Breve historia de un proyecto doctoral

Luego de terminar mis estudios de maestría, y al asumir como opción personal permanecer en Cuba —aun contemplando cómo mis compañeros de universidad salían al extranjero a estudiar en becas—; he rechazado varias propuestas y decidí iniciar este proceso de formación en la Universidad de La Habana, en la cual me gradué como Licenciado en Historia en el año 2016.

En enero del 2020 discutí mi proyecto de investigación con fines de tesis doctoral, que fue aprobado de modo satisfactorio por el tribunal competente de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana. Para su elaboración había viajado a Italia entre los meses de febrero y abril del 2019, mediante una beca de la Compañía de Jesús. Allí pude acopiar información en el Archivo Secreto Vaticano y en el Archivo Romano de los jesuitas.

En el 2020 viajé también a España, donde permanecí diez meses investigando en los principales fondos documentales existentes sobre el tema. A lo largo de este período, la Universidad de La Habana reformuló su plan de formación doctoral y, como resultado, mi investigación y las de varios colegas quedaron en un limbo docente.

Enterado de esta situación, a lo largo de aquella etapa escribí a la Dra. Leidys Abreu, secretaria del Programa de doctorado, para expresarle mi preocupación por el asunto. La docente respondió en varias ocasiones que mi plaza estaba totalmente asegurada. Este proceso, que para nada interrumpió mi ritmo de investigación, se extendió entre los años 2020 y 2021, período de muchos ajustes docentes a todos los niveles en Cuba producto de la pandemia.

En septiembre del 2021 realicé la matrícula oficial del Doctorado en Ciencias Históricas en la Secretaría Docente de la Facultad de Filosofía, Historia y Sociología de la Universidad de La Habana. Se me pidió entonces elaborar el plan de trabajo con la tutora y otros aspectos burocráticos.

La última comunicación que recibí por parte de la coordinación del programa de doctorado fue en noviembre del 2021, cuando se me orientó avanzar en el ejercicio final del módulo «Tendencias actuales de la investigación histórica». Después de esta fecha, me mantuve profundizando en mi tema de investigación doctoral, titulado: «La Compañía de Jesús y sus vínculos sociopolíticos con las élites habaneras y santiagueras mediante su espacio colegial (1901-1940)». Ello incluyó el acopio de información en el archivo de la Compañía de Jesús en La Habana y las lecturas encaminadas a la realización de mi ejercicio evaluativo.

A la par de mi labor académica y laboral, y sin menoscabo de ella, he desarrollado una activa participación cívica en la vida pública de la nación, en consonancia con mis derechos fundamentales. Con tal objetivo ejerzo la crítica ciudadana y exijo pacíficamente la democratización de las estructuras de poder en mi país, siempre respetando la otredad y en apego a la ética cristiana que mueve mi vida.

***

Comunicación – Plan de Trabajo

Matrícula Doctorado en Historia aspirantes – La Habana

***

Por tal razón, la Seguridad del Estado y sus ramificaciones en la Academia Cubana, que debería estar llamada a respetar la diversidad de pensamiento por su apego a las ciencias sociales y humanísticas, han desplegado un grupo de acciones encaminadas a excluir mi presencia en un espacio de formación doctoral al cuál accedí por méritos científicos y en conformidad con derechos ciudadanos. Su evidente intención es presionarme, mediante el acoso, la violencia y el chantaje emocional, con el fin de que un día marche al exilio, como han logrado con otros tantos amigos.

Desde el mes de enero había intentado contactar vía WhatsApp a la Dra.C Leidys Abreu, secretaria del Programa de formación doctoral, pero nunca obtuve respuesta. Ante la inefectividad de esta vía le escribí a sus dos emails e inclusive la llamé al teléfono de su casa, dejándole mensaje de mi intento por localizarla con el fin de enviar el ejercicio del módulo de la asignatura «Tendencias actuales de la investigación histórica»

Finalmente, el día 13 de febrero del 2022, recibí un email de la Dra. Abreu. A instancias de mis requerimientos confirmaba que en un último proceso de selección yo no había sido escogido para el Programa doctoral en Ciencias Históricas. Además, indicaba que concertara una cita con el Dr.C Sergio Guerra Vilaboy, coordinador del Programa.

El miércoles 16 de febrero me dirigí a la Universidad de La Habana para entrevistarme con el profesor Guerra. La entrevista se extendió por aproximadamente cuarenta y cinco minutos. El académico me comunicó dos cuestiones: 1) que la Dr. Yoana Hernández, quien se ocupaba de la tutoría de mi investigación, había renunciado a dicha función, y 2) algo que según él constituía el motivo principal de la decisión: que yo no poseía vinculación laboral en el sector estatal, lo que impedía que cursara estudios doctorales.

Mi respuesta al Dr. Guerra Vilaboy fue argumentar la falsedad de ambas cuestiones: pues en conversación con la Dra. Hernández, el día anterior, me había afirmado que no tenía conocimiento de dicha medida y que se mantenía como mi tutora; le aseguré asimismo al académico que conservaba mi vínculo laboral con la Academia de Ciencias de Cuba, lo que confirmaban los avales extendidos por esa institución para que yo efectuara la matrícula en el Programa de formación doctoral y que constaban archivados en mi expediente como doctorante en la Secretaría de la mencionada facultad de la Universidad.

Durante la conversación, el profesor Guerra expuso los verdaderos motivos de mi expulsión: mis ideas políticas. Según me dijo, le molestó mi exigencia a la revista Alma Mater (aunque alegó no haber visto el documento) de que se visibilizaran los criterios de los egresados de la Universidad de La Habana que estuvieron vinculados al estallido social del 11 de julio del 2021. Estas son algunas notas del intercambio que sostuvimos:

L.F: Profe, lo vengo a ver, porque me dicen que no estoy seleccionado para el doctorado. Y yo defendí el proyecto.

SG: Nosotros empezamos un proyecto de doctorado nuevo, que empezó de cero, pero cometimos el error de empezar a matricular y defender algunos proyectos sin aprobar el programa. A partir de que la rectora lo firma es que comienza el programa. En tu caso hubo dos dificultades: la primera que no teníamos tutor para ti.

LF: Yoana Hernández.

SG: Yoana Hernández no aceptó ser tu tutora, pero el motivo más complejo, es que tú no tenías una institución estatal que te amparará.

LF: Pero profesor, yo sí tengo una institución que me ampare: la Academia de Ciencias de Cuba, y ahí está la documentación en Secretaría Docente. A mí me parece que lo que está sucediendo conmigo, es que por mis ideas políticas se me está separando del programa. Me avergüenza que mis profesores se presten para esto. Porque yo hice la matrícula en la Universidad y aquí está la constancia, firmada por usted., donde dice que mi proyecto es de los más adelantados. Yo lamento mucho que un académico de su calibre se preste para esto, y sepa que voy a exigir hasta donde tenga que ir, porque esto es una injusticia, profesor, porque aquí lo que está sucediendo es que la Seguridad del Estado está obligando a mis profesores.

SG: Perdona, perdona, a mí nadie de la Seguridad del Estado vino a verme.

LF: Pero es lo que estoy viendo. Porque mire los correos que yo recibí firmados por usted, ¡mire! Esto es una injusticia, parece mentira que en una institución de pensamiento se sigan discriminando a las personas. Porque además hay personas en los listados que se encuentran fuera del país con carácter definitivo.

***

SG: Cuando comenzamos a revisar el caso tuyo, que ya habíamos aprobado un tutor, dijo que no aceptaba, pero eso no fue lo decisivo. Lo decisivo fue que Secretaría informa que no te podemos aceptar a ti porque no tienes una institución que te ampare y que, por tanto, tú no podías ser matrícula. Y por esa razón no estás en el programa doctoral.

LF: Yo solo le digo que ahí está la documentación, que yo entregué en Secretaría. Porque quien me conoce sabe de lo riguroso que soy con mi trabajo. Entregué el aval firmado por el presidente de la Academia de Ciencias. Le voy a escribir a la rectora, al ministro de Educación Superior y esto se va a saber en su momento. Porque es vergonzoso que la comunidad académica se preste para esto. Detrás de todo, lo que hay son profundos motivos políticos. Aquí tengo las capturas de pantalla de mis conversaciones con Leidy Abreu, donde a mí se me asegura que mi matrícula está garantizada.

SG: Yo no sabía eso.

LF: Estoy muy avergonzado. Porque Leidy Abreu tiene mi teléfono, me podía haber llamado o hubieran visto realmente la documentación que está en Secretaría.

SG: Se revisó.

LF: Pero ¿cuándo? Porque el 21 de septiembre hice la matrícula, a las 9.00 am., y Maira Vistel está de testigo.

SG: Entonces la información que me dieron está equivocada, porque a mí me dijeron que Yoana se había negado.

LF: Ayer hablé con ella. ¿Entonces, a quién creo?

SG: Te digo por la información que me baja Secretaría. Lo otro que te quería decir: a mí en lo personal, lo que no me gustó, que no tiene nada que ver en esta decisión, porque yo no tomé esa decisión; a mí lo que sí no me gustó, y te lo digo porque lo vi, fue un post tuyo en Facebook diciendo que eres estudiante del programa. Si tú quieres dar una opinión puedes darla a título personal, pero no arrastrando el programa contigo.

LF: Se refiere a la carta de Alma Mater.

SG: Yo lo vi en Facebook.

LF: Pero muéstreme el archivo. Yo le escribí una carta a Alma Mater, diciendo que soy estudiante de la Universidad, graduado de la Universidad, porque a mí me golpearon y me tiraron encima de un camión de basura el 11 de julio.

SG: Yo no te he golpeado, yo no te he amenazado.

LF: Pero me está excluyendo de un proceso formativo en el que llevo años trabajando.

SG: Yo no excluyo a nadie, porque a mí la facultad me pasa los listados y en tu caso es lo mismo.

LF: Yo lo invito a que revise mi muro, porque usar un elemento que se publica en mi muro…

SG: Yo soy un poco distraído.

Sergio Guerra Vilaboy

Después de concluido el encuentro con el profesor Guerra Vilaboy, me dirigí a la Secretaría Docente de la Facultad, donde verifiqué que toda la documentación se encontraba en regla. Entre los documentos existentes estaba el aval de mi centro laboral.

Debo precisar además, que al menos tres de los miembros del Consejo Académico del programa doctoral tenían mis contactos telefónicos y emails para contactarme, bastaba una simple llamada.

En el camino de la reclamación

El 17 de febrero, al siguiente día de la entrevista con el doctor Sergio Guerra, dirigí un expediente con todos los documentos que poseo a la Dra.C. Mirian Nicado, rectora de la Universidad de La Habana. Desde esa fecha han transcurrido los sesenta días reglamentarios para recibir respuesta sin que haya tenido contestación alguna. Igual expediente remití al ministro de Educación Superior José Ramón Saborido.

Los motivos para la expulsión del doctorado estaban claros: mis criterios políticos en el espacio público, la participación en la manifestación frente al ICRT el 11 de julio, mi papel como coordinador de la Plataforma Archipiélago y el acompañamiento que realizo a las familias de los presos políticos del 11 de julio.

Como parte del proceso de discriminación política en el ámbito académico, se han empleado contra mí todos los métodos posibles, que incluyen difamar en las redes sobre mi labor investigativa y exponerme en la televisión sin mi consentimiento. El acoso no solo se ha ceñido al plano intelectual, pues ha implicado asimismo siete interrogatorios policiales (desde junio del 2021 hasta la fecha), presiones sobre mi familia que abarcan el acoso sobre mi madre mediante visitas o llamadas de la Seguridad del Estado a su hogar, y el intento de dinamitar la relación con mi padre a través de llamadas anónimas a su celular y acoso en las redes sociales.

De igual modo, he recibido todo tipo de intimidación, que va desde cercos policiales en los bajos de mi edificio hasta amenazas contra mi integridad física por parte de agentes de la Seguridad del Estado en la puerta de mi domicilio a altas horas de la noche; interrogatorios a mi círculo de amigos e inclusive la detención exprés de un vecino en el mes de octubre de 2021. Asimismo, seis meses de prisión domiciliaria por mi participación en los sucesos del 11 de julio.

Este proceso es evidencia de lo vivido por un joven cubano que decide no emigrar y permanece en Cuba, exigiendo la democratización de los poderes públicos del Estado.

Nada importó a los censores y represores académicos el tiempo y esfuerzos que dediqué a mi proyecto doctoral. Lo que he experimentado en estos meses demuestra que en Cuba las posturas políticas y cívicas diferentes al canon dictado por el Partido Comunista son un signo de exclusión para el acceso a la Educación Superior, pues la Universidad sigue siendo para las personas que se abstienen de participar en la vida política de la nación, entiéndase para aquellas que no disienten de las políticas del Estado.

Reconozco, sin embargo, que este derecho que hoy reclamo es un privilegio, pues en las cárceles cubanas permanecen cientos de presos políticos. Por ende, si el costo de mi compromiso social y afectivo con sus familiares, la justicia y mi opción de fe fuera la limitación de este derecho fundamental y constitucionalmente reconocido, lo asumo con entereza, no sin que intente luchar asimismo por el derecho que tengo a cursar estudios doctorales en mi país.

Textos relacionados

Longplaycracia

Método

En cualquier dinastía

22 comentarios

Armando Perez 7 junio 2022 - 7:37 AM
Un caso más de una política que lleva más de medio siglo en funciones.
Manuel Figueredo 7 junio 2022 - 8:39 AM
Siento en carne propia su caso y sinceramente lo lamento. Por favor persista en sus empeños, porque el triunfo será siempre de los que luchan. Cuando la educación está politizada no es de extrañar que ocurran estás cosas, sobre todo en un país convertido en una Dictadura. Le deseo suerte y que Dios lo ayude.
Manolo. 7 junio 2022 - 8:49 AM
En ti, me veo yo mismo en 1980. Mucha gente me dijo lo mismo: persiste, lucha. Me lo decían desde el exilio o desde la simulación dentro de Cuba. Me admiraban, decían, mi valor para denunciar revolucionariamebre lo mal hecho. Perdi toda mi juventud en eso y hoy de nuevo veo la misma película contigo. Cuba no tiene remedio. En largo tiempo lo tendrá. Ya has hecho suficiente para estar en paz con ti conciencia. Aprovecha tu juventud y emigra antes de que sea tarde. Aquí ya tu camino se cerró.
Manolo 7 junio 2022 - 8:51 AM
En ti, me veo yo mismo en 1980. Mucha gente me dijo lo mismo: persiste, lucha. Me lo decían desde el exilio o desde la simulación dentro de Cuba. Admiraban, decían ellos, mi valor para denunciar revolucionariamebre lo mal hecho. Perdi toda mi juventud en eso y hoy de nuevo veo la misma película contigo. Cuba no tiene remedio. En largo tiempo lo tendrá. Ya has hecho suficiente para estar en paz con ti conciencia. Aprovecha tu juventud y emigra antes de que sea tarde. Aquí ya tu camino se cerró.
Saily de Amarillo 7 junio 2022 - 9:06 AM
“SG: Yo no te he golpeado, yo no te he amenazado. LF: Pero me está excluyendo de un proceso formativo en el que llevo años trabajando.” Creen o quieren que al no ser ellos los verdugos que provocan daño físico no son igualmente verdugos. Este tipo de justificaciones son comunes entre los cómplices e instrumentos de la represión.
Nando 7 junio 2022 - 10:15 AM
Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia pq ellos serán saciados. Dios te haga justicia y te bendiga
Oscar 7 junio 2022 - 11:33 AM
Es tan triste saber que desde la propia universidad se presten para discriminar, silenciar y hacerle la vida a cualquiera de sus egresados que disientan, un calvario. Es terrible que Cuba aûn no se levante y se acabe de sacudir esa dictadura de encima. A veces no se si es por temor o es simplemente que un alto porciento de ciudadanos cubanos realmente son así de incívicos, dictatoriales y carentes de cualquier sentido de humanismo. Porque son 65 largos años de dictadura!!! Es muy triste que pases por esto. Pero tu comportamiento es una pequeña luz de esperanza para todos los oprimidos y silenciados. Gracias por tu valor. Tu dignidad, te hace grande. Da asco el claustro docente de tu facultad ( como la de la gran mayoría ). No se como no pueden sentir vergüenza.
Mauricio De Miranda Parrondo 7 junio 2022 - 12:13 PM
Apreciado Leonardo: no es algo que asombre, aunque no deja de ser vergonzoso e indignante. Te envío un fuerte abrazo de solidaridad. Que vergüenza que la Universidad de La Habana, que ha sido forjadora de gran parte de lo mejor de nuestra intelectualidad, se preste para semejante vulneración de derechos. Obviamente, ni el sistema legal ni las instituciones educativas te van a amparar. Con estas actitudes opresivas no hacen otra cosa que conducir a la sociedad a la protesta. Un fuerte abrazo
Oscar+Alvarez 7 junio 2022 - 12:18 PM
Esta situacion por la que esta pasando Ud. y por la que hemos pasado muchos Cubanos, por el simple hecho de pensar con rigor y cierta libertad, me trae muchos recuerdos desagradables.Hace 3 decadas la policia politica creo la clasificacion de "criteriosos" para todo aquel que expresaba criterios diferentes sobre cualquier tema a los del PCC. Le felicito [por su valentia y le deseo suerte.
Josué País 7 junio 2022 - 12:22 PM
Artículo de una ingenuidad sobrecogedora. Escrito nada menos que por un laico, fiel, como el estado mismo bajo cuyo amparo pretende doctorarse. Poldió.
Gladys Marel Garcia 7 junio 2022 - 7:56 PM
La historia continua repitiendose una y otra vez con varios de estos profesores de la Universidad de La Habana, el Ministerio de Educacion Superior y otros. Enmi caso, desde finales de la decada de 1990 y el 2005. En el 2005 publique el Debate Historiografico que mantuve en la Universidad de La Habana, con el Tribunal, titulado Confontacion. Su prologo fue elaborado por el historiador Jorge Ibarra. La publicacion fue costeada de manera particular. No ceses en tu empeño
Eva 7 junio 2022 - 2:47 PM
Que pena enorme después de tanto esmero y estudio. Realmente no sé si exhortarle como si fueras un hijo a que te mantengas luchando por tus derechos( que sería llegar a los 60 en un estado de impotencia y tristeza inconmensurable ), o decirte como si fueras un hijo , vuela abre tus alas y no te desgastes más en este país que no ofrece nada digno para quien tiene decoro y moral, para quien ama crear y hacer de la sociedad cubana un lugar común para todos con sus diferencias y sus empatías. Como tú onda es la de David y eres Justo no encajas en este sistema Intenta publicar tu proyecto y encontrarás en muchos lugares del mundo puertas anchas donde serás bienvenido , eres un joven inteligente y lo has demostrado cabalmente . Eres un cubano con valores éticos y humanos por tanto el mundo es tuyo Saludos y que Dios te colme de bendiciones y sabidurías para que logres tus sueños . No dudo que con esa perseverancia y buen tino lograras lo que te propones en cualquier sociedad normal
Leonardo Fernández 7 junio 2022 - 8:50 PM
Muchas gracias a todos por sus mensajes de solidaridad y apoyo
Bernardo Pi 7 junio 2022 - 2:59 PM
Siento vergüenza ajena por mi Alma Mater
Observador 2022 7 junio 2022 - 3:00 PM
Leonardo, este poder innoble no acostumbra a dejar trazas. Se cuida mucho en no dejar evidencia de su perversidad y alevosia, asi se creen -y en parte lo logran- que pasarán a la historia por transparentes, honestos y respetuosos de sus principios que hipócritamente no se cansan de enarbolar. Quizas ahora hasta te acusen de hacer publica conversaciones privadas. No te creas culpable, en todo caso, has actuado en modo continuidad utilizando el mismo metodo que Fidel Castro en una conversación con el presidente de Mexico, Vicente Fox, a raiz de una Cumbre realizada en aquel pais, por supuesto, de una manera traicionera, que evidentemente para nada es tu caso. Por cierto, y hablando de Cumbres, al fin AMLO no asistió a Los Angeles. Prefirió servir y cumplir con las tres dictaduras que con los intereses de su pais y de la democracia, concepto sagrado que aunque con mil defectos se ejerce en buena parte de los paises de America, excepto en Cuba, Nicaragua y Venezuela. Pobre AMLO, se desprestigia cada dia que pasa, ya sea elogiando al desgobierno cubano o apoyando descaradamente a un candidato colombiano, en abierta violacion a su cacareada no inmiscucion en asuntos internos. Tan estupido que no ae ha dado cuenta que la propia Cuba -o si estaba al tanto?- le utilizo y trajinó para sus cosas al crear problemas en la frontera Mexico-EU con las travesías inducidas desde Nicaragua para un exodo que le conviene politica y economicamente. Pobre diablo. Esos son los lideres en que confia la izquierda para el porvenir de America Latina?. Nada mejor que un dia tras otro para ver la realidad.
Daniel Triana 7 junio 2022 - 11:53 PM
Contigo, amigo querido. La noche no será eterna y la vergüenza alcanzará a todo el que se ha prestado a esta clase de ignominia durante 63 años. Lucharemos y luchamos para que nunca más ocurra. Abrazo.
Leonardo Fernández Otaño: Breve historia de un proyecto doctoral - Incubadora 8 junio 2022 - 4:22 AM
[…] La Seguridad del Estado y sus ramificaciones en la Academia Cubana (…), han desplegado un grupo de acciones encaminadas a excluir mi presencia en un espacio de formación doctoral al cuál accedí por méritos científicos y en conformidad con derechos ciudadanos. Para seguir leyendo… […]
Alfredo 8 junio 2022 - 1:08 PM
En el blog Otra Cita, que es una continuación del blog Segunda Cita de Silvio Rodriguez, ahora administrado por Giordan el publicaba en este espacio, ayer tuvo un intercambio con Alejandro alguien que escribió en el blog, el tema era sobre la patria y Giordan en una de sus respuestas argumentaba que lo que Alejandro le comentaba sobre las detenciones arbitraria en las casas de las personas sin cometer delitos eran " supuestos" , como me gustaría que Giordan leyera este testimonio.
Viva Fidel 8 junio 2022 - 2:25 PM
Probablemente no publicarán mi comentario, y demostrarán lo "demócratas" que son, pero, si lo hacen, será,precisamente, para intentar dar esa imagen que,realmente,les queda muy lejana. El artículo es un cúmulo de falsedades, ya que,para empezar, acusa de dictadores a los que le han permitido expresarse en términos ofensivos, sin ningún tipo de condena judicial. Eso sería impensable en "democracias" como las que usted defiende, léase EEUU o la UE, por no hablar del corrupto México de Fox,al que alguno alude, que, gracias a Dios, se está quitando esa rémora de políticos ladrones,gracias a la labor de esa persona sincera y luchadora que es AMLO. No. No es creíble la historia que cuenta.Una dictadura no hubiese tenido ningún empacho en despedir su proyecto sin explicaciones. Y se lo digo por experiencia, porque yo sí he vivido bajo dictaduras fascistas, como a la que ustedes aspiran. La sarta de mentiras que se desprenden del artículo queda claramente deslegitimada, cuando alude a los "presos políticos". En Cuba, los presos sin delincuentes de su mismo calibre,que lo que pretenden es volver a convertir el país en un burdel, como lo era antes de la revolución. Y en ese negocio, usted y sus acólitos estarían encantados de participar. Triste intento de tergiversar la historia, de hundir la revolución, cosa que no conseguirán, porque los cubanos y las cubanas están con ella, a pesar de que exista gentuza que pretende que el genocidio que USA ha aplicado durante tantos años de haga aún mayor. Esa es su aportación patriótica a Cuba. Su realmente vive en Cuba,mejor váyase.Le recibirán con los brazos abiertos en cualquier"democracia" occidental, porque lo de echar mierda sobre Cuba se le da muy bien. Viva Cuba y viva el Che!
Sanson 9 junio 2022 - 5:24 PM
Hablando de Fox, recuerdan como le dijo a fidel castro en su cara "comes y te vas"? El tipo se quedo de una pieza. Debe haberle caido ml la comida
Alejandro-2 10 junio 2022 - 2:00 AM
Por suerte para el pueblo de Cuba, Fidel yace dentro de una roca que espero sea lanzada al fondo de la fosa más profunda del Caribe en poco tiempo. Destruyó nuestra nación, separó las familias, arruinó el país desde el punto de vista económico hasta lo que tristemente es hoy, un engendro que requiere una máquina represiva que agota lod pocos recursos que dejan las familias de la élite de poder, para garantizar su supervivencia, pero que mantiene al pueblo en una especie de supervivencia al borde de la cornisa. Pero los corruptos que declaran continuidad no tienen la inteligencia del villano Castro. Caerán en breve tiempo. La historia de este artículo es algo común. La mayoría de los que hemos tenido alguna relevancia en Cuba, en cualquier ámbito, tenemos historias también de acoso descarado del sistema represivo de la dictadura
Asela 16 junio 2022 - 1:50 PM
Sigue en tu postura porque valientes como tú no pueden extinguirse. Los dinosaurios tienen su tiempo y su época pero tienen final.

Los comentarios están cerrados.

Agregar comentario