Bienestar animal y ciudadano

por José Manuel González Rubines
2878 vistas

El pasado 19 de febrero, un grupo de activistas protectores de los animales se presentó en el Ministerio de Agricultura para protestar ante la morosidad en la aprobación de la ley de bienestar animal. Según contaron en diferentes espacios, fueron recibidos por algunas personas que, de manera espontánea estaban dispuestas a echar mano a los vítores de moda para armar el correspondiente acto de repudio –quizás guateque de repudio por ser de agricultura el ministerio.

Antes de que se enrareciera el ambiente de manera irreversible, y para sorpresa de todos, salieron a atender a los congregados —que vestían de negro en señal de luto—, el viceministro primero, Ydael Pérez Brito, y otros altos funcionarios de la institución. Invitaron a los presentes a entrar y, según reseñaron ambas partes, la reunión fue respetuosa y fructífera.

Los animalistas se retiraron con una respuesta concreta a sus demandas: «antes del 28 de febrero habrá ley de bienestar animal en Cuba». Medios estatales, como la Agencia Cubana de Noticias y el NTV, presentaron sin etiquetas ni excesos las declaraciones de las partes, y no solo de una de ellas —la oficial—, como es la usanza. Finalmente, todos regresaron a casa satisfechos y quienes simpatizamos con la causa, respiramos aliviados y con esperanza.

Como institución pública que es, el Ministerio de Agricultura acogió a ciudadanos que llevaron hasta sus puertas un reclamo. No hizo nada más que lo que es correcto y debe: escuchó, expuso y, esperemos, haya asimilado y actúe en consecuencia. Un ministerio no es ni puede ser un ente inexpugnable ante cuyas puertas choquen reclamos como olas en el Malecón. El MINAGRI dio en una lección a sus iguales.

Más allá de presuponer la bondad tras estos actos positivos, sería ingenuo desconocer dos factores importantes que incidieron en que las cosas fueran de este modo y no de otro: primero, en este caso los manifestantes realmente deseaban un diálogo, dado que después de agotar las vías a su alcance para hacer valer su preocupación ante la inexplicable demora del proceso de aprobación de la ley, resultaba más productivo sentarse a conversar y exponer sus cuestionamientos a las autoridades; segundo, existen precedentes muy cercanos de presiones ciudadanas mal encauzadas por funcionarios públicos, por lo que pudiera suponerse que ya se cuenta con una especie de «protocolo» —quién sabe si lo hay realmente— para atender este tipo de situaciones y que no se salgan de control.

Dicho esto, vale preguntarse: ¿Qué hubiera pasado de haberse impuesto la conducta de los que estaban listos para burdamente repudiar al grupo de animalistas? ¿Cómo se hubieran desarrollado los acontecimientos si lo que fue un diálogo civilizado se tornaba confrontación?

La noticia del repudio se difundiría a través de las redes, replicándose en perfiles, grupos y páginas. Pronto, atraídos por la ofensa a una causa que en Cuba tiene miles de adeptos, comenzarían a congregarse en torno al MINAGRI cada vez más personas. La policía y la Seguridad del Estado impedirían la llegada de los posibles manifestantes, como han hecho en otras ocasiones. Los reclamos continuarían sumando voces y la situación escalaría.

El diálogo de Caín y Abel

Inmediatamente se sumarían los medios alternativos. Las fotos y videos de manifestantes subidos en guaguas por la fuerza, de policías impidiendo la salida de las viviendas a activistas, de detenciones arbitrarias; colmarían cada portal de noticias. Del otro lado, comenzaría el proceso de descalificación de los manifestantes: que si reciben dinero de Estados Unidos o de Nueva Zelanda, que si se reunieron con uno u otro funcionario, que si una vez tal o cual dio esta o aquella declaración. En la noche, vendría el humbertazo para coronar el suceso y acabar de intoxicar el ambiente.

A corto plazo, el infeliz desenlace de un justo reclamo solo serviría para ideologizar con etiquetas a una de las causas más nobles de cuantas defiende hoy la sociedad civil cubana. Durante días, semanas o meses, aun cuando ya nadie se acordara del evento, seguiría la campaña sostenida de descalificación, que emplearía los más chapuceros argumentos de manipulación y usaría como adalides a los voceros habituales. La incomodidad social y política, agravada por la crisis económica y la pandemia, tendría entonces un nuevo motivo para acentuarse.

Por suerte e inteligencia, nada de eso sucedió. Pero esta actuación, hasta ahora excepcional, debería motivar reflexiones y sentar precedentes.

¿Qué de positivo han traído los atrincheramientos que caracterizan a los que deberían ser espacios de diálogo? ¿Cuán beneficiosas han sido las campañas de descalificación, llevadas a cabo con herramientas y por personajes de ética más que dudosa? ¿En qué ayuda enrarecer el ambiente de este país que atraviesa uno de los momentos más difíciles de su historia reciente con puertas cerradas, calificativos fáciles y ofensivos, espacios pensados para mentir y denigrar, contraviniendo los valores del periodismo cubano y las enseñanzas éticas y profesionales de la academia?

Ojalá lo sucedido este 19 de febrero en el Ministerio de Agricultura —la actuación responsable y coherente de los funcionarios y ciudadanos que allí confluyeron— no sea una excepción digna de resaltar, sino que se convierta en la norma de nuestras instituciones. Ojalá la forma profesional y decente, aun con alguna omisión y edulcorantes como fue abordado el asunto por los medios oficiales, también se imponga y destierre la peligrosa vulgaridad que últimamente se ha vuelto común en espacios de nuestra prensa. Ojalá termine también la tendencia que ha empoderado a personajes nefastos que mienten más que hablan en su afán de dividir a un pueblo en bandos antagónicos.

Si como cada facción declara, el interés es construir un mejor país para todos, la decencia, el diálogo y la coherencia; no la confrontación y la vulgaridad, son el único camino posible. En el MINAGRI no solo ganó un proyecto para el bienestar animal, sino que también se beneficiaron la República y la ciudadanía.

19 comentarios

Orl 22 febrero 2021 - 7:09 AM

Pregunta. ?Por qué algo tan simple de hacer y necesario como una ley de protección animal ha demorado tanto? ? Será que temen que luego agarre fuerza la petición de una ley de protección ciudadana?

Orl 22 febrero 2021 - 8:07 AM

A lo mejor soy demasiado suspicaz. Pero creo que el gobierno quiere lograr la inmunidad del rebaño. Que se mueran miles de ancianos ya enfermos es salir de una carga muy pesada.
No se explica que no compren la vacuna rusa ni traten de evitar las colas.

Alejo 22 febrero 2021 - 9:12 AM

Creo que «la sangre no llegó al rio» por el contenido de la protesta: los derechos de los animales no son tan peligrosos como los derechos de las personas. Tampoco George Soros le ha tirado mucho a los derechos de los animales ni existe un Animal Right Watch. Los pobres animalitos no tienen a nadie que los financie; no hay como armar un expediente para las Razones de Cuba….¡Que pena!

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 22 febrero 2021 - 9:29 AM

La clave es que no podian acusar a los manifestantes de financiados por la «Cia» y no hay detras ningun organismo ni organizaciuon extranjera involucrada, por lo tanto les era imposible tratarlos con el «palo» gubernamental ya requeteprobado y si lo hacian solo ahondarian en su desprestigio y cedieron, nada raro cuando las cosas no son manejables, aparentemente se cede para desmontar la bomba de la rebelion ciudadana que pende sobre sus cabezas, nada mas, ojala los animales tengan su proteccion y lo mas importante LOS MANIFESTANTES NO SE DEBEN DESMOVILIZAR, AHORA MAS QUE NUNCA DEBEN DEFENDER LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES Y QUE SE CUMPLA LA LEY, si el regimen creyo que aqui termina todo les tengo una mala noticia ESTO APENAS ACABA DE COMENzAR, Otra posiblidad es que este movimiento a sido infiltrado y se le echa mano cuando se necesite, en este caso el mensaje es claro, derechos si pero mansitos, nada que cuestione al regimen, todo es sencillo cuando eres un amaestrado ciudadano fiel al regimen y nada contestatario.

Alfonso Rojas Arjona (@AlfonsoRojasAr2) 22 febrero 2021 - 9:31 AM

Eso si quisiera que se aclare que ya han empezado a perseguir aa los animalistas despues de haber llegado a acuerdos, es esto cierto?

Miguel Ángel mesa 22 febrero 2021 - 10:12 AM

Como lo veo, se pueden reclamar no sólo los derechos de los animales, también se puede reclamar los derechos de los marcianos y la vida inteligente fuera del planeta, pero ¡¡cuidado con reclamar derechos ciudadanos!! Esos tienen otro tratamiento.
Es evidente que todo fue debidamente manipulado, ¡que oportuna la prensa que pudo dar testimonio gráfico del acontesimiento, todos pudimos ver con muy buena calidad de sonido e imagen fragmentos de la «cordial» reunión, a diferencia de los acontecimientos recientes frente al MINCUL, donde tuvimos q conformarnos con malas imágenes tomadas por un celular, y muchos pudimos ver por las redes sociales como el ministro de cultura ( ¿o ministro de cultura física?) Trataba de arrebatarle de forma violenta el celular a una joven.

Shakespeare 22 febrero 2021 - 11:13 AM

Much Ado for Nothing.

Sofia. 22 febrero 2021 - 12:30 PM

La ley de Protección Animal es un fenómeno universal,
solo hay que saber dónde y cómo criarlos, un ejemplo:

¿Qué enfermedad produce la caca de palomas?
Histoplasmosis – enfermedad respiratoria que puede provenir del crecimiento de hongos en los excrementos secos de las palomas .Infecciones pulmonares .Mi esposo paso por 3hospitales y no podían determinarlo, hasta que un médico, quien visito mi casa, me dijo que podía ser la contaminación ambiental indirecta. (es decir un fumador activo y el otro pasivo) Clamidiosis – es una bacteria que genera una enfermedad llamada ornitosis que se transmite por inhalación de polvo fecal contaminado y diseminado por aves portadoras. Nosotros tenemos vecinos que utilizaban y utilizan la azotea de área común
para la cría de palomas para el mercado negro.
El problema del descontrol en Cuba es histórico, siempre existió, solo que, parece ser, que antes habían más valores, más vergüenza y el descontrol no se aprovechaba para robar ,vender , revender etc. Además para mi juicio unos hombres entre 40-45 años de edad, lo que deben de hacer es levantar la economía del país y no crear palomas y pollitos. Es una
GRAN VERGÜENZA, debe volver la ley para indeseables y vagos. Señores, yo no propongo exterminar a las palomas, ni romper la cadena ecológica, sino preservar la salud humana.
(Calle Linea 755 altos, e/ Paseo y 2, Vedado.

Sofia. 22 febrero 2021 - 1:15 PM

Daños en los edificios por las palomas.
El excremento de las palomas contiene compuestos químicos como nitratos, sulfatos y sulfitos, que sirven de medio de cultivo para el desarrollo de hongos y bacterias capaces de crear condiciones favorables para microorganismos que pueden vivir sin oxígeno (anaeróbicas), entren en función, deteriorando la pintura, los aplanados y la piedra.
Se faculta al Ministerio de la Agricultura que dicte correctas disposiciones para el mejor
cumplimiento de lo establecido en sus Decretos a fin de no afectar la higiene comunal exterior
e interior y que no afecte techos, paredes, fachadas, muros, balcones de la vivienda.
El Corredor Cultural Calle Línea constituye un regalo a la ciudad desde el arte y la creatividad. Sus gestores tienen el propósito de conservar el patrimonio histórico, arquitectónico y cultural que atesora esa avenida.
Es un deber de todo ciudadano cubano proteger la flora y la fauna, ya que desde 1972
Cuba es miembro de la Organización Mundial de Sanidad Animal.

¿Dónde está la Ley de Bienestar Animal? – La Joven Cuba 22 febrero 2021 - 3:10 PM

[…] Bienestar animal y ciudadano […]

Adriana Bárbara García Ranero 22 febrero 2021 - 3:39 PM

Así es, ganamos todos, y para el bien del país, de la sociedad mejor y más humana que todos queremos seguir construyendo con el granito de arena individual y el esfuerzo colectivo, y eso incluye que sea una sociedad donde se respeten las vidas y derechos de los animales, su bienestar y su lugar en la casa común.

Bienestar animal y ciudadano — La Joven Cuba – Angélica Lara 22 febrero 2021 - 5:37 PM

[…] Bienestar animal y ciudadano — La Joven Cuba […]

Observador 2021 22 febrero 2021 - 7:20 PM

Al menos en ese tema, de indudable valor ético y social, hubo diálogo y consenso. También es un campo menos “ideológico” y habría que ver si las autoridades del ministerio recibieron señas desde el banco o si no fueron sorprendidos con la manifestación y lo fluido del dialogo y el reporte complaciente por el NTV parece apuntar que ya estaba pre-estudiado el desenlance como parte del control de daños por los sucesos del 27E y las secuelas del manotazo ministerial.

Claro que se agradece este oasis en el desierto y ojalá se implemente en breve con su correspondiente control esa protección necesaria. Habrá sus conflictos con tradiciones que se imbrincan en el aspecto cultural y el entretenimiento de dirigentes históricos, como las peleas de gallos, pero es un buen paso de avance, ante esos desmanes y abusos que de inmediato deben condenarse y erradicarse.

Y que tampoco puede desviar la atención a otros derechos y protecciones más complicadas!

Nilda Bouzo 22 febrero 2021 - 9:00 PM

Parece que sí, que tendremos Ley de Protección Animal. Mucho ha costado a los grupos animalistas lograrlo, junto con el sentir de una parte importante del pueblo.
Hace unos dias en un programa de la televisión (yo lo empecé a ver ya avanzado) hablaban personas dedicadas a la protección de los animales. Fueron invitados para que explicaran al pueblo que ya será realidad esa ley tan esperada. Entre la información que dieron los invitados, explicaron que desde hace unos 30 años los grupos animalistas trabajan incansablemente para lograrlo.
¡Señores… 30 años… se dice fácil!!!! 30 años de lucha para tener un respaldo judicial para poder salvar a criaturas vivas de horrores impensables, a veces perpetrados por los mismos «dueños»… y que tanta batalla solo fuera efectiva a partir de que se permitiera Internet en Cuba (aunque sea un servicio tan limitado como el que recibimos, y con precios a los que no todos los cubanos pueden acceder) y pudieran hacerse visibles estas personas que no han dejado de actuar firmemente para que al fin se entendiera la importancia de una Ley para proteger a seres vivos que no tienen hasta ahora forma de defenderse ante todas las crueldades de los humanos.
En realidad es vergonzoso tantos años de demora… y que no saliera, precisamente como iniciativa del gobierno, desde los inicios de la Revolución.
Evidente que no es fácil hacer entender la importancia de CREAR EN NUESTRA PATRIA UNA SÓLIDA Y VERDADERA CULTURA DE RESPETO AL PENSAMIENTO PROPIO INDEPENDIENTE, Y DE AMOR ENTRE TODOS, Y TAMBIÉN HACIA LOS ANIMALES Y LA NATURALEZA EN GENERAL.
ES LA ÚNICA MANERA DE QUE LOS CUBANOS AL FIN PODAMOS VIVIR EN PAZ Y ARMONÍA, COMO NOS MERECEMOS.

Jose A. Huelva G 22 febrero 2021 - 10:51 PM

Voy a referirme a eso de las turbas en los Ministerios para contrarrestar a los que protestan. Se les puede ir fácilmente de las manos. El día que haya una masa de trabajadores de la Construcción en frente de su Ministerio o campesinos en frente del Ministerio de la Agricultura o Deportistas frente al Inder o el pueblo frente al INRH, yo voy a ver quien tiene el valor de soltar las turbas esas «pa que den palos». Protestar es algo legítimo en todo país democrático. Solo no lo es en las dictaduras y Regímenes Totalitarios. Pero ademas usar al mismo pueblo para reprimir al pueblo es ser maligno. Cuando en una protesta de esas haya un par de muertos (cosa que fácilmente puede ocurrir) voy a ver a los del gobierno culpando a los protestantes de asalariados, vendepatrias y todo lo demás que sabemos. Por eso mismo dejaron en USA a BLM que destrozara y acabara con negocios por todo el país. Hasta ahora han sido artistas, intelectuales y gente pacífica. Cuando no sea gente tan inteligente, los problemas serán grandes también. Cuando a un ministro de la Construcción se le ocurra manotearle un celular a un obrero, verán al ministro con la cara rota. Si cambia el tipo de persona, va cambiar también el tipo de actitud con que se tratan estos problemas. Lo idóneo es que traten de manejar los problemas sin meter turbas de repudio, porque eso puede fácilmente desencadenar una espiral violenta de esas que no queremos en Cuba. ¡Que escuche quien tenga oídos!

Ivette 23 febrero 2021 - 8:59 AM

Felicidades José Manuel. Es una lección de civsmo y de correcto manejo de las relaciones de poder.
Cierto que no es un tema álgido, es increíble que también con esto haya sido difícil el atendimiento a los reclamos ciudadanos, pero es positivo y evidencia que cuando hay respeto a los intereses de la ciudadanía, que debe ser la primera máxima de un gobierno, las cosas fluyen de modo difetente.
También nos muestra la importancia de que nos fortalezcamos como sociedad civil.
Gracias

MIguel Saludes 23 febrero 2021 - 10:37 AM

Muy bueno

MIguel Saludes 23 febrero 2021 - 10:39 AM

Me faltaba añadir algo. De este suceso no se ha comentado nada en los notidarios de esta parte donde vivo.

Quino 24 febrero 2021 - 2:37 PM

Mucha suerte la de los manifestantes animalistas, los atendió un Vice Ministro y otros altos funcionarios que o no tenían nada que hacer o les sobra tiempo de su atención a los muchos problemas que tiene la agricultura para atender a un grupo que llego inesperadamente, no fue necesario citarlos para otro dia. Es extraño, para ver a cualquier funcionario en esta país es algo difícil y de pronto se logra. Cuanta casualidad, pareciera que los estaban esperando.

Los comentarios están cerrados.