Celia Cruz y la pupila sesgada

Foto: BitchMedia

Celia Cruz y la pupila sesgada son noticia. El 4 de octubre de 2009, el día que murió Mercedes Sosa, los realizadores de Radio Granma nos encontramos ante un extraño dilema. La prensa escrita daba la noticia, pero en las fonotecas o departamento de música de cada emisora territorial del país, había una lista con artistas cuya difusión estaba prohibida o limitada, y en esta aparecía la cantante argentina.

No sabíamos los motivos. En realidad, los motivos nunca fueron importantes. A veces el director de la emisora recibía una llamada telefónica: “Pablo Milanés se puso a hablar mal de la Revolución y se ha decidido limitar su difusión”, como sucedió cuando la controversia pública entre éste y Silvio Rodríguez. Por suerte, en aquella ocasión se impuso la cordura, y unas horas después llamó Juan Salvador Guevara -entonces vicepresidente de la Unión Nacional de Escritos y Artistas de Cuba (UNEAC) en Granma- y nos explicó que la supuesta limitación del bayamés había sido un libretazo de alguien, que el propio Abel Prieto lo había aclarado.

Cuando se estrenó el disco Catalejo de Buena Fé, el entonces director de Radio Granma y yo participamos en un evento de emisoras de municipios con litoral en Caibarién. Soplaban otros aires aparentemente renovadores. A varios radialistas les pareció “un disco muy fuerte” y se suscitó un debate informal y ameno, en el cual algunos abordamos la inconsistencia cultural de las prohibiciones y limitaciones, a lo que Guillermo Pavón -que recientemente había recibido la vicepresidencia para la radiodifusión en el Instituto Cubano de Radio y Televisión- respondió: “Se está estudiando, se está estudiando”.

El poeta, investigador y editor Julio Sánchez Chang, de quien fui secretario ejecutivo en el Comité Municipal de la UNEAC en Manzanillo, unos meses antes de morir me contó que en una reunión de esa organización en Camagüey, un artista preguntó por el listado de  prohibidos y limitados en la Radio Cubana, y el representante del ICRT respondió: “Yo no sé de qué lista se habla aquí. La política de la Revolución nunca ha sido excluir a nadie”. Entonces el realizador, calladito, aparentemente conforme, fue hasta Radio Agramonte, arrancó la lista y la llevó para la reunión.

Unos meses después de esa reunión en Camagüey, el ICRT circuló un email explicando que todas las listas anteriores eran inválidas. Algunos realizadores, los menos, como Orestes Ernesto Remón en Radio Granma, comenzaron a incluir a Celia Cruz en sus producciones musicales lo mismo que a Annia Linares, Mirtha Medina, Oscar de León, Rubén Blades, Maggie Carlés, y otros.

Aun así, a finales del 2012, otro director general de Radio Granma me llevó a un análisis en el Consejo de Dirección porque había radiado la canción Miedos, por Buena Fé y Los Aldeanos y el “Lucha tu yuca, Taíno” de Ray Fernández. En el canal territorial manzanillero Golfovisión¸ hace dos años hubo un conato de intento de sanciones, y le quitaron la estimulación a una asesora  porque en un material de apoyo de un programa se fue un plano de la película Yo Soy del Son a la Salsa, de Rigoberto López, coproducida por el ICAIC,  donde salía Celia Cruz.

La pregunta es ¿Por qué ahora aparece Celia Cruz en el programa de TV La Pupila Asombrada?

Por lo mismo que se eliminó la lista de censurados, al parecer. Para que no tengan razón los que nos acusan de totalitarios, de autoritarios. Es en Miami y no en Cuba donde se rompen en público discos de artistas por actuar en La Habana, ciber-acosan a Laura Pausini por cantar con el Presidente Díaz-Canel entre el público, realizan una campaña para boicotear las presentaciones de Buena Fé en los Estados Unidos y demonizan a Israel Rojas.

Tampoco es el gobierno cubano el que aplica una ley que impide a los mejores artistas cubanos que han decidido vivir en la isla, se promocionen en los circuitos trasnacionales o firmen con las disqueras estadounidenses, o que Juan Formell y los Van Van vayan a recibir un premio Grammy. Todo eso es verdad. Pero hay un detalle: nosotros no somos el gobierno americano, nuestro gobierno no es el imperialista. Nuestros políticos hablan de la forja de un mundo mejor y la conquista de toda la justicia. Aquí se dice que “Revolución es no mentir jamás ni violar principios éticos”.

De tal modo, en aras de no violar principios éticos, si vas a incluir a Celia Cruz en un programa de televisión con un marcado matiz ideo-político como La Pupila Asombrada, lo honrado sería contarlo todo, no sólo que la cantante odiaba la Revolución Cubana –como es cierto-, sino también que estuvimos 50 años equivocándonos en el tratamiento que nuestros medios le daban a cualquier artista que decidiera emigrar a Estados Unidos, o que no estuviera de acuerdo con la política de la Revolución. O aquellos que, sin ser cubanos, hicieran alguna crítica pública a la Revolución o a algunos de sus líderes.

Equivocados al punto de que en el Teatro Manzanillo hay pinturas de grandes personalidades que pisaron su escenario, desde Carlos Manuel de Céspedes hasta Rosita Fornés, pero falta Ernesto Lecuona. Falta Lecuona porque lo mandaron a quitar y lo sustituyeron por Capablanca, que estuvo en Manzanillo pero jamás en el teatro. Según nos informaron, el pianista y compositor de Guanabacoa había dicho que mientras Fidel gobernara no quería que sus restos reposaran en Cuba. ¿Cómo iba a aparecer un cuadro de él en un lugar que, se pensaba durante aquel 2002, podría reinaugurar Fidel?

Es ese tipo de mentalidad la que deberíamos proponernos cambiar por nuestro propio bien como nación. Como he dicho antes: no se vence con más exclusión y aislamiento, cuando es exclusión y aislamiento lo que nos quieren imponer. No se vence el odio con el odio. No se vence la intención de dividirnos a los cubanos, con más divisiones. Y no se vencen los sesgos y la manipulación burda que se hace de la historia cultural de este país, con más sesgos y más manipulación burda. Se vence uniendo fuerzas y con la verdad en la mano.

Textos relacionados

La Peor Generación ya es

Pablo Milanés vs la leyenda negra

Pablo Milanés, la voz del país imaginario

47 comentarios

Azul 1 septiembre 2020 - 8:52 AM
Si todo eso lo hacen los yanquis, entonces las emisoras de radio de Manzanillo y de Granma la dirigen ellos también. Debes saberlo tú mejor que nadie,eres prueba viviente.
Giordan Rodríguez Milanés 1 septiembre 2020 - 9:01 AM
Desde lo personal, tengo muy claro qué es imputable a los yanquis y que a nosotros mismos. Y si vamos a ser honrados, no es "Si eso lo hacen los yanquis..." porque hay pruebas de sobra de lo que hacen. Como hay pruebas de las equivocaciones y disparates nuestros.
Parmenio 1 septiembre 2020 - 9:20 AM
Muy buen artículo. Un detalle, nunca han sido errores. Esa forma de actuar forma parte intrínseca del comunismo como ideología totalitaria. También se suma el culto desmedido a la personalidad con base sólida en el populismo. La ideología comunista es ridículamente represiva de la libertad de expresión. Todo eso está en el ADN. El que piense que puede haber un comunismo 2.0 mejorado entonces no ha leído de historia.
Giordan Rodríguez Milanés 1 septiembre 2020 - 11:13 AM
Bueno, pues ho debo ser una excepción porque mire que he leído Historia, y escrita por represenrantes de todo tipo de ideopolíticas.
Raúl 1 septiembre 2020 - 4:18 PM
El censor es tan torpe que lo único que logra es publicidad del artista censurado. Cuando prohibieron la exhibición del documental " Sueños al Payro" muchas personas me pidieron que les pasara la música de Mike Pourcel que tengo. Cuídate de los bocoyoteros pero sin dejar de escribir y denunciar las cotidianas chapuzas de nuestros funcionarios. Gracias
Manuel* 1 septiembre 2020 - 2:07 PM
Parmenio, coincido contigo. Cuando los medios de comunicación se conciben como un instrumento de lucha de clases en lugar de un derecho ciudadano, la censura se convierte en un modo de lucha legítimo. No creo que la censura acabe en Cuba antes de un cambio de régimen, porque la propia supervivencia del régimen depende de la censura. Por otra parte en la propaganda también se cumple el principio económico de los rendimientos menguantes. Cuanto más esfuerzo se dedica a la propaganda, menos efecto logra. Por eso un medio independiente de difícil acceso en Internet puede tener más impacto que varios medios oficiales de fácil acceso.
Giordan Rodríguez Milanes 1 septiembre 2020 - 2:24 PM
Manuel, ¿Para acabar con la censura en Miami hay que entonces tumbar el capitalismo?
Manuel* 2 septiembre 2020 - 6:16 AM
Giordan, es abusivo comparar la censura en Miami con la censura en Cuba. Es como justificar la amputación de un miembro por la picadura de un mosquito argumentando que también hay que amputarlo con una gangrena avanzada. Y, efectivamente, la censura solo acabará en Cuba cuando venga el cambio de régimen.
Orl 1 septiembre 2020 - 9:29 AM
No son los gringos, son peores
Isaías 1 septiembre 2020 - 9:34 AM
En Cuba cuelan un mosquito y se tragan un camello. 😀 También hay una muy cómica competencia entre funcionarios a ver cuál es más "revolucionario". Toman medidas que el nivel central no les ordenó solo para congraciarse con los jefes. En las reuniones vociferan las palabras "pueblo, revolución y socialismo" hasta perder la voz. Luego te enteras que al tipo lo "tronaron" porque estaba "metiendo las manos" hasta el fondo. La doble moral en acción. Si en Miami algunos rompen discos de un artista X es para manifestar su desacuerdo ideológico con él o ella, pero no es una política del gobierno de los Estados Unidos el censurar a un artista por su posición ideológica. Y ejemplos sobran. En Cuba ocurre otra cosa. La "pureza" de la revolución exige que si fulanito el cantante, o fulanito el pintor, o fulanito el escritor no entra por la canalita del guión ideológico oficial, entonces que nadie disfrute de su arte. Será condenado al ostracismo y su reputación asesinada públicamente. Ello sucede porque en Cuba no hay libertad de expresión, asociación, prensa y movimiento. También porque no hay emisoras independientes que sigan radiando, o televisando o publicando la obra de un artista censurado por el oficialismo. La cosa va de "conmigo o contra mi" sin alternativas. Por eso necesitamos democracia, para quitarle a los señores del partido único la hegemonía y la opresión de sobre la sociedad cubana de que han gozado por 61 largos años. Cuba no es de ellos ni mucho menos. Tampoco muestras conciencias. Sin embargo, son esos mismos señores los que no han podido cumplir siquiera con la vergonzosa promesa de garantizar un simple vasito de leche a la gente. Entonces, cuelan un mosquito y se tragan un camello. Por suerte el exilio mantuvo y mantiene viva a nuestra Celia Cruz y otros artistas cubanos que no comulgaron con el comunismo, ese sistema absurdo que aún impera en nuestro país. Gracias por su artículo, Sr. Milanés.
Azul 1 septiembre 2020 - 9:35 AM
Mira ,cuando digo "si lo hacen los yanquis", es porque pienso que la inmensa mayoría de las situaciones se han dado por la influencia de esa comunidad cubana, que por una parte decidió,y por otra parte fue obligado por este gobierno, a salir de su tierra natal, a partir del 59. Y ,se quiera reconocer o no, muchas de las reacciones de la diáspora han sido como respuesta al trato dado desde aquí,con la intransigencia. Porque esas actitudes nacieron aquí, se criaron aquí y muchas se desarrollaron aquí. Y jamás, jamás brotó dentro de la nación cubana,hasta el 59, ese repudio hacia todo el que pensara diferente, hasta el punto de renegar de los lazos sanguíneos. Y eso, no creo sea culpa de los " yanquis". Ellos serán culpables de muchas otras cosas,pero la división dentro de la misma sangre,de eso,no. No se debe olvidar que si bien esa,u otra/otro artista, decidieron en su momento preferir ser llamados "gusanos", o mal llamados ,para decirlo mejor, aquí ,por obra y gracia de nuestros jefes, estaba prohibido ,y aún están prohibidos, a pesar de que pueda o no existir una lista oficial. Baste con las experiencias que tú debes conocer, acerca de valientes que pagan día a día su osadía.
osvaldo1801 1 septiembre 2020 - 10:19 AM
Excelente analisis sobre una parte de la realidad cultural.
Manuel* 1 septiembre 2020 - 10:23 AM
"Es en Miami y no en Cuba donde se rompen en público discos de artistas por actuar en La Habana" Vamos a ver. Para romper los discos primero hay que comprarlos con lo que el artista recibe royalties. Cuesta dinero que lo gana el artista y su discográfica. Y ya que los discos son tuyos haces con ellos lo que te da la gana. No confundamos la libertad de expresión y de comercio con la censura de artistas por motivos políticos.
Orl 1 septiembre 2020 - 11:36 AM
En lugar de atacar a un ícono de la música popular, deberían analizar por qué han muerto tres médicos cubanos en Venezuela y como brindar protección a los colaboradores allí
Gustavo Arcos 1 septiembre 2020 - 10:31 AM
Totalmente de acuerdo. Si defiendes la Ética, como un principio, las censuras y exclusiones carecen de sentido. La frase popular : si tienes tejado de vidrio, no le tires piedras al vecino, debería ser parte sustancial de nuestra conducta y desde luego de nuestros medios y discursos. He tenido experiencias similares a las que cuentas, empezando por estar prohibido desde hace 6 años en la tv. Trabajé 10 años en varias emisoras radiales como Radio Ciudad de La Habana, Metropolitana, y Habana Radio y en todas aparecian listas o directivas que prohibían o limitaban la música de cantantes y agrupaciones. Y si vamos a la Tv, la lista de filmes cubanos censurados es larga. El problema no es Celia, el programa de La Pupila, o lo que sucede en uno u otro lugar. Es la irresponsabilidad y la falta de transparencia convertida en "virtud", en modelo. Cuando el extremismo, la fe ciega a una ideologia o partido, la manipulación mediatica y la mediocridad intelectual se instalan en la conciencia de la gente, hay poco que esperar. Cuando el ojo x ojo se convierte en el principio esencial que rige la conducta de las personas, estamos perdidos. En esencia, todo puede resumirse en la pérdida de esa eticidad que debería acompañarnos siempre. Saludos para ti y el trabajo de La Joven Cuba.
Giordan Rodriguez Milanes 1 septiembre 2020 - 11:14 AM
Un fuerte abrazo, profe.
Alexei 1 septiembre 2020 - 4:35 PM
Cuánto en la historia puede avanzar una sociedad movida por el odio?
Jesús Arencibia 1 septiembre 2020 - 10:31 AM
Certero enfoque. Felicidades al autor y al medio
MIguel Saludes 1 septiembre 2020 - 10:33 AM
Me alegra una vez más encontrar en su página artículos como este y participar en un debate que sea constructivo más que otra cosa y del que salgan ideas positivas, superando errores y malas decisiones. Estamos en un momento de oro no para derribar estatuas ni reescribir la historia )como está ocurriendo en esta parte), porque el pasado con sus cargas, logros, errores e injusticias ni puede ser cambiado ni puede ser reescrito. Es nuestra historia. Lo que pasó con Celia es propio de aquellos momentos. El error fue, no solo con ella, aplicar el veto y peor aún no dejarle entrar cuando su madre moria. El odio cada cual que le cocine el alma a cada quien pero lo que resulta más dañino es contribuir a insentivarlo e incluso darle fundamento. Es lo que ocurre hoy en esta parte de Estados Unidos. Los que rompen discos (un grupúsculo abominable) los que hacen escraches ( ahora se le llama asi a los actos de repudio y yo he sido testigo de alguno) y los que claman por el odio y la exclusion son una porcion pequeña, eso sí apoyados por gente con poder. La única manera de dejarlos fuera de contexto es quitando barreras que les sirvan de justiicacion y teniendo una actitud radicalmente opouesta a la que ellos dicen defender. Las contradicciones terminarán por saltar irremediablemente dejando al descubierto el verdadero rostro e intenciones. Las prohibiciones y los vetos, a cantantes y ciudadanos en general, independientemente de la idea politica, ideologica o religiosa del individuo, solo fomentan los errores y le dan sustento a los que no quieren cambios (en este lado también) Por recordar errores el que sucediocon Pedro Luis Ferrer o el reciente con el actor Rolando Casin que quiso ir a Cuba antes de morir y no recibió el permiso, o el mismo Alexis Valdés a quien s e dice también se le ha negado ese deercho. Absurdo que esto no se acaba de cambiar y que sean las mismas personas las que decidan ir o no, sea por su forma de pensar o poque tengan deudas con la ley. Ojalá todo esto contribuya a dar pasos en una dirección correcta. En cuanto al uso de "yanquis" para referirse de manera general a los de esta parte, también está en desuso. El tema es muy amplio pero a la parte sajona de este país apenas le interesa el folclor politico de Miami. A Trump y politicos sí por el tema de los votos. Si acaso a los "yanquis" lo que les gusta son los pastelitos de guava, los frijoles negros de Pollo Tropical y los tamales que se han puesto de moda a medida que la ola cubana se extiende por sitios tan reconditos como Kentucky y Oregon. Esos son los detalles que hay que usar en beneficio patrio. LO que haga u opinen personajes como Saavedra....puro folclor. Saludos
MIguel Saludes 1 septiembre 2020 - 10:35 AM
Aclaración, los dicos que rompe o aplasta Vigilia Mabisa no son comprados. Son quemados en computadora. o sea...pirateados. Esos no se gastan un kilo en aras el ideal. Al contrario tratan de sacarle buen provecho.
plinioMendoza 1 septiembre 2020 - 9:40 PM
bueno de cualquier manera uno puede piratear todos los discos que quiera, pararte en la calle y romperlos todos. de ahi a censurar (en todas las emisoras) como hace desde 1959 el gobierno cubano, va un trecho enorme, pero para criticar un poquito, ya sabes, hay que intentar decir (mediocremente) que "alla" sucede lo mismo que "aqui", lo cual es una asquerosa mentira, el "estudiante eterno que no regresara jamas" lo sabe.
Giordan Rodríguez Milanes 1 septiembre 2020 - 11:52 PM
Plinio, allá no sucede lo mismo. Uste tiene razón. Allá sucede peor. Allá planean ponerle una bomba a un avión lleno de casi adolescentes. Y la ponen. Y derriban el avión. Allá se inventan ataques sónicos. Persiguen las transacciones bancarias de este país. Presionan a las disqueras de los artistas que cometen el pecado de venir a Cuba hasta que esos artistas tienen que salir por los canales de televisión a repetir el discurso de odio. Obviamente allá no sucede lo mismo que aquí. Todavía no hemos visto a nadie de aquí ametrallar un pueblo pesquero de alla. Ni ponerles dos bombas a un avión con un equipo de esgrima, decir "¿Y qué?", y luego morir tranquilamente de viejo.
Junior Jr 2 septiembre 2020 - 8:34 AM
Giordan, por favor no compare peras con manzanas, si va a hablar de censura en la radio, compare la censura en la radio. En Miami, la censura promovida por el gobierno en la radio no existe, ejemplos se sobran. Si quiere comparar el terrorismo de un grupo de miami, pues entonces comparelo con el terrorismo(digase guerrillas) apoyados desde el gobierno de Cuba. Ud es una persona inteligente no repita el discurso manido de siempre.
Jagger Zayas Querol 1 septiembre 2020 - 10:43 AM
Ojalá que este analisis de Giordan llegue a oídos receptivos, aunque no hay peor sordo que el que no quiere oír. Tal es el empecinamiento y La Pupila Asombrada, hija de CubaDebate hace honor de su bastardo linaje. Poco a poco han ido derribando, uno tras otro, los preceptos unitarios y de inclusión originarios de la Revolución Cubana. Pero eso tiene una explicación --que no justificación-: es el miedo que los tiene prisioneros de que la gente sepa que otro mundo es posible. El miedo a perder la hegemonía de la manipulación, emulando a los imperialistas, y la retrasada Internet, les está jugando la mala pasada. Dijo nuestro José Martí que la palabra se ha hecho para decir la verdad, no para ocultarla. Y antes Lincoln dijo que se puede engañar a una parte del mundo todo el tiempo, o engañar a todo el mundo una parte del tiempo, pero no a todo el mundo todo el tiempo. Y con Internet, ese tiempo es cada vez menor!!
Alina Lopez 1 septiembre 2020 - 11:32 AM
Muy pertinente tu artículo Giordan. El término "limitados" es usual aún. En un programa radial de Matanzas en que entrevistaban a Mario le mandaron a callar con gestos de pánico en un programa en vivo, pues dijo q Padura era el escritor más solicitado en la biblioteca provincial, de la que era director en aquellos momentos. Terminó su explicación, pero al final, cuando le decían q si no había visto los gestos de que cambiara de tema, les respondió que ignoraba q Padura estuviera censurado, le ripostaron que no estaba censurado, sino limitado, sutilezas de la política.
Chris 1 septiembre 2020 - 1:38 PM
Hablando de Padura, les recomiendo Polvo en el viento, su última novela...el tema es la emigración cubana, muy bueno!
Azul 1 septiembre 2020 - 12:06 PM
Como dicen los españoles profesora ¡¡ JODER !! Eso me reafirma más todavía la duda que hace rato me come "el.coco". Si , según dicen ellos,tenemos un pueblo culto,preparado,fuerte, ideológicamente listo para responder ante cualquier provocación ¿ A qué le temen ?
Giordan Rodriguez Milanes 1 septiembre 2020 - 1:11 PM
Esa misma pregunta me la he hecho yo muchas veces.
Frank Uranga Galloso 1 septiembre 2020 - 12:44 PM
Excelente comentario, Felicitaciones por la imparcialidad y las buenas intenciones , lejos de dividir, se aprecia el deseo de unir , en medio de la distancia y los ideales , que han final son los factores que tanto han golpeado nuestro país.
Manuel* 1 septiembre 2020 - 2:10 PM
Celia Cruz es un caso más de como se desaprovecha el talento de los cubanos por motivos políticos. Ese es uno de los motivos del atraso económico de Cuba.
Antonio 1 septiembre 2020 - 2:18 PM
En materia de política tener un enemigo resulta muy conveniente, mientras más poderoso mejor. Permite exaltar el patriotismo para pedir sacrificios sin límites sin dar explicaciones; ocultar los yerros propios con el acoso y la mala fe del contrincante y no tener que justificar prohibiciones ni exclusión de derechos. Un enemigo bien administrado es una bendición, un recipiente donde se introduce, lo que le toca, pero cabe todo aquello molesto o incómodo según el arbitrio de quien lo invoca. Posibilita hacer y deshacer al gusto y conveniencia. Complementado con la exigencia de una incondicionalidad extrema permite abroquelarse tras un personaje insigne absolutamente perfecto de quien dimanan ideas brillantes y cuyo saber secular interpreta las aspiraciones del pueblo sin tener que preguntarle. Lo que da ambiente propicio a otros funcionarios de menor categoría, quienes, sin otro mérito que pertenecer al equipo, hacen también lo que les de la gana. Este es descarnadamente el panorama que da paso franco a que proliferen injusticias como las relatadas en el escrito pero que son escasamente una pincelada de la tónica de las ultimas 6 décadas. La historia cultural del país es apenas una de las víctimas de los sesgos y manipulaciones sufridos por la historia general de la nación. La versión de la historia que se imparte en los programas que reciben nuestro estudiantes es una vergüenza. Parecería que la República saltó de 1902 a 1959, ese período no fue solamente de corrupción, injusticia y atropello; aunque los hubo, no era un desastre. Cuba ocupaba un lugar destacado en el concierto de naciones y presentaba avances y resultados. Quienes participaron en la lucha contra Batista no vinieron de otra Galaxia. No todos pertenecían al 26 de julio ni estuvieron en la Sierra Maestra. Después de 1959 no todo tiene color de rosa. Hubo errores, excesos e injusticias. La dirección económica ha sido incierta con variadas tendencias, improvisaciones, metas quiméricas de las que no se habla y escasos resultados que no es necesario describir porque los hemos sufrido y aún los estamos sufriendo. Quienes vayan a hacer la historia de Cuba no pueden solamente acercarse a los textos oficiales. Los sociólogos se extrañarán de que estemos tan jodidos si solamente se proclaman éxitos sin registro de disensos o cuestionamientos., Si pasasen muchos años y el tema fuese para arqueólogos, éstos se asombrarían de que una sociedad tan perfecta dejase rastros materiales desacordes con su época. Finalmente, pienso que sería conveniente afinar la puntería, repensar el discurso haciéndolo menos poético y más concreto si se quiere motivar a numerosos cubanos que viven en una sociedad de la que actualmente dudan y no pocos reniegan. Saludos.
Jose A. Huelva G 1 septiembre 2020 - 3:06 PM
Buen artículo Milanés. En ocasiones no estoy de acuerdo con sus puntos de vista, pero en aquí le doy la razón 100%. Tampoco apoyo la censura en Miami y/o el presionar personajes públicos para que tomen una posición política.
Armando Gómez 1 septiembre 2020 - 4:17 PM
Yo no creo que Celia Cruz odiaba la revolución cubana,como tampoco lo hizo Bebo Valdés,ellos odiaban el sistema que quizo imponer restricciones a su cultura.
Livio Delgado 1 septiembre 2020 - 4:47 PM
La nueva política en Cuba va siendo presa de una idea que expreso el famoso actor humorístico estadounidense Julius Henry Marx, más conocido como Groucho Marx y uno de los dos actores humorísticos genios del conocido dúo de los hermanos Marx cuando se refería a un tipo muy específico de política que se hace brillar en periodos de crisis y que dice, «La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados». Acabaremos de entender que no existe el cubano bueno y el cubano malo, sino cubanos y para desgracia de nuestra nación, muchos, demasiados dirían yo desperdigados por el Mundo, Cuba, la patria no tiene nada que ver con un partido político, hacer uso del poder para silenciar, invisibilizar y hasta calumniar a todos aquellos que tienen o tuvieron posiciones diferentes a la del partido único en el poder es práctica común pero muy reprochable de este gobierno. Se que en la Cuba chiquita del exilio cubano de Miami también hoy va siendo esta misma practica pero en sentido contrario, pues en mi opinión en al igual de deplorable.
Diuber 1 septiembre 2020 - 7:44 PM
La censura es necesaria y puede ser, debe ser, un acto de bien público. Pero para ello el censor debe estar dotado de la ética y la sabiduría necesaria. Sucede que en ambas orillas abundan mediocridades e intereses espurios. El poder necesita sentir que tiene el control. A menor capacidad intelectual mayor represión. Ante la duda la censura. Es el mismo instinto de conservación que nos hace matar al insecto de apariencia extraña y que sin embargo es inofensivo o peor, útil. Exijamos en cualquier lugar capacidad y ética de quienes ejercen la censura. Denunciemos sin tapujos cuando esto no se cumpla.
Antonio 1 septiembre 2020 - 9:28 PM
Estimado Miguel. (18) Lamentablemente el pasado no puede cambiarse, pero sí las acciones nocivas podrían haber evolucionado y actualmente evitarse. El tratamiento dado a artistas e intelectuales que no comulgan con la llamada revolución no es en nada "Bohemia vieja"; el caso de Alexis Valdés no es del siglo pasado, tampoco las arbitrariedades ocurridas no hace tanto con profesores universitarios prestigiosos separados de sus cátedras, de los cuales recuerdo ahora a Fernández Herrera o la censura a audiovisuales y programas humorísticos. No hay caso cerrado. Saludos.
Orl 2 septiembre 2020 - 4:59 AM
allá no sucede lo mismo. Uste tiene razón. Allá sucede peor. No me extiendo en los detalles. No sé cuándo puedo publicar y cuando no
Orl 2 septiembre 2020 - 5:05 AM
Pérdida de empleo al que se sale de la línea oficial con el agravante de que hay prácticamente un solo dueño. Ser "no persona" por disentir, agredido físicamente, encarcelado, difamado por el único poder existente sin manera de poder ripostar. Sometido a vejamenes en actos de repudio. Soportando , en fin, una propaganda ridícula , martillante dia día , hora a hora en los medios de comunicación.
Orl 2 septiembre 2020 - 5:10 AM
Cuando trabajé de flamante profesor-investigador de la U de la H no teníamos ni siquiera libertad academica para exponer nuestros criterios. "?Para qué estudié ciencias económicas?" Yo me hacía esta pregunta. , Más aún el claustro en pleno se mostraba aterrorizado a la hora de opinar sobre cualquier asunto.
dario45666 2 septiembre 2020 - 9:41 AM
en verdad,solo la prepotencia de Iroel le permite hablar disparates en publico de celia Cruz.Celia se sintio embrujada por las promesas del Salvador de Cuba.por lo demas,mas cubana que fidel,raul y el che juntos,siemre supo distinguir entre Cuba y lo "otro".Viendo el giro de la discucion,solo puedo decir que,si no se reconoce que en cuba hay un sistema totalitario desde hace 60 anos con todo lo que eso implica y se sigue intentando emparejarlo a otro tipo de sistema,nunca podran ver la luz !!!!!Si te gusta,bien,si no,tambien pero eso es lo que hay !!!
MIguel Saludes 2 septiembre 2020 - 11:23 AM
Censura hay en todas partes, de una u otra manera. Claro que la de Cuba respecto a libros, escritores y cantantes ha sido bien relevante porque no practicamente no se ha disimulado. Simplmente se aplica lo estipulado, o lo que se cree establecido, y hasta ahi. Pero censura y silenciamiento existen y se están verificando hasta en las redes sociales como facebook cuando dices algo que no va con el tono. Simplemnte te lo suprimen. Y para cubrir quedan las formas de que puedes decirlo, publicarlo o cantarlo donde quieras que para eso hay libertad. Luego encuentra donde. La censura puede ser directa y abierta, pero también de manera solapada que casi no lo parezca. No se trata de critica un poquito sino decir las cosas como son. Tal vz de manera mediocre, pero sincera porque ejemplos tengo. Más mediocridad me resulta la manipulación pero eso es otro tema. Y de eso hay también u mucho por todas partes. Y de acuerdo con Antonbio en su señalamiento. Lo que quiero decir acerca de que la historia no puede cambiarse es respecto a los males ya irremediables como el de Celia por ejemplo y otros tantos. Vale la pena el debate para que as cosas tomen un rumbo diferente, mejor. Y no cro que la censura sea necesaria a no ser en casos muy determinados como puede ser el terrorismo, poclamacion de ideas supremacistas, pornografía sobre todo en el tema infantil, drogas, etc.
Alexei 2 septiembre 2020 - 11:38 AM
Confunde usted la censura como una práctica de opresión, con los límites del derecho a la libertad de expresión. Es cierto que la censura y la autocesura son de humanos, pero también las leyes que amplian y protegen los derechos civiles. No se comparan las normas para el uso de Facebook con la institucionalización de la censura en Cuba. Habla usted de cosas diferentes. Y al homologarlas, defiende usted la censura.
dario45666 2 septiembre 2020 - 12:52 PM
usted es cubano ?? parece que no,primero por como opina acerca de Saavedra y segundo al tratar de comparar los derechos de los iudadans de los EEUU ( como usted) a los derechos que se disfrutan en cuba.No repita eso,pr favor.Si alguien educado en cuba,opinara eso,lo puedo entender,pero alguien que vivio alla y despues aqui,creo que esta tratando de cuadrar el circul,sencillamente !!
Benito 2 septiembre 2020 - 5:37 PM
No sabía que Padura estaba "limitado". Ni siquiera sabía que existiera esa categoría 'censural' para redondear la comedera de catibía ambiente. Así que ahora no sé cómo referirme a ese escritor en público sin caer en un error político. Sobre la censura puede decirse que es una política del Estado-gobierno-partido que muestra el miedo irracional a lo que pueda pensar la gente, habida cuenta el adoctrinamiento sistemático desde la más tierna edad hasta la propria e vera muerte que experimenta el ciudadano corriente aquí. Porque ¿cómo afectaría a un ciudadano corriente oir a Celia Cruz y hasta simpatizar con su forma de cantar una guaracha, aunque haya sido una anticomunista furibunda si está -como se asume de plantilla- claro el los principios revolucionarios inculcados? Aunque creo que una de las formas más fuertes de censura esta, por parte de los censores, en el hecho de negarla o solaparla y no explicar abiertamente los motivos últimos de esa política. Podían dedicarle a eso una MR o dos.
Diuber 2 septiembre 2020 - 5:19 PM
Yo tampoco creo que sea la misma situación la de Cuba a la de La Florida u otros lugares donde se asientan grupos de cubanos, aunque aveces a los fanáticos de ambos lados los anima un odio semejante. En Cuba ha habido y hay censura torpe, ilegal y sobre todo innecesaria para el socialismo. Debe ser denunciada, ella y los intereses que le dan vida. Pero para resolver los problemas de los cubanos tiene que ser dondequiera que estén. Negar el fanatismo miamense y su poder de censura es hipócrita, y no ayuda a derribar barreras. Quienes sólo hablan de la paja en el ojo ajeno dan argumentos a quienes hacen lo que no deben.
Victor Manuel 3 septiembre 2020 - 12:55 AM
No son válidas las comparaciones entre la censura y actos de “repudio” a artistas de la Isla en Miami con la censura y el extremismo del gobierno de Cuba. Cuando se “repudian” las celebraciones de algunos conciertos de Silvio, o de Buena Fe en Miami (conciertos que en ocasiones han logrado dar) se comete un grave error, pero no se les está negando el derecho de presentarse o visitar su patria. Sin embargo, cuando se le niega a un artista CUBANO el derecho a su ciudadanía y a su condición de Patriota por el simple hecho de manifestarse contra la Revolución o la sencilla razón de pensar y expresarse como estima conveniente ( derecho reconocido a cualquier artista y ciudadano en casi todo el mundo), las implicaciones son más desafortunadas que aquellas provocadas por la cancelación de un concierto, o las rupturas de discos en Miami. No se necesita como evidencia ninguna “lista” cuando no se radian en Cuba artistas de la talla de Gloria Estefan, Celia Cruz, Paquito DRivera, Arturo Sandoval, Tania Leon, Bebo Valdés y muchísimos más; artistas que en cualquier rincón del mundo son escuchados, aplaudidos y admirados, excepto en su propio país. No se necesita ninguna lista para saber cómo el gobierno Cubano los ha pretendido borrar de la historia (la historia mal contada al pueblo cubano) por una cuestión meramente política. Más trascendente que cualquier prohibición, el gobierno cubano no puede tomarse el derecho de elegir cuáles son los verdaderos cubanos y cuáles no. Celia Cruz es patriota y CUBANA lo quieran o no Raúl Castro y Días Canel. Es tan cubana como lo son Silvio Rodríguez y Beny More. Pero cabe preguntarse quiénes son los que realmente han padecido las peores consecuencias de la censura. Serán esos artistas los más perjudicados o será realmente el pueblo cubano, quien ha sido privado de conocer a esos grandes exponentes de la cultura cubana y universal? Es vergonzoso que en Cuba la gran mayoría del pueblo no conozca a muchos de estos grandes artistas, por el simple hecho de que su gobierno así lo ha decidido. El mundo entero ha podido disfrutar de su arte, pero el pueblo cubano no. Es vergonzoso que un gobierno que se dice “culto” caiga en la bajeza y la torpeza de confundir arte con política. Pero mucho más desafortunado es el error de confundir Patria con Revolución.
Joaquin Benavides 7 septiembre 2020 - 12:56 PM
Giordan Rodriguez, estoy completamente de acuerdo con tu articulo.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario