Si bien es cierto que se debe crear una mejor comunicación pública y de imagen institucional de la Presidencia (en nuestro caso el Consejo de Estado) y demás órganos ministeriales, existe una abismal diferencia entre el ejercicio de la ciudadanía que se hace con un papelito que el que se practica en las condiciones que se conciben en Cuba.