25 C
Havana
viernes, octubre 30, 2020

El caballo más veloz

Mario Valdés Navia
Mario Valdés Navia
Investigador Titular, Dr. en Ciencias Pedagógicas, ensayista, espirituano

La urgente dolarización parcial de la economía cubana se ha presentado como un imponderable ante la crisis de la covid-19, pero su sesgo anacrónico y contraproducente salta a la vista. En momentos en que la unificación monetaria y cambiaria y las reformas al aparato productivo están al orden del día –“eran para ayer”, diría mi abuelo− volver a hurgar en los bolsillos de la emigración cubana y los tenedores de dólares ($) de la Isla para nutrir las arcas exhaustas del Estado, parece un deja vú de pesadilla a los que peinamos canas.

Primero, porque es un cambio en la esfera de la circulación monetaria que, tras la cosecha de los $ soterrados en la Isla, dependerá de la voluntad de ayuda familiar de los emigrados, factor del que no puede hacerse depender la estabilidad del mercado interno. Por demás, la tarea no se les presenta fácil a los emigrados, ya que si las remesas de la Western Union no pueden entregarse en $, la opción que les queda es la de sacar tarjetas AIS de FINCIMEX −empresa militar incluida en la lista de las castigadas por Trump− que no permiten a sus tenedores sacar dinero físico, solo comprar con ellas.

Por otra parte, no parece este un buen momento para apostar por la dolarización. Por algo ningún otro país lo está haciendo. La desconfianza que genera la situación económica global, en particular la de USA, hace que el precio del oro crezca sin parar y ronde lo nunca visto, casi 2000 $ la onza. Los ricos blindan sus fortunas comprando oro, plata, bienes raíces y principalmente bitcoins, el “caballo más veloz en el mercado financiero actual”, según The Keiser Report, el famoso programa especializado en finanzas internacionales de Russia Today.

La producción (minería) de criptomonedas constituye una actividad costosa y altamente especializada, que iniciara en 2009 con el bitcoin (BTC). El empleo de la tecnología de cadena de bloques (blockchains), basada en un encriptado indescifrable, ofrece seguridad absoluta a los mineros y tenedores ante posibles hackers. Tanto el montaje de un millonario laboratorio con equipos de alta velocidad y potencia para minar, como el alto consumo de energía requerido para crear nuevos paquetes de bitcoins cuestan muy caro. De ahí que los mineros busquen por el mundo lugares para instalarse donde la energía sea más barata.

A pesar de ello, en los últimos tiempos el BTC ha ganado en credibilidad y adeptos a nivel global y la difusión de su uso llega a todos los continentes. El impenetrable protocolo de seguridad que caracteriza a las criptomonedas y el valor relativamente alto y estable de un BTC (tras su ascenso vertiginoso en 2013, su precio alcanza unos $11,200 en julio 2020), la coloca en ventaja ante el dinero fiat[1] de cualquier denominación.

Cada diez minutos se emite un nuevo bloque de BTC, aumenta la dificultad de su diseño y se estimula a los inversores a comprar más. Sus derivados crecen sin cesar y atraen a nuevos inversionistas. Se estima que el 40% de los bloques actuales fueron minados en China, pero crece la actividad de los miners en USA −Montana en particular−, Australia y el norte de Europa. Empresas especializadas crean condiciones para minar en directo desde las mismas plantas productoras de energía eléctrica, donde el consumo es más barato.

El protocolo del bitcoin ha puesto patas arriba a todo el sistema financiero mundial.

Ya varios de los grandes bancos dejan a un lado sus reservas iniciales ante el posible lavado de dinero mediante el dinero digital y empiezan a comprarlo en cantidades apreciables. La compañía Visa International Service Association se adelanta a crear la primera tarjeta para comprar con bitcoins en los supermercados y acercarlos más a los consumidores.

Varios gobiernos han prohibido el empleo de las criptomonedas (Bolivia, 2014); mientras que solo un país −Venezuela, 2019− ha optado por crear una nacional: el petro, concebida para eludir las sanciones de Trump. Inicialmente parecía que ganaba en importancia, se promovió en el comercio interno y Maduro habló de pagar a los pensionistas con porciones de petro, pero su uso no cristalizó. Otros países enfrentados a EEUU, como Irán y Corea del Norte, promueven su minería y empleo. Es que las criptomonedas, dada su naturaleza colaborativa, y la imposibilidad de que sus transacciones sean gravadas por las autoridades, no se llevan bien con los gobiernos y menos con los más poderosos.

En julio de 2019, Díaz-Canel y el ministro Gil se refirieron a los estudios que se hacían en Cuba para emplear criptomonedas como herramienta de las reformas, medio de descentralizar la economía y promover que las empresas de la ZDEM obtengan MLC. No obstante, en Cuba, la minería de BTC se torna prácticamente imposible ante el atraso de los recursos de hardware y el alto costo de la electricidad.

Como el Estado/Partido/Gobierno no se ha pronunciado por ilegalizar su empleo ya ha aparecido una pequeña pero activa comunidad cubana: CubaCripto, asentada en Telegram. Está formada no solo por estudiosos e interesados, sino también por tenedores de dinero digital que trafican por las redes, compran y venden porciones de BTC en plataformas del mercado global y “especulan” con ellas tratando de obtener las pequeñas ganancias que puedan tocarle en la ruleta diaria de los sorteos.

Claro que el comprador cubano paga mucho más que si pudiera hacerlo en un portal internacional. Para comprar BTC en Cuba no hay otros medios que el trato directo entre personas, la transferencia de saldo telefónico, o la socorrida compra encargada a  familiares en el exterior. Su precio se basa en la demanda de interesados en ahorrar de manera segura y poder violar las disposiciones del bloqueo que no permiten a los cubanos de la Isla abrir cuentas en bancos de otros países.

Lo cierto es que los emprendedores cubanos han comenzado a trabajar por internet en el pequeño negocio del trending de criptomendas, o comprando y vendiendo cada vez más bienes y servicios en ellas. Por eso, no es de extrañar que, según CubaCripto, ya el monopolio ETECSA “ha comenzado a cerrar puertos de conexión hacia herramientas en el exterior que le sirven para operar con criptomonedas”.

Más que desgastarse en querer asir lo inasible, considero que el Banco Central de Cuba debiera usar el BTC como reserva de valor del peso. De seguro sería mucho más asequible y seguro para las entidades cubanas que el $. Su aprobación como medio de pago en el mercado interior daría paso a una circulación monetaria más fluida, moderna y segura… ¡Ah, y por tarjetas cubanas tipo visa!, que no serían de $ yacientes en las bóvedas, sino en bloques de datos en el ciberespacio. No obstante, habría que velar celosamente que los corruptos de alto nivel no desvíen MLC del pueblo hacia la compra de BTC que vayan a parar a sus billeteras virtuales, lo cual haría más difícil aún su posterior seguimiento y recuperación por las autoridades fiscalizadoras.

[1] Papel moneda basado en la confianza de sus poseedores, no en su valor intrínseco. Surgió en 1971, cuando Nixon quebró los acuerdos de Bretton Woods al renunciar al respaldo en oro del $ y declarar su libre flotabilidad en el mercado de divisas.

[2] Fernando Quirós: “Afirman que trabajar por internet usando criptomonedas comienza a tomar fuerza en Cuba”, es.cointelegraph.com

15 Comentarios

  1. No creo el gobierno cubano tenga capacidad o deseos de ponerse a inventar con el bitcóin. Es un sistema en el que no tendría el control absoluto, cosa que sabemos no le gusta. En lugar de ello va a seguir haciendo lo que mejor sabe en materia económica: sacarle hasta el último dólar a los cubanos de la isla y tratar de exprimir en todo lo posible a los cubanos de la emigración.
    El bitcóin es muy descentralizado y los del gobierno no están pa eso. 😀
    Y en otro orden de cosas, ayer vi al presidente designado por el anterior presidente explayarse contra los «coleros», esos hijos legítimos del fracaso económico de la revolución socialista cubana.
    El señor Díaz Canel terminó de quitarse la careta y mostró en todo su esplendor el lado represivo del régimen.
    En vez de hablar de eliminar las colas y por ende a los coleros, en vez de plantear un diseño inteligente e interesante para reactivar la economía y acabar con el parasitismo y la mendicidad de su programa económico, si tuviera alguno, el señor presidente de la república, como si fuera un cubano de a pie más conversando en una de las esquinas de su barrio, dedicó todo su «talento» a explicar a sus asociados cómo se va a comenzar a reprimir a los coleros.
    Nada dijo sobre dejar que el campesino siembre y venda sus producciones; nada dijo sobre dejar que el pescador pesque y venda sus producciones; nada de estimular a que el hambreado pueblo cubano intente por sí mismo, ya que él y su equipo no saben nada de nada sobre eso, salir de la horrible crisis en que ellos mismos lo metieron.
    Conclusión: la revolución inmóvil solo sabe de dos cosas: esquilmar al pueblo y reprimirlo.
    ¡Bravo señor presidente, es usted la «continuidad» en persona!
    Gracias por su artículo, Sr. Navia.

    • Y para terminar, lo más importante no fue lo que el presidente designado dijo, si no lo que no dijo.
      No dijo, por ejemplo, que su «plan» para eliminar a los coleros es una cortina de humo que intenta desviar la atención de los cubanos de sobre la tremenda crisis que viven hacia el «culpable» de turno: los coleros. Ahora son ellos los malos de la película, los enemigos del pueblo. «Si usted no alcanza lo poco que hay es culpa de los coleros, no de mi gobierno torpe e ineficaz».
      Pero aún más interesante es que el gobierno y partido [único] cubanos insiste en aparecer como parte de la solución del problema ocultando, sin éxito alguno ya, que ellos son el problema.
      Y así va la revolución socialista cubana, de «victoria en victoria» arruinando lo poco que va quedando.

  2. Mario, si el gobierno cubano no es capaz de que un jubilado cobre a tiempo su chequera o que una persona pueda cobrar un giro postal … ¿cree usted de verdad que deberían de usar bitcoin?

  3. Sr. Mario Valdés ponga usted los pies en la tierra hermano, no sé si el back ground suyo sea economista y nos logre hilvanar un debate futuro, finanzas-divisas internacionales-bitcoin, con más sentido común y mínima lógica comprensible a la realidad diaria que este de hoy, pero solo mencionar bitcoin (BTC) o monedas virtuales en un país con tan desastrosa economía real y atraso tecnológico en el área bancaria y financiera me parece extremadamente infantil de su parte. El país económicamente está en quiebra y medidas como la re dolarización y la clara impopular mediada de mercados diferenciados en divisa para el acceso a fuentes de alimentos en estos momento de extrema falta de surtido es un claro ejemplo, la urgencia económica de la crisis que la pandemia global solo ha hecho más visible a los bolsillos de todos, inclusive creo deja todo lo virtual fuera de la realidad cotidiana.
    Este nada nuevo repunte correctivo económico de las nuevas autoridades designadas, es el resultado directo de la postergación de medidas económicas, que inclusive los grandes poderes económicos del castrismo ya habían diseñado como necesarias 12 años atrás, al aludir el apellido en plural diferencio la realidad cubana actual de ese socialismo como sistema económico al menos ideal o idealista, y con ello hablar del resultado económico logrado por el binomio de los dos sucesivos Castro, y que las “nuevas autoridades” se esfuerzan de mantener a flote. Económicamente hablando las 3 mayores fuentes de entrada de capital a la economía cubana, venta de servicios médicos, remesas y turismo, el orden no creo sea muy importante, esta pandemia y el cambio de rumbo hacia la centro derecha en el aérea latinoamericana ya venían reduciéndolas, esto antes de la entrada del Covid, y la otra pandemia Trump-Covid made in USA que terminaron de secar cualquier otra alternativa, pero ya usted ha visto que inclusive abierto los polos turísticos, como medida de lograr entrada de emergencia, la llegada del turismo foráneo y la resurrección del turismo global tomara según los entendidos 2 años después de resuelto el tema control del virus, al mismo tiempo las remesas se verán claramente afectadas del problema económico que EU como país de mayor emigración cubana tiene y tendrá ante la errática política federal de control de la enfermedad, y lo mismo los negocios de las misiones medicas que en un mundo en economía en negativo no pudiésemos esperar florecientes posibilidades reales. Así que lo único que les queda es enfocarse en lo interno, y en eso estoy completamente de acuerdo con el presidente designado, en cómo darle la vuelta a la situación de ineficiencia económica crónica que hace que el país mire siempre hacia afuera para seguir funcionando, ya sea para comprar alimentos o a los bolsillos de sus emigrados, en las últimas entradas hablamos de democracia popular, sentido de vergüenza y eficiencia del socialismo, en esa siempre pospuesta Cuba para el bien de todos, a mí personalmente me duele mandar dinero y seguir aportando a extender el fracaso, pero mi padre tiene que comer, y si le hablas de bitcoin (BTC) o monedas virtuales a sus 82 años cumplidos ayer, tu realmente crees que me entiendo algo.

  4. La dolarización de la economía, como sucedió en los 90, es una necesidad y a su vez un gran riesgo, no duden lleguen sanciones por usar la moneda del enemigo, Trump no dejara pasar la oportunidad de darle otro apretón a la tuerca

  5. Introducir el Bitcoin sería un experimento descabellado, Venezuela con su invento fracaso y hoy el dólar es el que manda,mientras los países árabes sigan vendiendo el petróleo el dólar,cosa que no creo termine,el dólar seguirá dominando;si los demás países no emplean el dólar como monada oficial es por qué no les hace falta,su economía respalda su moneda,Cuba tiene que hacer cambios profundos para que la economía crezca,entonces el peso cubano empezará a tener valor,siempre será por debajo del dólar,cosa muy ventajosa a la hora de exportar.

  6. Querido Castellanos, ahora si creo que el dolar llego para quedarse. Ariel Terrero dice que es una buena idea.

    Normal, Carlos. Lo raro hubiese sido que dijera lo contrario. 😀

    • Despues cuando uno dice que «manejan a cuba como si fuera una finca» te dicen que eres un exagerado. Me pregunto: ¿Es esto una cosa que tiene que hacer la revolución para vencer el bloqueo norteamericano, para sobrevivir, para vencer los obstáculos que ha traído a Cuba el derrumbe del campos socialista?

      Capitalismo o muerte! Venceremos 😀

  7. Algunas precisiones, porque me parece que hay confusión en el tema e incluso creo que el autor también lo está:
    1. El BTC(Bitcoin) no se disparó en 2013 (no superó los 120USD ese año), sino a finales de 2017, cuando superó los 19800USD por BTC en un solo día y en Febrero de 2018 cayó a 6900, llegando en Diciembre de 2018 a estar por debajo de 3200.
    2. Se desprende de 1. Las criptomonedas son un mercado muy volátil ¿Por qué? Pues porque no representan ningún bien económico, por tanto su «valor» o tipo de cambio es puramente especulativo. El boom de 2017 ocurrió porque mucha gente comenzó a adquirir criptomonedas a través de empresas que se dedicaron a cambiarlas por moneda Fiat BIDIRECCIONALMENTE, ahí está la clave del boom(Coinbase en especial). Cuando las personas vieron la posibilidad de convertir en «moneda dura» sus criptomonedas, de las que por cierto hay cientos, no solo BTC, el mercado especulativo se disparó y lógicamente ante el aumento del volumen de transacciones(ver punto 3.) la fiebre comenzó, porque entre más personas compraran criptomonedas, más aumentaba el tipo de cambio y más gente se veía atraida ante la idea de comprar con un valor hoy y vender con mayor valor mañana. ABC de la especulación financiera.
    3. ¿Por qué se pudo saber que había un incremento en el volumen de transacciones en criptomonedas? Pues aparte de radio bemba y de la propia propaganda de las empresas que fueron lo suficientemente afortunadas como para lograr permisos bancarios de operación con criptomonedas, resulta que la idea central de cualquier criptomodena, es la implementación de un «libro mayor»(término contable) DISTRIBUIDO. De manera que en vez de existir una entidad con la autoridad y la custodia del registro contable(como los bancos modernos) de cuánto dinero tiene cada afiliado y cuáles opeaciones ha realizado, cada «afiliado» tiene una copia de TODOS los registros y operaciones de la moneda sin importar la cantidad de afiliados. De hecho, a mayor número de afiliados, menor riesgo de falsificación de registros y operaciones. Por tanto es totalmente posible, e imprescindible saber qué transacciones se han hecho entre cuáles afiliados, por cuánta cantidad y cuánto dinero tiene cada uno y cuánto dinero hay disponible.
    4. Este punto es un poco técnico pero me parece importantísimo. Es falso que sea absolutamente seguro y que el protocolo sea impenetrable. Para empezar NADA lo es y la tecnología de blockchain que es el fundamento de las criptomonedas, no es la excepción ni mucho menos. Para empezar, es crítico el asunto de cuántos «afiliados»(que en el argot se llaman nodos). Cada nodos es una copia exacta(o debe serlo) de todos los demás, de manera que si se hace una transacción en Las Tunas, los nodos del resto de mundo deben actualizarse lo más inmediatamente posible. De manera tal que sea muy difícil que un nodo genere transacciones falsas que corrompan los registros del resto. Por tanto entre más pequeño el númeor de nodos más vulnerable la criptomoneda. Como la única manera en realidad de detectar nodos falsos es por mayoría absoluta, es posible con suficiente organización e inversión realizar los llamados «ataques del 51%», que consiste en disponer de más del 50% de los nodos y de esa manera generar todas las transacciones que se desee. Además, el protocolo, al ser distribuido, tiene todas las desventajas de seguridad de cualquier sistema distribuido: segmentación de la red (se corta la comunicación y la red de nodos queda partida en dos o más pedazos). También inundación, las implementaciones del protocolo de blockchain son muy lentas actualemente, y no es porque no sea buena sino porque cad vez que hay un nuevo evento o se corrige un evento falso, cada nodo debe revisar que tooooda la cadena de eventos sea consistente y es por pura necesidad es más lento que solo añadir un nuevo evento. Por tanto, incluso aunque se generen transacciones falsas y estas puedan ser descartadas, algunos nodos legítimos pudieran quedar fuera de operación si a alguien se le ocurre generar millones de eventos falsos desde nodos piratas.
    Evidentemente, para cada probelma hay una solución y se puede contar con que la solución esté incorporada, pero es un gran error y muy peligroso, pretender que el blockchain es infalible e impenetrable.
    5. Esto es lo más importante creo yo y de lo que menos se habla. El dinero sea crypto o fiat, se usa como mercancía de cambio. Mal que bien, el dinero fiat tiene un respaldo en bienes y servicios que se consumen y los humanos hemos acordado y balanceado durante siglos. El dinero crypto en cambio, no tiene ningún respaldo otro que el que sus propietarios le quieran dar. Desde transaccions crypto/crypto en la deep web para fines nada honorables, hasta operacions masivas de especulación con fiat en internet. En la realidad no existe todavía una manera predecible de asignar valor a las criptomonedas, por tanto sigue siendo un mercado puramente especulativo.
    Hay además un detalle importante desde el punto de vista práctico. Las criptomoneds están diseñadas para ser finitas, es decir que una vez que se hayan minado todas las disponibles en el blockchain (cada una tiene su propio blockchain) ya no habrá más emisión de monedas y la única alternativa en el mercado que la utlice, será reajustar su valor de cambio. La teoría del creador es que ello combatirá la inflación y qu incluso el valor de cambio probablemente aumente, significando una reducción en los precios. Pero ello es puramente teórico y contraintuitivo al menos en la noción común del valor y uso del dinero.
    Todavía hay más, la minería de las monedas es otra área de investigación. Se puede obtener moneda crypto no solo mediante costosas operaciones de minería computacional. Criptomonedas como el Cardano (ADA) y el TRON (TRX) y el EOS(EOS) proponen esquemas más o menos innovadores en ese sentido:
    Cardano: propone que en vez de disponer de nodos que minen y dupliquen el blockchain, se creen además asociaciones en las que la concurrencia de muchos afiliados tenga un peso correspondiente en el resultado de la minería. De se modo, sin importar la potencia de cálculo, si en un nodo se registran un millón de usuarios (por supuesto, después de haber hecho una transacción) en ese nodo será más fácil la minería. El bjetivo fundamental es que sea «ecológico» el resultado al requerir menos hardware y electricidad solo por tener asociaciones
    Tron: esta es una apuesta interesante porque le valor de cambio y la minería se hace creando contenido de calidad y compartiendo. Simplificadamente, el blockchain crea monedas cada vez que los nodos registran contenido digital compartido (y aceptado por los monederos). Un contenido generará más valor en dependencia de la cantidad de veces que sea compartido y el valor de los monederos que lo reciben. Entonces en teoría, los creadores de contenido digital de calidad serán los que más monedas minen.
    EOS: Parecido a Tron pero con un concepto más amplio no solo limitado a compartir, sino a utlizar el propio blockchain como almacenamiento y mecanismo de control distribuido, desde la configuración de un teléfono, hasta el control de un bombillo wifi en una casa. La moneda se crearía en la medida en que el uso del blockchain es mayor por parte de cada usuario. En este caso, los desarrolladores serían los de más probable beneficio y el objetivo es incentivar a las personas a desarrollar software.
    Y así por el estilo… hay cientos sino miles de criptomonedas, algunas con ideas más locas que otras, pero el punto es que se necesita un mecanismo creador de la moneda y otro que represent/respade su valor. Lo que vemos comunmente, es solo un mal uso de esas tecnologías para «ordeñar» la moneda fiat de otras personas. Por tanto…

    ¡Espero que el gobierno de Cuba no le haga caso a Mario en este artículo específico!

    Dicho esto, las criptomonedas sí pudieran ser un mecanismo relevante y revolucionario por ejemplo en economías locales. Pero para ello, se necesita hacer énfasis en la propiedad más revolucionaria de tal invento: autogobernabilidad. Quizás elo aspecto menos difundido e implementado de las criptomonedas es precisamente lo radicalmente diferente que sería su manejo si no existiera fiat.
    Hoy y desde hace siglos, el dinero lo crea alguna autoridad y lo resguarda(su valor) esa misma autoridad. ¿Resultado? Banca central, inflación, crisis, manipulación económica, distorsiones del valor del trabajo, especulación financiera y en última instancia control sobre la sociedad mecanismos económicos (sí… prácticamente todo lo malo que se le achaca al capitalismo, ni siquiera tiene que ver con el capitalismo, pero eso es otro tema)
    Entonces es evidente que el asunto raíz lo constituye el hecho que quienes crean el dinero, son una minoría que además controla su distribución y valor. Las criptomonedas invierten eso completamente. Cualquiera puede crear monedas según las reglas por supuesto, y todos tendrán copias exactas de todo el dinero creado y transferido desde que se creó le blockchain. Incluso más, cualquiera puede saber cuánto dinero hay en cualquier monedero por lo que la posibilidad de fraude o estafa es muy reducida. Entonces no hay necesidad alguna de bancos y como la moneda la crean y manejan actores económicos, serán estos los que estarán el libertad absoluta de establecer los precios y las tasas de cambio. La situación se tornaría aún más interesante, si el trabajo que realizan los actores, pudiera de alguna forma materializarse monetariamente en el blockchain, de manera que la propia actividda productiva represente creación de monedas. En esa dirección se encaminan esfuerzos como TRON Y EOS, pero por ahora muy limitadamente y solo en el espacio digital. En el futuro… pues ya veremos. Por lo pronto, a no ser que se tenga une economía muy fuerte, intentar utilizar criptomonedas para cambiar a, e imitar al fiat… es una muy muy muy mala idea.

    • El forista Luis Enrique me acaba de ahorrar muchísimo tiempo con la excelente explicación que ha dado.
      No creo que el Gobierno de Cuba le haga caso a Mario, por el tema de la descentralización básicamente. Pero peor sería si le hace caso e implementa una cryptomoneda, ahí sí que el escache iba a ser de antología.

  8. Luis Enrique y Otro César. Ustedes me conocen y saben que sería incapaz de proponer algo inviable como una.criptomoneda cubana. Ni siquiera creo en adoptar otra que.no.fuera el bitcoin pero sólo para.comprar y respaldar los.valores.del BCC como garante de la.moneda cubana: el peso. Me preocupa.que se pongan todos los.huevos en la canasta.del.dolar lo que pone a.Cuba en una.situacion muy endeble ante.cualquier medida de la.administración Trump.

    • Sin dudas, estimado Mario, comprendo su procupación y la comparto. Pero el valor actual de la criptocurrency es puramente especulativo… por eso sería un riesgo demasido alto fundamentar cualquier reserva apostando al tipo de cambio de las criptomonedas. Empezando por lo volátil de ese valor de cambio y terminando por el «pequeño» detalle que en algún momento habrá que cambiar de cripto a fiat para monetizar esa reserva en el mundo real.
      Sería diferente si se pudieran utilizar directamente en operaciones comerciales, cosa que en algún momento se hará realidad, no lo dudo, pero todavía falta un buen tramo. En definitiva, sumando la volatilidad y la necesidad de hacer un cambio a fiat de todas maneras, pinta que diversificar reservas apostando al uso actual de las criptomonedas, es cuando menos, ingenuo.
      Respecto al riesgo para el país, yo considero que dependerá de la implementación de las políticas sobre el sector privado. Ordeñar la MLC que las personas puedan adquirir es una estrategia insostenible a largo plazo y solo el establecimiento de una infraestructura económica entre actores mayormente nacionales, puede realmente sacarnos a flote con el enorme valor añandido de que Cuba sea de los cubanos, ni de su gobierno, ni de socios extranjeros…

Comments are closed.