios sicarios y esbirros del regimen y publicarlos en redes sociales para que sean conocidos nacional e internacionalmente e incluidos en las listas NO FLY por siempre. 6) Exigir transparencia en la informacion acerca de LOS MANEJOS DE GAESA, por concepto de Turismo, misiones medicas, tiendas en MLC. Remesas y otras actividades mantenidas en secreto. Declarar ilegal la existencia de esa organizacion al estilo “Cosa Nostra” implantada a espaldas de la ciudadania. 7) Expresar la negativa al aspecto de la invariabilidad del sistema socialista expresado de forma obligatoria y dogmatica en la constitucion cubana lo cual implica que esa forma de gobierno tenga la exclusividad impuesta para permanecer en las generaciones futuras de cubanos esten o no de acuerdo con este sistema por considerarlo ya sea inoperante, obsoleto o simplemente no deseado por la mayoriia.
José A. Huelva G. 8 noviembre 2022 - 7:23 AM
Creo que algunos en el foro necesitan tallarse en la cabeza que con la Tiranía, la única forma posible de "Diálogo" será cuando se vean completamente asfixiados y aún así, ese "Diálogo" solo sería para tomar tiempo, re-inventarse y volver a hacer de las suyas. Lo han mostrado y demostrado en innumerables ocasiones. Esto no es una posición "radical", es la enseñanza aprendida a través de años de activismo donde muuchos personas y organizaciones trataron de una u otra forma de alcanzar un cambio (aunque fuera cosmético) al sistema. Todos han acabado emigrando, presos o asesinados. Eso, TAMBIEN es parte de la Historia de Cuba, aunque no lo quieran ver así. Y ya saben que pasa con quien no aprende de su historia. También saben que la locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes. No recuerdo quien lo dijo, pero viene como anillo al dedo. La magnitud de los riesgos que encaramos hoy no les importan a los actuales gobernantes y mucho menos a los que ya van de salida. Les importa que el Sistema se mantenga tal cual. Cualquier otra creación consistiría en una perdida de poder que no van a tolerar. Si hacen una lista de la cantidad de disidentes y organizaciones de todo tipo que han intentado hacer cambios verían que es larguísima. ¿Será que no aprendemos nada de toda esa experiencia o será que solo vemos como historia la que cuenta el régimen?
alexamaro5809271127 8 noviembre 2022 - 10:53 PM
Hola Dra. Aún me debe lo prometido. Yo espero; yo soy paciente. Me gustaría mucho _porque personalmente siento respeto y admiración por usted y su indudable talento y sabiduria_ coincidir con sus ideas. Lo ideal sería lo que usted propone, pero en política nunca ocurre lo ideal. Yo soy de los que respeta el criterio de todos, no importa de donde venga. En un sistema democrático las ideas no son malas, porque prevalecen y triunfan las que son apoyadas por las mayorías en las urnas. Pero creo en la utilidad del debate. Yo le propongo que razone no ya en el 'qué', sino en el 'cómo'. Digamos que mañana lo que llamo gubernatura (partido-gobierno-parlamento) acepta instalar una mesa de diálogo nacional ¿quienes serían sus interlocutores válidos o legítimos? Estos comentarios no son para desarrollar temas o escribir monografías ni siquiera artículos. Por eso lo voy a dejar ahí. Una persona inteligente como usted sabrá seguir formulándose preguntas importantes y tratará de encontrar la respuestas lógicas y reales, prácticas. Me gustaría leer dentro de algún tiempo, junto con su crítica de Refundacion, un artículo sobre 'cómo hacer' (ese era el título inicial de Refundación). Siga cultivando su intelecto, que Cuba necesita y necesitará personas como usted.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 10:40 AM
Gracias Alexamaro, sus elogios me rebasan pero igual le agradezco Bueno, ya sabemos que el cómo, en circunstancias como la nuestra, es a veces lo más difícil, aunque si no se comprende el "qué", y no me parece que haya la claridad necesaria, ni siquiera a eso podemos llegar. Por eso es importante escribir sobre el qué, es preciso ganar en conciencia de nuestra realidad y nuestros problemas. Sin embargo, algunos, como yo misma, hemos escrito sobre eso en este mismo espacio, busque pinchando en mi nombre y le saldrán textos anteriores, ahora ando corriendo si no se lo buscaba yo misma. De todos modos, este mismo texto, por ejemplo, se refiere a dos cosas básicas relacionadas, porque sin consensos básicos en cada una de las partes que llegarían a esa mesa final, por tanto eso es un cómo, articulando alianzas para determinar consensos básicos de cara a ese futuro. También la activación de la lucha cívica por diversas vías que muchas veces hay que inventarlas dado el contexto, es clave, sin articulación y lucha cívica no hay conquistas democráticas, al menos mínimas para transitar Sobre las partes que estarían en una mesa de diálogo nacional también escribí hace tiempo y la legitimidad de las partes integra ese proceso porque plantearlos en términos de válidos o legítimos ha complicado más que facilitado la comprensión del tema. De todos modos insisto en que un DN en Cuba requiere que estén el gobierno y sus bases, la sociedad civil indeendiente incluida la oposición y la emigracón porque nuestro conflicto es nacional. No entiendo a qué se refiere con lo de mi crítica de "Refundación"........ Disculpe, no recuerdo lo prometido Saludos
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 10:26 AM
Gracias Huelva por el comentario que le ha provocado el texto. Coincido con usted en que ese diálogo o negociación para acelerar un proceso de transición por vía pacífica en Cuba, solo será posible cuando todos lo necesiten, empezando por el gobierno y para que el gobierno lo necesiten tiene que sentirse la presión. Yo creo que las condiciones de Cuba son diferentes incluso frente a dictaduras autoritarias porque es control absoluto de todo, por eso eso es preciso examinar bien el contexto, pasó la época de las revoluciones armadas y tenemos un postotalitarismo rampante en el país. Si no existen mínimos democráticos al menos, no puede empoderarse la sociedad civil independiente, si no hay lucha cívica el gobierno no necesitará el diálogo con sus contrarios, que es como debe ser a esa escala (nacional) y no se podrá avanzar. Hoy en Cuba no existen las condiciones, pero hay que labrar el camino con mucho esfuerzo y eso lleva a que se articulen consensos incluso en el lado crítico... La lucha cívica debería proporcionarnos que el gobierno tenga que aceptar convivir con esos mínimos (libertad de expresión, prensa, manifestación, solución al problema de los presos o de una parte de ellos al menos, y así otros cambios. Si esa no es la ruta, entonces pregunto a quienes niegan la pertinencia del diálogo y la negociación, ¿Cuál es la salida? ¿guerra? ¿golpe? ¿intervención??? Se ve a muchos diciendo que a la calle hasta que se vayan los del gobierno, y eso en las condiciones de Cuba hoy, ni va a ocurrir y pregunto qué harán luego de eso....porque ni siquiera la ciudadanía conoce las tantísimas propuestas de futuro alternativas que existen, para eso el gobierno se ha calzado bien controlando la información, Ah, por cierto, ganar tiempo yo creo que el gobierno lo está haciendo hace por lo menos 30 años, así que un paso como el del DN sería más de lo mismo, creo yo, sino solución más aterrizada. De todos modos, más que del diálogo en este texto me refiero esencialmente a un paso previo e imprescindible que es la articulación de consensos para poder avanzar. Saludos
Sanson 8 noviembre 2022 - 7:30 AM
Alfonso Rojas (@cerralallave) 8 noviembre 2022 - 7:50 AM
Esperemos al camarada Moncho, y su defensa a ultranza de lis esclavistas Castro y socios 3 2 1 ..
Alfonso Rojas (@cerralallave) 8 noviembre 2022 - 7:55 AM
Esperemos al camarada Moncho, y su defensa a ultranza de lis esclavistas Castro y socios 3 2 1 ..
Juan Pin Vilar 8 noviembre 2022 - 8:11 AM
Ivette, con todo respeto, comprendo el análisis y concuerdo con él, pero... ¿quién pone el mártir? ¿Cuál de los pensadores dejará extramuros para afincarse intramuros y convertirse en mártir? Un saludo.
José A. Huelva G. 8 noviembre 2022 - 9:15 AM
Y ¡ahí está! ¡Demostrada clara y concreta! La razón por la que (en mio criterio) Cuba no acaba de salir del suplicio. Se llama ¡COBARDIA! señores. Hay que dejar de darle vueltas al problema. Este es el punto de vista de los de dentro. Pero creo que hay muchos mas pensadores extra-muros preocupados por la isla y con disposición de hacer cosas que los de intramuros. Y eso sacando cuentas que donde quiera se cuecen habas y que hay de todo dentro y fuera. Ahora, nadie puede hacer mas por los de adentro que ellos mismos. Muchos de los de afuera ya pusimos muertos y tragedias que uds ni conocen. Y estamos dispuestos a ponerlos otra vez. No hay que divulgarlo en ninguna red social o foro de prensa. Usemos ese principio castrista de "no dar armas al enemigo". Solo sepa que los protagonistas de la libertad en la isla tienen que ser los que allí están. No todos los que salimos de allí fue por simple mejora económica. Incluso al salir no teníamos ni la mitad de la madurez política de la que ustedes gozan hoy día gracias a Internet. Su línea de comentario muestra maldad de espíritu (sin ofender). Si no va a ayudar, al menos no estorbe.
Ramón Izquierdo Delgado 8 noviembre 2022 - 11:14 PM
Sr Huelva Los de extramuros son los que se preocupan por llevar bisutería a Cuba que no tiene salida en La Florida para venderla a precio de oro a los pobres de la Isla. Lo primero y por ahí empieza todo es porque Cuba se inserte en la ÚNICA división internacional del trabajo que existe la capitalista. Fíjese bien 😎😎😎 es capitalista no socialista.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 2:00 PM
Hola Juan Pin, gracias por tu comentario en el foro, valoro mucho siempre tu opinión. Me alegro que comprendas el análisis que hago en el texto y que concuerdes con él. La segunda parte es la que no entiendo, porque siendo así pensé que quedaba claro que no estoy pensando en mártires de ninguna identidad (que ya los hay, por cierto). Estoy pensando en que allanemos el camino a una solución que no suponga mártires de ninguna parte sino la salvación del país y su gente que es lo más importante. Tampoco me parece que resuelva algo esperar a alguien de extramuros. Valoro mucho a nuestro pueblo, a pesar de que estemos en un período terrible de nuestra historia, una vez más, creo firmemente que las soluciones, sin desconocer que tenemos 20 % y cuidado ya no más de nuestro pueblo, en la diáspora, y este conflicto también los implica, tanto que a mi modo de ver cualquier fórmula y proyecto de país debe incluirlos inexorablemente. Saludos
Manuel Figueredo 8 noviembre 2022 - 8:53 AM
Quién pondrá la primera piedra para poner a prueba el análisis de la Doctora IVETTE. Será la Oposición interna, la de la Diaspora o el Gobierno-Partido- Estado. ? Sinceramente, pero soy de la opinión que nadie será el primero en hacerlo. Fidel Castro nunca permitió el diálogo con Batista pese a los esfuerzos que hizo el Coronel del ejército libertador Don Cosme de la Torriente. ¿ Porqué ahora vamos a esperar que la Dictadura quiera dialogar ? Desde mi punto de vista lo único que da resultados es el pueblo en las calles pidiendo por sus demandas. De todas formas la doctora IVETTE está en su pleno derecho de presentar su análisis, creo que no hay peor gestión que la que no se hace. Gracias.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 2:23 PM
Gracias Manuel, sabe que aprecio mucho su opinión. Sinceramente, cada vez que intercambio con personas que no creen en la negociación salgo satisfecha porque en el fondo no hay contradicciones insalvables, solo que se presupone que tal preferencia es amistosa y conveniente al gobierno y por eso no vale. Pero hay una diferencia muy importante entre conversar y negociar, entre diálogos y Diálogo Nacional. No creo que una negociación a ese nivel nacional suponga que "una" de las partes sea la primera. La negociación tienen que necesitarla los tres, al menos sectores claves de los tres, de momento la soberbia del gobierno lo muestra poco probable de su parte, lo cual no sería noticia porque ningún gobierno negocia para democracia si no se obligado a ello. Como nosotros no tenemos otras vías que en otros países se traducen en oposición permitida, socialización de proyectos y contradicciones abierta en medios, espacios públicos, etc., porque no tenemos siquiera mínimos democráticos, ese camino es tortuoso y requiere de mucha inteligencia, valentía política y creatividad, pero no hay de otra porque la luchs cívica con demandas, concuerdo con usted, es insustituible. Para mí es un proceso en que la lucha cívica va empoderando a la sociedad civil, arrancando demandas al gobierno hasta hacer necesario un paso más allá, que a su vez llevará a otros de mayor alcance. Fidel Castro pudo hacer eso en aquella ocasión por varias razones, entre ellas la época y las condiciones del pueblo cubano entonces. Estábamos en tiempos de revoluciones y casi todas, en su forma, han sido violentas, tal cual se estaba intentando en Cuba. Fidel tenía incluso sus propias experiencias de lo que podía ocurrir si no se iba al fondo y en Cuba la gente anhelaba realizaciones pendientes desde las guerras por la independencia y la soberanía, que estaban frescas en la memoria, luego la revolución aparecía como la consagración de aspiraciones pendientes. Sin contar otros factores, como su propia personalidad y el hecho de que la República no se había consumado en todas sus facetas y la dictadura era resultado de un golpe militar, por lo que incluso las clases altas necesitaban la democracia. Hoy una revolución por esa vía es extemporánea, ese tiempo acabó, y el resto de los factores mencionados opera exactamente al revés, llevamos más tiempo incluso de totalitarismo con todo lo que eso implica, que lo que duró la república liberal, por tanto, por más raro que parezca, el cambio que necesita Cuba hoy es mucho más complicado y debe lograrse de acuerdo con las normas y tendencias globales de nuestro tiempo que es la vía pacífica, donde único el pueblo tiene alguna ventaja porque la violencia con un estado totalitario delante, es casi suicidio Saludos
dario 8 noviembre 2022 - 9:21 AM
Profesora : en la mente dogmatica y elitista de los Salvadores de la Humanidad,esos seres elitistas que son poseedores de la Verdad en Cinco Tomos y donde el Poder se convierte en una obsecion,no existe el concepto de Dialogo,propuesta,condenso,eleccion,disidencia,etc,etc.Si usted posee la verdad absoluta,los remedios a los males de todo el mundo,que se va a discitir? Si los Mejores estan al mando,que impotan los mas malos ?? y lo peor : que merecen esos que disienten,que no estan de acuerdo con eliminar os males del Mundo ?? Que merecen?? ese pensamiento,que ronda con el estado mental de un Psicopata,es el que tienen los comunistas,fascistas y todos los extremistas,fanaticos. Que se puede hacer con ellos,pues ,como dijo jose: arrinconarlos hasta que tengan que conversar,no hay otra via.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 2:32 PM
Gracias Darío, estamos totalmente de acuerdo, solo la lucha cívica y ganar fuerza en la articulación de alianzas en base a consensos básicos, permitirá modificar el desbalance de fuerzas que existe hoy entre el gobierno y los sectores de la ciudadanía, la sociedad civil independiente y la emigración que lo adversan. Y eso deberá hacer necesaria la negociación para transitar a la democracia. Yo creo que tener claridad en eso es clave, aun cuando haya que ir arrancando demandas, pero el final debe ser aquel o no habrá realmente la transformación que Cuba necesita. Es un proceso que lleva tiempo y esfuerzo, nada es fácil en estos casos de acuerdo a como confirma la historia, pero no es imposible. Saludos
Mario Gines Gonzalez 8 noviembre 2022 - 10:16 AM
Me considero partidario de las ideas ampliamente aceptadas referidas en el artículo y cito: "1-El conflicto es nacional, debe ser resuelto por los cubanos sin injerencia extranjera y apegados a la soberania popular. 2-El modelo de sociedad se agotó y los intentos de reformas derivaron en mayor inequidad social, pobreza y represión. 3-Necesitamos un pais democratico y soberano que garantice bienestar ciudadano en primer lugar. 4-Tales aspiraciones deben lograrse por via pacifica.". No obstante, no es menos cierto, que ya han pasado varias generaciones intentando lograr esos objetivos por via pacifica, y lo que han recibido a cambio es represion es sus muy variadas formas. Considero que si mañana en nuestro país, se producen manifestaciones violentas con el objetivo de cambiar la vida miserable que lleva la gran mayoria del pueblo cubano, trayendo consigo muertes de cualquier bando, para mí, es total responsabilidad del Gobierno cubano y de su Partido, por no escuchar durante decadas los reclamos de cambios de los que formando parte de él pueblo han tenido el valor de encararlos.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 2:34 PM
Totalmente de acuerdo Mario Gines, el gobierno detenta el monopolio de la violencia, además, es totalmente responsable, es quien cierra puertas y solo acepta el sometimiento, y eso, para el pueblo más manso de este mundo (y el cubano no lo es) no es infinito.. Gracias por su comentario Saludos
Sonia Bravo Utrera 8 noviembre 2022 - 10:39 AM
Concuerdo con los comentarios anteriores. Respeto la opinión de Ivette pero discrepo del exceso de civilismo que , a toda fuerza, impone la idea del diálogo como única salida. Y una pregunta, resultado de la perversión del lenguaje por el totalitarismo: a qué llaman soberanía nacional sin injerencia extranjera? De pronto, me retrotraje a una Ucrania en lucha, posible sin la ayuda de la Unión Europea y de Estados Unidos. Hay conceptos perversos, gastados y caducos. No unen. Disocian y favorecen otros conceptos como bloqueo y embargo. Gracias a Ivette por sí trabajo.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 2:55 PM
Gracias profesora Sonia, por su contribución al foro y su deferencia hacia mí. Yo no creo que el diálogo sea la única salida, digo que la salida debe ser pacífica y el Diálogo Nacional es un mecanismo probado que puede ser eficaz aunque hoy no se considere, ni por mí misma, viable. En varios debates he sostenido que esa fórmula no es absoluta sino conveniente en las condiciones de Cuba donde no existen siquiera mínimos democráticos para que se pueda pensar que con la gente en la calle, sale el gobierno y sube oposición sin más, oposición que la ciudadanía incluso apenas conoce porque el control de la información es para eso. Entonces, lo que sí es urgente para mí es tomar conciencia de la importancia que tiene ir articulando consensos, alianzas en base a objetivos prioritarios, estimular la lucha cívica por demandas urgentes de manera que la ciudadanía se vaya empoderando y la sociedad civil independiente fortaleciendo. Debido a nuestras condiciones de control absoluto, adoctrinamiento, desesperanza, emigración de fuerzas vivas del país, etc., es difícil pero es un camino que incluso permitiría lo que antes no pudo ser (una respuesta política ante una eventual caída del gobierno, por ej), o alcanzar suficiente fuerza como para hacer imprescindible para el gobierno una negociación y que en ella de verdad todos cuenten, para que el país pueda transitar por vía pacífica a la democracia. Lo que menciona sobre soberanía no es lo que expreso en el texto, lo que digo es que una idea bastante aceptada como consenso es que “1-El conflicto es nacional, debe ser resuelto por los cubanos sin injerencia extranjera y apegados a la soberanía popular." Seguramente concuerda en que no hay contradicción, porque justo de eso hablamos y porque también algunas personas han invocado la intervención extranjera, que no es lo mismo que actores internacionales participen como facilitadores, observadores o garantes, por ejemplo, en un proceso de Diálogo Nacional, en elecciones, por ejemplo; nada que ver con la situación de guerra en Ucrania... Saludos
Sonia Bravo Utrera 10 noviembre 2022 - 6:46 AM
Más acciones prácticas.Liberación de todos los presos políticos. Ayuda jurídica a sus familias. Desmilitarización de la sociedad. Rendición de cuentas del Poder... Huelgas intermitentes... Ucrania es únicamente un ejemplo de cómo funcionan las alianzas en el siglo 21. Una alerta para no confundir soberanía e injerencia con cooperación y alianzas. Un llamado a desterrar la perversión del lenguaje.
Ramón Izquierdo Delgado 8 noviembre 2022 - 12:37 PM
Sra Ivette COINCIDO PLENAMENTE con usted en este escrito. Ya ha visto el foro no esta con usted. El foro es reaccionario, en su odio al gobierno cubano, si tiene que matar y rendir al pueblo cubano de hambre esta dispuesto. Y no creo que el pueblo cubano se deje amedrentar por tipos como el Sr Sanson, Figueredo, Cubano de antes, Jose A Huelva, Eva, María Teresa y demás. Ya los veo atacándome porque ya sabe, lo ven como el abrazo del oso a usted 🤣🤣🤣🤣🤣🤣🤣 Saludos
Esteban 8 noviembre 2022 - 1:16 PM
Los comunistas en el poder jamás dialogarán mientras tengan de su lado a las fuerzas represivas, columna vertebral del régimen. No perdamos más tiempo. La única solución para el pueblo cubano es salir de la dictadura que lo asfixia.
Godofredo 9 noviembre 2022 - 3:29 AM
No pierdas más tiempo. Álzate en las lomas!! 😈💀💩
Sonia Bravo Utrera 9 noviembre 2022 - 6:59 AM
De acuerdo. Mientras llega, y si llega, el mediano plazo, la población cubana sufre y se desgasta en el día a día. Para mí,no es de mucha utilidad teorizar sobre algo que no propicie una respuesta práctica inmediata a dicha situación. Teorizamos todos en la medida en que reflexionamos; si confiamos solo en el análisis teórico, poco hacemos para estimular el cambio.
Shyri 8 noviembre 2022 - 4:06 PM
Un día nos dijeron que confiáramos, otro que había que democratizar al Partido, otro más que el pueblo decidiría qué tipo de Socialismo es el que prefería y que se cambiaría todo lo que debía ser cambiado, lo único que les faltó por aclararnos quién sería quién decidiría qué se podría cambiar y qué no. En más de 76,000 asambleas en todo el país, una abrumadora mayoría de las celebradas, se propuso que el sufragio universal directo y secreto se aplicara a todas las elecciones del país en todas las instancias incluida la elección del Presidente de la República. Pero para coartar esas legítimas aspiraciones del pueblo, se designó una comisión "depuradora" presidida por el muy "demócrata" Homero Acosta que, cumpliendo instrucciones del Mando Supremo, impidió se materializara ese deseo justo. Si, ese mismo señor Homero a quien le gritaron en plena Sesión Plenaria: "—¿Pero hasta cuándo Homero?" — cuando el aludido no acababa de levantar la sesión para el receso y una vejiga en apuros estaba a punto de relajar su esfínter y el personaje mearse en los pantalones. Profesora, creo que tiene toda la razón cuando expresa que el Diálogo Nacional por Ud. propuesto no es viable en el corto plazo (yo lo extendería hasta el mediano plazo), por las condiciones actuales y el posicionamiento tanto de la diáspora como de los que aquí sobrevivimos a duras penas, donde pareciera que los nuevos hibakushas del Caribe en que nos han convertido, estemos condenados a la venganza por nuestros propios compatriotas, al verse obligados y comprometidos muchos de ellos a pagar rescate de guerra por sus parientes rehenes en la isla soñada por Tomás Moro. La pasividad con la que los decisores han asumido el éxodo masivo, da la medida de que están mirando hacia otro lado y como que esperan que la gallina de los huevos de oro de las remesas les llenen las arcas vacías. Tampoco la galopante inflación parece preocuparles demasiado, ya no saben que inventar, lo cierto es que no aciertan en nada y no creo que este sea un Estado Fallido pero al paso que vamos parece que lo será. La tarea ordenamiento es un sonado y estrepitoso fracaso pero no hay valor suficiente para reconocerlo y rectificar el rumbo.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 4:47 PM
Gracias Shyri, coincido plenamente con su reflexión, incluido lo del mediano plazo para un DN. Confieso que a veces a mí me asusta el discurso del socialismo, la independencia y la soberanía del gobierno de la continuidad hace mucho tiempo, que nos ha impuesto la dependencia de remesas y lo que es peor, de importar alimentos incluso de los EEUU a pesar del bloqueo.....!Qué sería entonces sin bloqueo!!!! en vez de reconocer libertades económicas básicas. Un gobierno que prefiere negociar, abrir puertas con alfombras rojas al extranjero, poner negocios y empresas nada socialistas en ese mundo capitalista y enemigo, antes que liberar verdaderamente las fuerzas productivas del país para que seamos los propios cubanos los que saquemos al país adelante. El discurso oficial puede invocar la patria, la soberanía y más, pero lo que cuentan son los hechos, no las palabras Saludos
Sonia Bravo UtrerA 10 noviembre 2022 - 6:57 AM
Aquí no coincido. No puede haber desarrollo sin comercio. Tampoco puede haberlo en aislamiento total. Los hombres de negocios norteamericanos son eso: hombres de negocios. No enemigos. Nada parecido.
Sonia Bravo Utrera 10 noviembre 2022 - 7:01 AM
Aquí no coincido. Veo la sombra del discurso ofensivo de la izquierda radical, y equivocada . A mi juicio.
Sonia Bravo Utrers 10 noviembre 2022 - 7:21 AM
1. Vivimos en un mundo global e interconectado. Cuba ha quedado fuera de toda modernidad. 2. Nunca ha habido socialismo real. En ningún sitio. 3.El desgobierno cubano negocia hasta con el Diablo. No puede alimentar a su población. Verdad de perogrullo. 4. Creo que faltan comillas en algunas expresiones como 'mundo capitalista y enemigo". .
Sonia Bravo Utrera 10 noviembre 2022 - 7:03 AM
Tres veces he dicho que no coincido con esta valoración y tres veces lo han "desaparecido'.
Livio Delgado 8 noviembre 2022 - 4:42 PM
Personalmente creo que el consenso de que un “nuevo proyecto de país en base a un nuevo pacto social” existe, nadie inclusive de su propia izquierda extrema, al día de hoy niega que el agotamiento es claro e irreversible, lo que sigue faltando es como hacer torcer el brazo al PCC único que su tiempo se acabó, y que ha de dejar espacio para que esa nueva Cuba por surgir tome lugar y se logre respetando el arcoíris de pensamiento y la pluralidad que el país se reencause en la senda del progreso y la prosperidad. De sus 4 ideas finales de amplio consenso estoy convencido que la última, eso de que ha de lograrse por un cambio pacifico la veo muy alejada de la realidad, la polarización y represión como hemos ido viendo ha ido incrementándose en la misma medida que el equipo de gobierno de “la continuidad” persiste en métodos y conceptos viejos y retrógrados, sin ofrecer respuesta viable a la precaria situación económica que ha sumido al país, ya hoy en una situación de extrema fragilidad social explosiva. Coincido con Juan Pin Villar que alguien, y todos sabemos de qué lado porque tienen la fuerza y la inmunidad asumida, va a dar “una galleta” fuera de lugar con mártir de por medio y se acabo el cuento de camino.
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 5:01 PM
Gracias Livio, coincido con buena parte de su comentario. Sin embargo, quisiera significar tres cosas: 1.- Consenso no es unanimidad, hay varias formas de consenso y al que me refiero es que incluso en ambas partes contendientes, por decirlo de algún modo, existe una visión negativa de la violencia cada vez más amplia. Ni el Partido/Gobierno/Estado es un actor homogéneo ni el espectro crítico y opositor tampoco. En ambos esa visión negativa de la violencia es más amplia que en todas las décadas precedentes. Precisamente por lo último que dice de quién tiene el monopolio de la fuerza, es que del otro lado existe bastante consenso también en que el camino debe ser pacífico. En realidad todos lo querrían, no imaginemos que el gobierno es violento porque quiere, preferiría seguir gobernando en base a imagen y manipulación con represión selectiva como hizo durante décadas, pero ya no puede, esa represión es muestra de su incapacidad, he ahí su principal dilema porque cada día se expone más, desvela su real naturaleza y cava su propia tumba...,.. Lo último que dice ya ocurrió desde julio 2021,al menos que sepamos...Y si el final es la idea que cierra su comentario, entonces ¿no hay nada que hacer, no? Por cierto, no como la actual, pero la dictadura de Batista y otras han tenido también la fuerza y la impunidad, sin embargo...sus historias no se detuvieron ahí, Saludos
Ramón Izquierdo Delgado 8 noviembre 2022 - 11:08 PM
Sra Ivette La victoria del Sr DeSantis y Rubio en La Florida deja su escrito en papel mojado, con esos dos personajes no hay diálogo posible. De 1989 a la actualidad según el portal Asia Times el por ciento del comercio de Vietnam en relación a su PIB creció del 19% al 209%!!!. Sólo ese dato da la importancia del cese del bloqueo a Cuba. Es inconcebible vivir en la ÚNICA división internacional del trabajo que existe la capitalista y no poder vincularte con ella. Un millón de cubanos en EE UU tiene más poder que 240 millones de electores. Se lo digo porque a usted y a los foristas les gusta hablar mucho de democracia para criticar a Cuba.
Armando Perez 9 noviembre 2022 - 10:10 AM
¡Cómo el señor Siniestro sesga el análisis de los datos! La economía de VietNam creció enormemente a pesar del embargo comercial de los USA tan pronto como el Partido decidió abrir la economía y permitió el capitalismo de mercado. Adicionalmente, VietNam dejó de oponerse sistemáticamente a los USA en la politica internacional. Unos años después, se levantó el embargo. Fueron esas las razones,además de la conveniencia adicional para ambos países de presentar un frente unido ante las ambiciones expansionistas chinas, que los USA levantaron el embargo y hoy, hasta hacen maniobras militares conjuntas. Cuab sigeu siendo refugio de gente buscada por los USA y sigue entrometiendose en otros países como Venezuela. ¿Hay de darle caramelos?
Sanson 9 noviembre 2022 - 2:58 AM
Izquierdo, veo que se ha retractado hipocritamentede su majomia y que ahora recien quiere dialogos. Nada. Se les van a dar tres tazas del caldo que querian Ni un tantico asi
narciso 9 noviembre 2022 - 4:52 AM
Ivete me parece bueno su cambio de posicion y las posiciones duras son de la contrarrevolucion no de la parte cubana No puedes llegar a casa de nadie a imponerle algo para que te compre o venda solo es admisible que pongas precio a tu mercancia nada mas Apoyo su cambio de postura
Sonia Bravo Utrera 9 noviembre 2022 - 9:03 AM
Hola Narciso. Podría ser más explícito? Qué entiende por contrarrevolución y qué por parte cubana? Dónde observa el cambio de postura de Ivette? Gracias. Sonia
Sanson 9 noviembre 2022 - 3:49 PM
Saludos Ivette, Pues resulta que los dos clarias designadas del espacio estan tratando de reclutarla y mencionan al resto del equipo y del foro en si como contrarrevolucionarios. Ellos que constantemente repiten alardeando con denotado extremismo aquello de "ni un tantico asi " toman su opinion (nada mas erroneo por cierto, que quede clara mi opinion) como una rendicion. Yo por mi parte y sin duda alguna estoy muy alegre del triunfo aplastante de los cubano americanos que apoyan las sanciones a la tirania que mata ninnos y golpea mujeres. Si eso representa ser un contrarrevolucionario, como sugieren esos, no lo veo como nada de que arrepentirme, mientras que no escupamos sobre los que aarruinaron la Patria y juzguemos a los traidores los que los apoyan. Muy bueno que Rubio, que aspiro llegue a la Presidencia en cualquier momento, Maria Elvira, Diaz Balart y otros hayan cumplido al igual que Roberto Menendez (el hijo de Bob) asegurando los pinos nuevos de nuestra emigracion para que cualquier politico que trate de negociar una tregua, en lugar de mantener una posicion decorosa contra la tirania criminal y totalitaria fracase. Saludos.
narciso 10 noviembre 2022 - 5:13 AM
Sanson tu no eres contrarrevolucionario tu eres un tipo mala gente Hay contrarrevolucionarios buenas personas pero ese no es tu caso Un niño que necesite un medicamento y muera porque los cubanos de miami no permiten el cese del bloqueo es no de contrarrevolucionario es de criminal y mala gente
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 5:29 PM
Gracias Sonia, excelentes preguntas.....A seminarios y modalidades similares siempre recuerdo a los alumnos que vale tanto una buena respuesta como una pregunta inteligente, estas últimas a veces son claves.... Mire que le respondí a Narciso sin ver su comentario, y ahora no lo veo subido todavía, así que por si acaso lo copio en este. Saludos ¿Cuál cambio de posición Narciso? Las posiciones duras, de un extremismo político rampante, están en ambos lados, tanto por parte del gobierno que insiste en reprimir en vez de hacer política poniendo por delante los intereses de los ciudadanos, y de una parte de la oposición dentro y fuera de Cuba, sobre todo en USA. Sobre su modo de clasificar las posiciones o partes contendientes, entiendo su discurso reproduciendo a la oficialidad: donde usted dice contrarrevolución debemos leer oposición y espectro crítico en general respecto al gobierno, y donde usted dice "parte cubana" debemos leer "gobierno y sus apoyantes". Lo entiendo, es más de medio siglo repitiéndonos el mismo discurso, deconstruir eso no es fácil, pero "contrarrevolución" no existe en Cuba porque la Revolución fue un proceso que surgió y se completó hace años en nuestro país, somos una sociedad postotalitaria gobernada por una clase política surgida de ese modelo que derivó, lamentablemente, de la propia Revolución. Y parte cubana, hablando de Cuba, seríamos todos los cubanos ¿no? Lamento tener decepcionarlo porque en este tema no hay cambio de postura en mí, si revisa el historial de mis textos publicados en LJC y otros medios, verificará que he sido crítica de las políticas erráticas del gobierno y sobre todo de la represión y las violaciones de derechos humanos en nuestro país, al mismo tiempo que he abogado por los consensos, la gestión política de los conflictos, la transición pacífica,.....en fin.... Saludos
Ivette Garcia Gonzalez 9 noviembre 2022 - 5:19 PM
¿Cuál cambio de posición Narciso? Las posiciones duras, de un extremismo político rampante, están en ambos lados, tanto por parte del gobierno que insiste en reprimir en vez de hacer política poniendo por delante los intereses de los ciudadanos, y de una parte de la oposición dentro y fuera de Cuba, sobre todo en USA. Sobre su modo de clasificar las posiciones o partes contendientes, entiendo su discurso reproduciendo a la oficialidad: donde usted dice contrarrevolución debemos leer oposición y espectro crítico en general respecto al gobierno, y donde usted dice "parte cubana" debemos leer "gobierno y sus apoyantes". Lo entiendo, es más de medio siglo repitiéndonos el mismo discurso, deconstruir eso no es fácil, pero "contrarrevolución" no existe en Cuba porque la Revolución fue un proceso que surgió y se completó hace años en nuestro país, somos una sociedad postotalitaria gobernada por una clase política surgida de ese modelo que derivó, lamentablemente, de la propia Revolución. Y parte cubana, hablando de Cuba, seríamos todos los cubanos ¿no? Lamento tener decepcionarlo porque en este tema no hay cambio de postura en mí, si revisa el historial de mis textos publicados en LJC y otros medios, verificará que he sido crítica de las políticas erráticas del gobierno y sobre todo de la represión y las violaciones de derechos humanos en nuestro país, al mismo tiempo que he abogado por los consensos, la gestión política de los conflictos, la transición pacífica,.....en fin.... Saludos
Bernardo Pi 9 noviembre 2022 - 4:04 PM
Más q un dialogo debería hablarse de diálogos. Si contamos 5 actores claves: cubanos en la isla, la emigración, el gobierno cubano, el gobierno americano y la oposición, sacando la cuenta hay 26 posibles diálogos en dependencia de quienes estén involucrados. Ciertamente no estamos hablando lo suficiente. Gracias Ivette por tan interesante artículo.
Sonia Bravo Utrera 10 noviembre 2022 - 7:10 AM
De acuerdo. Antes hay que actuar como adultos. El único enemigo ahora es el totalitarismo y su maquinaria represiva aplastante, así como su ineptitud económica más que probada.
Ramón Izquierdo Delgado 10 noviembre 2022 - 9:23 AM
Oh 😲😲😲😲, donde deja la contrarrevolución dura de Miami y al gobierno norteamericano
Gladys Marel Garcia 9 noviembre 2022 - 7:09 PM
Ivette me gusta tu analisis, estoy de acuerdo y es interesante el debate en el forum.
Bernardo Pi 9 noviembre 2022 - 8:12 PM
Más que un diálogo debería hablarse de diálogos en plural. Si consideramos 5 actores sociales fundamentales: el pueblo en la isla, el gobierno cubano, el gobierno americano, la emigración y la oposición política interna tendremos, descontando los diálogos internos, 26 diálogos posibles con distintos participantes., si la cuenta no me falla. Gracias Ivette por tan interesante artículo.
narciso 10 noviembre 2022 - 5:10 AM
Sonia te respondo Contrarrevolucionario los que desde dentro y desde fuera apoyan el criminal bloqueo que no son cubanos aunque bueno lo que son es malas personas La parte cubana me e refiero a lo contrario a lo dicho arriba es decir no me refiero solo a los del gobierno y a los que dicen ser comunistas o lo son de hecho En cuanto a ivete su posicion de a la violencia nada pues es muy notorio y positivo Cuando se elimine el bloqueo pueden cambiar muchas cosas pero a la fuerza y con coaccion lo que hace es crecerse al ser humano en vez de rendirse
Sanson 10 noviembre 2022 - 8:32 AM
En realidad nadie apoya " el criminal bloqueo', sencillamente porque este existe solo en las justificaciones del regimen comunista cubano y los rezos de sus aduladores o engannados. Todos sabemos que una potencia como los Estados Unidos con una economia gigantesca y progresiva y un mercado con el cual todos quieren mantener relaciones, no necesita otorgar prebendas a un enemigo sobretodo cuando estas seria una concesion inmerecida y poco beneficiosa. No obstante, y aunque la perorata oficial insiste en mantener una nebulosa en el asunto, el pais nortenno transige en otorgar favores a quien no los merece y por eso no se ponen regulaciones al comercio de alimentos y otros insumos, cosa que de existir el cacareado "bloqueo" ocurriria sin problemas teniendo en cuenta que lo que se envia a Cuba es algo que cualquier nacion recibiria con agrado. La venta de medicamentos no entra en las sanciones al regimen comunista, cosa que no se comunica a la poblacion cubana claramente para mantener la ceguera de algunos y el descaro de otros. En realidad, puede que existan algunas prohibiciones sumamente justificadas contra un regimen que ya una vez tuvo en mente planes descabellados de atacar al territorio Norteamericano con bombas nucleares o llevar a sus ciudades, parques y lugares de esparcimiento, el terror. Eso es innegable pero, repito , extremadamente justificado, si se tiene en cuenta que el nucleo que acaricio esas ideas, es el que aun, a la fuerza, sostiene el poder en la Isla enemiga. De todas formas, lo repito, me inclino a pensar que el regimen arruinado cubano en su aislamiento con la mayoria del resto del Mundo, desea una tregua con el enemigo con la esperanza de recibir algunos creditos e inversiones que como se sabe serian algo impensable si se analizaran sus tendencias historicas mantenidas
Sanson 10 noviembre 2022 - 10:35 AM
En realidad nadie apoya " el criminal bloqueo', sencillamente porque este existe solo en las justificaciones del regimen comunista cubano y los rezos de sus aduladores o engannados. Todos sabemos que una potencia como los Estados Unidos con una economia gigantesca y progresiva y un mercado con el cual todos quieren mantener relaciones, no necesita otorgar prebendas a un enemigo sobretodo cuando estas seria una concesion inmerecida y poco beneficiosa. No obstante, y aunque la perorata oficial insiste en mantener una nebulosa en el asunto, el pais nortenno transige en otorgar favores a quien no los merece y por eso no se ponen regulaciones al comercio de alimentos y otros insumos, cosa que de existir el cacareado "bloqueo" ocurriria sin problemas teniendo en cuenta que lo que se envia a Cuba es algo que cualquier nacion recibiria con agrado. La venta de medicamentos no entra en las sanciones al regimen comunista, cosa que no se comunica a la poblacion cubana claramente para mantener la ceguera de algunos y el descaro de otros. En realidad, puede que existan algunas prohibiciones sumamente justificadas contra un regimen que ya una vez tuvo en mente planes descabellados de atacar al territorio Norteamericano con bombas nucleares o llevar a sus ciudades, parques y lugares de esparcimiento, el terror. Eso es innegable pero, repito , extremadamente justificado, si se tiene en cuenta que el nucleo que acaricio esas ideas, es el que aun, a la fuerza, sostiene el poder en la Isla enemiga. De todas formas, lo repito, me inclino a pensar que el regimen arruinado cubano en su aislamiento con la mayoria del resto del Mundo, desea una tregua con el enemigo con la esperanza de recibir algunos creditos e inversiones que como se sabe serian algo impensable si se analizaran sus tendencias historicas mantenidas

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario