En el conteo de los votos de las pasadas elecciones ya Hilary Clinton tiene un millón setecientos mil votos más que el presidente electo Donald Trump. No voy a cuestionar su elección, ese es el sistema electoral que se han dado los estadounidenses y no les corresponde a personas de otros países cuestionarse la democracia que ellos se han propuesto.

A los comunistas se les puede acusar de muchas cosas, pero no de estar de espaldas al pueblo, en todo caso ese ha sido su gran pecado. Esa es la causa de su crucifixión histórica. Los comunistas tenemos que soportar que constantemente se nos compare o iguale con hechos que ocurrieron a miles de kilómetros de distancia y hace decenas de años,