Hay viajeros, cualquiera sea su signo, que llegan a Cuba a comprobar lo que ya saben de antemano

La experiencia más cubana de un turista «educacional» estadounidense sería desconocer las actuales regulaciones