25.8 C
Havana
viernes, octubre 30, 2020

El centro del debate

Miguel Alejandro Hayes
Miguel Alejandro Hayes
Articulista. Ensayista. Editor de La Trinchera

El primer error lo cometió Boris Fuentes. Luego, toda la cadena de técnicos y censores, directores de noticiero, directores de canal. El material que se publica en el NTV pasa por muchas manos.
¿No había censores y un equipo de numerosas personas que revisaran el reportaje? Lo dudo, porque cortaron un beso gay de una película comercial norteamericana en horario no estelar. Pero si de verdad no lo tienen, deberían. Un presidente necesita un equipo de comunicación política que cuide y que seleccione cuidadosamente lo que se transmite de él, más en un momento así. Entonces, he ahí el primer grupo de responsables del escándalo con la declaración sobre limonadas y guarapo.
El segundo, lo encabeza el presidente y todo su equipo de trabajo. Sí, el equipo, porque un presidente tiene un equipo de gente que lo asesora directamente. Él debió tener en cuenta que sus discursos, ante todo, se recepcionan como propaganda política. Una prensa donde cada mensaje va acompañado de un mensaje cosmovisivo marcadamente político (postura a favor de la revolución cosificada en el gobierno), no puede transmitir una intervención presidencial como otra cosa. Eso hizo que, se quiera o no, fuera visto de esa manera.
De ahí que, el mensaje que se espera, a esta altura, no es de limonadas y guarapos. Lo esencial para la conformación de expectativas que ayuden a salir adelante de la Crisis dentro de la crisis que se atraviesa: un mensaje de aliento, no puede ser del orden de los refrescos. Es imprescindible generar una nueva imagen del mundo, que muestre algo favorable por lo que trabajar, para superar esto. Las palabras del presidente no fueron de aliento. Él encabezó una reunión más, donde un problema menor recibe atención. En pocas palabras, los modos de apropiación del discurso político, la lógica de semantización y contextualización habitual, le jugó en contra.
Por otro lado, el presidente habló como si fuera un cubano en la mesa de su casa, debatiendo un asunto común. Su tono campechano, virtud que no debería cambiar y que es algo que sí juega a su favor, condicionó su tono coloquial para referirse a una oferta muy específica ausente de los mercados cubanos.
Claro está que para un ingeniero eléctrico la limonada no es “la base de todo” ( más allá del papel del ácido cítrico en la respiración celular). Se trata una manera de señalar la necesidad de aprovechar el limón, a partir de utilizar absolutizaciones típicas del discurso cotidiano, porque todos conocen qué quiso decir, y que se refería a algo muy particular. Sabiendo los espacios para la descontextualización, a todo el equipo presidencial le correspondía prever.
Pero eso es sólo desde el punto de vista comunicacional. La gestión de una crisis exige que se vaya a los temas medulares. Jugos y pizzas son algo más que todo el sistema de cosas a resolver y que, según la lógica de autonomía defendida incluso oficialmente, debería ser competencia de los poderes territoriales. La máxima dirección del país no puede entretenerse, ni mediática ni ejecutivamente, en las tareas que las autoridades y funcionarios locales no han cumplido. Le corresponde generar, al menos idear (incluso su puesta en escena) respuestas a las trabas esenciales. Hay muchos rubros de la producción nacional que urgen ahora mismo ser rescatados para garantizar el consumo de los ciudadanos. Perder eso de vista es el gran fallo.
Mientras tanto, se siguen dando razones para que el centro del debate esté bien lejos del centro de los problemas.
El desabastecimiento ya está aquí.
Tomado de: Trinchera Abierta

26 Comentarios

  1. Tiene razón el autor del artículo. Pero el presidente tuvo un mal maestro o ya se olvidaron de la repartición de cazuelas en la revolución energética.

  2. El autor llama la atención sobre un tema medular. Entiendo su mensaje de querer que vayamos al centro del asunto. Cris, con todo respeto, no encuentro el hipervínculo para conectar limones-cazuelas-causa de nuestros problemas. Te confieso que la computación no es mi fuerte.

    • No sé por qué no lo entiende. Me refiero a que no es el primer presidente que se dedica a cosas que no le tocan a su nivel.

    • Pues sí se deberían concentrar en problemas medulares y no irse por la tangente. Buen artículo.

  3. Miguel Alejandro, no se trata de encontrar personas que maquillen los yerros del presidente designado, sino de ir al verdadero centro de nuestras desgracias: el sistema/modelo que hoy impera en Cuba y que impide que no haya ni limones ni guarapo en un país tropical como el nuestro.
    Es tremendamente ridículo que en un país con escasez perpetua la máxima figura se explaye en limonadas y pizzas. Eso es una burla en la cara de un pueblo indefenso que no cuenta con mecanismos ni libertad para determinar su futuro.
    De lo que debería hablar, y no lo hace ni creo que lo haga alguna vez, es que de continuar en su «continuidad» nuestro país jamás dejará de ser un pozo de calamidades.

  4. Me asombra está afirmacion con la que se cierra el texto: «El desabastecimiento ya está aquí.»
    Lo lamento, el artículo es bueno pero pienso que hay que ser objetivos al afirmar algunas cosas. El desabastecimiento forma parte intrínseca del modelo que rige en el país. Las crisis periódicas que sufrimos agravan ese desabastecimiento cada cierto tiempo, como lo estamos viviendo ahora, grave y terrible, desde muchos meses antes de la pandemia. Hace seis décadas que los cubanos no podemos ir a una tienda o a un mercado a comprar el alimento o producto que deseemos el día que lo necesitemos o decidamos.
    Lamentablemente el desabastecimiento está aquí desde hace 60 años, se ha instalado y ha echado raíces entre nosotros desde hace demasiado tiempo ya, impidiendo que desarrollemos nuestras vidas con cierta normalidad.

  5. Hayes, tienes razón. Pero no es nada nuevo en nuestro país. Quien que lo vivio no recuerda al Jefe del Estado durante el Periodo Especial ocupandose personalmente de las juntas de ollas de presión y cafeteras?? Quién no recuerda a ese mismo Jefe de Estado disertar jocosamente como adefesios de los ventiladores caseros y otros artefactos rústicos que la población ideó para paliar las dificultades tan fuertes del Periodo Especial y burlarse de aquellas soluciones?
    Por qué un Jefe de Estado aborda como tema central y estrategico problemas completamente secundarios y además, es publicado como algo digno del quehacer de esa personalidad pública en el ejercicio del poder??
    No es nada nuevo. Los cubanos, cuando no llegamos, nos pasamos!!

  6. Quizás hayan fuerzas más poderosas interesadas en sacar al aire esas cosas, incentivar las burlas y así restarle respeto al presidente porque a lo mejor DC está tocando temas tabú (que no son publicados) y eso está molestando a los que les conviene este estado de sobrevivencia. Mientras la gente tenga su cabeza, efectivamente,en el limón y todo lo demás que falta, no van a mirar más arriba ni adelante.

  7. Esta mañana alrededor de las 8.40 escribí un comentario sobre este artículo, recibí el email confirmando que fue recibido. Veo que han publicado algunos escritos después y el mío
    no se ha publicado. Me gustaría preguntarle a los editores: Cometí algún error técnico o de otro tipo? Muchas gracias.

    • Al parecer usted es nuevo en este foro. Todos los comentarios que provienen de IP’s nuevos van directo a moderación hasta que algún administrador del foro puede aprobarlos. No cometió un error, es sólo la configuración del sistema de comentarios en este medio que a menudo recibe personas ofendiendo a los autores o descalificando este foro, no es su caso. Reciba un saludo de nuestro equipo

  8. La verdad que para gusto están hechos los colores, a quien le guste bien y a quien no también, ahora nos ponemos cada cual a juzgar sI lo hizo bien o mal que si el equipo , que si los sensores, léanse el principito y antes de mirar la paja en ojo ajeno atrévanse a vérselas en sus propios ojos, que hace cada cual, el presidente tiene su estilo y hablar de limon y guarapo va con él pues es una persona que demuestra que sabe descender a los niveles del mercado actual que nadie le puede pasar gato por liebre, que no vive en una burbuja, ni se cree el cuento que le dicen en la oficinas o a través de teleconferencias esa es la esencia. Si alguno de nosotros estuviera en esa posición lo primero que tendrían que saber que dejarías de ser un hombre común para convertirte en un líder, en un administrador honesto y fiel a los principios, que no puedes salir a caminar con tu familia que el espacio que ella ocupa sería el mínimo y que lo que me toca es ser tan común como los más comunes de los cubanos, los niveles del discurso pueden ser varios y dependiendo del contexto y los oyentes. Críticas SIEMPRE EXISTIRÁN SI CRITICAMOS A JESUS CRISTO dígame ud lo que pueda suceder con los demás, como decía mi abuelo, NADIE ES MONEDA DE ORO PARA CAER BIEN EN TODOS LOS BOLSILLOS.

  9. Por necesidad salgo todos los días. De cada 10 personas que me cruzo en la calle, 9 hablan de la escasez de arroz,.pasta de diente, etc. Un Consejo de Ministros conlleva logística, seguridad, alimentación, clima. Allí espero vayan a discutir sobre lo que le preocupa al pueblo, por eso me molestó que se hable de limonada y gurapo

  10. Por las redes sociales hay un grupo de campesinos pidiendo que se aprueben una cinco medidas que,favorecería al aumento de la producción de alimentos,no son medidas nada exageradas,son medidas que los campesinos saben que funcionan,si se aprobarán esas medidas el problema de los cítricos y guarapo se resolvería,entonces,el presidente tendría tiempo para ocuparse de problemas más complicados de resolver.

  11. Pésimo artículo, justificando lo injustificable.
    Ningún periodista tiene que andar encubriendo lo que dice o hace el «presidente». El papel de la prensa es decir que pasa HONESTAMENTE, claro que la honestidad no es una virtud de muchos en el socialismo, pero quién debió preocuparse por lo que decía fue el «presidente» mismo en primer lugar. No se necesitaba ser un genio para darse cuenta de la importancia de lo que decía.

    Conociendo como conozco el sistema seguramente ya habrán llamado «a contar» a periodistas, directores de emisión y demás, por eso es tan grande la censura en Cuba. Quizá el equipo de asesores del presidente tenga algo de responsabilidad porque su función es justamente evitar esos disparates, pero el principal y mayor responsable es DC mismo. ¿o es que no puede sintetizar una idea coherente sobre un tema de importancia sin depender de nadie? Toda sanción que reciba un periodista por ese tema no es mas que una burda represión de la cual no tiene culpa sea quien sea. Y los artículos como este tratando de defender lo indefendible también están muy mal.

    • Aclararle al señor Huelva que muchos de los que escriben en LJC no son periodistas. Debe mostrar más respeto y tolerancia a los autores y sus textos, y discrepar con ellos en forma educada.

      • Le agradezco Azul su comentario a las 10:58. Así mismo veo el asunto. Es que no me gusta que me cojan pa su cosa los que quieren descentrarnos del tema central. Por eso es que no veía el hipervínculo.

  12. En el articulo acerca de la entrevista a un girovagante me referia al gobernante cubano como uno de estos. Creo que no andaba errado entonces como nos demuestra algunos articlos despues.

  13. Bueno, otro presidente se paso un dia hablando del berro en un congreso del PCC o asamblea del PP (no recuerdo bien) y no hubo tanto alboroto.

  14. Me aburre el tema de la limonada. Se prima la anécdota sobre la sustancia. Se termina pensando que la gestión de un presidente se limita a hacer declaraciones.

  15. Yo creo que no hay limones porque se perdió la esperanza. Me gustaría escuchar al presidente dar un discurso sobre la esperanza.

  16. Creo que no estamos acostumbrados a que nuestros dirigentes aparezcan en pantalla con sus vulnerabilidades, en este caso la de no escapar al cubanisimo habito de divagar y hacer chistes en situaciones serias. Me viene tambien a la mente como la camara se apartaba de Fidel cuando hacia pausas en sus discursos para beber agua y recobrar el aliento; y como sucedió algo parecido cuando Raul se estremeció de dolor al colocar las cenizas de Vilma dentro de su tumba . Esto, reduciendo el espectro de las reacciones a los pujoneso simpaticos memes; a los que en este siglo XXI no hay presidente que escape, llamese Nicolas, Trump, Merkel, Jacinda o Miguel. Mas alla de esto, realmente preocupa que cuando el ciudadano necesita -aparte de tener bastante dinero- hacer diez horas de cola en medio de una pandemia para comprar dos cuartos de pollo o dos pomos de aceite, la situacion alimentaria se este tratando con tanta ligereza a nivel de direccion de pais. Me parece que la conversacion debia ser bastante mas seria y comprometida, y estar enfocada en puntos como la revision de la politica agroalimentaria y productiva interna, en las disposiciones que restringen la importacion personal de productos basicos, y en la motivacion que existe detras de cada producto que se haya estado importando. En este contexto, mas que una criollada, lo que se genera dentro del publico es preocupacion ante el reflejo de poca seriedad y falta de busqueda de soluciones concretas para revertir la gravedad de la situacion alimentaria.

  17. No me gusta personalizar los debates políticos porque debemos centrarnos en las ideas más que en las personas. Pero voy a hacer una excepción. He visto las famosas declaraciones de la limonada. ¿Qué veo? Pues que Diaz-Canel no está curtido en argumentar bajo stress. Me refiero a un debate televisivo con un adversario político o una rueda de prensa con periodistas hostiles. Es decir, lo que es normal en casi todo el mundo.

    Fidel fue un magnífico agitador que se convirtió en mal gestor, como casi todos los buenos agitadores. Ojo, que puede pasar lo mismo con algún opositor como Ferrer.

    No sé porque digo todo esto, porque discutiendo de esto se refuerza la falsa idea de que el problema no está en el sistema sino en las personas.

    Por cierto, los buenos periodistas deben seleccionar el material del máximo interés para los lectores, que son quienes les pagan —o les deberían de pagar— y, por tanto, sus jefes. Por eso creo que lo adecuado fue airear las famosas declaraciones.

  18. Discrepo con Miguel Alejandro en un tema clave: el periodista sirve al pueblo, no al presidente ni al partido, ni al sistema.

    El verdadero periodista —no el propagandista— tiene en mente el deseo de sus lectores, que son sus verdaderos jefes, porque son los que le pagan, o le deberían de pagar. Por tanto debe rechazar cualquier interferencia de los políticos. Es decir, el verdadero periodista que sirve al pueblo debe posicionarse en las antípodas del periodismo que se hace en Cuba.

Comments are closed.